Una cri­sis po­lí­ti­ca que pue­de arras­trar al mun­do

La Unión Eu­ro­pea in­gre­sa en una fa­se pe­li­gro­sa por los gra­ves pro­ble­mas de Ro­ma pa­ra de­sig­nar un nue­vo go­bierno y el tono po­pu­lis­ta que ad­qui­rió el país

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - NEIL IR­WIN

La ter­ce­ra eco­no­mía más gran­de de la eu­ro­zo­na tie­ne una de las deu­das pú­bli­cas más ele­va­das del pla­ne­ta

La dis­fun­ción po­lí­ti­ca ita­lia­na no es na­da nue­vo; es­ta dis­fun­ción, que se es­par­ce a lo lar­go de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros mun­dia­les y tie­ne el po­ten­cial de cam­biar drás­ti­ca­men­te a Eu­ro­pa, es al­go con lo que el mun­do des­per­tó la ma­ña­na del mar­tes pa­sa­do.

¿Qué es lo que se­ña­lan real­men­te los mer­ca­dos y qué tan­to pe­li­gro hay pa­ra la eco­no­mía mun­dial? Pa­ra res­pon­der eso, es útil des­en­re­dar los flu­jos en­con­tra­dos de la po­lí­ti­ca ita­lia­na, las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas, los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y las eco­no­mías mun­dia­les.

El pre­si­den­te ita­liano Ser­gio Mat­ta­re­lla re­cha­zó a un can­di­da­to an­ti UE co­mo mi­nis­tro de Eco­no­mía, sen­tan­do las ba­ses pa­ra las elec­cio­nes que se lle­va­rán a ca­bo en unos me­ses y que po­drían im­ple­men­tar una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria hos­til ha­cia las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas.

En efec­to, esos acon­te­ci­mien­tos han au­men­ta­do la pro­ba­bi­li­dad de que ha­ya una con­fron­ta­ción en­tre las au­to­ri­da­des en Ro­ma y los fun­cio­na­rios de Bru­se­las, Ber­lín y Fránc­fort en re­la­ción con el gas­to de­fi­ci­ta­rio, re­ve­lan­do un po­si­ble desen­la­ce pa­ra la Unión Eu­ro­pea, in­clu­so si no es el más pro­ba­ble.

Las nue­vas elec­cio­nes ita­lia­nas ayu­da­rían a de­ci­dir si ese es el ca­so. En las úl­ti­mas elec­cio­nes, en mar­zo, los par­ti­dos populistas es­cép­ti­cos res­pec­to de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas ga­na­ron la ma­yo­ría de las cu­ru­les en el Par­la­men­to, pe­ro in­clu­ye­ron a par­ti­dos tan­to de de­re­cha co­mo de iz­quier­da, que des­de en­ton­ces han ba­ta­lla­do pa­ra for­mar una coa­li­ción.

Si los populistas man­tie­nen o ex­pan­den sus ven­ta­jas en las elec­cio­nes, au­men­tan las po­si­bi­li­da­des de fric­ción en­tre los po­lí­ti­cos ita­lia­nos que bus­can au­men­tar el gas­to y la Co­mi­sión Eu­ro­pea, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y el go­bierno ale­mán, que in­sis­ten en la aus­te­ri­dad fis­cal co­mo una con­di­ción pa­ra, en­tre otras co­sas, com­pras con­ti­nuas de bo­nos ita­lia­nos por par­te del BCE.

En con­se­cuen­cia, la Unión Eu­ro­pea es­tá en­tran­do a una fa­se pe­li­gro­sa más, tras va­rios años de cri­sis que co­men­za­ron en Gre­cia ha­ce nue­ve años. Na­die con­fun­di­ría los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos con el gran dra­ma­tis­mo de la cri­sis de la eu­ro­zo­na de 2010 a 2012. Sin em­bar­go, las úl­ti­mas apues­tas de­fi­ni­ti­vas son más al­tas. Ita­lia es un país con una ma­yor po­bla­ción que Gre­cia, se en­cuen­tra más en el cen­tro de la Unión Eu­ro­pea y tie­ne una deu­da pú­bli­ca mu­cho más ele­va­da.

Se­ña­les de los mer­ca­dos

Los mo­vi­mien­tos de es­ta se­ma­na —un au­men­to re­pen­tino de las ga­nan­cias de los bo­nos ita­lia­nos, y caí­das en el eu­ro y los mer­ca­dos en to­do el mun­do— su­gie­ren que el ries­go de que ha­ya un re­sul­ta­do ca­tas­tró­fi­co pa­ra Eu­ro­pa ha au­men­ta­do des­pués de un fin de se­ma­na de dra­ma po­lí­ti­co en Ro­ma, pe­ro que es­te to­da­vía es po­co pro­ba­ble.

Has­ta aho­ra, hay po­cos sig­nos de “efec­tos con­ta­gio­sos”, en los que los acon­te­ci­mien­tos en Ita­lia pue­dan crear una cri­sis anun­cia­da en otros paí­ses con desafíos eco­nó­mi­cos si­mi­la­res. No obs­tan- te, Ita­lia es la ter­ce­ra eco­no­mía más gran­de de la eu­ro­zo­na y tie­ne una de las deu­das pú­bli­cas más ele­va­das del pla­ne­ta. Una cri­sis en Ita­lia po­dría po­ner en ries­go a los ban­cos y las car­te­ras de in­ver­sión en el res­to del mun­do.

Los cos­tos de en­deu­da­mien­to del go­bierno ita­liano de dos años se dis­pa­ra­ron de un 0,94 % a un 2,42 % el mar­tes pa­sa­do, a me­di­da que los in­ver­sio­nis­tas exi­gían una re­mu­ne­ra­ción más ele­va­da por el ries­go de que el go­bierno ita­liano pue­da pa­gar­les no con el eu­ro só­li­do sino con una mo­ne­da me­nos va­lio­sa y de re­cien­te emi­sión.

Mien­tras tan­to, las ga­nan­cias de los bo­nos es­pa­ño­les de dos años mos­tra­ron un li­ge­ro in­cre­men­to el mar­tes: a di­fe­ren­cia de las ga­nan­cias ita­lia­nas, de 1,48 pun­tos por­cen­tua­les, las es­pa­ño­las so­lo au­men­ta­ron 0,07 pun­tos por­cen­tua­les.

“Real­men­te se ha lo­gra­do apa­gar el con­ta­gio”, co­men­tó Me­gan Gree­ne, prin­ci­pal eco­no­mis­ta mun­dial de Ma­nu­li­fe As­set Ma­na­ge­ment. “Me pa­re­ce que los in­ver­sio­nis­tas es­tán en lo co­rrec­to al ver es­to co­mo un ries­go es­pe­cí­fi­co pa­ra Ita­lia por aho­ra”.

Los in­ver­sio­nis­tas de bo­nos pa­re­cen con­ven­ci­dos de que el pro­ble­ma no es una pér­di­da de con­fian­za ge­ne­ra­li­za­da en la ca­pa­ci­dad de las na­cio­nes del sur de Eu­ro­pa de pa­gar sus deu­das. Des­de 2012, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo ha in­fun­di­do con­fian­za en que es­tá dis­pues­to a ha­cer “lo que sea ne­ce­sa­rio” –pa­ra usar la fra­se me­mo­ra­ble del pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi– a fin de con­ser­var el eu­ro.

El di­le­ma de Eu­ro­pa

Lo que es­tá ocu­rrien­do en Ita­lia es una cri­sis más po­lí­ti­ca que fi­nan­cie­ra. Las he­rra­mien­tas de Drag­hi son úti­les so­lo cuan­do los lí­de­res elec­tos de un país es­tán tra­tan­do de evi­tar una cri­sis. Son de po­ca uti­li­dad si un go­bierno en ver­dad quiere se­pa­rar­se del res­to de Eu­ro­pa.

Otros paí­ses eu­ro­peos, en es­pe­cial la po­de­ro­sa Ale­ma­nia, ten­drán po­cos de­seos de sub­si­diar lo que con­si­de­ran un des­pil­fa­rro fis­cal en Ita­lia. El im­pul­so ha­cia una ma­yor uni­dad eco­nó­mi­ca en Eu­ro­pa des­de la cri­sis grie­ga ha in­clui­do ga­ran­ti­zar con­jun­ta­men­te la com­pra de bo­nos gu­ber­na­men­ta­les por par­te de los ban­cos del con­ti­nen­te y el BCE.

Si hay con­flic­to, am­bos la­dos tie­nen mo­ti­vos pa­ra re­sol­ver las co­sas. Ale­ma­nia y las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas cier­ta­men­te no desean el co­lap­so de la eu­ro­zo­na. Ade­más, den­tro de Ita­lia, las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de una se­pa­ra­ción de Eu­ro­pa son tan gra­ves, que hay ra­zo­nes pa­ra lle­gar a un acuer­do.

Ries­gos mun­dia­les

Has­ta aho­ra, el da­ño a los mer­ca­dos fue­ra de Ita­lia se li­mi­ta prin­ci­pal­men­te a una li­qui­da­ción en los mer­ca­dos bur­sá­ti­les mun­dia­les, in­clu­yen­do una caí­da del 1,2 % en el ín­di­ce S&P 500 el mar­tes pa­sa­do. Co­mo sue­le su­ce­der cuan­do el res­to del mun­do pa­re­ce ries­go­so, el di­ne­ro flu­yó ha­cia los bo­nos del Te­so­ro, dis­mi­nu­yen­do las ta­sas de in­te­rés en Estados Unidos.

Sin du­da, Ita­lia fue quien co­rrió el ma­yor ries­go eco­nó­mi­co, se­gui­da del res­to de Eu­ro­pa. Sin em­bar­go, una co­sa que ha que­da­do cla­ra a lo lar­go de la úl­ti­ma dé­ca­da es có­mo los efec­tos pue­den di­se­mi­nar­se de ma­ne­ra im­pre­de­ci­ble en épo­cas de per­tur­ba­ción fi­nan­cie­ra.

Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, el mun­do ha ex­pe­ri­men­ta­do una se­rie con­ti­nua de cri­sis, en las cua­les la tor­men­ta fi­nan­cie­ra ali­men­ta una de­ses­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que in­ten­si­fi­ca la dis­fun­ción po­lí­ti­ca ca­paz de di­se­mi­nar­se —a tra­vés de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros— a otros con­ti­nen­tes y re­pe­tir el pa­trón.

Na­die ha­bría pen­sa­do que una cri­sis cen­tra­da en los prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios en Estados Unidos de­mos­tra­ría ser lo que dis­pa­ra­ra las cri­sis en Gre­cia y en to­da Eu­ro­pa to­dos es­tos años. Si las co­sas sa­len mal en Ita­lia, no hay for­ma de pre­de­cir dón­de po­drían ver­se sus con­se­cuen­cias no­ci­vas.

CI­RO FUSCO - EFE

Ita­lia su­fre una cri­sis po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.