HE­CHOS DE CO­RRUP­CIÓN Los nue­vos po­lí­ti­cos jó­ve­nes bra­si­le­ños que sue­ñan con des­pla­zar a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les

Las can­di­da­tu­ras de jó­ve­nes no­va­tos apa­re­cen co­mo la re­no­va­ción en re­cha­zo a los es­cán­da­los de co­rrup­ción que to­ca­ron a to­dos los par­ti­dos

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - SHASTA DARLINGTON

Pe­dro Mar­kun an­tes pen­sa­ba que hac­kear el sis­te­ma po­lí­ti­co de Bra­sil era la me­jor ma­ne­ra de for­zar un cam­bio. En la úl­ti­ma dé­ca­da, el pro­gra­ma­dor de 32 años bus­có sa­cu­dir al sis­te­ma es­ta­ble­ci­do por me­dio de in­tru­sio­nes di­gi­ta­les, co­mo clo­nar el blog pre­si­den­cial pa­ra que fue­ra po­si­ble de­jar co­men­ta­rios. Aho­ra quie­re ha­cer más que sa­cu­dir al sis­te­ma: quie­re de­rro­tar­lo por me­dio de las ur­nas, con una can­di­da­tu­ra al Con­gre­so. Mar­kun, a quien le gus­ta ves­tir ca­mi­sas co­lo­ri­das, es par­te de una ola inédita de nue­vos can­di­da­tos que quie­ren ha­cer­se de un car­go po­lí­ti­co en Bra­sil, tan­to lo­cal co­mo na­cio­nal.

Es­tos no­va­tos en la po­lí­ti­ca—ac­ti­vis­tas, eco­no­mis­tas, em­pren­de­do­res, eje­cu­ti­vos em­pre­sa­ria­les y abo­ga­dos— han en­tra­do en ac­ción en re­cha­zo a un enor­me es­cán­da­lo de so­bor­nos y de co­rrup­ción que ha al­can­za­do a to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos del país y a po­de­ro­sos fun­cio­na­rios.

El pre­si­den­te Mi­chel Te­mer, de cor­te con­ser­va­dor, ha si­do acu­sa­do co­mo par­te de la in­ves­ti­ga­ción lla­ma­da Ope­ra­ción La­va Ja­to, que in­da­ga la­va­do de di­ne­ro y so­bor­nos en el seno de la pe­tro­le­ra es­ta­tal, Pe­tro­bras. El ex­pre­si­den­te de iz­quier­da Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va em­pe­zó a cum­plir una con­de­na de do­ce años de pri­sión vin­cu­la­da al ca­so a prin­ci­pios de abril.

Más de la mi­tad de los se­na­do­res del país y un ter­cio de los dipu­tados son in­ves­ti­ga­dos. No obs­tan­te, la ma­yo­ría de ellos pre­ten­de pos­tu­lar­se pa­ra la re­elec­ción en oc­tu­bre, cuan­do Bra­sil tam­bién ele­gi­rá a su pró­xi­mo pre­si­den­te.

De acuer­do con en­cues­tas, la co­rrup­ción es la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de los vo­tan­tes, mien­tras que la con­fian­za en los par­ti­dos tra­di­cio­na­les es­tá en su ni­vel más ba­jo. Por eso per­so­nas ex­ter­nas a la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal es­pe­ran apro­ve­char ese des­con­ten­to pa­ra irrum­pir en un sis­te­ma que por mu­cho tiem­po ha es­ta­do ce­rra­do a nue­vas vo­ces.

“En to­dos mis años de hac­ker, me di cuen­ta de que el pro­ble­ma no es tan­to la po­lí­ti­ca, sino los po­lí­ti­cos”, di­jo Mar­kun en en­tre­vis­ta en La­bHac­ker, un la­bo­ra­to­rio di­gi­tal que abrió en São Paulo. “Y la úni­ca ma­ne­ra de acer­car la po­lí­ti­ca al pue­blo es que la gen­te co­mún en­tre en la po­lí­ti­ca”.

Los ex­per­tos di­cen que es po­co pro­ba­ble que ha­ya un gran gi­ro en el en­torno po­lí­ti­co en oc­tu­bre, pe­ro que los nue­vos can­di­da­tos sí sen­ta­rán las ba­ses pa­ra ma­yo­res éxi­tos en co­mi­cios fu­tu­ros. “Es un ca­mino muy em­pi­na­do”, di­jo Mo­ni­ca de Bo­lle, ex­per­ta bra­si­le­ña del Pe­ter­son Ins­ti­tu­te for In­ter­na­cio­nal Eco­no­mics. “Hay una bue­na po­si­bi­li­dad de que un grupo pe­que­ño de can­di­da­tos lo lo­gre. Si man­tie­nen su men­sa­je ha­brá más opor­tu­ni­da­des de re­no­va­ción en el fu­tu­ro”.

Otra can­di­da­ta ex­ter­na al sis­te­ma es Mi­che­lle Gui­ma­raes, exe­je­cu­ti­va de John­son &John­son. Di­jo que lo que los ma­los ser­vi­cios de sa­lud en su es­ta­do na­tal, Ama­zo­nas, así co­mo la ba­ja re­pre­sen­ta­ción de las mu­je­res en car­gos pú­bli­cos la ani­ma­ron a in­cur­sio­nar en la po­lí­ti­ca.

“De­ci­dí que es mo­men­to de que los mis­mos po­lí­ti­cos que han es­ta­do en el po­der por trein­ta años se re­ti­ren”, di­jo Gui­ma­raes, quien bus­ca una dipu­tación. Las mu­je­res re­pre­sen­tan me­nos del 10 por cien­to en la Cá­ma­ra Ba­ja. “Y eso sig­ni­fi­ca que per­so­nas co­mo yo tie­nen que in­vo­lu­crar­se”. Pue­de que la ayu­de una de­ci­sión re­cien­te por par­te del

Tri­bu­nal Su­pe­rior Elec­to­ral se­gún la cual los par­ti­dos de­ben de­di­car a las can­di­da­tas al me­nos 30 por cien­to de los fon­dos pú­bli­cos de cam­pa­ña y del tiem­po pa­ra pau­tas pu­bli­ci­ta­rias.

Pa­ra Camila Go­din­ho, am­bien­ta­lis­ta y tra­ba­ja­do­ra so­cial del es­ta­do de Bahía, al no­res­te, la de­ci­sión de pos­tu­lar­se al Con­gre­so fue pa­ra que sea po­si­ble vo­tar por al­guien que no sea de las fa­mi­lias po­lí­ti­cas tra­di­cio­na­les que han es­ta­do en el po­der du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes. “Hay que mos­trar­le a la po­bla­ción que hay op­cio­nes”, di­jo.

Pe­se al en­tu­sias­mo, las ca­ras nue­vas —unas cien­tas que com­pi­ten por es­ca­ños en le­gis­la­tu­ras re­gio­na­les y en el Con­gre­so na­cio­nal— se en­fren­tan a fuer­tes obs­tácu­los. No pue­de ha­ber can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes, se­gún la ley elec­to­ral de Bra­sil, y los pre­si­den­tes de las de­ce­nas de par­ti­dos que usual­men­te com­pi­ten en las elec­cio­nes tien­den a pre­miar a los afi­lia­dos lea­les —por en­ci­ma de po­lí­ti­cos no­va­tos— cuan­do re­par­ten los re­cur­sos de cam­pa­ña.

Quie­nes ya es­tán en un car­go tie­nen una ven­ta­ja adi­cio­nal. La ley es­ta­ble­ce que los can­di­da­tos no pue­den em­pe­zar la cam­pa­ña has­ta agos­to, pe­ro quie­nes se en­cuen­tran en un pues­to usan sus even­tos ofi­cia­les y sus pre­su­pues­tos, pa­ra acer­car­se an­tes a los vo­tan­tes.

En res­pues­ta al es­cán­da­lo de La­va Ja­to, el Su­pre­mo Tri­bu­nal prohi­bió que se pue­dan ha­cer con­tri­bu­cio­nes em­pre­sa­ria­les a cam­pa­ñas; el Con­gre­so des­pués apro­bó un fon­do pú­bli­co pa­ra fi­nan­cia­mien­to de cam­pa­ña. Sin em­bar­go, ese di­ne­ro y los es­pa­cios pa­ra pu­bli­ci­dad gra­tui­tos en te­le­vi­sión y ra­dio son re­par­ti­dos de ma­ne­ra pro­por­cio­nal se­gún el ni­vel de re­pre­sen­ta­ción de ca­da par­ti­do en la le­gis­la­tu­ra.

En un in­ten­to de em­pa­re­jar el te­rreno, al­gu­nos bra­si­le­ños in­flu­yen­tes han es­ta­ble­ci­do ini­cia­ti­vas apar­ti­dis­tas pa­ra ca­pa­ci­tar a nue­vos po­lí­ti­cos an­tes de que la cam­pa­ña em­pie­ce for­mal­men­te.

Re­no­vaBR, or­ga­ni­za­ción fi­nan­cia­da por em­pre­sa­rios y con un pre­su­pues­to de 3 mi­llo­nes de dó­la­res, re­par­tió pre­ben­das a 133 bra­si­le- ños de to­do el es­pec­tro po­lí­ti­co que quie­ren pos­tu­lar­se al Con­gre­so.

Mu­chos can­di­da­tos nue­vos tam­bién han re­ci­bi­do ayu­da de Ago­ra, un grupo crea­do en 2016 pa­ra fo­men­tar el acer­ca­mien­to del pú­bli­co ge­ne­ral a te­mas de po­lí­ti­ca co­mo re­for­mas ju­bi­la­to­rias y me­di­das de re­duc­ción del de­li­to.

Ago­ra, apar­ti­dis­ta, tam­bién in­ten­ta que ha­ya una nue­va ge­ne­ra­ción de can­di­da­tu­ras. Al­can­zó un acuer­do con dos par­ti­dos pe­que­ños, Re­de y el Par­ti­do Po­pu­lar So­cia­lis­ta, pa­ra que sean una pla­ta­for­ma pa­ra los can­di­da­tos no afi­lia­dos, aun­que es­tos no ne­ce­sa­ria­men­te re­ci­bi­rían res­pal­do lo­gís­ti­co o fi­nan­cie­ro.

Las elec­cio­nes de oc­tu­bre se per­fi­lan co­mo las más im­pre­de­ci­bles y di­vi­di­das des­de que Bra­sil re­gre­só a la de­mo­cra­cia a fi­nes de los años ochen­ta. La cam­pa­ña ha­cia oc­tu­bre “es el co­mien­zo de la re­no­va­ción po­lí­ti­ca, no el fi­nal”, di­jo Ilo­na Sza­bó, aca­dé­mi­ca y co­fun­da­do­ra de Ago­ra.

Ca­si el 30 por cien­to de los bra­si­le­ños di­ce que vo­ta­rá en blan­co o anu­la­rá, una mues­tra de que la san­gre nue­va le ha­ría bien a la pre­si­den­cia. Sin em­bar­go, has­ta el mo­men­to na­die ha da­do el sal­to. Dos po­si­bles as­pi­ran­tes —Joa­quim Barbosa, el pri­mer ma­gis­tra­do de ra­za ne­gra del Tri­bu­nal Su­pre­mo, y Lu­ciano Huck, es­tre­lla te­le­vi­si­va— desis­tie­ron an­tes de que em­pe­za­ra el pe­rio­do de cam­pa­ña.

Las dos fac­cio­nes que se han dispu­tado la pre­si­den­cia du­ran­te las úl­ti­mas tres dé­ca­das, el iz­quier­dis­ta Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res y el más con­ser­va­dor Par­ti­do de la So­cial De­mo­cra­cia, han si­do afec­ta­dos por el es­cán­da­lo de co­rrup­ción.

Eso ha re­sul­ta­do en que un can­di­da­to de ul­tra­de­re­cha, el ex­ca­pi­tán mi­li­tar Jair Bol­so­na­ro —quien ha si­do acu­sa­do de in­ci­tar al odio—, es el que más apo­yo tie­ne en son­deos. Sin em­bar­go, tam­bién tie­ne de los peo­res ín­di­ces de apro­ba­ción de los po­lí­ti­cos bra­si­le­ños.

Fi­li­pe No­guei­ra Con­so­li­ne, pro­duc­tor mu­si­cal de 33 años que vi­ve en São Paulo, di­ce que ca­da vez lo han atraí­do más los nue­vos can­di­da­tos. “Los si­go en in­ter­net, so­bre to­do pa­ra com­pa­rar lo que ellos tie­nen fren­te a los po­lí­ti­cos que sa­len en te­le­vi­sión”, di­jo. “Se tra­ta de de­jar atrás la co­rrup­ción, pe­ro tam­bién de bus­car al­go más fres­co en vez de los mis­mos va­ro­nes blan­cos y vie­jos de siem­pre”.

Más de la mi­tad de los se­na­do­res del país y un ter­cio de los dipu­tados son in­ves­ti­ga­dos

GABRIELA PORTILHO - NEW YORK TI­MES

Los nue­vos can­di­da­tos bus­can sa­car del po­der a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.