Ali­via­do

Aun­que el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro abrió el pa­ra­guas por el im­pac­to de las san­cio­nes fi­nan­cie­ras de EEUU, los go­bier­nos de Chi­na y Ru­sia no lo de­jan so­lo.

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW

Las res­pues­tas a la “osa­día” del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro de lle­var a ca­bo las elec­cio­nes del do­min­go 20 con­tra la voluntad de gran par­te de los ve­ne­zo­la­nos, de la opo­si­to­ra Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD) y de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal no se hi­cie­ron es­pe­rar.

Al día si­guien­te de la elec­ción –Ma­du­ro se im­pu­so con 68% de los vo­tos con­tra 21% del ex­cha­vis­ta Hen­ri Fal­cón y una abs­ten­ción ré­cord de 54%–, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump emi­tió una or­den eje­cu­ti­va que li­mi­ta la ca­pa­ci­dad del go­bierno de Ve­ne­zue­la de ven­der ac­ti­vos es­ta­ta­les, in­clui­da deu­da pú­bli­ca y bo­nos de Pdv­sa.

Un du­ro gol­pe pa­ra las fi­nan­zas ve­ne­zo­la­nas, pe­ro no tan fuer­te co­mo si Trump hubiera im­pues­to tra­bas a las transac­cio­nes pe­tro­le­ras de Ve­ne­zue­la, lo que no hi­zo. El cru­do ve­ne­zo­lano por aho­ra se­gui­rá co­mer­cia­li­zán­do­se en el país del nor­te.

A pe­sar de las san­cio­nes, Ma­du­ro son­ríe an­te las cá­ma­ras y mues­tra una fa­cha­da de no de­jar­se per­tur­bar. Su go­bierno aún tie­ne al­go de múscu­lo pa­ra de­fen- der­se y has­ta se dio el lu­jo de ex­pul­sar es­ta se­ma­na al en­car­ga­do de ne­go­cios en Ca­ra­cas, Todd Ro­bin­son , acu­sa­do de cons­pi­ra­ción.

Lo cier­to es que du­ran­te la con­fron­ta­ción con la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial, que ya tie­ne lar­ga da­ta, Ma­du­ro ha ido gi­ran­do el pén­du­lo de su go­bierno ha­cia otro la­do: Ru­sia y Chi­na.

El eco­no­mis­ta ve­ne­zo­lano As­drú­bal Oli­ve­ros, di­rec­tor de Eco­noa­na­lí­ti­ca, ad­vier­te que la de­pen­den­cia de Ve­ne­zue­la ha­cia Ru­sia y Chi­na va en franco au­men­to. Aho­ra to­do in­di­ca que ese ca­mino se irá pro­fun­di­zan­do a me­di­da que la re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos se vuel­va más ines­ta­ble.

Pa­ra Ro­nal Ro­drí­guez, in­ves­ti­ga­dor del Ob­ser­va­to­rio de Ve­ne­zue­la de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, de Co­lom­bia, esos dos paí­ses le dan un oxí­geno al go­bierno cha­vis­ta.

“Ma­du­ro ha de­mos­tra­do que es­tá dis­pues­to a sa­cri­fi­car al pue­blo ve­ne­zo­lano pa­ra man­te­ner­se en el po­der. Apren­dió la lec­ción de los cu­ba­nos y es­tá dis­pues­to a apli­car­la. Ade­más, tie­ne mar­gen de ma­nio­bra con otros alia­dos, co­mo Ru­sia”, di­jo a El Ob­ser­va­dor.

Pe­ro cree que el peor cas­ti­go es el desas­tre de su ad­mi­nis­tra­ción eco­nó­mi­ca in­ter­na y la caí­da de su pro­duc­ción pe­tro­le­ra. “Eso es más gra­ve que las san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les”, pon­de­ró Ro­drí­guez.

“Ma­du­ro ha de­mos­tra­do es­tar dis­pues­to a sa­cri­fi­car al pue­blo ve­ne­zo­lano pa­ra man­te­ner­se en el po­der” Ro­nal Ro­drí­guez

EX­PER­TO EN LA REALI­DAD VE­NE­ZO­LA­NA

De uno y otro la­do

Es­ta­dos Uni­dos “pi­có ade­lan­te” con sus san­cio­nes, y otros se han ido su­man­do. El Gru­po de Li­ma acor­dó ac­tuar pa­ra blo­quear fon­dos in­ter­na­cio­na­les a Ve­ne­zue­la, aun­que hay que es­pe­rar có­mo se im­ple­men­ta­rían esas me­di­das.

Ese gru­po tam­bién lla­mó a con­sul­tas a sus em­ba­ja­do­res en Ca­ra­cas, una de­ci­sión más no­mi­na­ti­va que real, ya que la ma­yo­ría de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos no cuen­ta con em­ba­ja­dor en te­rri­to­rio ve­ne­zo­lano des­de hace al­gún tiem­po, prin­ci­pal­men­te por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad per­so­nal.

La OEA, a la ca­be­za de Luis Al­ma­gro, es­tá bre­gan­do por san­cio­nes más du­ras con­tra el ré­gi­men ve­ne­zo­lano.

La Unión Eu­ro­pea, que des­co­no­ce los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes en Ve­ne­zue­la, aún no ha de­fi­ni­do qué ha­rá.

Por su par­te, el Gru­po de los 7 se pro­nun­ció a fa­vor de elec­cio­nes li­bres, al igual que seis paí­ses del G20, lue­go de su reu­nión en Buenos Aires.

Día a día se agre­gan pro­nun­cia­mien­tos que aco­rra­lan o de­jan so­lo a Ma­du­ro.

Sin du­da, el go­bierno ve­ne­zo­lano es ob­je­to de una gran pre­sión in­ter­na­cio­nal des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, di­plo­má­ti­co y eco­nó­mi­co.

Aun­que con el ar­gu­men­to de fal­ta de pa­go, el miér­co­les pa­sa­do el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) anun­ció la sus­pen­sión de los prés­ta­mos pa­ra Ve­ne­zue­la, que acu­mu­la una deu­da de US$ 88,3 mi­llo­nes.

Pe­ro del otro la­do de la ecua­ción es­tán Ru­sia, Chi­na, Cu­ba y Bo­li­via, que brin­da­ron su apo­yo a Ma­du­ro y le re­co­no­cie­ron su “con­tun­den­te vic­to­ria”.

Más im­por­tan­te aún: Vla­dí­mir Pu­tin ex­pre­só su dis­po­si­ción a se­guir im­pul­san­do la coope­ra­ción en­tre los dos paí­ses y fue más le­jos al cri­ti­car las san­cio­nes del go­bierno nor­te­ame­ri­cano co­mo vio­la­to­rias del de­re­cho in­ter­na­cio­nal.

Pekín di­jo tam­bién que man­tie­ne su po­lí­ti­ca de coope­ra­ción eco­nó­mi­ca con el país ca­ri­be­ño.

Cam­bio de so­cios

Ve­ne­zue­la es­tá per­dien­do a Es­ta­dos Uni­dos co­mo prin­ci­pal so­cio co­mer­cial, no so­lo por las san­cio­nes que le ha im­pues­to Trump en el año 2017 y es­ta se­ma­na, sino por la gran caí­da de la pro­duc­ción pe­tro­le­ra que afec­ta sus ex­por­ta­cio­nes y por­que el país del nor­te ha adop­ta­do la de­ci­sión de re­du­cir sus im­por­ta­cio­nes de cru­do en ge­ne­ral.

La re­la­ción bi­la­te­ral se ha agra­va­do en los úl­ti­mos me­ses, por lo que des­de hace tiem­po Ma­du­ro ha ido desa­rro­llan­do es­tra­te­gias pa­ra re­di­rec­cio­nar sus en­víos pe­tro­le­ros de Es­ta­dos Uni­dos a Ru­sia, Chi­na e In­dia. De he­cho, Ve­ne­zue­la es­tá en pleno pro­ce­so de sus­ti­tu­ción del mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se por otros más le­ja­nos, aun­que no le se­rá fá­cil.

Es­to re­que­ri­rá ma­yor in­ver­sión, jus­ta­men­te por­que la dis­tan­cia no es­tá a su fa­vor, y tam­bién por­que esos mer­ca­dos no oc­ci­den­ta­les son com­ple­jos y tie­nen sus pro­pias re­glas.

En teo­ría, Ru­sia y Chi­na es­tán dis­pues­tas a con­ti­nuar fi­nan­cian­do a Ve­ne­zue­la, pe­ro es cla­ro que no des­cui­da­rán sus pro­pios in­tere­ses y, ade­más, ha­brá que pa­gar­les. Se cal­cu­la que Ve­ne­zue­la le en­vía cer­ca de 250 mil ba­rri­les dia­rios a las pe­tro­le­ras ru­sas, so­bre to­do a Ros­neft, co­mo pa­go a cré­di­tos que le fue­ron otor­ga­dos, y unos 250 mil ba­rri­les dia­rios a Chi­na tam­bién por con­cep­to de cré­di­to.

Al de­cir del eco­no­mis­ta Luis Oli­ve­ros, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la, “Ru­sia y Chi­na son alia­dos co­mer­cia­les y tam­bién mer­ca­dos po­ten­cia­les pa­ra Ve­ne­zue­la, pe­ro ac­tual­men­te le re­pre­sen­tan una dis­mi­nu­ción de los in­gre­sos en di­vi­sas al país”.

Tan­to Ru­sia co­mo Chi­na tie­nen im­por­tan­tes in­ver­sio­nes pe­tro­le­ras en Ve­ne­zue­la. Se­gún vo­ce­ros del sin­di­ca­to pe­tro­le­ro ve­ne­zo­lano, Ru­sia ha­bría arren­da­do par­te de las re­fi­ne­rías de Pdv­sa, lo que les ase­gu­ra­ría las fuen­tes de re­pa­go de la deu­da ve­ne­zo­la­na.

Hay quie­nes pien­san –y con ra­zón– que con este ti­po de de- ci­sio­nes, el go­bierno ve­ne­zo­lano se ga­ran­ti­za el res­pal­do de es­ta po­ten­cia, pe­ro ce­dien­do par­te de la ri­que­za del país.

Al­go de his­to­ria

Las ad­ver­ten­cias de Es­ta­dos Uni­dos al go­bierno de Ma­du­ro da­tan del año 2010 y las san­cio­nes han ido in cres­cen­do des­de 2015.

Efec­ti­va­men­te, en mar­zo de 2015 el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se anun­ció una pri­me­ra tan­da de san­cio­nes con­tra seis mi­li­ta­res y una fis­cal del ré­gi­men de Ma­du­ro, acu­sa­dos de co­rrup­ción, la­va­do de di­ne­ro y otros de­li­tos, se­gún ca­da ca­so. En ese en­ton­ces, Ba­rack Oba­ma veía a Ve­ne­zue­la co­mo una ame­na­za al con­ti­nen­te que ha­bía que con­tra­rres­tar.

Con Trump en la Ca­sa Blan­ca, se han san­cio­na­do a más de 50 fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos so­lo en el úl­ti­mo año, in­clui­do al man­da­ta­rio Ma­du­ro y al hom­bre fuer­te del cha­vis­mo, Dios­da­do Ca­be­llo. En ese úl­ti­mo ca­so, la san­ción ocu­rrió jus­to an­tes de las elec­cio­nes del pa­sa­do do­min­go.

Ac­tual­men­te, la lis­ta al­can­za 77 per­so­ne­ros ve­ne­zo­la­nos que se en­fren­tan a un to­tal de 14 me­di­das res­tric­ti­vas o san­cio­nes que han si­do adop­ta­das por 42 paí­ses, y se des­ta­can las de Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y la Unión Eu­ro­pea.

Otro hi­to en el his­to­rial de san­cio­nes tu­vo lu­gar en agos­to de 2017, cuan­do Es­ta­dos Uni­dos prohi­bió el pa­go de di­vi­den­dos al go­bierno de Ve­ne­zue­la y de las ne­go­cia­cio­nes so­bre nue­vas emi­sio­nes de deu­da y bo­nos por par­te de este y de Pdv­sa.

La re­duc­ción de las op­cio­nes de fi­nan­cia­mien­to ha si­do una de las prin­ci­pa­les cau­sas del im­pa­go de la deu­da ve­ne­zo­la­na. (So­lo en 2018, Ve­ne­zue­la de­be­ría pa­gar US$ 8.400 mi­llo­nes por con­cep­to de deu­da ex­ter­na.)

¿San­cio­nes tum­ban go­bier­nos?

Las san­cio­nes o pre­sio­nes in­ter­na­cio­na­les pa­ra pro­vo­car un cam­bio po­lí­ti­co tie­nen es­ca­so re­sul­ta­do, de acuer­do al ex­per­to en la reali­dad ve­ne­zo­la­na.

“Te­ne­mos el ca­so de Cu­ba. Se la ais­ló eco­nó­mi­ca­men­te y to­da­vía man­tie­ne un mo­de­lo po­lí­ti­coe­co­nó­mi­co le­jos del li­bre mer­ca­do”, ra­zo­nó Ro­drí­guez.

En cuan­to a los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, el ana­lis­ta pien­sa que ten­drán di­fi­cul­ta­des pa­ra coor­di­nar­se me­di­das en con­jun­to en con­tra el ré­gi­men de Ma­du­ro. En su opi­nión, ca­da go­bierno en­fren­ta sus pro­pios asun­tos in­ter­nos o ur­gen­cias por so­bre la reali­dad ve­ne­zo­la­na. Bas­ta re­cor­dar que Bra­sil tie­ne su prin­ci­pal can­di­da­to en la cár­cel, Perú aca­ba de po­ner a su vi­ce­pre­si­den­te en fun­cio­nes pre­si­den­cia­les y Mé­xi­co es­tá vi­vien­do – qui­zá– el pro­ce­so elec­to­ral más vio­len­to de su his­to­ria. Esos –y otros– asun­tos in­ter­nos les qui­ta­rá tiem­po y es­fuer­zos co­mo pa­ra abo­car­se a la si­tua­ción del país ca­ri­be­ño.

Mien­tras tan­to, la po­bla­ción ve­ne­zo­la­na sien­te pa­de­cien­do la peor cri­sis de la his­to­ria del país.

“Ru­sia y Chi­na son alia­dos de Ve­ne­zue­la, pe­ro ac­tual­men­te le re­pre­sen­tan una dis­mi­nu­ción de los in­gre­sos en di­vi­sas al país” Luis Oli­ve­ros

PRO­FE­SOR DE LA UNI­VER­SI­DAD CEN­TRAL DE VE­NE­ZUE­LA

J. BARRETO - AFP

FE­DE­RI­CO PA­RRA - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.