Las ma­nio­bras de bom­bar­de­ros chi­nos

Es­ta­dos Uni­dos y paí­ses asiá­ti­cos, en aler­ta

El Observador Fin de Semana - Mundo - - EL PODER DE CHINA -

Las ma­nio­bras de bom­bar­de­ros chi­nos en un is­lo­te del mar de Chi­na Me­ri­dio­nal son una de­mos­tra­ción de fuer­za de Pekín, que bus­ca afir­mar sus pre­ten­sio­nes te­rri­to­ria­les an­te unos ve­ci­nos di­vi­di­dos y Es­ta­dos Uni­dos ob­se­sio­na­do con Co­rea del Nor­te.

El ré­gi­men chino ha re­ci­bi­do nu­me­ro­sas pro­tes­tas, en par­ti­cu­lar de Es­ta­dos Uni­dos, Fi­li­pi­nas y Viet­nam, al or­ga­ni­zar el vier­nes ejer­ci­cios mi­li­ta­res en las dispu­tadas aguas del mar de Chi­na Me­ri­dio­nal.

Chi­na lle­vó a ca­bo una se­rie de des­pe­gues y ate­rri­za­jes de bom­bar­de­ros H-6K de lar­go al­can­ce y con ca­pa­ci­dad nu­clear, en es­ta zo­na ma­rí­ti­ma por don­de tran­si­ta un ter­cio del comercio mun­dial.

Co­mo ya es ha­bi­tual, Pekín re­cha­zó las crí­ti­cas, des­min­tien­do cual­quier “mi­li­ta­ri­za­ción” del mar de Chi­na Me­ri­dio­nal, pe­se a ha­ber ins­ta­la­do ahí ba­ses na­va­les y aé­reas en is­lo­tes re­for­za­dos ar­ti­fi­cial­men­te des­de la lle­ga­da al po­der del pre­si­den­te Xi Jin­ping, en 2013.

Chi­na reivin­di­ca la ca­si to­ta­li­dad de este mar am­pa­rán­do­se en una pre­sen­cia his­tó­ri­ca. Un ar­bi­tra­je in­ter­na­cio­nal de 2016 des­es­ti­mó sin em­bar­go sus ar­gu­men­tos. Y otros paí­ses ri­be­re­ños (Fi­li­pi­nas, Viet­nam, Ma­la­sia, Bru­néi y Tai­wán) tie­nen pre­ten­sio­nes, al­gu­nas de ellas cru­za­das.

Los bom­bar­de­ros ate­rri­za­ron pre­su­mi­ble­men­te en la is­la de los Bos­ques (is­la Woody en in­glés o Yong­xing en chino), prin­ci­pal ba­se chi­na en el ar­chi­pié­la­go de las Pa­ra­cel­so, tam­bién reivin­di­ca­do por Viet­nam y Tai­wán, se­gún Bon­nie Gla­ser, del Cen­tro de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos e In­ter­na­cio­na­les (CSIS) en Was­hing­ton.

Des­de las Pa­ra­cel­so, un bom­bar­de­ro H-6K pue­de cu­brir la ca­si to­ta­li­dad del mar de Chi­na Me­ri­dio­nal, así co­mo va­rios paí­ses ri­be­re­ños, se­gún un aná­li­sis del CSIS.

Gra­ve vio­la­ción

En tiem­pos de paz, la pre­sen­cia mi­li­tar chi­na le da a Pekín los me­dios pa­ra in­fluen­ciar so­bre sus pe­que­ños ve­ci­nos en es­ta re­gión, cu­yo sub­sue­lo es po­ten­cial­men­te ri­co en hi­dro­car­bu­ros.

Con su flo­ta, Chi­na pue­de “di­sua­dir a Viet­nam y Fi­li­pi­nas de ex­traer” pe­tró­leo o gas, se­gún Gla­ser.

Y en tiem­po de gue­rra, “las ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res chi­nas in­cre­men­ta­rían pa­ra Es­ta­dos Uni­dos el costo de una in­ter­ven­ción”, agre­ga.

Pekín des­ple­gó a prin­ci­pios de ma­yo mi­si­les en el ar­chi­pié­la­go de las Spratleys, ubi­ca­do al sur de las Pa­ra­cel­so, in­for­mó la ca­de­na CNBC, que ci­ta fuen­tes cer­ca­nas a los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia.

Viet­nam de­nun­ció una “gra­ve vio­la­ción” a su so­be­ra­nía. Fi­li­pi­nas ex­pre­só su preo­cu­pa­ción, aun­que des­ta­có su “es­tre­cha re­la­ción y amis­tad con Chi­na”.

De he­cho, la uni­dad in­ter­na­cio­nal fren­te a las pre­ten­sio­nes de Chi­na de­ja que desear, des­ta­can los ex­per­tos, pa­ra quie­nes el gi­gan­te asiá­ti­co ha lo­gra­do di­vi­dir a los paí­ses miem­bros de la Aso­cia­ción de Na­cio­nes del Sud­es­te Asiá­ti­co (Asean).

Y las ope­ra­cio­nes Li­ber­tad de Na­ve­ga­ción, que re­gu­lar­men­te lle­va a ca­bo Was­hing­ton al en­viar a su flo­ta pa­ra pa­tru­llar cer­ca de los is­los­tes con­tro­la­dos por Chi­na, no han con­se­gui­do di­sua­dir al ré­gi­men del pre­si­den­te Xi.

“Es­ta­dos Uni­dos no ha po­di­do for­mar una coa­li­ción pa­ra im­pe­dir a Chi­na mi­li­ta­ri­zar el mar de Chi­na Me­ri­dio­nal” co­men­ta des­de Sin­ga­pur Wi­lliam Choong, del Ins­ti­tu­to in­ter­na­cio­nal de es­tu­dios es­tra­té­gi­cos.

Men­sa­je po­lí­ti­co

“Creo que hay una ra­zón po­lí­ti­ca evi­den­te en el mo­men­to ele­gi­do” pa­ra las re­cien­tes ma­nio­bras mi­li­ta­res chi­nas, des­ta­ca Euan Graham, del Ins­ti­tu­to Lowy en Aus­tra­lia, que se pro­du­cen días an­tes de la pre­vis­ta reu­nión, el 12 de ju­nio –aho­ra sus­pen­di­da (ver con­tra­ta­pa)–, del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump con el lí­der nor­co­reano Kim Jong-un, “Es­ta­dos Uni­dos es­tá cen­tra­li­za­do en el ca­so nor­co­reano, y hay pa­ra Chi­na una ven­ta­na de ti­ro en la cual la reac­ción nor­te­ame­ri­ca­na se­ría muy pro­ba­ble­men­te mo­de­ra­da”, ex­pli­ca.

No obs­tan­te, las ma­nio­bras mi­li­ta­res de Pekín pa­re­cen “an­te to­do sim­bó­li­cas”, se­gún Euan Graham.

“Pa­ra un ver­da­de­ro des­plie­gue en la is­la de los Bos­ques, se­ría ne­ce­sa­rio ins­ta­lar unas in­fraes­truc­tu­ras y la lo­gís­ti­ca de apo­yo pa­ra ha­cer vo­lar avio­nes, abas­te­cer­los, guar­dar los ar­ma­men­tos y alo­jar a las tri­pu­la­cio­nes”, sub­ra­ya. “El sim­ple ate­rri­za­je de un avión no lo con­vier­te en un es­pa­cio ope­ra­ti­vo”, aña­de.

En cam­bio, des­ple­gar avio­nes de com­ba­te en las Spratleys se­ría más sig­ni­fi­ca­ti­vo, ya que ello pon­dría el nor­te de Aus­tra­lia al al­can­ce de los mi­si­les chi­nos, se­gún Graham. ( AFP)

LO DI­JO

“EEUU no ha po­di­do for­mar una coa­li­ción pa­ra im­pe­dir a Chi­na mi­li­ta­ri­zar el mar de Chi­na Me­ri­dio­nal” Wi­lliam Choong

EX­PER­TO EN TE­MAS ES­TRA­TÉ­GI­COS

AFP

La po­ten­cia asiá­ti­ca bus­ca mar­car pre­sen­cia mi­li­tar en la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.