Bom­bas y ham­bre

Ye­men es el epi­cen­tro de la peor cri­sis hu­ma­ni­ta­ria ac­tual; más de la mi­tad de la po­bla­ción es­tá en ries­go ali­men­ta­rio de­bi­do a la gue­rra y al blo­queo que la coa­li­ción li­de­ra­da por Ara­bia Sau­di­ta lle­va ade­lan­te en las zo­nas re­bel­des

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - AGUS­TÍN ES­CU­DE­RO

Ca­da diez mi­nu­tos, un ni­ño mue­re de ham­bre en Ye­men”, ti­tu­ló el Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos (Ac­nur) una de sus no­tas acer­ca del país ubi­ca­do al sur de la pe­nín­su­la ará­bi­ga. Esa es so­lo una de las ci­fras alar­man­tes que ex­hi­be la ma­yor cri­sis hu­ma­ni­ta­ria mun­dial en la ac­tua­li­dad.

Eclip­sa­da en los me­dios por el con­flic­to si­rio, des­de ha­ce po­co más de tres años los 27 mi­llo­nes de ye­me­níes su­fren una si­tua­ción que tie­ne to­dos los con­di­men­tos de un desas­tre hu­ma­ni­ta­rio: vio­len­cia mi­li­tar, fal­ta de ali­men­tos, bro­tes de có­le­ra, blo­queos en la sa­lud y des­pla­za­mien­to for­zo­so.

Tal es así que el pa­sa­do 3 de abril el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU), el por­tu­gués An­to­nio Gu­te­rres, di­jo que Ye­men es “la peor cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en el mun­do”, peor in­clu­so que las que se vi­ven en Si­ria, Li­bia e Irak.

La ONU es­ti­ma que hay más de 22 mi­llo­nes de ye­me­níes que de­pen­den di­rec­ta­men­te de la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria pa­ra so­bre­vi­vir, en­tre ellos, ca­si la to­ta­li­dad de los ni­ños del país, unos 11 mi­llo­nes.

Al me­nos 16 mi­llo­nes de per­so­nas vi­ven con inseguridad ali­men­ta­ria, y la mis­ma ci­fra de per­so­nas ca­re­cen de ac­ce­so a agua sa­lu­bre y ser­vi­cios ade­cua­dos de sa­nea­mien­to.

Des­de el co­mien­zo de la lu­cha ar­ma­da en­tre el go­bierno y los re­bel­des hu­tíes, mu­rie­ron cer­ca de 10.000 ye­me­níes y más de 55.000 re­sul­ta­ron he­ri­dos, se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS).

Además, 2.200 per­so­nas mu­rie­ron por un bro­te de có­le­ra, en­fer­me­dad que se ha pro­pa­ga­do en los úl­ti­mos me­ses y se­gún el Co­mi­té In­ter­na­cio­nal de la Cruz Ro­ja (CICR) ha lle­ga­do a un mi­llón de per­so­nas.

Se­gún ex­pli­ca la CICR el có­le­ra es una en­fer­me­dad com­ple­ta­men­te tra­ta­ble. Sin em­bar­go, en Ye­men es ca­si una sen­ten­cia de muer­te. “En teo­ría, es fá­cil pre­ve­nir el có­le­ra: hay que la­var­se bien las ma­nos, be­ber agua po­ta­ble y con­su­mir ali­men­tos her­vi­dos o co­ci­na­dos. Pe­ro en Ye­men, el agua po­ta­ble es un lu­jo”, es­cri­bió pa­ra la BBC Johan­nes Bru­wer, je­fe ad­jun­to de la de­le­ga­ción del CICR en Ye­men. A es­to se su­ma que úni­ca­men­te fun­cio­nan el 45% de los hos­pi­ta­les y que so­lo in­gre­san al país el 30% de los me­di­ca­men­tos ne­ce­sa­rios.

El sis­te­ma de sa­lud es­tá sa­tu­ra­do y es per­ma­nen­te­men­te ata- ca­do. Los com­ba­tien­tes uti­li­zan esos cen­tros co­mo des­tino de sus mi­si­les pa­ra cau­sar el ma­yor da­ño po­si­ble en el com­pa­trio­ta enemi­go.

A su vez, los mé­di­cos tra­ba­jan sin co­brar y los que si­guen ac­ti­vos son víc­ti­mas de per­se­cu­cio­nes.

Es­te jue­ves la CICR in­for­mó que re­ti­ró a 71 de sus em­plea­dos de te­rri­to­rio ye­me­ní co­mo con­se­cuen­cia de las cons­tan­tes ame­na­zas y ata­ques di­rec­tos a sus tra­ba­ja­do­res.

Con­tro­ver­ti­da so­li­da­ri­dad

Pa­ra po­der pa­liar el desas­tre hu­ma­ni­ta­rio en el país ára­be más po­bre del mun­do, la ONU ne­ce­si­ta re­cau­dar US$ 3.000 mi­llo­nes pa­ra el Plan de Res­pues­ta Hu­ma­ni­ta­rio pa­ra Ye­men 2018.

El 3 de abril en Gi­ne­bra, Sui­za, se desa­rro­lló una con­fe­ren­cia de es­ta­dos do­nan­tes. Gu­te­rres anun­ció que se lle­gó a una ci­fra de US$ 2.000 mi­llo­nes en pro­me­sas de ayu­das y que “mu­chos paí­ses ya anun­cia­ron que ha­brá más do­na­cio­nes has­ta fin de año”.

Ca­si la mi­tad de lo con­se­gui­do fue do­na­do por dos paí­ses: Ara­bia Sau­di­ta y Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EUA). “Dar a los ne­ce­si­ta­dos es un pilar cen­tral del Is­lam. Y a ve­ces me sien­to muy mo­les­to cuan­do veo gen­te, so­bre to­do en mi par­te del mun­do, in­ten­tan­do re­tra­tar el Is­lam de una ma­ne­ra ne­ga­ti­va”, in­di­có Gu­te­rres.

Al me­nos 16 mi­llo­nes de per­so­nas vi­ven con inseguridad ali­men­ta­ria

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU de­ci­dió ver el va­so me­dio lleno.

Ara­bia Sau­di­ta es el lí­der de la coa­li­ción que co­man­da la in­ter­ven­ción mi­li­tar en Ye­men en fa­vor del go­bierno y EAU ofi­cial­men­te se re­ti­ró del grupo en 2016 pe­ro si­gue te­nien­do una res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca y mi­li­tar fun­da­men­tal.

Al mis­mo tiem­po, es el prin­ci­pal pro­mo­tor y ar­tí­fi­ce del blo­queo eco­nó­mi­co que pro­fun­di­za las pe­nu­rias de la gue­rra y de­ja a mi­llo­nes de ye­me­níes al bor­de de la muer­te por ina­ni­ción.

“Sa­be­mos quié­nes son las par­tes en es­ta gue­rra pe­ro las dos co­sas (la mi­li­tar y la hu­ma­ni­ta­ria) de­ben ver­se se­pa­ra­das”, di­jo Gu­te­rres con­sul­ta­do so­bre las po­lé­mi­cas do­na­cio­nes.

El fon­do del asun­to

El pro­ble­ma tie­ne una ba­se mi­li­tar y po­lí­ti­ca que ra­di­ca en la di­vi­sión en­tre dos ban­dos del te­rri­to­rio y las fuer­zas ye­me­níes.

De un la­do se en­cuen­tra el pre­si­den­te ye­me­ní Abd Rab­bo Man­sur Ha­di y sus tro­pas, sos­te­ni­das por la coa­li­ción mi­li­tar su­ni­ta co­man­da­da por Ara­bia Sau­di­ta y con­for­ma­da tam­bién por Egip­to, Jor­da­nia, Ba­réin, Ku­wuait y Qa­tar. Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do y Fran­cia, en­tre otros paí­ses, res­pal­dan a es­te grupo.

Del otro la­do se en­cuen­tran los re­bel­des hu­tíes, la mi­no­ría mu­sul­ma­na chii­ta que son apo­ya­dos mi­li­tar­men­te por Irán. Re­cien­te­men­te se se­pa­ra­ron de las fuer­zas del ex­pre­si­den­te Ali Ab­da­lá Sa­leh.

En el mar­co de la Pri­ma­ve­ra Ára­be en 2011, los hu­tíes hi­cie­ron re­nun­ciar a Ali Ab­da­lá Sa­leh, quien go­ber­nó du­ran­te 32 años la na­ción, y en su lu­gar to­mo el po­der Ha­di. Tres años des­pués, los re­bel­des se unie­ron con el ex­pre­si­den­te y to­ma­ron va­rias re­gio­nes del país, en­tre ellas, la ca­pi­tal Sa­ná.

La gue­rra co­men­zó ofi­cial­men­te el 26 de mar­zo de 2015, cuan­do la coa­li­ción li­de­ra­da por Ara­bia Sau­di­ta lan­zó una ofen­si­va mi­li­tar con el fin de re­cu­pe­rar el go­bierno de Ha­di, quien si­gue co­mo pre­si­den­te re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te pe­ro ha­ce más de un año que no pi­sa te­rri­to­rio ye­me­ní, da­do que se en­cuen­tra exi­lia­do en Riad, ca­pi­tal de Ara­bia Sau­di­ta.

En no­viem­bre los re­bel­des hu­tíes in­ten­si­fi­ca­ron sus ata­ques ba­lís­ti­cos so­bre te­rri­to­rio sau­dí, por lo que la coa­li­ción de­ci­dió blo­quear to­das las fron­te­ras te­rres­tres, los puer­tos y los ae­ro­puer­tos. Las pre­sio­nes in­ter­na- cio­na­les han ali­via­do el em­bar­go, pe­ro las ayu­das hu­ma­ni­ta­rias a los cen­tros ur­ba­nos prin­ci­pa­les, in­clui­da la ca­pi­tal, se han han vis­to mer­ma­das.

Al mes si­guien­te la ba­ta­lla mi­li­tar to­mó un vuel­co que po­dría ser de­ter­mi­nan­te. Los hu­tíes acu­sa­ron de trai­ción al ex­pre­si­den­te Sa­leh, has­ta ese mo­men­to alia­do, y co­men­za­ron a lu­char con­tra sus fuer­zas. La lu­cha cul­mi­nó cuan­do ase­si­na­ron a Sa­leh mien­tras huía de Sa­ná.

Con un be­li­ge­ran­te de­bi­li­ta­do, las fuer­zas de Ha­di in­ten­tan re­to­mar el po­der en al­gu­nas de las re­gio­nes más im­por­tan­tes del país. En abril fue ase­si­na­do al más al­to res­pon­sa­ble po­lí­ti­co de los re­bel­des, Sa­leh al Sam­mad, me­dian­te un ata­que aé­reo que se­gún los re­bel­des fue lle­va­do ade­lan­te por la coa­li­ción.

A fi­nes de ma­yo y aún sin con­clu­sión, las fuer­zas pro­gu­ber­na­men­ta­les in­ten­ta­ron un fuer­te gol­pe, la re­con­quis­ta del puer­to de Ho­dei­da, so­bre las cos­tas del Mar Ro­jo.

Ho­dei­da es el prin­ci­pal pun­to de in­gre­so de las im­por­ta­cio­nes y del 70% de la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria. Se­gún la coa­li­ción tam­bién es el lu­gar des­de don­de Irán dis­tri­bu­ye las ar­mas, al­go que Tehe­rán des­mien­te. Al sá­ba­do 2 de ju­nio iban 110 muer­tos por es­tos en­fren­ta­mien­tos di­ri­gi­dos por Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos.

El blo­queo de las zo­nas re­bel­des a ma­nos de la coa­li­ción li­de­ra­da por Ara­bia Sau­di­ta ge­ne­ra la con­de­na in­ter­na­cio­nal, pe­ro se man­tie­ne fir­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.