Las san­cio­nes a Irán y Ve­ne­zue­la crean nue­vos pro­ble­mas

Me­di­das de EEUU con­tra los dos paí­ses ten­drán un im­pac­to en el ne­go­cio y pre­cio del pe­tró­leo

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - CLIF­FORD KRAUSS

El pre­si­den­te Do­nald Trump tie­ne en­fren­te un ac­to de ma­la­ba­ris­mo com­pli­ca­do, pues in­ten­ta per­sua­dir a Chi­na, In­dia y otros paí­ses de unir­se a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra im­po­ner san­cio­nes pe­tro­le­ras en con­tra de Irán y al mis­mo tiem­po pre­sio­nar a Ve­ne­zue­la.

De­bi­do a que los dos gi­gan­tes pe­tro­le­ros com­pi­ten por los mis­mos mer­ca­dos, pre­sio­nar a uno po­dría ter­mi­nar por ayu­dar al otro. Si se pre­sio­na a los dos, los pre­cios del pe­tró­leo po­drían dis­pa­rar­se.

Pa­ra pro­tes­tar por los abu­sos en las elec­cio­nes y las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, los fun­cio­na­rios del go­bierno de Trump han ad­ver­ti­do que Ve­ne­zue­la en­fren­ta­ría san­cio­nes fi­nan­cie­ras más du­ras, en­tre ellas me­di­das que di­fi­cul­ta­rían aún más sus ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo. El lu­nes pa­sa­do, el pre­si­den­te Trump fir­mó una or­den eje­cu­ti­va que prohí­be a ciu­da­da­nos y re­si­den­tes es­ta­dou­ni­den­ses com­prar deu­da ve­ne­zo­la­na, in­clu­yen­do cual­quier pa­si­vo del go­bierno y cuen­tas por co­brar re­la­cio­na­das con el cru­do ven­di­do por el país miem­bro de la Or­ga­ni­za­ción de Paí­ses Ex­por­ta­do­res de Pe­tró­leo (OPEP) .

El go­bierno de Trump tam­bién es­tá tra­ba­jan­do pa­ra re­du­cir las ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo de Irán aho­ra que sa­có a Es­ta­dos Uni­dos del acuer­do nu­clear que ne­go­ció el go­bierno de Oba­ma. Si Irán y los otros paí­ses que fir­ma­ron el pac­to nu­clear de 2015 lle­gan a un acuer­do, Was­hing­ton pla­nea im­pul­sar una se­rie de me­di­das pu­ni­ti­vas, co­mo san­cio­nes a los ban­cos de los paí­ses que no re­duz­can las im­por­ta­cio­nes pe­tro­le­ras de Irán.

Si se im­po­nen me­di­das si­mul­tá­neas en con­tra de los go­bier­nos de Irán y Ve­ne­zue­la, se com­pli­ca­ría más un jue­go geo­po­lí­ti­co, en el que es pro­ba­ble que paí­ses ham­brien­tos de ener­gía bus­quen ma­ne­ras de evi­tar las san­cio­nes y en el que tal vez los ad­ver­sa­rios bus­quen for­mas de sa­car ven­ta­ja.

“Pa­re­ce una má­qui­na de ‘pin­ball’”, co­men­tó Amy Myers Jaf­fe, una ex­per­ta en ener­gía del Con­se­jo de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. “Es di­fí­cil que Es­ta­dos Uni­dos em­plee dos con­jun­tos de san­cio­nes al mis­mo tiem­po y no per­tur­be los mer­ca­dos pe­tro­le­ros cuan­do es­tán tan ten­sos co­mo aho­ra”.

Chi­na e In­dia son los prin­ci­pa­les com­pra­do­res de cru­do ira­ní, pe­ro tam­bién brin­dan mer­ca­dos al 40 % de las ex­por­ta­cio­nes ve­ne­zo­la­nas, las cua­les se han des­plo­ma­do ba­jo el pe­so de la ma­la ges­tión, la deu­da y las san­cio­nes fi­nan­cie­ras de Es­ta­dos Uni­dos.

Los dos paí­ses asiá­ti­cos y otras na­cio­nes im­por­ta­do­ras no ten­drán más op­ción que rem­pla­zar los ba­rri­les per­di­dos con ven­tas pro­ve­nien­tes de Ara­bia Sau­di­ta o de unos po­cos miem­bros de la OPEP que ten­gan la mis­ma ca­pa­ci­dad pa­ra ven­der más pe­tró­leo… o de Ru­sia, uno de los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res del mun­do.

Los clien­tes asiá­ti­cos del pe­tró­leo en­fren­ta­ron una res­tric­ción sin que hubiera pers­pec­ti­va de san­cio­nes más fuer­tes pa­ra Ve­ne­zue­la. Hace po­co tiem­po, Co­no­coPhi­llips em­bar­gó ter­mi­na­les ex­por­ta­do­ras de pe­tró­leo ve­ne­zo­lano por el Ca­ri­be co­mo re­pre­sa­lia por una na­cio­na­li­za­ción de sus in­ver­sio­nes, y más de una de­ce­na de bar­cos pe­tro­le­ros de Ve­ne­zue­la se vie­ron obli­ga­dos a que­dar­se en sus puer­tos. Una gran par­te del pe­tró­leo que que­dó va­ra­do tu­vo co­mo des­tino In­dia y Chi­na.

Pro­vee­do­res cru­cia­les

Bill Ri­chard­son, el ex­se­cre­ta­rio de ener­gía de Es­ta­dos Uni­dos y em­ba­ja­dor pa­ra las Na­cio­nes Uni­das, pre­vé una lu­cha por los su­mi­nis­tros que reaco­mo­da­rá los mer­ca­dos energéticos a ni­vel mun­dial, y lo más pro­ba­ble es que Es­ta­dos Uni­dos que­de en des­ven­ta­ja.

“Es­to im­pli­ca que el pe­tró­leo de la OPEP es mu­cho más ne­ce­sa­rio”, ex­pli­có Ri­chard­son. “Ru­sia tam­bién se­rá una fuen­te y, si Ru­sia tie­ne la po­si­bi­li­dad de afec­tar a Es­ta­dos Uni­dos, lo ha­rá”.

Irán y Ve­ne­zue­la, am­bos miem­bros de la OPEP, si­guen sien­do pro­vee­do­res cru­cia­les de los mer­ca­dos del mun­do, pues jun­tos abas­te­cen cer­ca de uno de ca­da vein­te ba­rri­les. Los pre­di­ca­men­tos que en­fren­tan son ra­zo­nes im­por­tan­tes pa­ra que los pre­cios del pe­tró­leo ha­yan es­ca­la­do ca­si el 20 % en me­ses re­cien­tes —con el pe­tró­leo Brent, el pun­to de re- fe­ren­cia a ni­vel in­ter­na­cio­nal, a ca­si 80 dó­la­res el ba­rril—, lo cual ame­na­zó el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co glo­bal.

En los úl­ti­mos tres años, los dos paí­ses han si­do un subiba­ja de pro­duc­ción. Aun­que las ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo ira­ní se han re­cu­pe­ra­do de las san­cio­nes de Oc­ci­den­te que pre­ce­die­ron el acuer­do fir­ma­do pa­ra res­trin­gir su desa­rro­llo nu­clear, las ex­por­ta­cio­nes de Ve­ne­zue­la se han des­plo­ma­do. Aho­ra, po­drían caer jun­tas.

La pro­duc­ción de Ve­ne­zue­la es la más ba­ja en tres dé­ca­das: tan so­lo des­de fi­na­les del año pa­sa­do, ha caí­do más de 200 mil ba­rri­les por día. En la ac­tua­li­dad, más de una ter­ce­ra par­te de su mi­llón res­tan­te de ba­rri­les de ex­por­ta­ción al día es­tá en ries­go por el co­lap­so en el que ca­si cae la em­pre­sa pe­tro­le­ra del Es­ta­do, por las san­cio­nes y por la nue­va con­fron­ta­ción con Co­no­coPhi­llips.

Co­no­coPhi­llips ha em­bar­ga­do car­gue­ros de una re­fi­ne­ría que arrien­da en Cu­ra­zao y va­rias ins­ta­la­cio­nes de al­ma­ce­na­mien­to en Aru­ba, Bo­nai­re y San Eus­ta­quio pa­ra im­po­ner un de­cre­to de ar­bi­tra­je de dos mi­llo­nes de dó­la­res en con­tra de la em­pre­sa pe­tro­le­ra del Es­ta­do, Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la, co­no­ci­da co­mo Pdv­sa.

Las ins­ta­la­cio­nes se usa­ban pa­ra mez­clar el cru­do pe­sa­do de Ve­ne­zue­la con pe­tró­leos más li­ge­ros, y el puer­to de Cu­ra­zao era ca­paz de re­ci­bir a los bu­ques pe­tro­le­ros más gran­des que so­lían en­viar cru­do y otros com­bus­ti­bles por el Pa­cí­fi­co.

“Es­ta si­tua­ción li­mi­ta­rá de una ma­ne­ra evi­den­te la ca­pa­ci­dad de Ve­ne­zue­la pa­ra en­viar ex­por­ta­cio­nes ren­ta­bles a Asia”, co­men­tó Fran­cis­co J. Mo­nal­di, un ex­per­to de la Uni­ver­si­dad Ri­ce en el pe­tró­leo ve­ne­zo­lano. “Y si los su­mi­nis­tros de Ve­ne­zue­la no pue­den lle­gar a Asia, es me­nos pro­ba­ble que Chi­na e In­dia acep­ten las san­cio­nes en con­tra de Irán”.

Ve­ne­zue­la po­dría es­pe­rar que se re­vo­quen los de­re­chos de re­ten­ción, ya sea por me­dio de tri­bu­na­les in­ter­na­cio­na­les o go­bier­nos de las is­las preo­cu­pa­dos por pro­te­ger los em­pleos lo­ca­les y los su­mi­nis­tros de com­bus­ti­ble. No obs­tan­te, de­bi­do a que des­de el año pa­sa­do el país se ha re­tra­sa­do ca­da vez más en los pa­gos de su deu­da, lo más pro­ba­ble es que las em­pre­sas mi­ne­ras y pe­tro­le­ras in­ten­ten em­bar­gar más ac­ti­vos de Pdv­sa en los me­ses pró­xi­mos. Es­to li­mi­ta­ría aún más las im­por­ta­cio­nes asiá­ti­cas de pe­tró­leo ve­ne­zo­lano.

Ad­ver­ten­cias

Los pró­xi­mos días, Ve­ne­zue­la po­dría en­fren­tar más pro­ble­mas.

Los fun­cio­na­rios del go­bierno de Trump han ad­ver­ti­do que po­drían im­po­ner san­cio­nes adi­cio­na­les al pe­tró­leo ve­ne­zo­lano. Was­hing­ton po­dría res­trin­gir el se­gu­ro a los car­ga­men­tos pe­tro­le­ros de Ve­ne­zue­la o prohi­bir las ven­tas es­ta­dou­ni­den­ses del cru­do li­ge­ro que se mez­cla con el cru­do pe­sa­do de Ve­ne­zue­la con el fin de pre­pa­rar­lo pa­ra la ex­por­ta­ción. Es me­nos pro­ba­ble que ha­ya una prohi­bi­ción a las im­por­ta­cio­nes to­ta­les del pe­tró­leo ve­ne­zo­lano, aun­que es po­si­ble.

Cual­quie­ra de esas me­di­das po­dría sa­car más pe­tró­leo de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, lo cual mo­ti­va­ría que Chi­na e In­dia evi­ta­ran las san­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses a Irán pa­ra pro­te­ger sus ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas.

“Cuan­do el go­bierno de Trump con­si­de­re su po­lí­ti­ca pa­ra Ve­ne­zue­la, de­be te­ner cui­da­do de no crear una po­lí­ti­ca que in­ter­fie­ra con las me­tas de su po­lí­ti­ca con Irán”, co­men­tó Jaf­fe del Con­se­jo de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res.

Po­co tiem­po des­pués de que Trump anun­ció que Es­ta­dos Uni­dos de­ja­ba el acuer­do nu­clear, Chi­na anun­ció que es­ta­ble­ce­ría una nue­va co­ne­xión co­mer­cial con Irán por me­dio de tre­nes. De in­me­dia­to, Ru­sia se­ña­ló que per­ma­ne­ce­ría en el acuer­do, y se ma­ne­jó con di­plo­ma­cia pa­ra ali­viar las ten­sio­nes en­tre Irán e Is­rael.

Sin em­bar­go, en es­ta ma­nio­bra com­ple­ja, Es­ta­dos Uni­dos no es el úni­co país que en­ca­ra ries­gos. Ru­sia y Chi­na tam­bién es­tán en po­si­cio­nes de­li­ca­das tan­to en Ve­ne­zue­la co­mo en Irán.

En el ca­so de Irán, Chi­na ten­dría un al­ter­ca­do con Was­hing­ton por opo­ner­se a las nue­vas san­cio­nes cuan­do es­tá in­ten­tan­do ali­viar las ten­sio­nes re­la­cio­na­das con el comercio y con la pe­nín­su­la de Co­rea. Ru­sia po­dría da­ñar sus cá­li­das re­la­cio­nes con Ara­bia Sau­di­ta, el acé­rri­mo ri­val de Irán, jus­to cuan­do es­tá tra­ba­jan­do con los sau­di­tas pa­ra li­mi­tar la pro­duc­ción de pe­tró­leo en el mun­do y for­ta­le­cer los pre­cios.

Irán y Ve­ne­zue­la, am­bos miem­bros de la OPEP, si­guen sien­do pro­vee­do­res cru­cia­les de los mer­ca­dos del mun­do, pues jun­tos abas­te­cen cer­ca de uno de ca­da vein­te ba­rri­les

En Ve­ne­zue­la, en años re­cien­tes Pekín ha in­ten­ta­do ob­te­ner una fuen­te es­ta­ble de ener­gía por me­dio de prés­ta­mos que as­cien­den a más de US$ 50.000 mi­llo­nes a cam­bio de car­ga­men­tos de pe­tró­leo, pe­ro a úl­ti­mas fe­chas ha evi­ta­do pro­fun­di­zar en la re­la­ción. Hace po­co, Ru­sia otor­gó di­ne­ro al go­bierno tam­ba­lean­te y le ayu­dó a crear una crip­to­mo­ne­da mien­tras ad­quie­re ya­ci­mien­tos pe­tro­le­ros a ba­jo costo.

Un co­lap­so del go­bierno ve­ne­zo­lano po­dría po­ner en ries­go el pa­go del di­ne­ro que este le de­be a Chi­na y las fu­tu­ras ad­qui­si­cio­nes de ya­ci­mien­tos pe­tro­le­ros de Ros­neft, la em­pre­sa pe­tro­le­ra de Ru­sia.

“Si Ma­du­ro so­bre­vi­ve, Ru­sia pue­de ad­qui­rir más su­per­fi­cie en Ve­ne­zue­la, pe­ro de­be te­ner mu­cho cui­da­do”, opi­nó He­li­ma Croft, di­rec­to­ra es­tra­té­gi­ca de ma­te­rias pri­mas de RBC Ca­pi­tal Mar­kets. “Si apo­yas al ejér­ci­to ve­ne­zo­lano y este des­tru­ye Pdv­sa, co­rres el ries­go de que, si fra­ca­sa Ma­du­ro, los nue­vos no es­tén con­ten­tos con Ros­neft”.

La pro­duc­ción pe­tro­le­ra ve­ne­zo­la­na se de­rrum­bó du­ran­te el go­bierno de Ma­du­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.