Go­ber­na­do­res pro­vin­cia­les plan­tan ca­ra al pre­si­den­te Ma­cri

El ve­to a una ley que fre­na au­men­tos de ta­ri­fas, mar­có un pun­to de in­fle­xión en la re­la­ción del pre­si­den­te ar­gen­tino con los go­ber­na­do­res pro­vin­cia­les

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FER­NAN­DO GU­TIÉ­RREZ

El “gran acuer­do na­cio­nal” con­vo­ca­do por Ma­cri fue un fra­ca­so

La cues­tión de si Mauricio Ma­cri sa­lió for­ta­le­ci­do o de­bi­li­ta­do tras ve­tar la ley que fre­na los au­men­tos de ta­ri­fas es, por es­tas ho­ras, el te­ma de aná­li­sis en­tre los se­gui­do­res de la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na. Ex­plo­ta en las re­des so­cia­les de in­ter­net y ocu­pa ho­ras de es­pa­cio en la TV, pre­ma­tu­ra­men­te sin­to­ni­za­das en “mo­do elec­to­ral”.

Sin em­bar­go, el de­ba­te en el Con­gre­so y la pre­vi­si­ble con­clu­sión del ve­to ha de­ja­do otras se­ña­les que van más allá del even­tual “cos­to po­lí­ti­co” del pre­si­den­te y su ma­la per­for­man­ce en las en­cues­tas de opi­nión pú­bli­ca.

Pa­ra em­pe­zar, si una pri­me­ra con­clu­sión pue­de sa­car­se del epi­so­dio ta­ri­fas es que el “gran acuer­do na­cio­nal” con­vo­ca­do por Ma­cri es una de las ini­cia­ti­vas me­nos exi­to­sas de la his­to­ria.

El lí­der del blo­que pe­ro­nis­ta en el Senado, Mi­guel An­gel Pi­chet­to, que acu­ñó el con­cep­to de la con­vi­ven­cia con el pe­ro­nis­mo dia­lo­guis­ta que ga­ran­ti­za “go­ber­na­bi­li­dad” al Eje­cu­ti­vo a cam­bio de una bue­na re­la­ción con las go­ber­na­cio­nes pro­vin­cia­les, se mos­tró inusual­men­te rup­tu­ris­ta.

Si bien no afir­mó que el blo­que pe­ro­nis­ta fue­ra a boi­co­tear la agen­da le­gis­la­ti­va que le que­da pen­dien­te al ma­cris­mo – con te­mas im­por­tan­tes, co­mo la re­for­ma la­bo­ral–, in­si­nuó que el “pre­cio” a pa­gar por el con­sen­so en el Con­gre­so será aho­ra más ca­ro.

La alu­sión del je­fe del blo­que pe­ro­nis­ta a “la se­ñal po­lí­ti­ca en el sen­ti­do de que no se pue­de avan­zar con el ajus­te” apun­ta en ese sen­ti­do.

Y mar­ca un fuer­te con­tras­te res­pec­to de la ac­ti­tud que ese sec­tor ha­bía te­ni­do has­ta el mo­men­to. El pe­ro­nis­mo, con Pi­chet­to y los go­ber­na­do­res pro­vin­cia­les a la ca­be­za, le ha­bían da­do un apo­yo cru­cial a Ma­cri en mo­men­tos di­fí­ci­les.

Los ejem­plos de esa ayu­da son elo­cuen­tes: gra­cias a los vo­tos pe­ro­nis­tas se re­vir­tió la ley que re­ba­ja­ba el Im­pues­to a las Ga­nan­cias y tam­bién, du­ran­te el ca­lien­te di­ciem­bre pa­sa­do, se lo­gró una fór­mu­la de con­sen­so pa­ra el nue­vo cálcu­lo de ajus­te ju­bi­la­to­rio.

An­tes, la ges­tión de los go­ber­na­do­res ha­bía he­cho po­si­ble dos hi­tos del ma­cris­mo, co­mo el acuer­do con los fon­dos bui­tres y la apro­ba­ción de la ley de re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca a los ju­bi­la­dos y blan­queo fis­cal.

Nue­va eta­pa

En ese sen­ti­do, el de­ba­te por las ta­ri­fas significó un pun­to de in­fle­xión.

Por par­te del go­bierno, se no­tó un ape­go más fé­rreo a la dis­ci­pli­na fis­cal, lo cual se evi­den­ció en un ma­yor pro­ta­go­nis­mo del mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ni­co­lás Du­jov­ne, en­car­ga­do de po­ner­le nú­me­ros a la “irres­pon­sa­bi­li­dad” de la opo­si­ción. Ca­li­fi­có en $ 115.000 mi­llo­nes –unos US$ 4.500 mi­llo­nes– el cos­to fis­cal del freno ta­ri­fa­rio y afir­mó que, sin ve­to pre­si­den­cial, ello im­pli­ca­ría re­tro­ce­der un pun­to en el dé­fi­cit fis­cal, jus­to cuan­do se in­ten­ta mos­trar re­sul­ta­dos en el te­ma que le re­sul­ta más sen­si­ble al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal.

Y del la­do de los go­ber­na­do­res pro­vin­cia­les elec­tos por el pe­ro­nis­mo hu­bo tam­bién un cam­bio no­ta­ble. Es­tos lí­de­res son, de he­cho, los ha­ce­do­res de ma­yo­rías en el Senado, gra­cias a su influencia di­rec­ta so­bre los le­gis­la­do­res que les res­pon­den en for­ma per­so­nal.

En ca­da si­tua­ción de con­flic­to, el go­bierno ha­cía va­ler an­te esos lí­de­res pro­vin­cia­les su car­ta más per­sua­si­va: la “bi­lle­te­ra” fis­cal pa­ra re­par­tir pre­mios y cas­ti­gos por la vía im­po­si­ti­va. Mu­chas pro­vin­cias, ade­más, sa­lie­ron en los úl­ti­mos dos años a to­mar deu­da en dó­la­res en el ex­te­rior, apro­ve-

chan­do el mo­men­to fa­vo­ra­ble de cré­di­to pa­ra el país.

Y en ese con­tex­to el ma­cris­mo, por lo ge­ne­ral a tra­vés del mi­nis­tro del In­te­rior, Rogelio Fri­ge­rio, lo­gró con­sen­sos que im­pli­ca­ran oxí­geno fi­nan­cie­ro pa­ra las pro­vin­cias con ma­yo­res di­fi­cul­ta­des de ca­ja, a cam­bio de sos­te­ner la “go­ber­na­bi­li­dad”.

Ese es el pac­to que pa­re­ce ha­ber­se lesionado en es­ta úl­ti­ma vo­ta­ción. Ma­cri les co­bró ca­ro el gi­ro, al acu­sar­los pú­bli­ca­men­te de man­te­ner una ac­ti­tud hi­pó­cri­ta al im­pul­sar un pro­yec­to de ley en el que, ad­mi­tían en pri­va­do, no creían fac­ti­ble.

“Tie­nen que ex­pli­car por qué vo­ta­ron al­go que ellos mis­mos di­je­ron que era un desas­tre, un ma­ma­rra­cho. Me pe­dían que les ase­gu­re que lo iba a ve­tar. ¿ Pa­ra qué lo hi­cie­ron? ¿Que­rían ha­cer una de­mos­tra­ción de po­der? Ya sa­be­mos que tie­nen ma­yo­ría en ca­da cá­ma­ra, pe­ro no se equi­vo­quen. El po­der lo tie­ne la gen­te”, afir­mó Ma­cri en la con­fe­ren­cia de pren­sa “del día des­pués”.

Los prin­ci­pa­les en­cues­ta­do­res y ana­lis­tas de opi­nión pú­bli­ca atri­bu­yen la nue­va ac­ti­tud de los go­ber­na­do­res a la caí­da en la apro­ba­ción po­pu­lar so­bre la ges­tión Ma­cri.

Nú­me­ros pa­ra pro­bar eso so­bran: en una en­cues­ta de Ip­sos, ocho de ca­da diez fa­mi­lias ad­mi­te ha­ber re­cor­ta­do gas­tos del pre­su­pues­to ho­ga­re­ño co­mo con­se­cuen­cia de la in­fla­ción y la ma­yor pre­sión ta­ri­fa­ria. Y un con­tun­den­te 64% afir­ma que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca “va por mal ca­mino”.

Igual­men­te ex­pre­si­vo es el re­sul­ta­do de una en­cues­ta de Hu­go Hai­me, en la cual el 94,5% se mos­tró de acuer­do con que las “ta­ri­fas de ser­vi­cios pú­bi­cos co­mo la luz y el gas no pue­dan au­men­tar más que los sa­la­rios”.

¿Nue­va go­ber­na­bi­li­dad?

Los pró­xi­mos me­ses se­rán in­ten­sos pa­ra el ma­cris­mo, que no só­lo tie­ne te­mas pen­dien­tes en su agen­da de re­for­mas es­truc­tu­ra­les, sino que tie­ne que per­sua­dir al Fon­do Mo­ne­ta­rio de que man­tie­ne au­to­ri­dad po­lí­ti­ca co­mo pa­ra cum­plir un pro­gra­ma de du­re­za fis­cal y, lue­go, tie­ne que con­ven­cer a la opi­nión pú­bli­ca de que el acuer­do con el FMI no im­pli­ca­rá un cos­to so­cial.

El gran in­te­rro­gan­te, en ese mar­co, es cuál será la ac­ti­tud a adop­tar por el “pe­ro­nis­mo dia­lo­guis­ta”: ¿será el de­ba­te ta­ri­fa­rio el que mar­que la tó­ni­ca de lo que ven­drá, o por el con­tra­rio se abri­rá un es­pa­cio pa­ra la ne­go­cia­ción ba­jo nue­vas con­di­cio­nes?

El es­ce­na­rio que vie­ne no es di­fí­cil de ima­gi­nar: el acuer­do con el FMI es un ali­cien­te po­de­ro­so pa­ra que la opo­si­ción du­ra vuel­va a ga­nar la ca­lle con pro­tes­tas. E in­clu­so, co­mo que­dó de­mos­tra­do el 25 de ma­yo, es una con­sig­na lo su­fi­cien­te­men­te atrac­ti­va pa­ra que ha­ga con­fluir a sec­to­res con po­co en co­mún, co­mo el sin­di­ca­lis­mo mo­ya­nis­ta, la iz­quier­da tra­di­cio­nal, los pi­que­te­ros y la cla­se me­dia sim­pa­ti­zan­te con el kirch­ne­ris­mo.

Ese con­tex­to, su­ma­do al es­ce­na­rio eco­nó­mi­co com­pli­ca­do por la in­fla­ción y el dólar, y en ple­na cuen­ta re­gre­si­va pa­ra las elec­cio­nes, so­lo pue­de traer una con­se­cuen­cia: el “pre­cio” del apo­yo de los go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas a Ma­cri será más al­to de lo que fue has­ta aho­ra.

EITAN ABRAMOVICH - AFP

Pro­tes­tas en Bue­nos Ai­res en con­tra de los ajus­tes de ta­ri­fas y la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca del go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.