Ve­ne­zue­la y las acu­sa­cio­nes en la OEA. ¿Qué ocu­rre si el ca­so pa­sa a La Ha­ya?

Ni­co­lás Ma­du­ro y al­tos fun­cio­na­rios po­drían ir a jui­cio por su­pues­tos crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad. Tam­bién avan­za una even­tual sus­pen­sión de la OEA. ¿Qué si­gue aho­ra?

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FABIANA CULSHAW

“Ma­du­ro no po­drá in­vo­car in­mu­ni­dad, ni se­ña­lar que el jui­cio de­be rea­li­zar­se en su país. Además, los crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad no pres­cri­ben”

Mi­los Al­ca­lay

EX EM­BA­JA­DOR DE VE­NE­ZUE­LA

Aun­que la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal en­cuen­tre cul­pa­ble al go­bierno de Ve­ne­zue­la, es­to no sig­ni­fi­ca­rá que ne­ce­sa­ria­men­te es­te ten­ga que de­jar el man­do

No pier­de el tem­ple an­te las cá­ma­ras. Aun ba­jo las más gra­ves acu­sa­cio­nes, se man­tie­ne cal­ma­do y con son­ri­sa de már­mol. So­lo hay dos op­cio­nes: se sos­tie­ne en un con­ven­ci­mien­to fé­rreo en la “re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na”, o tie­ne un es­tó­ma­go de hie­rro a prue­ba de to­do ti­po de se­ña­la­mien­tos.

Lo cier­to es que Ma­du­ro vie­ne so­por­tan­do una se­rie de si­tua­cio­nes que ha­rían tam­ba­lear a cual­quier man­da­ta­rio: des­de san­cio­nes del go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y la Unión Eu­ro­pea, has­ta el re­cha­zo de la ma­yo­ría de sus ho­mó­lo­gos de la re­gión.

Las cues­tio­na­das elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Ve­ne­zue­la del pa­sa­do 20 de ma­yo fue­ron el de­to­nan­te de to­da esa pre­sión in­ter­na­cio­nal. Lo más re­cien­te es­tá da­do por la OEA, or­ga­ni­za­ción que afir­ma te­ner “fun­da­men­to su­fi­cien­te” so­bre la exis­ten­cia de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad en Ve­ne­zue­la co­me­ti­dos en­tre 2014 y 2017; in­for­me que po­dría lle­var a Ma­du­ro y a otros al­tos fun­cio­na­rios de su país an­te la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal de La Ha­ya.

El otro he­cho gra­ve con­tra ese go­bierno es la re­so­lu­ción de la OEA del pa­sa­do mar­tes que abre la puer­ta a una even­tual sus­pen­sión de Ve­ne­zue­la de la or­ga­ni­za­ción, por quie­bre del or­den de­mo­crá­ti­co. Pe­ro to­do es­to, ¿qué con­se­cuen­cias pue­de te­ner?

“Un pro­ce­so y even­tual jui­cio a al­tos fun­cio­na­rios de Ve­ne­zue­la en la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal de La Ha­ya es un pro­ce­so len­to y de di­fí­cil re­so­lu­ción por­que, co­mo tal, no tie­ne pre­ce­den­tes. Los ca­sos más cer­ca­nos fue­ron los jui­cios de Nu­rem­berg a ofi­cia­les ale­ma­nes por crí­me­nes en la II Gue­rra Mun­dial (1945); el jui­cio a Jean Paul Aka­ye­su (acu­sa­do de ge­no­ci­dio en Ruan­da en 1995); y el de Slo­bo­dan Mi­lo­se­vic (pre­si­den­te de Yu­gos­la­via, por crí­me­nes de gue­rra, con­tra la hu­ma­ni­dad y ge­no­ci­dio en 2001). Sin em­bar­go, esos pre­ce­den­tes son muy di­fe­ren­tes al ca­so ve­ne­zo­lano por­que ac­tua­ron tri­bu­na­les ad-hoc, no el de La Ha­ya. Además, el Tra­ta­do de Ro­ma de la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal en­tró en vi­gen­cia re­cién a par­tir de año 2002”, di­jo a El Ob­ser­va­dor Mi­los Al­ca­lay, exem­ba­ja­dor de Ve­ne­zue­la, abo­ga­do y es­pe­cia­lis­ta en te­mas in­ter­na­cio­na­les.

El Tra­ta­do de Ro­ma, que sí apli­ca pa­ra el ca­so ve­ne­zo­lano, sig­ni­fi­ca que, por ejem­plo, los acu­sa­dos no pue­den in­vo­car in­mu­ni­dad, o se­ña­lar que el pro­ce­so de­be rea­li­zar­se en su país. Además, los de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad no pres­cri­ben, por lo que si hu­bie­ra una tran­si­ción de man­do en Ve­ne­zue­la, Ma­du­ro se­ría igual­men­te pro­ce­sa­do por sus ac­cio­nes du­ran­te el pe­río­do de su go­bierno.

An­te un po­si­ble es­ce­na­rio de que Ma­du­ro y su equi­po de go­bierno sean ha­lla­dos cul­pa­bles por la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal, la con­de­na se eje­cu­ta­ría a tra­vés de las ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les. “Un es­ce­na­rio se­ría es­pe­rar a que sal­gan de Ve­ne­zue­la pa­ra arres­tar­los en el ex­te­rior o que, en el ca­so de una tran­si­ción po­lí­ti­ca, las mis­mas au­to­ri­da­des de ese país los en­tre­guen, co­mo su­ce­dió con Mi­lo­se­vic”, di­jo Al­ca­lay.

Más allá de los re­sul­ta­dos que se lo­gren con un jui­cio in­ter­na­cio­nal sin pre­ce­den­tes (y por en­de con cier­tas in­cer­te­zas), “el he­cho de que se abra un ca­so de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas con­tra un pre­si­den­te en ejer­ci­cio en La Ha­ya es un gran pa­so en ma­te­ria de de­re­cho in­ter­na­cio­nal pú­bli­co”, opi­nó el di­plo­má­ti­co.

Sin em­bar­go, hay que te­ner en cuen­ta al­go fun­da­men­tal: aun­que la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal, lle­ga­do el mo­men­to, en­cuen­tre cul­pa­ble al go­bierno de Ve­ne­zue­la de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad, es­to no sig­ni­fi­ca­rá que ne­ce­sa­ria­men­te es­te ten­ga que de­jar el man­do.

Es cla­ro que Ma­du­ro y otros al­tos fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos se­rían ob­je­to de un re­pu­dio in­ter­na­cio­nal más abier­ta­men­te de­cla­ra­do, pe­ro la his­to­ria mues­tra que, aun así, mu­chos go­ber­nan­tes se man­tie­nen afe­rra­dos al po­der.

La sa­li­da de la OEA

En la me­di­da en que el go­bierno de Ma­du­ro so­li­ci­tó sa­lir de la OEA el 28 de abril de 2017 y ese pro­ce­so es­tá en mar­cha, una po­si­ble sus­pen­sión de Ve­ne­zue­la por par­te de la or­ga­ni­za­ción tie­ne una pe­na­li­dad más mo­ral que efec­ti­va.

A di­fe­ren­cia de la ex­pul­sión, si la sus­pen­sión pro­ce­de, Ve­ne­zue­la po­dría re­tor­nar a la OEA una vez cum­pla con los re­qui­si­tos de de­mo­cra­cia y de­re­chos hu­ma­nos que se exi­ge a los paí­ses miem­bros.

Exis­ten dos pre­ce­den­tes: la ex- pul­sión de Cu­ba (con Fi­del Cas­to, des­de 1962), y la sus­pen­sión de Hon­du­ras (con el gol­pe de Es­ta­do que de­rro­có a Ma­nuel Ze­la­ya, en 2009). En el pri­me­ro, el go­bierno de La Habana fue ex­pul­sa­do de la or­ga­ni­za­ción por su ad­he­sión al mar­xis­mo-le­ni­nis­mo. En el se­gun­do, la sus­pen­sión se dio por rup­tu­ra del or­den de­mo­crá­ti­co. Una vez re­es­ta­ble­ci­do, Hon­du­ras re­tor­nó a la OEA, en 2011.

Mos­tran­do las uñas

Co­mo era de es­pe­rar, el go­bierno ve­ne­zo­lano re­cha­za la po­si­ción de la OEA y la descalifica por “res­pon­der a in­tere­ses im­pe­ria­lis­tas”.

No obs­tan­te, ca­be ob­ser­var que Ma­du­ro or­de­nó la li­be­ra­ción de un nue­vo grupo de pre­sos po­lí­ti­cos el pa­sa­do 2 de ju­nio y su­gi­rió te­ner dis­po­si­ción a acep­tar ayu­da hu­ma­ni­ta­ria pa­ra que in­gre­sen ali­men­tos y me­di­ci­nas al país, lo que has­ta aho­ra ha­bía re­cha­za­do de plano.

¿De qué ser­vi­rá es­to? Se­rá un ali­vio pa­ra mu­chos ve­ne­zo­la­nos, pe­ro de na­da le ser­vi­rá al man­da­ta­rio si su in­ten­ción fue­ra cam­biar, ne­go­ciar, o ate­nuar el pro­ce­so de una in­ves­ti­ga­ción a su go­bierno que se ade­lan­ta con to­da la fuer­za.

Nó­te­se que mien­tras Ma­du­ro mues­tra esos men­cio­na­dos “ges­tos de bue­na vo­lun­tad”, en los úl­ti­mos días no han mer­ma­do en Ve­ne­zue­la los arres­tos a mi­li­ta­res con­si­de­ra­dos di­si­den­tes, ni las ame­na­zas a la po­bla­ción ci­vil, ni el con­trol so­cial fé­rreo a tra­vés de la en­tre­ga dis­cre­cio­nal de ali­men­tos. Tam­bién se apro­xi­ma una re­con­ver­sión mo­ne­ta­ria que no re­pre­sen­ta nin­gún cam­bio de rum­bo en el mo­de­lo eco­nó­mi­co de la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na. Ahí se ven las ver­da­de­ras uñas de un Ma­du­ro de­fen­dien­do su po­si­ción sin ce­der un ápi­ce.

El go­bierno de Do­nald Trump, por su par­te, ha di­cho cla­ra­men­te que no de­ten­drá sus san­cio­nes con­tra los al­tos fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos “has­ta que se ins­tau­re nue­va­men­te la de­mo­cra­cia en ese país”, co­mo si eso tum­ba­ra go­bier­nos.

Más allá de in­for­mes y pro­ce­sos, una reali­dad se im­po­ne: los ve­ne­zo­la­nos si­guen re­bus­cán­do­se co­mo pue­den pa­ra sub­sis­tir, pro­te­gien­do lo po­co que tie­nen y sin­tien­do que la es­pe­ran­za es lo úl­ti­mo que se pier­de.

AFP

Can­ci­ller ve­ne­zo­lano, Jor­ge Arrea­za, en la se­de de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.