La eco­no­mía y el se­pa­ra­tis­mo son aho­ra pro­ble­mas de Pe­dro Sán­chez

Tras la caí­da de Ra­joy, el so­cia­lis­ta Pe­dro Sán­chez en­fren­ta una co­yun­tu­ra do­mi­na­da por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y la com­pli­ca­da si­tua­ción de Ca­ta­lu­ña

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

El nue­vo pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, el so­cia­lis­ta Pe­dro Sán­chez, tie­ne an­te sí un ho­ri­zon­te com­pli­ca­do, con la eco­no­mía y el con­ten­cio­so so­be­ra­nis­ta ca­ta­lán co­mo re­tos in­me­dia­tos y el pro­ble­ma de te­ner un re­du­ci­do gru­po par­la­men­ta­rio, lo que le exi­gi­rá con­ti­nuos apo­yos ex­ter­nos.

Sán­chez, lí­der de los so­cia­lis­tas es­pa­ño­les, fue in­ves­ti­do ayer je­fe del Eje­cu­ti­vo gra­cias a una mo­ción de cen­su­ra vic­to­rio­sa con­tra el con­ser­va­dor Mariano Ra­joy, que ha con­ta­do con el res­pal­do de 180 de los 350 es­ca­ños del Con­gre­so.

Es­te sá­ba­do, Sán­chez pro­me­te­rá o ju­ra­rá su car­go an­te el rey Fe­li­pe VI de Es­pa­ña en una ce­re­mo­nia en el Pa­la­cio de la Zar­zue­la, se­de de la je­fa­tu­ra del Estado es­pa­ñol, y se con­ver­ti­rá ofi­cial­men­te en el sép­ti­mo pre­si­den­te del Go­bierno de la de­mo­cra­cia en Es­pa­ña.

Los so­cia­lis­tas tie­nen 84 dipu­tados y Sán­chez ha lo­gra­do su­mar otros 96 pro­ce­den­tes de otros sie­te gru­pos, al­go que sus crí­ti­cos le echan en ca­ra por la di­fi­cul­tad de com­bi­nar los in­tere­ses de to­dos ellos.

“Hoy ga­na la de­mo­cra­cia”, pro­cla­mó Sán­chez jus­to des­pués de la vo­ta­ción pa­ra de­jar cla­ro que son las ma­yo­rías par­la­men­ta­rias las que po­nen y qui­tan go­bier­nos.

La pri­me­ra mo­ción de cen­su­ra triun­fa­do­ra en la his­to­ria de­mo­crá­ti­ca es­pa­ño­la, que tu­vo el apo­yo del Par­ti­do So­cia­lis­ta, de la coa­li­ción de iz­quier­da Unidos Po­de­mos y de los gru­pos na­cio­na­lis­tas e in­de­pen­den­tis­tas del País Vas­co y Ca­ta­lu­ña, ha te­ni­do mu­cho de “no” a Ra­joy, azo­ta­do por los es­cán­da­los de co­rrup­ción y en es­pe­cial por la sen­ten­cia de la Au­dien­cia Na­cio­nal del 24 de ma­yo, que con­de­na­ba al PP por lu­crar­se eco­nó­mi­ca­men­te de una tra­ma em­pre­sa­rial co­rrup­ta.

Pe­ro tam­bién por la cri­sis en Ca­ta­lu­ña, don­de los se­ce­sio­nis­tas que han im­pul­sa­do un pro­ce­so ile­gal de in­de­pen­den­cia le han pa­sa­do la fac­tu­ra por­que apli­có la Cons­ti­tu­ción pa­ra des­ti­tuir al Ga­bi­ne­te re­gio­nal y asu­mir tem­po­ral­men­te sus com­pe­ten­cias pa­ra vol­ver a la le­ga­li­dad.

Sán­chez ha te­ni­do la visión de apro­ve­char el mo­men­to y pre­sen­tar una mo­ción de cen­su­ra que al prin­ci­pio pa­re­cía des­ti­na­da al fra­ca­so y que al fi­nal se ha im­pues­to.

Pa­ra ello ha apos­ta­do por el diá- lo­go pa­ra su­pe­rar las di­fe­ren­cias, pe­ro sin asu­mir com­pro­mi­sos, por­que ya di­jo an­tes del de­ba­te que no iba a ne­go­ciar apo­yos.

Fren­te a quie­nes le plan­tean la con­ve­nien­cia de con­vo­car elec­cio­nes pa­ra que los es­pa­ño­les se pro­nun­cien Sán­chez ha elu­di­do po­ner fe­cha a las ur­nas y ha he­cho hin­ca­pié en que pri­me­ro es ne­ce­sa­rio re­cu­pe­rar la dig­ni­dad y la es­ta­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes.

Su prio­ri­dad será –di­ce– fa­vo­re­cer la cohe­sión so­cial y te­rri­to­rial de Es­pa­ña, que con­si­de­ra da­ña­da por los ca­si seis años y me­dio de Go­bierno de Ra­joy.

Ello sin rom­per el prin­ci­pio de es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria y cum­plien­do con “los de­be­res eu­ro­peos”. Sán­chez y su fu­tu­ro Ga­bi­ne­te ten­drán que asu­mir los Pre­su­pues­tos del Estado que fue­ron apro­ba­dos ha­ce nue­ve días por el Con­gre­so con el vo­to con­tra­rio de los so­cia­lis­tas.

Esa pa­ra­do­ja se de­be a que el nue­vo pre­si­den­te ad­mi­tió du­ran­te el de­ba­te las cuen­tas del Estado en vi­gor pa­ra ase­gu­rar­se el apo­yo de los cin­co dipu­tados del PNV (na­cio­na­lis­tas vas­cos mo­de­ra­dos), fun­da­men­ta­les pa­ra ser in­ves­ti­do.

Apar­te de la con­ce­sión a los vas­cos, acep­tar los Pre­su­pues­tos es una se­ñal de que pre­ten­de man­te­ner la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca en el país y ga­ran­ti­zar la go­ber­na­bi­li­dad

“Es­te no es nues­tro pre­su­pues­to, pe­ro no lo va­mos a re­ti­rar por res­pon­sa­bi­li­dad de Estado y nos va­mos a cen­trar en el fu­tu­ro”, ha di­cho du­ran­te el de­ba­te, en el que, asi­mis­mo, se com­pro­me­tió a im­pul­sar me­di­das pa­ra ha­cer un pac­to de ren­tas y la igual­dad sa­la­rial.

Aho­ra que­da la in­cóg­ni­ta de qué ti­po de Go­bierno for­ma­rá Sán­chez, aun­que en el Con­gre­so ha di­cho que será “so­cia­lis­ta, pa­ri­ta­rio y eu­ro­peís­ta”, y si in­te­gra­rá a in­de­pen­dien­tes que su­pon­gan un gui­ño a los va­rio­pin­tos apo­yos que ha te­ni­do pa­ra ser el sép­ti­mo pre­si­den­te del Go­bierno en la ac­tual eta­pa de­mo­crá­ti­ca es­pa­ño­la.

Por de­lan­te que­dan dos años de le­gis­la­tu­ra, has­ta ju­nio de 2020, aun­que una de las pre­rro­ga­ti­vas del je­fe del Eje­cu­ti­vo es an­ti­ci­par­las.

O. DEL PO­ZO - AFP

Ra­joy aban­do­na el Par­la­men­to es­pa­ñol lue­go de de­jar el po­der tras la apro­ba­ción de la mo­ción de cen­su­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.