Giu­sep­pe Con­te, “el abogado del pue­blo”

El país se en­ca­mi­na a una nue­va ges­tión de cor­te po­pu­lis­ta y eu­ro­es­cép­ti­ca

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Giu­sep­pe Con­te, en­car­ga­do de for­mar el pró­xi­mo go­bierno ita­liano, em­pe­zó ayer a tra­ba­jar en la com­po­si­ción de su equi­po, en me­dio de du­ras ne­go­cia­cio­nes en­tre el an­ti­sis­te­ma Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5S) y la Li­ga, de ex­tre­ma de­re­cha.

El pre­si­den­te ita­liano, Ser­gio Mat­ta­re­lla, de­sig­nó el miér­co­les pa­sa­do a este abogado y pro­fe­sor de de­re­cho de 53 años sin nin­gu­na ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca y has­ta aho­ra des­co­no­ci­do del gran pú­bli­co, pro­pues­to co­mo el can­di­da­to de con­sen­so del M5S y la Li­ga, lue­go que am­bos par­ti­dos se ne­ga­ran a acep­tar a fi­gu­ras fuer­tes del otro ban­do.

Tras dos me­ses de pa­rá­li­sis, Ita­lia se en­ca­mi­na ya ha­cia un Eje­cu­ti­vo guia­do por es­tas dos fuer­zas de cor­te eu­ro­es­cép­ti­co, que se han uni­do des­pués de que las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 4 de mar­zo no die­ran los vo­tos su­fi­cien­tes pa­ra go­ber­nar en so­li­ta­rio a nin­gún par­ti­do.

La coa­li­ción de de­re­chas, for­ma­da por la Li­ga Nor­te, For­za Ita­lia y Her­ma­nos de Ita­lia, ven­ció es­tos co­mi­cios con el 37% de los vo­tos, y den­tro de es­ta alian­za la Li­ga que­dó pri­me­ra con el 17% de los su­fra­gios, con lo que Sal­vi­ni rei­vin­di­có pa­ra sí el de­re­cho a di­ri­gir el país.

Go­bierno de cam­bio

Con­te co­men­zó ayer las con­sul­tas con las co­mi­sio­nes de los di­fe­ren­tes par­ti­dos po­lí­ti­cos en la Cá­ma­ra de dipu­tados, con mi­ras a for­mar el nue­vo go­bierno ita­liano.

Des­pués de re­unir­se con Mat­ta­re­lla, Con­te pro­me­tió apli­car el programa co­mún que se plan­tea co­mo an­ti aus­te­ri­dad y con acento en la se­gu­ri­dad, ne­go­cia­do en­tre las dos for­ma­cio­nes an­ti­sis­te­ma que tie­nen una es­tre­cha ma­yo­ría en el Par­la­men­to.

“Allí, afue­ra, hay un país es­pe­ran­do el na­ci­mien­to de un go­bierno de cam­bio y es­pe­ran­do res­pues­tas”, de­cla­ró Con­te, al pro­me­ter que se con­ver­ti­ría en “el abogado de­fen­sor del pue­blo ita­liano”.

Mat­ta­re­lla du­dó 48 ho­ras an­tes de nom­brar­lo, po­co con­ven­ci­do de su au­to­ri­dad fren­te a los di­ri­gen­tes de la Li­ga y del M5S, que de­be­rían con­ver­tir­se en sus mi­nis­tros, cuan­do, se­gún la Cons­ti­tu­ción, es el je­fe de go­bierno quien de­be li­de­rar y asu­mir la po­lí­ti­ca de su equi­po.

Aun­que Con­te se­rá el pri­mer mi­nis­tro de Ita­lia, no hay du­da de que Lui­gi Di Maio, je­fe de fi­la del M5S, y Mat­teo Sal­vi­ni, lí­der de la Li­ga, se­rán los au­tén­ti­cos mo­to­res que mo­ve­rán en la re­ta­guar­dia este ga­bi­ne­te, que se pre­sen­ta an­te los ita­lia­nos co­mo el Go­bierno del cam­bio, de rup­tu­ra con el pa­sa­do.

Tan­to Sal­vi­ni co­mo Di Maio han in­sis­ti­do en que go­ber­na­rán jun­tos, pe­ro man­te­nien­do la in­de­pen­den­cia de sus res­pec­ti­vas for­ma­cio­nes, al­go que pro­vo­ca­rá se­gu­ra­men­te dis­cre­pan­cias, pues ya du­ran­te las ne­go­cia­cio­nes han si­do fre­cuen­tes las de­cla­ra­cio­nes con­tem­po­rá­neas a los me­dios, en al­gu­nos ca­sos con­tra­dic­to­rias.

Se­gún los me­dios ita­lia­nos, Sal­vi­ni se per­fi­la co­mo mi­nis­tro del In­te­rior, mien­tras que Di Maio asu­mi­ría a la ca­be­za de un gran mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co.

El nom­bre que plan­tea más pro­ble­mas es el Pao­lo Sa­vo­na, que la Li­ga quie­re im­po­ner en la car­te­ra de Eco­no­mía. Se tra­ta de un ex­mi­nis­tro (1993-1994) de 81 años, que con­si­de­ra el eu­ro co­mo una “jau­la ale­ma­na” pa­ra Ita­lia.

Mat­ta­re­lla, con­si­de­ra­do ga­ran­te de que se res­pe­ten los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les y ele­gi­do por un Par­la­men­to de ma­yo­ría de cen­troiz­quier­da, quie­re ase­gu­rar­se de que Ita­lia res­pe­te sus com­pro­mi­sos eu­ro­peos. Re­cien­te­men­te re­cor­dó que so­lo él te­nía el po­der de nom­brar mi­nis­tros y que po­día ne­gar­se a va­li­dar le­yes que po­drían afec­tar al pre­su­pues­to.

Sa­vo­na es “una per­so­na­li­dad emi­nen­te, re­co­no­ci­da, apre­cia­da”, in­sis­tió Sal­vi­ni ayer jue­ves en Fa­ce­book, ase­gu­ran­do que lo veía “dis­pues­to, se­gu­ro de su au­to­ri­dad y sus co­no­ci­mien­tos, a ir a las ci­tas eu­ro­peas no pa­ra des­or­de­nar­lo to­do, sino pa­ra re­cons­truir, vol­ver a po­ner en mar­cha un mo­tor que, si no, per­ma­ne­ce de­te­ni­do”.

“Quie­ro un go­bierno que ya no ten­ga ver­güen­za de de­cir que los ita­lia­nos es­tán an­te to­do”, in­sis­tió.

In­quie­tud eu­ro­pea

El programa co­mún ne­go­cia­do por el M5S y la Li­ga pro­me­te dar la es­pal­da a la aus­te­ri­dad y re­du­cir el dé­fi­cit con una po­lí­ti­ca de cre­ci­mien­to. Tam­bién in­clu­ye drás­ti­cos re­cor­tes de im­pues­tos, el es­ta­ble­ci­mien­to de una ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal, la re­duc­ción de la edad de ju­bi­la­ción, así co­mo una fir­me­za sin pre­ce­den­tes con­tra la co­rrup­ción y un gi­ro en ma­te­ria de se­gu­ri­dad con un ses­go an­ti­in­mi­gran­tes y an­ti­is­lam.

La preo­cu­pa­ción se apo­de­ró de Bruselas, don­de el co­mi­sa­rio eu­ro­peo de Asun­tos Fi­nan­cie­ros, Pie­rre Mos­co­vi­ci, pi­dió el miér­co­les pa­sa­do una “res­pues- ta creí­ble” a la cues­tión de la deu­da pú­bli­ca ita­lia­na, que se si­tua­ría en 2018 en el 130,7% del Pro­duc­to In­te­rior Bru­to (PIB), la se­gun­da más al­ta en la zo­na eu­ro des­pués de Gre­cia.

Con­te men­cio­nó de ma­ne­ra breve su voluntad de “diá­lo­go” con las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas, lo cual fue con­si­de­ra­do co­mo una “bue­na se­ñal” por par­te de Mos­co­vi­ci.

Ex­tre­ma de­re­cha

Lue­go de los acuer­dos po­lí­ti­cos pa­ra de­sig­nar a los mi­nis­tros, el go­bierno pres­ta­rá ju­ra­men­to y se pre­sen­ta­rá an­te la cá­ma­ra de Dipu­tados y el Se­na­do con el fin de ob­te­ner su con­fian­za, pro­ba­ble­men­te la pró­xi­ma se­ma­na.

En el Par­la­men­to, su go­bierno de unión dis­po­ne de una ma­yo­ría de unos 30 re­pre­sen­tan­tes en la Cá­ma­ra de dipu­tados, pe­ro so­la­men­te seis en el Se­na­do, y po­dría re­du­cir­se más si los se­na­do­res, co­mo el pro­pio Sal­vi­ni, in­te­gran el go­bierno.

For­za Ita­lia, el par­ti­do de Sil­vio Ber­lus­co­ni, ya anun­ció que no da­rá su vo­to de con­fian­za a un go­bierno que “na­ce con un programa que nos preo­cu­pa”, anun­ció.

Mien­tras tan­to, el Par­ti­do De­mó­cra­ta (cen­tro iz­quier­da) de­nun­ció “el na­ci­mien­to de un go­bierno de ex­tre­ma de­re­cha, con un programa de ex­tre­ma de­re­cha”. “Con­tra el abogado del pue­blo, nos cons­ti­tui­mos co­mo par­te ci­vil”, iro­ni­zó el hom­bre fuer­te del par­ti­do y ex­je­fe de go­bierno Mat­teo Ren­zi.

LO DI­JO

“Allí, afue­ra, hay un país es­pe­ran­do el na­ci­mien­to de un go­bierno de cam­bio y es­pe­ran­do res­pues­tas”

Gui­sep­pe Con­te

FU­TU­RO PRI­MER MI­NIS­TRO

“Quie­ro un go­bierno que ya no ten­ga ver­güen­za de de­cir que los ita­lia­nos es­tán an­te to­do”

Mat­teo Sal­vi­ni

LÍ­DER DE LA LI­GA

Sin ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca, Con­te fue la fi­gu­ra de con­sen­so en­con­tra­da por la coa­li­ción eu­ro­es­cép­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.