“Co­lom­bia de­be­rá evi­tar es­ca­la­das con Ve­ne­zue­la”

El po­li­tó­lo­go e in­ter­na­cio­na­lis­ta co­lom­biano Ro­nal Rodríguez ex­pli­ca los di­fí­ci­les mo­men­tos de la reali­dad ve­ne­zo­lano-co­lom­bia­na

El Observador Fin de Semana - Mundo - - MUNDO - POR FABIANA CULSHAW

Ro­nal Rodríguez se de­di­ca a es­tu­diar el ca­so ve­ne­zo­lano des­de ha­ce más de 14 años (a par­tir de las pri­me­ras eta­pas del pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio). Con su equi­po desa­rro­lló in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la po­lí­ti­ca del cha­vis­mo, las “mi­sio­nes so­cia­les”, las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les y te­mas de fron­te­ra.

Des­de 2014 la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio no le per­mi­te al cuer­po aca­dé­mi­co del Ob­ser­va­to­rio Ve­ne­zue­la via­jar al país ve­cino, por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad. No obs­tan­te, con­ti­núan sus in­ves­ti­ga­cio­nes a dis­tan­cia.

Ve­ne­zue­la lle­gó a ser una de las de­mo­cra­cias más em­ble­má­ti­cas de la re­gión, ¿en qué es­tá quedando to­do eso?

Sí, lo fue. Aho­ra atra­vie­sa un re­tro­ce­so de­mo­crá­ti­co alar­man­te, y tam­bién eco­nó­mi­co.

En Amé­ri­ca La­ti­na hu­bo dic­ta­du­ras que ma­ne­ja­ron el te­ma eco­nó­mi­co de una for­ma ex­pe­di­ta y mu­chos cre­ye­ron que ese ti­po de re­gí­me­nes era la úni­ca for­ma de desa­rro­llo. Por ejem­plo, Pi­no­chet en Chi­le, a pe­sar del cie­rre de­mo­crá­ti­co de su país, lo­gró re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos lla­ma­ti­vos. Co­rea del Sur tam­po­co fue un mo­de­lo de de­mo­cra­cia en la se­gun­da mi­tad del si­glo pa­sa­do, pe­ro par­te de su desa­rro­llo eco­nó­mi­co se des­pren­de de esa épo­ca.

Pro­ce­sos co­mo esos hi­cie­ron creer en el es­pe­jis­mo de la dic­ta­du­ra co­mo bue­na ad­mi­nis­tra­ción eco­nó­mi­ca. Pe­ro el ca­so ve­ne­zo­lano es una mues­tra de que la pre­mi­sa no es ver­dad.

Sin em­bar­go, exis­ten al­gu­nos sec­to­res en Ve­ne­zue­la que pien­san que la re­cons­truc­ción eco­nó­mi­ca re­que­ri­ría una “dic­ta­du­ra desa­rro­llis­ta”. ¿Es así?

Eso es una ver­da­de­ra pe­na, por­que Amé­ri­ca La­ti­na lle­va más de 30 años de con­so­li­da­ción de­mo­crá­ti­ca y per­mi­tir o creer que es a tra­vés de la sa­li­da au­to­ri­ta­ria que se re­cu­pe­ra el sis­te­ma eco­nó­mi­co y so­cial, sig­ni­fi­ca un re­tro­ce­so pa­ra Ve­ne­zue­la y la re­gión.

Aun an­te la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria, el go­bierno de Ma­du­ro no rec­ti­fi­ca su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. ¿Se­gui­rá con­fian­do en su mo­de­lo eco­nó­mi­co, o le con­vie­ne que la po­bla­ción pa­se ne­ce­si­da­des co­mo for­ma de con­trol so­cial?

Hay una mez­cla de las dos co­sas. En un prin­ci­pio hu­bo un fuer­te com­po­nen­te ideo­ló­gi­co que cap­tu­ró a cier­tos sec­to­res de iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na y eu­ro­pea.

Chá­vez era ad­mi­ra­do, pe­ro lue­go va­rias he­rra­mien­tas de ins­tru­men­ta­ción de su po­lí­ti­ca con­vir­tie­ron a sus sub­al­ter­nos en co­rrup­tos. Esa si­tua­ción con­ti­núa con Ma­du­ro. Ac­tual­men­te se ve con ma­yor cla­ri­dad que el go­bierno lle­ga a unos ni­ve­les de do­mi­na­ción im­por­tan­tes con la cri­sis.

¿Po­dría po­ner al­gún ejem­plo?

La ob­ten­ción del “car­né de la Pa­tria”, que se ne­ce­si­ta pa­ra co­mer, de­pen­de de la obe­dien­cia po­lí­ti­ca. Tam­bién hay ca­sos re­por­ta­dos de ve­ne­zo­la­nos que han ido a re­no­var sus pa­sa­por­tes, pe­ro sus trá­mi­tes que­dan tran­ca­dos cuan­do en sus re­des so­cia­les apa­re­cen pro­nun­cia­mien­tos en con­tra del pro­ce­so ofi­cial.

La ideo­lo­gía ins­pi­ra­do­ra ini­cial del mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio ha ido su­frien­do de­te­rio­ro de­mo­crá­ti­co y se ha ins­ta­la­do una dic­ta­du­ra de nue­vo cu­ño.

¿Cuál es el es­ta­tus del im­pac­to de la diáspora de ve­ne­zo­la­nos en Co­lom­bia?

Co­lom­bia no ha ter­mi­na­do de sa­lir del pro­ce­so de paz y se le su­ma un fe­nó­meno mi­gra­to­rio co­mo nun­ca en su his­to­ria. Hay más de 1,5 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos en es­te país, se­gún ci­fras ex­tra­ofi­cia­les. Es­to ha

ge­ne­ra­do pro­fun­das preo­cu­pa­cio­nes en­tre los co­lom­bia­nos y el te­ma ha si­do par­te de la cam­pa­ña elec­to­ral de los can­di­da­tos en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de es­te país. En la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio or­ga­ni­za­mos un fo­ro de can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y to­dos des­ta­ca­ron el asun­to ve­ne­zo­lano en sus pro­gra­mas de go­bierno.

El pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos ha si­do muy fuer­te en sus de­cla­ra­cio­nes en con­tra de Ma­du­ro.

El go­bierno de San­tos pa­só de un si­len­cio ca­si per­mi­si­vo so­bre lo que es­ta­ba pa­san­do en Ve­ne­zue­la, a una lí­nea de con­fron­ta­ción que tam­po­co es desea­ble. Fue un cam­bio de­ma­sia­do drás­ti­co, so­bre to­do con­si­de­ran­do que el go­bierno co­lom­biano va a te­ner que man­te­ner al­gún pun­to de diá­lo­go, por­que so­mos paí­ses de fron­te­ra.

Además, no es la pri­me­ra vez que man­te­ne­mos re­la­cio­nes con dic­ta­du­ras. Hay que de­cir­lo con le­tras cla­ras. Co­lom­bia tie­ne una re­la­ción flui­da con Cu­ba y ese go­bierno nos ayu­dó con el pro­ce­so de paz. Nos ocu­rrió con No­rie­ga en Pa­na­má, que era un go­bierno prác­ti­ca­men­te de de­lin­cuen­tes. Y aho­ra la ló­gi­ca es que, por la can­ti­dad de ve­ne­zo­la­nos en te­rri­to­rio co­lom­biano, tam­bién de­be­ría­mos man­te­ner una re­la­ción con ese país.

Lo que pa­sa tam­bién es que San­tos es un pre­si­den­te que ya tie­ne “el sol en la es­pal­da”, es­tá de­jan­do la pre­si­den­cia, y co­mo No­bel de la Paz de­be ju­gar otro rol en el fu­tu­ro. Pe­ro esa po­si­ción hos­til, po­si­ble­men­te el nue­vo pre­si­den­te de Co­lom­bia la cam­bia­rá, por­que se de­be­rán evi­tar es­ca­la­das.

¿Qué pien­sa de la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na a la luz de lo que su­ce­de en Ve­ne­zue­la?

Hay una iz­quier­da que es­tá to­man­do dis­tan­cia del pro­ce­so ve­ne­zo­lano, a pe­sar de ha­ber si­do be­ne­fi­cia­da por ese go­bierno. Es cier­to que la iz­quier­da tu­vo un mo­men­to de bri­llo en la dé­ca­da pa­sa­da, pe­ro tam­bién hu­bo sec­to­res de iz­quier­da que siem­pre hi­cie­ron una lec­tu­ra de Chá­vez cer­cano a las ló­gi­cas fas­cis­tas.

Lo que veo ac­tual­men­te es una iz­quier­da de­mo­crá­ti­ca en la re­gión, no gue­rri­lle­ra, que quie­re pa­sar esa pá­gi­na de la his­to­ria, y por eso no desea ver­se aso­cia­da al ré­gi­men de Ma­du­ro, mu­cho más re­pre­si­vo que el de Chá­vez.

¿Qué opi­na de di­ná­mi­ca de re­me­sas de ve­ne­zo­la­nos en Co­lom­bia pa­ra ayu­dar a sus fa­mi­lias en Ve­ne­zue­la?

Por aho­ra esa di­ná­mi­ca no tie­ne nin­gún con­trol es­ta­tal, pe­ro ha­ce que el Es­ta­do ve­ne­zo­lano se sos­ten­ga. Ca­da en­vío de di­ne­ro sig­ni­fi­ca re­cur­sos pa­ra el país, aun­que in­gre­sen de for­ma sub­te­rrá­nea e ile­gal.

Hay que re­co­no­cer que tam­bién Co­lom­bia se ha sal­va­do de va­rias cri­sis eco­nó­mi­cas por el di­ne­ro ile­gal, en es­te ca­so pro­ve­nien­te del nar­co­trá­fi­co. Eso no lo po­de­mos ne­gar. En mo­men­tos muy cru­dos de Amé­ri­ca La­ti­na, no su­fri­mos de la mis­ma for­ma que otros paí­ses por­que, pa­ra bien o mal, nos en­tra­ban esos di­ne­ros. Aho­ra mu­chos ne­go­cios en Ve­ne­zue­la tam­bién de­pen­den de la ile­ga­li­dad.

MI­GUEL GUTIÉRREZ - EFE

Los en­fren­ta­mien­tos en Ve­ne­zue­la tu­vie­ron su pun­to al­to en 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.