“Elec­cio­nes ama­ña­das”

En el peor mo­men­to de la cri­sis, Ma­du­ro va por la re­elec­ción; la opo­si­ción, con el apo­yo de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, de­nun­cia fal­ta de ga­ran­tías

El Observador Fin de Semana - Mundo - - COMICIOS EN VENEZUELA - FA­BIA­NA CULSHAW

El ta­lan­te ge­ne­ral en Ve­ne­zue­la es de desáni­mo. Cuan­do el ham­bre pe­sa, es di­fí­cil en­gan­char­se en la “fies­ta elec­to­ral” que pro­po­ne el go­bierno.

En una Ve­ne­zue­la co­lap­sa­da por la cri­sis eco­nó­mi­ca, el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro tie­ne ca­si ase­gu­ra­da su re­elec­ción el do­min­go 20, en unas vo­ta­cio­nes pre­si­den­cia­les sin ri­va­les de pe­so, boi­co­tea­dos por bue­na par­te de la opo­si­ción y cu­yo re­sul­ta­do des­co­no­ce­rán paí­ses de Amé­ri­ca y Eu­ro­pa.

De na­da sir­vió que el Gru­po de Li­ma, la Unión Eu­ro­pea, Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y otros go­bier­nos so­li­ci­ta­ran la sus­pen­sión o pos­ter­ga­ción de es­tas elec­cio­nes pa­ra ase­gu­rar ma­yo­res ga­ran­tías elec­to­ra­les.

Fue es­pe­cial­men­te co­men­ta­da en el fue­ro in­terno del país la ad­ver­ten­cia del pre­si­den­te co­lom­biano Juan Ma­nuel San­tos, en el Fó­rum Eu­ro­pa en Ma­drid, de que no re­co­no­ce­rá el re­sul­ta­do elec­to­ral. Tam­bién su de­cla­ra­ción de que “son unas elec­cio­nes ama­ña­das, que ya tie­nen un re­sul­ta­do pre­vis­to y que lo que bus­can es tra­tar de per­pe­tuar ese ré­gi­men (el del cha­vis­ta Ma­du­ro) que es ca­da vez más re­pre­si­vo”.

Ni­co­lás Ma­du­ro avan­za con su pro­pues­ta elec­to­ral y to­do in­di­ca que se­rá ga­na­dor por so­bre can­di­da­tos que real­men­te no tie­nen chan­ce de ha­cer­le me­lla, se­gún la ma­yo­ría de las en­cues­tas lo­ca­les.

Sus opo­si­to­res más fuer­tes han ido que­dan­do por el ca­mino, ya sea por es­tar in­ha­bi­li­ta­dos, fue­ra del país, o por ha­ber de­ci­di­do no pre­sen­tar­se a es­tas elec­cio­nes al con­si­de­rar­las frau­du­len­tas de an­te­mano. Tam­bién han he­cho un lla­ma­do a la abs­ten­ción.

Los can­di­da­tos

Ma­du­ro ocu­pa la Pre­si­den­cia des­de el año 2013, an­te­rior­men­te fue vi­ce­pre­si­den­te en tiem­pos de Hugo Chá­vez (2012-2013), lue­go de ha­ber si­do mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res (2006-2013) y pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal (20052006).

Siem­pre se jac­tó de una tra­yec­to­ria “de con­duc­tor de au­to­bu­ses a pre­si­den­te” pa­ra lo­grar el apo­yo de los sec­to­res po­pu­la­res, pe­ro su ca­ris­ma bri­lló por su au­sen­cia en com­pa­ra­ción con su pre­de­ce­sor y, aho­ra más que siem­pre, por la cri­sis que vi­ve el país. Sin em­bar­go, él sos­tie­ne que cuen­ta con el apo­yo del pue­blo quien com­par­te la idea cha­vis­ta de que las pe­nu­rias se de­ben a las gran­des po­ten­cias, en es­pe­cial del “im­pe­rio” es­ta­dou­ni­den­se, que cer­can al go­bierno.

Ma­du­ro es cla­ro fa­vo­ri­to, pe­se a que 75% de los ve­ne­zo­la­nos lo reprueba, har­tos de la fal­ta de co­mi­da, me­di­ci­nas, agua, luz, trans­por­te y se­gu­ri­dad, y del costo de vi­da con un in­gre­so mí­ni­mo que al­can­za pa­ra me­dio ki­lo de car­ne.

Su opo­si­tor en la con­tien­da es Hen­ri Fal­cón, quien fue al­cal­de de Bar­qui­si­me­to (2000-2008) y go­ber­na­dor del es­ta­do La­ra (2008-2017). Este mi­li­tar re­ti­ra­do y abogado for­mó par­te de las fi­las del cha­vis­mo has­ta que fun­dó Avan­za­da Pro­gre­sis­ta, un par­ti­do de opo­si­ción, al que se le acu­sa de no en­fren­tar cla­ra­men­te a su con­trin­can­te. (Los ana­lis­tas ve­ne­zo­la­nos han ob­ser­va­do que en su cam­pa­ña no hi­zo re­fe­ren­cia al­gu­na a la la­men­ta­ble si­tua­ción de la pe­tro­le­ra Pdv­sa, ni al es­cán­da­lo de Ode­brecht, ni a la po­lí­ti­ca de res­tric­ción de cam­bio, ni al nar­co­trá­fi­co, to­das da­gas con­tra el go­bierno de Ma­du­ro). Mu­chos ve­ne­zo­la­nos no creen que Fal­cón se ha­ya real­men­te des­lin­da­do del cha­vis­mo.

“No soy un trai­dor. Soy un hom­bre sin com­ple­jos”, se de­fien­de Fal­cón an­te los cues­tio­na­mien­tos por una ca­rre­ra po­lí­ti­ca siem­pre ba­jo sos­pe­cha.

Ja­vier Ber­tuc­ci es­tá en otra de las pa­pe­le­tas. Este pas­tor evan­gé­li­co y em­pre­sa­rio es fun­da­dor de la aso­cia­ción El Evan­ge­lio Cam­bia. Apa­re­ció en for­ma vi­si­ble en la es­ce­na po­lí­ti­ca hace po­cos me­ses y, si bien pa­re­ce que es­tá arras­tran­do bas­tan­te gen­te se­gún las en­cues­tas, no lo hace tan­to co­mo pa­ra ha­cer tem­blar la si­lla a Ma­du­ro.

Un cuar­to can­di­da­to es Rei­nal­do Qui­ja­da, un in­ge­nie­ro que se pre­sen­ta ba­jo Uni­dad Po­lí­ti­ca Po­pu­lar 89, un par­ti­do con una pro­pues­ta ti­bia que no ter­mi­na de cua­jar y que anun­ció su can­di­da­tu­ra el 21 de fe­bre­ro. An­tes de esa fe­cha, era po­co y na­da co­no­ci­do.

Ca­da vez peor

Mien­tras se des­ple­ga­ban las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, el país se vio en­vuel­to en gra­ves su­ce­sos que agra­van la cri­sis eco­nó­mi­ca o de­jan más al des­nu­do la po­dre­dum­bre del ré­gi­men.

La pro­duc­ción pe­tro­le­ra ve­ne­zo­la­na ca­yó a 1.436.000 de ba­rri­les al día (es­ta­ba en 1.478.000 en el mes de abril y, en sus me­jo­res tiem­pos, años atrás, más del do­ble), se­gún in­di­có Ca­ra­cas Ca­pi­tal Mar­kets.

Ke­llogg’s anun­ció su re­ti­ro de Ve­ne­zue­la, una mul­ti­na­cio­nal más que se va, en este ca­so des­pués de 57 años de pre­sen­cia allí. En­se­gui­da el go­bierno or­de­nó to­mar la plan­ta y anun­ció que so­li­ci­ta­rá no­ta ro­ja de In­ter­pol con­tra sus due­ños y ac­cio­nis­tas.

En el ám­bi­to de la sa­lud, la se­ma­na pa­sa­da cin­co ni­ños mu­rie­ron por des­nu­tri­ción en el Ins­ti­tu­to Ve­ne­zo­lano de Se­gu­ros So­cia­les (IVSS) de La Guai­ra, y más de 20 me­no­res con­ti­núen en ries­go en la uni­dad de he­mo­diá­li­sis del Hos­pi­tal JM de los Ríos, in­for­mó la pren­sa lo­cal. Se es­ti­ma que la mor­ta­li­dad in­fan­til se ele­vó 30% en el úl­ti­mo año, se­gún fuen­tes pri­va­das de la sa­lud.

Más del 60% de los ve­ne­zo­la­nos se acues­ta con ham­bre, se­ña­la la En­cues­ta Na­cio­nal de Con­di­cio­nes de Vi­da de la Po­bla­ción Ve­ne­zo­la­na (En­co­vi) de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca An­drés Bello de Ca­ra­cas.

En ese mar­co de país, se lle­va­rán a ca­bo las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. “Eso es lo que hay”, di­ce el di­cho ve­ne­zo­lano.

La ONG Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal pu­bli­có que Ode­brecht com­ple­tó so­lo nue­ve de las 33 obras con­tra­ta­das en Ve­ne­zue­la, por US$ 29.974 mi­llo­nes. Es­to re­sul­ta de una in­ves­ti­ga­ción de la or­ga­ni­za­ción en ga­ce­tas e in­for­mes de Me­mo­ria y Cuen­ta de los mi­nis­te­rios de cin­co años.

La ca­la­mi­to­sa reali­dad del país ex­pli­ca el de­sin­te­rés elec­to­ral en­tre los 20,5 de los 30,6 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos que es­tán lla­ma­dos a unas elec­cio­nes de una so­la vuel­ta. Es que, co­mo di­ce el ana­lis­ta Juan Ma­nuel Ra­fa­lli, “la gen­te ha per­di­do la fe en la pro­tes­ta y el vo­to, por eso la apa­tía. El ve­ne­zo­lano es­tá des­con­cer­ta­do y de­s­es­pe­ran­za­do. Es­ta­mos en el peor mo­men­to de la cri­sis y del país”.

M.GU­TIÉ­RREZ - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.