Bol­so­na­ro, las ar­mas y el fu­tu­ro

Lo que le es­pe­ra a Bra­sil con las de­ci­sio­nes del can­di­da­to más vo­ta­do

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - DIE­GO SAN­JUR­JO* die­go­san­jur­jo­pro@gmail.com

De los mu­chos vi­deos que cir­cu­lan en re­des so­cia­les so­bre el can­di­da­to ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro, hay uno que me lla­mó po­de­ro­sa­men­te la aten­ción. En el mis­mo, el can­di­da­to le­van­ta en bra­zos a ni­ños pe­que­ños y les en­se­ña a ha­cer un ges­to que imi­ta el dis­pa­ro de un ar­ma de fue­go. Los ni­ños no tie­nen más de dos o tres años. Bol­so­na­ro les co­lo­ca los de­dos en po­si­ción y pre­gun­ta: “¿Sa­bes dis­pa­rar? ¿Sa­bes dar ti­ros?” El ví­deo no ter­mi­na ahí. En con­fe­ren­cia de pren­sa, el fa­vo­ri­to a la pre­si­den­cia en Bra­sil con­fir­ma que les en­se­ñó a sus hi­jos a dis­pa­rar cuan­do te­nían cin­co años, una prác­ti­ca que su­gie­re a to­do pa­dre bra­si­le­ño pa­ra evi­tar criar una “ge­ne­ra­ción de co­bar­des”. 1

El he­cho no es pun­tual y se en­mar­ca en lo que es una de las prin­ci­pa­les pro­me­sas de cam­pa­ña del ex­ca­pi­tán del ejér­ci­to: li­be­ra­li­zar la ven­ta de ar­mas de fue­go y ar­mar fuer­te­men­te a la po­bla­ción co­mo mé­to­do pa­ra com­ba­tir la de­lin­cuen­cia. Los ges­tos y la re­tó­ri­ca be­li­cis­ta son ya ca­rac­te­rís­ti­cos de Bol­so­na­ro y sus se­gui­do­res, quie­nes los re­pi­ten fren­te a las cá­ma­ras con en­tu­sias­mo y en se­ñal de apo­yo a su can­di­da­to.

La dis­cu­sión tam­po­co es nue­va en el país. Bra­sil su­fre ni­ve­les de vio­len­cia sin pre­ce­den­tes, po­see una pu­jan­te in­dus­tria de ar­mas –la sex­ta ma­yor del mun­do y bien re­pre­sen­ta­da en el Con­gre­so Na­cio­nal– y una fuer­te cul­tu­ra ar­ma­men­tis­ta, so­bre to­do en el sur del país. Por eso, no es sor­pre­sa que ca­da tan­to se re­pi­tan en el gi­gan­te la­ti­noa­me­ri­cano los de­ba­tes me­diá­ti­cos en­tre el con­trol de ar­mas y el de­re­cho a te­ner­las.

Sin to­mar en cuen­ta otras con­si­de­ra­cio­nes, las ar­mas de fue­go pue­den ser un ins­tru­men­to efec­ti­vo de de­fen­sa per­so­nal con­tra el de­li­to, co­mo tam­bién un ins­tru­men­to le­tal pa­ra ge­ne­rar vio­len­cia, per­pe­tuar crímenes y en­fren­tar a las po­lí­ti­cas del Es­ta­do. La co­rre­la­ción en­tre pro­li­fe­ra­ción de ar­mas y cri­mi­na­li­dad sue­le ser ba­ja. Es de­cir, no hay una re­la­ción cla­ra en­tre so­cie­da­des más o me­nos ar­ma­das y ni­ve­les al­tos o ba­jos de de­li­to. La cri­mi­na­li­dad es el re­sul­ta­do de una enor­me mul­ti­pli­ci­dad de fac­to­res y el ac­ce­so a las ar­mas de fue­go es so­lo uno de ellos. La cla­ve sue­le es­tar en el contexto en que se si­túan las ar­mas. En so­cie­da­des edu­ca­das y res­pe­tuo­sas de la ley, co­mo son por ejem­plo Sui­za o Fin­lan­dia, la pro­li­fe­ra­ción de ar­mas no sue­le tra­du­cir­se en vio­len­cia. En el contexto la­ti­noa­me­ri­cano sue­le pa­sar lo con­tra­rio, ya que in­clu­so ba­jos ni­ve­les de pro­li­fe­ra­ción pre­sen­tan una le­ta­li­dad muy ele­va­da.

Más allá de es­ta dis­cu­sión, el con­flic­to que pro­po­ne Bol­so­na­ro es so­bre po­lí­ti­cas pú­bli­cas. En la mira es­tá el lla­ma­do Es­ta­tu­to del Desar­me, una es­tric­ta po­lí­ti­ca de con­trol de ar­mas apro­ba­da por el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) en 2003, a po­co tiem­po de que Lu­la lle­ga­se a la pre­si­den­cia. Eran tiem­pos pro­gre­sis­tas en Bra­sil, y con la ayu­da de va­rias ONG y mo­vi­mien­tos so­cia­les, el PT con­se­guía pa­sar una am­bi­cio­sa le­gis­la­ción que in­clu­so pre­veía la rea­li­za­ción de un re­fe­ren­do pa­ra prohi­bir la ven­ta to­tal de ar­mas a ci­vi­les. Dicho re­fe­ren­do se reali­zó en 2005 y tras una du­ra cam­pa­ña po­lí­ti­ca, los bra­si­le­ros vo­ta­ron fi­nal­men­te en con­tra de la prohi­bi­ción, si bien los de­más ele­men­tos de la po­lí­ti­ca se man­tu­vie­ron en pie.

Los par­ti­da­rios del Es­ta­tu­to ale­gan que es la úni­ca me­di­da que lo­gró re­ver­tir tem­po­ral­men­te el au­men­to drás­ti­co y cons­tan­te de la vio­len­cia ar­ma­da (ver grá­fi­co) y que ca­da año pre­vie­ne la muer­te de mi­les de per­so­nas. Sus de­trac­to­res, en cam­bio, nie­gan su im­pac­to positivo y cri­ti­can una ley que di­fi­cul­ta el ac­ce­so a las ar­mas de fue­go por par­te de una po­bla­ción des­am­pa­ra­da, a la mer­ced de cri­mi­na­les y de­lin­cuen­tes ar­ma­dos.

Ais­lar y eva­luar el im­pac­to de una po­lí­ti­ca con­cre­ta so­bre los ni­ve­les de cri­mi­na­li­dad es siem­pre una ta­rea di­fí­cil, más aún cuan­do se tra­ta de un país fe­de­ral y tan com­ple­jo co­mo Bra­sil. En efec­to, tras la im­ple­men­ta­ción del Es­ta­tu­to hu­bo una im­por­tan­te re­duc­ción de las muer­tes por ar­mas de fue­go, pe­ro es­ta se dio so­lo en la mi­tad de los es­ta­dos. Ade­más, la ma­yor par­te de ellas fue en San Pa­blo – 3.700 muer­tes me­nos en­tre 2003 y 2005– , don­de se lle­vó tam­bién a ca­bo en 2003 una exi­to­sa re­for­ma in­te­gral de la po­li­cía. Por eso, lo más pro­ba­ble es que la re­duc­ción tem­po­ral de las muer­tes con ar­mas de fue­go no fue­se una con­se­cuen­cia di­rec­ta del Es­ta­tu­to, sino más bien su im­ple­men­ta­ción en con­jun­to con otras me­di­das de al­to im­pac­to en cier­tos es­ta­dos.

En cual­quier ca­so, la reali­dad es que el Es­ta­tu­to del Desar­me no lo­gró con­te­ner el au­men­to drás­ti­co de la vio­len­cia en Bra­sil. En 2017 mu­rie­ron de for­ma vio­len­ta 63 mil per­so­nas, 2 lo que equi­va­le a más de 170 por día. Pa­ra ha­cer­nos una idea, es co­mo si a dia­rio se es­tre­lla­se un Boeing 737 lleno de pa­sa­je­ros. Son in­clu­so más muer­tes a dia­rio que las ocu­rri­das en el ata­que te­rro­ris­ta de la sa­la Ba­ta­clan en Pa­rís, Fran­cia, en 2015. Ade­más, la in­se­gu­ri­dad si­gue cre­cien­do. En­tre 2016 y 2017, las muer­tes vio­len­tas au­men­ta­ron un 2,9 por cien­to. 3

A mis es­tu­dian­tes de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les (Ude­laR) los ur­jo a con­si­de­rar las li­mi­ta­cio­nes del Es­ta­do a la ho­ra de va­lo­rar una po­si­ble in­ter­ven­ción pú­bli­ca. Por des­gra­cia, las po­lí­ti­cas ra­ra­men­te al­can­zan sus ob­je­ti­vos y es im­por­tan­te te­ner­lo en cuen­ta cuan­do ana­li­za­mos un pro­ble­ma, so­bre to­do en ma­te­ria de se­gu­ri­dad. Fren­te a los al­tos ni­ve­les de vio­len­cia y la in­ca­pa­ci­dad del Es­ta­do bra­si­le­ño pa­ra pro­te­ger a los ciu­da­da­nos, qui­zás hu­bie­se si­do me­jor una po­lí­ti­ca de cor­te in­cre­men­tal. Una que res­trin­gie­se el nú­me­ro y ti­pos de ar­mas que pue­den ad­qui­rir­se, pe­ro que no im­pi­die­se que quien real­men­te ne­ce­si­te una pue­da ha­cer­lo. Qui­zás de­bie­ron im­ple­men­tar­se otras re­for­mas an­tes de po­ner es­ta en prác­ti­ca.

A di­fe­ren­cia de las po­lí­ti­cas in­cre­men­ta­les, los cam­bios drás­ti­cos tie­nen tam­bién la des­ven­ta­ja de que con fre­cuen­cia sir­ven co­mo ca­ta­li­za­do­res de una reac­ción po­pu­lar con­tra­ria y des­me­di­da. Reac­ción que no so­lo lle­va a la re­vo­ca­ción de la po­lí­ti­ca im­ple­men­ta­da –en es­te ca­so, el Es­ta­tu­to del Desar­me–, sino tam­bién a la in­tro­duc­ción de ver­sio­nes más drás­ti­cas de la po­lí­ti­ca an­te­rior. In­clu­so, a la de­pu­ra­ción de otras nor­mas so­cia­les re­la­cio­na­das. El apo­yo re­cien­te y ma­si­vo a Bol­so­na­ro pue­de in­ter­pre­tar­se tam­bién en es­te mar­co. Más allá de la anu­la­ción del Es­ta­tu­to y la li­be­ra­li­za­ción de la ven­ta de ar­mas, es una reac­ción des­me­di­da de gran par­te de la so­cie­dad bra­si­le­ña a po­lí­ti­cas y nor­mas que les pro­du­cían un fuer­te re­cha­zo.

¿Es­to sig­ni­fi­ca que ar­mar a la po­bla­ción pue­da ser una bue­na idea? Por su­pues­to que no. La vio­len­cia en Bra­sil es un pro­ble­ma es­truc­tu­ral, cu­yas cau­sas son va­ria­das y pro­fun­das. En­tre las más im­por­tan­tes es­tán los al­tos ni­ve­les de ex­clu­sión so­cial, ins­ti­tu­cio­nes dé­bi­les e in­efi­ca­ces, mar­ca­das de­sigual­da­des so­cio­eco­nó­mi­cas, pro­ce­sos de ur­ba­ni­za­ción rá­pi­dos y des­con­tro­la­dos, un al­to nú­me­ro de hom­bres jó­ve­nes que no tra­ba­jan ni es­tu­dian, y la ins­ta­la­ción de gru­pos cri­mi­na­les or­ga­ni­za­dos en las gran­des ur­bes. En un contexto con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, es di­fí­cil ima­gi­nar que una ma­yor pro­li­fe­ra­ción de ar­mas de fue­go no su­pon­ga un au­men­to aún ma­yor de la vio­len­cia.

La reali­dad es tes­ta­ru­da y no ad­mi­te ata­jos pa­ra el desa­rro­llo. Ar­mar a la po­bla­ción no so­lu­cio­na­rá los pro­ble­mas de in­se­gu­ri­dad, co­mo po­ner a un de­men­te al man­do no so­lu­cio­na­rá tam­po­co la te­rri­ble cri­sis que pro­vo­có el PT. Por des­gra­cia, mu­chos bra­si­le­ños creen que la si­tua­ción del país es tan ca­la­mi­to­sa que no pue­de em­peo­rar. De ahí que la elec­ción de Bol­so­na­ro no sea tan ries­go­sa. Si

tan so­lo mi­ra­sen ha­cia al nor­te ve­rían que eso no es así. Las ta­sas de ho­mi­ci­dio de El Sal­va­dor, Ja­mai­ca y Ve­ne­zue­la du­pli­can y tri­pli­can las del gi­gan­te la­ti­noa­me­ri­cano.

Es di­fí­cil ser op­ti­mis­ta en cuan­to al fu­tu­ro pró­xi­mo de Bra­sil. Cuan­do en 2006 en Mé­xi­co, el go­bierno de Fe­li­pe Cal­de­rón de­cla­ró la gue­rra mi­li­tar a los nar­cos, la vio­len­cia au­men­tó drás­ti­ca­men­te y los gru­pos cri­mi­na­les sa­lie­ron for­ta­le­ci­dos. Por des­gra­cia, creo que Bra­sil se­gui­rá la mis­ma suer­te si Bol­so­na­ro lle­ga al po­der. Mi úni­co con­se­jo: no de­jen que los ni­ños jue­guen con ar­mas. Ni si­quie­ra de ju­gue­te.

Fuen­te: https://www.ny­ti­mes.com/es /2018/07/27/ opi­nion-pi­res­ja ir-bol so­nar o-bra­sil/ 2 Fuen­te: FBSP (2018). 3 Fuen­te: FBSP (2018). Fuen­te del grá­fi­co: Ela­bo­ra­ción pro­pia con da­tos de Wai­sel­fisz (2015) e Ipea y FBSP (2018). Los da­tos pa­ra 2017 y 2018 aún no es­tán dis­po­ni­bles.

* Doc­tor en Cien­cia Po­lí­ti­ca, es­pe­cia­lis­ta en po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad y ar­mas, do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor en el Ins­ti­tu­to de Cien­cia Po­lí­ti­ca, Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les, Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca. Au­tor del li­bro Gun Con­trol Po­li­cies in Latin Ame­ri­ca, Pal­gra­ve, 2019.

En so­cie­da­des edu­ca­das y res­pe­tuo­sas de la ley, co­mo son por ejem­plo Sui­za o Fin­lan­dia, la pro­li­fe­ra­ción de ar­mas no sue­le tra­du­cir­se en vio­len­cia. En el contexto la­ti­noa­me­ri­cano sue­le pa­sar lo con­tra­rio

Los se­gui­do­res de Bol­so­na­ro imi­tan los ges­tos de su lí­der. EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.