Una nue­va mo­ne­da en una su­rrea­lis­ta eco­no­mía

Go­bierno ve­ne­zo­lano pla­nea qui­tar­le tres ce­ros al bo­lí­var y emi­tir nue­vos bi­lle­tes

El Observador Fin de Semana - Mundo - - MUNDO -

Los pre­cios de las com­pras co­ti­dia­nas au­men­tan dia­ria­men­te en Ve­ne­zue­la. La in­fla­ción, que ha ace­cha­do la na­ción du­ran­te años aho­ra se ha con­ver­ti­do en hiperinflación. El año pa­sa­do, los pre­cios al con­su­mi­dor au­men­ta­ron un 2.500%, por mu­cho la ta­sa más al­ta a ni­vel mun­dial. Es­te año, se es­pe­ra que au­men­ten en un 13.000%.

Cuan­do vi­ne por pri­me­ra vez a fi­na­les de 2016, la ta­sa del mer­ca­do ne­gro era de 3.000 bo­lí­va­res por dólar es­ta­dou­ni­den­se, la única ta­sa que guarda re­la­ción con la realidad en es­ta eco­no­mía ca­da vez más su­rrea­lis­ta. Hoy, la ta­sa es de ca­si 1 mi­llón por dólar.

Las ci­fras son ver­ti­gi­no­sas. En un su­per­mer­ca­do en el dis­tri­to re­la­ti­va­men­te ri­co de Cha­cao, una la­ta de to­ma­tes cuesta 1.553.143 bo­lí­va­res. Eso pue­de so­nar un po­co ca­ro, pe­ro es me­nos de US$ 2. Una bol­sa de pas­ta de 500 gra­mos cuesta 886.666 bo­lí- va­res, apro­xi­ma­da­men­te US$ 1.

En tér­mi­nos de dó­la­res, los pre­cios no son exor­bi­tan­tes. Es­tán a la par de lo que se po­dría pa­gar en otros lu­ga­res de Amé­ri­ca La­ti­na. Pe­ro los sa­la­rios ve­ne­zo­la­nos se han des­plo­ma­do en tér­mi­nos reales. El sa­la­rio mí­ni­mo men­sual es aho­ra la in­sul­tan­te ci­fra de 2.550.000 bo­lí­va­res, o me­nos de US$ 3. Con eso se com­pra una la­ta de to­ma­tes y una bol­sa de pas­ta. No es de sor­pren­der­se que la ma­yor par­te del país es­té ham­brien­ta.

La hi­per inf la­ción tam­bién trae pro­ble­mas lo­gís­ti­cos. ¿Có­mo pue­des con­se­guir 902.950.000 bo­lí­va­res? Ya el año pa­sa­do los ve­ne­zo­la­nos car­ga­ban con gran­des can­ti­da­des de bi­lle­tes pa­ra pa­gar artículos re­la­ti­va­men­te pe­que­ños, pe­ro aho­ra esos bi­lle­tes son tan inú­ti­les que el efec­ti­vo no es una bue­na op­ción. El úni­co mé­to­do de pa­go rea­lis­ta es una tar­je­ta de dé­bi­to vin­cu­la­da a una cuen­ta ban­ca­ria ve­ne­zo­la­na. La hiperinflación es­tá con­vir­tien­do rá­pi­da­men­te a Ve­ne­zue­la en una eco­no­mía sin efec­ti­vo.

Tam­bién es­tá ali­men­tan­do la do­la­ri­za­ción. Ca­da vez más, los ten­de­ros re­cha­zan el bo­lí­var y acep­tan los ‘ bi­lle­tes ver­des’ co­mo la mo­ne­da du­ra; es­to re­sul­ta iró­ni­co da­da la in­sis­ten­cia de Ni­co­lás Ma­du­ro en que Ve­ne­zue­la de­be­ría re­cha­zar el dólar “im­pe­ria­lis­ta” y adop­tar el ren­min­bi y el ru­blo.

La so­lu­ción del pre­si­den­te re­cién re­elec­to pa­ra la hi­per­in- fla­ción es bur­da. El pró­xi­mo lu­nes, pla­nea qui­tar­le tres ce­ros al bo­lí­var, y emi­tir nue­vos bi­lle­tes ape­nas un año des­pués del lo­te an­te­rior. La his­to­ria su­gie­re que es­to no va a fun­cio­nar.

Si exis­te un pun­to pe­que­ño y bri­llan­te en es­te os­cu­ro uni­ver­so de ma­la ges­tión eco­nó­mi­ca, es és­te: que la hiperinflación pa­re­ce ha­ber ge­ne­ra­do una ex­tra­or­di­na­ria can­ti­dad de con­fian­za en­tre los ve­ne­zo­la­nos co­mu­nes y co­rrien­tes. La ma­yo­ría se da cuen­ta de que los apa­go­nes, las fa­llas de In­ter­net y la es­ca­sez de efec­ti­vo ha­cen que in­clu­so las transac­cio­nes más sim­ples sean un do­lor de ca­be­za, y, por lo tan­to, se tra­tan con más pa­cien­cia.

Sin em­bar­go, la con­fian­za tie­ne un lí­mi­te. Los ve­ne­zo­la­nos ne­ce­si­tan una so­lu­ción ge­nui­na; los pa­ra­li­zan­tes au­men­tos de pre­cios es­tán lle­van­do a más per­so­nas a la po­bre­za y pro­vo­can­do que mi­les de per­so­nas hu­yan del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.