El mal del bre­xit: en­tre el sal­to al va­cío y las lu­chas de po­der

La com­ple­ja sa­li­da de una Unión Eu­ro­pea to­tal­men­te po­li­ti­za­da

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RI­CAR­DO GA­LAR­ZA

El bre­xit del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea ca­da vez se pa­re­ce más a un di­vor­cio caó­ti­co, en que las par­tes no so­lo no se po­nen de acuer­do, sino que ade­más se agra­vian y se acu­san uno a otro, ge­ne­ran­do a su al­re­de­dor una at­mós­fe­ra tó­xi­ca y un sen­ti­mien­to de cre­cien­te in­cer­ti­dum­bre.

A me­nos de seis me­ses de que se cum­pla el pla­zo pa­ra el des­aco­ple de­fi­ni­ti­vo del blo­que, no hay acuer­do en­tre Lon­dres y Bru­se­las so­bre las con­di­cio­nes en que ha­brá de rea­li­zar­se; al tiem­po que den­tro de Gran Bre­ta­ña se ha desata­do una fe­roz lu­cha de po­der. La pri­me­ra mi­nis­tra con­ser­va­do­ra The­re­sa May tie­ne así tres fren­tes abier­tos de com­ple­jí­si­mo abor­da­je. Por un la­do, los bu­ró­cra­tas de la pro­pia Bru­se­las, que es­ta se­ma­na le vol­vie­ron a re­cha­zar con la mano en la cin­tu­ra su tan es­ti­ma­do y au­to­elo­gia­do “Plan Che­quers” de sa­li­da. De otro flan­co, tie­ne a los la­bo­ris­tas de Je­remy Corbyn, que se fro­ta las ma­nos aguar­dan­do que es­te des­gas­te sin ce­sar la obli­gue pron­to a con­vo­car a unas elec­cio­nes que le per­mi­tan a él lle­gar por fin a su lar­ga­men­te an­sia­do nú­me­ro 10 de Do­wi­ning Street. Y por si al­go fal­ta­ra, al in­te­rior de su pro­pio Par­ti­do Con­ser­va­dor tie­ne a los Tory de lí­nea du­ra, co­mo su ex­can­ci­ller Boris John­son y su ex­mi­nis­tro pa­ra el bre­xit Da­vid Da­vis, que le exi­gen una sa­li­da en se­co, sin acuer­do con Bru­se­las, y cons­pi­ran a la es­pe­ra del me­jor mo­men­to pa­ra pro­pi­ciar su caí­da.

El Plan Che­quers, así lla­ma­do por ha­ber­se con­ce­bi­do en la re­si­den­cia de des­can­so de la pri­me­ra mi­nis­tra, Che­quers Court, pro­po­ne un bre­xit blan­do: pre­ser­var el mer­ca­do co­mún de bie­nes en­tre el Reino Uni­do y la UE, lo que a su vez le per­mi­ti­ría al Reino Uni­do man­te­ner abier­ta su frontera con Ir­lan­da, pe­ro exi­mién­do­lo de cum­plir con el li­bre trán­si­to de per­so­nas que se im­po­ne a to­dos los paí­ses miem­bros del blo­que. Bá­si­ca­men­te, la idea de May es man­te­ner los be­ne­fi­cios co­mer­cia­les co­mo miem­bro de la UE sin sus obli­ga­cio­nes en ma­te­ria mi­gra­to­ria. Lo que ha mo­les­ta­do a prác­ti­ca­men­te to­do el mun­do.

Tras la ne­ga­ti­va en re­don­do que re­ci­bió de sus socios eu­ro­peos el mes pa­sa­do en la cum­bre de Salz­bur­go, la man­da­ta­ria bri­tá­ni­ca se ha que­ja­do de que no la es­tán tra­tan­do “con el res­pe­to que se me­re­ce”. Pe­ro su ac­tual can­ci­ller, Je­remy Hunt, fue más le­jos, y com­pa­ró a la Unión Eu­ro­pea con la Unión So­vié­ti­ca, que “no de­ja­ba sa­lir a su gen­te”, y al Reino Uni­do con “un pri­sio­ne­ro que quie­re es­ca­par”. Al cru­ce le sa­lió el jue­ves 5 el pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk, vi­si­ble­men­te irri­ta­do en con­fe­ren­cia de pren­sa. El po­la­co, quien de 2007 a 2014 fue pri­mer mi­nis­tro de su país, y que en los años 80 fue un per­se­gui­do po­lí­ti­co ba­jo el do­mi­nio so­vié­ti­co, di­jo que las de­cla­ra­cio­nes de Hunt eran “tan ofen­si­vas co­mo in­sen­sa­tas”. Y por si que­da­ba al­gu­na du­da, vol­vió a con­mi­nar a May a me­jo­rar cuan­to an­tes su propuesta de sa­li­da.

Los me­dios bri­tá­ni­cos ya es­pe- cu­lan con que la nue­va propuesta de la pri­me­ra mi­nis­tra po­dría pa­sar por for­mar una unión adua­ne­ra con la UE pa­ra evi­tar así el le­van­ta­mien­to de una frontera du­ra en­tre las dos Ir­lan­das. Pa­ra ello con­ta­ría, siem­pre se­gún esas ver­sio­nes de pren­sa, con el con­cur­so del go­bierno de Du­blín.

El pro­ble­ma es que May no so­lo tie­ne que con­ven­cer a Du­blín y a Bru­se­las. El hue­so más du­ro de roer lo tie­ne en ca­sa; más pre­ci­sa­men­te, den­tro de su pro­pio par­ti­do. Boris John­son, que es un mor­daz co­lum­nis­ta y que ha­ce dos años, en vís­pe­ras del re­fe­rén­dum por el bre­xit, es­cri-

bió dos co­lum­nas (una a fa­vor y otra en con­tra) pa­ra pu­bli­car una so­la, ha di­cho que el plan de Che­quers es una “abe­rra­ción cons­ti­tu­cio­nal”. El tam­bién ex­can­ci­ller y exalcalde de Lon­dres tie­ne un gran pre­di­ca­men­to en­tre los jó­ve­nes y en­tre las ba­ses Tory, que son pro­fun­da­men­te eu­ro­es­cép­ti­cas y que es­ta se­ma­na lo aplau­die­ron a ra­biar du­ran­te su dis­cur­so en el con­gre­so anual del par­ti­do en Bir­ming­ham, don­de vol­vió a fus­ti­gar du­ra­men­te la propuesta de May.

Co­no­ci­do por sus ex­tra­va­gan­cias y su his­trio­nis­mo en oca­sio­nes hi­la­ran­te, John­son ya se car­gó en 2016 con su pos­tu­ra so­bre el bre­xit a su ri­val y com­pa­ñe­ro des­de sus épo­cas en las au­las del Eton Co­lle­ge, el ex­pri­mer mi­nis­tro Da­vid Ca­me­ron, quien de­bió di­mi­tir tras la de­rro­ta del “Re­main” (per­ma­ne­cer en la EU) en el re­fe­rén­dum. Na­da ha­ce su­po­ner que John­son va­ya a apo­yar aho­ra una me­jo­ra­da propuesta de May, a quien los mi­li­tan­tes eu­ro­es­cép­ti­cos no pier­den opor­tu­ni­dad de re­cor­dar­le que ella tam­bién apo­yó el Re­main en aque­lla vo­ta­ción y que “Lea­ve means lea­ve” (“Ir­se” —co­mo vo­ta­ron en la pa­pe­le­ta— sig­ni­fi­ca ir­se).

En ge­ne­ral esa ha si­do un po­co la his­to­ria de to­dos los po­lí­ti­cos bri­tá­ni­cos con res­pec­to a Eu­ro­pa, y de los bri­tá­ni­cos en ge­ne­ral, so­bre to­do de los in­gle­ses: una ex­tra­ña re­la­ción de amor y odio. Por un la­do, el na­cio­na­lis­mo bri­tá­ni­co y la nos­tal­gia del vie­jo im­pe­rio, que nun­ca ne­ce­si­tó del con­ti­nen­te pa­ra ejer­cer su he­ge­mo­nía. Por el otro, un con­flic­ti­vo sen­ti­do de per­te­nen­cia a la vie­ja Eu­ro­pa co­mo cu­na de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal.

No so­lo John­son, Ca­me­ron tam­bién se mos­tra­ba bas­tan­te eu­ro­es­cép­ti­co al prin­ci­pio de su man­da­to. Por eso en 2013 pro­me­tió el re­fe­rén­dum. Cum­plió, pe­ro ter­mi­nó apo­yan­do la per­ma­nen­cia y se tu­vo que ir. El pro­pio Corbyn tam­bién ha si­do muy eu­ro­es­cép­ti­co en el pa­sa­do. De he­cho an­tes los eu­ro­es­cép­ti­cos eran los la­bo­ris­tas, y los más eu­ro­peís­tas, los Tory. Eso ha­ce hoy un po­co si­nuo­sas las po­si­cio­nes de ca­si to­dos. En 2016 Corbyn apo­yó la per­ma­nen­cia de una ma­ne­ra muy am­bi­gua y zig­za­guean­te. Y ha­ce unas se­ma­nas, en el con­gre­so anual de los la­bo­ris­tas en Li­ver­pool, ni si­quie­ra men­cio­nó la propuesta de con­vo­car a un se­gun­do re­fe­rén­dum, que es la pos­tu­ra ofi­cial de su par­ti­do. Pa­re­cie­ra que le cues­ta. Pa­re­cie­ra que en el fon­do, to­dos los in­gle­ses son un po­co bre­xi­teers.

Pe­ro por en­ci­ma de to­do, la cla­se po­lí­ti­ca siem­pre ha si­do muy da­da a las cons­pi­ra­cio­nes y a los gol­pes pa­la­cie­gos. Aho­ra mis­mo, to­dos apues­tan al des­gas­te de May pa­ra ver quién se que­da lue­go con la me­jor par­te de la tor­ta.

Y así, la pri­me­ra mi­nis­tra po­drá caer an­tes o des­pués de con­cre­tar el bre­xit. Pe­ro en es­te mo­men­to las con­tra­dic­to­rias con­vic­cio­nes que ca­da quien pue­da te­ner so­bre el te­ma de fon­do son lo de me­nos. Ya ha­ce ra­to que el bre­xit se ha con­ver­ti­do en el jue­go de la si­lla de los po­lí­ti­cos bri­tá­ni­cos. El pro­ble­ma va a ser el ma­reo del día des­pués.

A me­nos de seis me­ses de que se cum­pla el pla­zo pa­ra el des­aco­ple de­fi­ni­ti­vo del blo­que, no hay acuer­do en­tre Lon­dres y Bru­se­las

B.STANSALL - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.