Ola de vio­len­cia en Ni­ca­ra­gua

El miér­co­les pa­sa­do, de­ce­nas de mi­les de ni­ca­ra­güen­ses fue­ron em­bos­ca­dos por fran­co­ti­ra­do­res y ata­ca­dos por fuer­zas de cho­que

El Observador Fin de Semana - Mundo - - MUNDO -

Ni­ca­ra­gua, sa­cu­di­da por vio­len­tos cho­ques en las pro­tes­tas que ya de­jan más de un cen­te­nar de muer­tos, ve ale­jar­se ca­da vez la po­si­bi­li­dad de un diá­lo­go.

El Cen­tro Ni­ca­ra­güen­se de De­re­chos Hu­ma­nos (Ce­nidh), que con­ta­bi­li­zó 16 muer­tos el miér­co­les pa­sa­do, se­ña­ló que “los agre­so­res fue­ron la po­li­cía re­pre­si­va y las fuer­zas de cho­que” que res­pon­den al pre­si­den­te Da­niel Or­te­ga y a su es­po­sa y vi­ce­pre­si­den­ta Ro­sa­rio Mu­ri­llo.

La Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) so­li­ci­tó a Ni­ca­ra­gua pro­tec­ción pa­ra el obis­po au­xi­liar de Managua, Sil­vio Jo­sé Báez, uno de los más crí­ti­cos al go­bierno y miem­bro de la co­mi­sión de me­dia­ción en el diá­lo­go en­tre el go­bierno y la opo­si­ción.

De­ce­nas de mi­les de ni­ca­ra­güen­ses que par­ti­ci­pa­ron en la no­che del miér­co­les en marchas en va­rias ciu­da­des, en apo­yo a las ma­dres que han per­di­do a sus hi­jos en las pro­tes­tas, fue­ron em­bos­ca­dos por fran­co­ti­ra­do­res, mien­tras hom­bres ar­ma­dos tra­ta­ban de di­sol­ver­los a ba­la­zos en tie­rra.

La ma­tan­za mo­ti­vó una enér­gi­ca res­pues­ta in­ter­na­cio­nal.

Un gru­po de 21 ex­go­ber­nan­tes de la Ini­cia­ti­va De­mo­crá­ti­ca de Es­pa­ña y las Amé­ri­cas (IDEA) ur­gie­ron el vier­nes a la OEA y al Gru­po de Li­ma to­mar “me­di­das de ur­gen­cia” an­te los “gra­ves aten­ta­dos” con­tra la de­mo­cra­cia y los de­re­chos hu­ma­nos en Ni­ca­ra­gua.

“La realidad an­ti­de­mo­crá­ti­ca de la que son víc­ti­mas los ni­ca­ra­güen­ses se sos­tie­ne y agra­va”, se­ña­la­ron los ex­pre­si­den­tes, en­tre los que se in­clu­ye al co­lom­biano An­drés Pas­tra­na, el me­xi­cano Fe­li­pe Cal­de­rón y el

es­pa­ñol Fe­li­pe González.

Pe­ro el go­bierno ni­ca­ra­güen­se ne­gó su res­pon­sa­bi­li­dad en los he­chos.

“No exis­ten fuer­zas de cho­que ni gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res afi­nes al go­bierno, por lo que no po­de­mos acep­tar que se nos pre­ten­da acu­sar de acon­te­ci­mien­tos do­lo­ro­sos y trá­gi­cos que no he­mos pro­vo­ca­do, que ja­más pro­vo­ca­re­mos”, se­ña­ló en tan­to un co­mu­ni­ca­do del go­bierno de Or­te­ga.

La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Ni­ca­ra­gua (CEN) anun­ció el jue­ves pa­sa­do que no reanu­da­rá el diá­lo­go con el que se bus­ca una sa­li­da a la cri­sis mien­tras “el pue­blo si­ga sien­do re­pri­mi­do y ase­si­na­do” en las ca­lles.

“He­mos vi­vi­do con pro­fun­do do­lor los acon­te­ci­mien­tos vio­len­tos per­pe­tra­dos” el miér­co­les “por gru­pos ar­ma­dos afi­nes al go- bierno con­tra la po­bla­ción ci­vil”, re­pu­dió el CEN.

Las ne­go­cia­cio­nes, que se ini­cia­ron el 16 de ma­yo con la me­dia­ción epis­co­pal en un cli­ma de ten­sión, fue­ron sus­pen­di­das tras ape­nas cua­tro se­sio­nes de­bi­do a la fal­ta de una agen­da con­sen­sua­da: mien­tras los re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad que­rían dis­cu­tir un ade­lan­to de las elec­cio­nes y la de­mo­cra­ti­za­ción del país, el go­bierno, que exi­gía el fin de las pro­tes­tas, de­nun­ció una cons­pi­ra­ción pa­ra “un gol­pe de Estado”.

En me­dio de los cues­tio­na­mien­tos por la re­pre­sión, Or­te­ga res­pon­sa­bi­li­zó a gru­pos de opo­si­ción con “agen­das po­lí­ti­cas es­pe­cí­fi­cas” de que­rer “ate­rro­ri­zar” a la po­bla­ción.

Du­ran­te los in­ci­den­tes re­sul­ta­ron que­ma­das ins­ta­la­cio­nes de la emi­so­ra ofi­cia­lis­ta Ra­dio Ya y una coo­pe­ra­ti­va de cré­di­to ru­ral. La fa­cha­da del es­ta­dio na­cio­nal de béis­bol, en tan­to, que­dó des­trui­da.

Tam­bién fue­ron ata­ca­dos dos me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Or­te­ga re­cha­zó los lla­ma­dos de sus ad­ver­sa­rios a de­jar el po­der, y el miér­co­les de­cla­ró du­ran­te una mar­cha ofi­cia­lis­ta que “Ni­ca­ra­gua no es pro­pie­dad pri­va­da de na­die”.

“Aquí nos que­da­mos to­dos”, es­pe­tó Or­te­ga el miér­co­les al re­cha­zar el lla­ma­do de em­pre­sa­rios, es­tu­dian­tes y so­cie­dad ci­vil pa­ra que de­je el po­der.

DIA­NA ULLOA - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.