CUMBRE Un desafío úni­co pa­ra Trump en la reunión con Kim Jong-un

La cumbre con el lí­der nor­co­reano Kim Jong-un y la opor­tu­ni­dad de ga­nar pres­ti­gio en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - (Je­ro­me Car­ti­llier - AFP)

Do­nald Trump es un ne­go­cia­dor ex­cep­cio­nal, co­mo no se can­sa de re­pe­tir? Unos 500 días des­pués de su lle­ga­da a la Ca­sa Blan­ca, po­cos ele­men­tos con­cre­tos res­pal­dan sus di­chos.

La cumbre con el lí­der nor­co­reano Kim Jong- un, pre­vis­ta pa­ra el mar­tes pró­xi­mo en Sin­ga­pur, le brin­da una po­si­bi­li­dad úni­ca de co­rre­gir el ti­ro, pe­ro la apues­ta es arries­ga­da: un fra­ca­so con­fir­ma­ría la im­pre­sión de que ca­re­ce de la dis­ci­pli­na y la pro­fun­di­dad ne­ce­sa­rias pa­ra in­vo­lu­crar­se en de­ba­tes in­ter­na­cio­na­les de al­to vue­lo.

En po­lí­ti­ca ex­tran­je­ra, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se reivin­di­ca su es­ca­so gus­to por los de­ta­lles (“lo im­por­tan­te es el es­ta­do de áni­mo”, di­ce), enar­bo­la su fal­ta de ex­pe­rien­cia di­plo­má­ti­ca co­mo una ven­ta­ja ma­yor, lan­za reite­ra­dos ul­ti­má­tum y en­vía, a tra­vés de una mul­ti­tud de tuits -a cual más ai­ra­do-, se­ña­les a me­nu­do con­tra­dic­to­rias.

A pe­sar de que la Ca­sa Blan­ca in­sis­te en que Trump “ha res­tau­ra­do la cre­di­bi­li­dad de Es­ta­dos Uni­dos en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal”, pre­va­le­ce una sen­sa­ción de am­bi­güe­dad, mien­tras se mul­ti­pli­can las ten­sio­nes de Was­hing­ton con sus alia­dos, co­mo lo ilus­tra muy cla­ra­men­te la ac­tual cumbre del G7 en Ca­na­dá.

De he­cho, des­de su lle­ga­da al po­der a co­mien­zos de 2017, el mag­na­te de 71 años se ha de­di­ca­do so­bre to­do a des­man­te­lar la he­ren­cia de sus pre­de­ce­so­res, más que a cons­truir nue­vas alian­zas.

Ba­jo la con­sig­na de “Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro”, Trump ha aban­do­na­do nu­me­ro­sos pac­tos in­ter­na­cio­na­les, co­mo el acuer­do de Pa­rís so­bre cam­bio cli­má­ti­co, el acuer­do de Vie­na so­bre el pro­gra­ma nu­clear ira­ní o el tra­ta­do de li­bre co­mer­cio Trans­pa­cí­fi­co (TPP). Po­co des­pués de su ins­ta­la­ción en Pennsyl­va­nia Ave­nue, Trump ase­gu­ra­ba que con- cluir un acuer­do de paz en­tre is­rae­líes y pa­les­ti­nos “tal vez no sea tan di­fí­cil co­mo se pien­sa des­de ha­ce años”. Hoy, la pers­pec­ti­va de una so­lu­ción a ese con­flic­to pa­re­ce más ale­ja­da que nun­ca.

El pul­so co­mer­cial con Chi­na no le ha da­do has­ta aho­ra a Es­ta­dos Uni­dos los re­sul­ta­dos pro­me­ti­dos, y nu­me­ro­sos le­gis­la­do­res re­pu­bli­ca­nos se in­te­rro­gan acer­ca de las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas -y elec­to­ra­les- de es­ta cru­za­da.

“Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro se ha con­ver­ti­do, co­mo se pre­veía, en Es­ta­dos Uni­dos so­lo” en el mun­do, di­ce Ri­chard Haass, pre­si­den­te del Con­se­jo de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res.

“Na­da in­di­ca que Trump y su equi­po ten­gan la me­nor idea so­bre qué sig­ni­fi­ca ‘El ar­te de la ne­go­cia­ción’ (tí­tu­lo del best-se­ller de Trump, NDLR) en lo que tie­ne que ver con la di­plo­ma­cia in­ter­na­cio­nal”, sub­ra­ya por su la­do en Fo­reign Po­licy Ilan Gol­den­berg, un al­to di­plo­má­ti­co de la era de Ba­rack Oba­ma.

¿Una ex­cep­ción nor­co­rea­na ?

¿La ne­go­cia­ción con Co­rea del Nor­te pue­de ser la opor­tu­ni­dad pa­ra Trump de ga­nar pres­ti­gio en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal o in­clu­so per­mi­tir­le ob­te­ner el pre­mio No­bel de la paz, co­mo di­cen al­gu­nos de sus alle­ga­dos?

El mar­tes, en un ho­tel de lu­jo de Sin­ga­pur, Trump in­ten­ta­rá lo que nin­guno de sus pre­de­ce­so­res pu­do lo­grar: ne­go­ciar en di­rec­to con un he­re­de­ro de la di­nas­tía Kim una po­si­ble des­nu­clea­ri­za­ción de Co­rea del Nor­te. El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se no ha ce­sa­do de sor­pren­der en es­te te­ma. Una de esas sor­pre­sas se pro­du­jo en la no­che del jue­ves 8 de mar­zo, cuan­do al tér­mino de una reunión con Trump en el Sa­lón Oval, Chung Eui-yong, ase­sor en se­gu­ri­dad de Co­rea del Sur, anun­ció que el pre­si­den­te ha­bía acep­ta­do sin chis­tar una pro­pues­ta de Kim Jong-un pa­ra rea­li­zar una cumbre.

Tres me­ses más tar­de, cuan­do pe­rio­dis­tas del mun­do en­te­ro ya ha­bían re­ser­va­do pa­sa­jes pa­ra Sin­ga­pur, Trump en­vió una car­ta a Kim anun­cián­do­le que la cumbre no ten­dría lu­gar en vir­tud de la “abier­ta hos­ti­li­dad” mos­tra­da por Pyong­yang. En la ma­dru­ga­da si­guien­te, y mien­tras se mul­ti­pli­ca­ban en to­do el pla­ne­ta los aná­li­sis so­bre las ra­zo­nes de es­te “fias­co” gi­gan­tes­co, Trump re­su­ci­tó, con un sim­ple tuit, la po­si­bi­li­dad de una cumbre.

“Nue­vo prag­ma­tis­mo”

Los crí­ti­cos del mag­na­te des­ta­can que el ac­tual pre­si­den­te fue mu­cho me­nos exi­gen­te con Kim Jong-un que sus an­te­ce­so­res con los lí­de­res nor­co­rea­nos del mo­men­to, y ob­ser­van con ra­zón que Trump no pue­de atri­buir­se to­dos los mé­ri­tos de la es­pec­ta­cu­lar me­jo­ría de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con la pe­nín­su­la.

No obs­tan­te, el mun­do en­te­ro es­tá pen­dien­te de una cumbre que ha­ce un año pa­re­cía inima­gi­na­ble y los pro­pios “an­ti Trump” se mues­tran di­vi­di­dos so­bre la ac­ti­tud a adop­tar an­te la ma­ne­ra ico­no­clas­ta que el man­da­ta­rio eli­gió pa­ra abor­dar un asun­to tan es­pi­no­so.

En una crónica pu­bli­ca­da en el New York Ti­mes, Ni­cho­las Kris­tof, de quien na­die pue­de de­cir que se tra­te de un alle­ga­do al in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca, la­men­ta­ba que los le­gis­la­do­res de­mó­cra­tas de­di­quen más tiem­po a pre­de­cir el fra­ca­so de Trump que a res­pal­dar un pro­ce­so tan em­brio­na­rio co­mo pro­mi­so­rio.

“Es ver­dad, exis­ten mu­chas ra­zo­nes pa­ra preo­cu­par­se (...) y to­do pue­de aún des­mo­ro­nar­se”, pe­ro “el nue­vo prag­ma­tis­mo” del pre­si­den­te es “in­fi­ni­ta­men­te pre­fe­ri­ble” a la ame­na­za de una gue­rra nu­clear, es­cri­bió. “To­dos de­be­ría­mos con­gra­tu­lar­nos de que Trump se im­pli­que fi­nal­men­te en un ti­po de en­fo­que di­plo­má­ti­co que en otros tiem­pos de­nun­cia­ba”, se­ña­ló Kris­tof.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.