La mano de Trump a Pekín

El Observador Fin de Semana - Mundo - - EL PODER DE CHINA - PE­TE SWEENEY Reuters

ADo­nald Trump le gus­ta la eco­no­mía di­ri­gi­da cuan­do es­tá di­ri­gi­da ha­cia él. Pa­ra sal­var de la ex­tin­ción al gi­gan­te chino de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes ZTE , el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se con­si­de­ra le­van­tar su ve­da de ex­por­ta­ción siem­pre que Pekín en­tre­gue co­mo chi­vos ex­pia­to­rios a los eje­cu­ti­vos y di­rec­to­res de ZTE. Pekín tam­bién po­dría or­de­nar que las fir­mas chi­nas im­por­ten más pro­duc­tos es­ta­dou­ni­den­ses mien­tras los re­gu­la­do­res aprue­ban al­gu­nas ad­qui­si­cio­nes cla­ves, in­clu­yen­do la ofer­ta de Qual­comm por NXP.

En mo­men­tos en que con­ti­núa el dra­ma ne­go­cia­dor en­tre las dos ma­yo­res eco­no­mías del mun­do, las fuer­zas de ofer­ta y de­man­da son las ma­yo­res per­de­do­ras has­ta aho­ra.

Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa se han rehu­sa­do a con­ce­der el es­ta­tus de eco­no­mía de mer­ca­do a la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar en la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Comercio, ar­gu­men­tan­do que el Es­ta­do chino in­ter­vie­ne fuer­te­men­te en las de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas y los pre­cios de los ac­ti­vos. Por eso, es pa­ra­dó­ji­co que el com­pro­mi­so que es­tá sur­gien­do en­tre Trump y su con­tra­par­te Xi Jin­ping se in­cli­ne ha­cia una solución en la que Pekín or­de­na a las em­pre­sas qué com­prar y a quién.

En lu­gar de, por ejem­plo, des­alen­tar que los ban­cos es­ta­ta­les den cré­di­tos ba­ra­tos a in­dus­trias lo­ca­les pa­ra ayu­dar­las a ga­nar gue­rras de pre­cios en el ex­te­rior, los fun­cio­na­rios chi­nos re­ci­bi­rán la or­den de ha­llar un ca­mino pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit co­mer­cial bi­la­te­ral de US$ 375.000 mi­llo­nes. La úni­ca for­ma en la que pue­den lo­grar eso se­rá or­de­nan­do a las fir­mas lo­ca­les que vuel­quen pe­di­dos a pro­vee­do­res es­ta­dou­ni­den­ses.

En otras pa­la­bras, Es­ta­dos Uni­dos, an­te­rior­men­te el cam­peón del li­bre mer­ca­do, es­tá ne­go­cian­do con bu­ró­cra­tas co­mu­nis­tas so­bre lo que en la prác­ti­ca cons­ti­tu­yen cuo­tas de im­por­ta­ción.

Es­to po­dría re­fle­jar una es­ca­sez de op­cio­nes. La prohi­bi­ción de ex­por­ta­ción iba a ma­tar a ZTE, y eso cas­ti­ga­ría a los pro­vee­do­res es­ta­dou­ni­den­ses sin nin­gún be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co en com­pen­sa­ción. Pekín cier­ta­men­te se ha­bría ven­ga­do de las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses, o qui­zá obs­ta­cu­li­za­do las ne­go­cia­cio­nes con Co­rea del Nor­te. Con res­pec­to al comercio, el go­bierno chino es res­pon­sa­ble de es­ti­mu­lar ex­ce­si­va­men­te las ex­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos co­mo el acero, por lo que hay un ar­gu­men­to de que en es­tos mo­men­tos el Es­ta­do es­tá bien po­si­cio­na­do pa­ra in­ge­niar una re­ver­sión del des­equi­li­brio.

Pe­ro a lar­go pla­zo, este vuel­co al comercio ad­mi­nis­tra­do y apro­ba­cio­nes de ad­qui­si­cio­nes ne­go­cia­das ha­rá aún más vo­lá­til a una re­la­ción eco­nó­mi­ca ya atri­bu­la­da.

Las re­la­cio­nes co­mer­cia­les pro­fun­das son di­fí­ci­les de des­ha­cer, co­mo mues­tra el ca­so de ZTE, pe­ro los po­lí­ti­cos siem­pre pue­den can­ce­lar com­pras de so­ja o echar a per­der fu­sio­nes a úl­ti­mo mi­nu­to.

Ga­nar más ór­de­nes pa­ra tal o cual lí­nea de pro­duc­tos bre­ve­men­te po­dría sa­tis­fa­cer a par­tes de la co­mu­ni­dad de ne­go­cios es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro con­lle­va el costo ma­yor de dejar de atraer a Chi­na pa­ra que se con­vier­ta en una eco­no­mía de mer­ca­do.

Es­ta­dos Uni­dos, an­te­rior­men­te el cam­peón del li­bre mer­ca­do, es­tá ne­go­cian­do con bu­ró­cra­tas co­mu­nis­tas so­bre lo que en la prác­ti­ca cons­ti­tu­yen cuo­tas de im­por­ta­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.