Un pe­rio­dis­ta que es­tu­dia ca­sos de co­rrup­ción des­de el exi­lio

Jo­seph Po­lis­zuk, un pe­rio­dis­ta que es­tu­dia la co­rrup­ción en Ve­ne­zue­la des­de fue­ra de su país

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW Des­de Co­lom­bia

Se fue­ron de Ve­ne­zue­la. Con­tra­ria­dos. Per­se­gui­dos. Los edi­to­res y re­dac­to­res del por­tal de in­ves­ti­ga­ción ve­ne­zo­lano www. ar­man­do. info, Alfredo Me­sa, Eward Schar­fen­berg, Jo­seph Po­lis­zuk y Ro­ber­to De­niz, fue­ron de­man­da­dos por el em­pre­sa­rio co­lom­biano Alex Saab por “di­fa­ma­ción agra­va­da con­ti­nua­da e in­ju­ria agra­va­da” en el pa­sa­do fe­bre­ro, y to­da­vía el te­ma es­tá que ar­de.

¿Cuál fue la ra­zón de la de­man­da? Los pe­rio­dis­tas re­ve­la­ron irre­gu­la­ri­da­des en la im­por­ta­ción es­ta­tal de ali­men­tos en Ve­ne­zue­la. Se­ña­la­ron que las tur­bias ne­go­cia­cio­nes in­vo­lu­cran a fun­cio­na­rios de al­to ran­go del go­bierno de Nicolás Ma­du­ro y a al­gu­nos empresarios de la re­gión.

Se­gún han pu­bli­ca­do en el por­tal, el go­bierno ve­ne­zo­lano ha­bría sus­cri­to con­tra­tos con la em­pre­sa Group Grand Li­mi­ted (vin­cu­la­da a Saab y re­gis­tra­da en Hong Kong)

por más de US$ 120 mi­llo­nes pa­ra la ven­ta de to­ne­la­das de ali­men­tos im­por­ta­dos en Ve­ne­zue­la. Ese plan de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos sub­si­dia­dos a tra­vés de los Co­mi­tés Lo­ca­les de Abas­te­ci­mien­to y Pro­duc­ción (CLAP), es­tá de­jan­do sen­das ga­nan­cias a sus im­pli­ca­dos a lo lar­go de la ca­de­na co­mer­cial, afir­man.

An­te un pro­ce­so le­gal abier­to y des­con­fian­do de la Jus­ti­cia ve­ne­zo­la­na (los po­de­res no son in­de­pen­dien­tes en el país ca­ri­be­ño), los pe­rio­dis­tas de­ci­die­ron huir de Ve­ne­zue­la po­co des­pués de ser de­man­da­dos. Los de­li­tos de di­fa­ma­ción agra­va­da y con­ti­nua­da e in­ju­ria agra­va­da con­lle­van pe­nas de en­tre uno y seis años de pri­sión, ade­más de mul­tas pe­cu­nia­rias.

A la fe­cha, los pe­rio­dis­tas si­guen in­ves­ti­gan­do la co­rrup­ción en los círcu­los de po­der de Ve­ne­zue­la, des­de el ex­te­rior. El Ob­ser

va­dor ha­bló con Jo­seph Po­lis­zuk en Co­lom­bia.

Po­lis­zuk es ga­na­dor del Pre­mio In­ter­na­cio­nal Knight de Pe­rio­dis­mo 2018 y dos ve­ces fi­na­lis­ta del Pre­mio La­ti­noa­me­ri­cano de Pe­rio­dis­mo de In­ves­ti­ga­ción del Ipys.

¿Cuál es su si­tua­ción en es­te mo­men­to?

Se­gui­mos in­ves­ti­gan­do des­de otros paí­ses. El pro­gra­ma de ali­men­tos sub­si­dia­dos del go­bierno ve­ne­zo­lano fue “ven­di­do” an­te la opi­nión pú­bli­ca co­mo una so­lu­ción tem­po­ral y re­sul­ta que es un ne­go­cio pe­ren­ne pa­ra el go­bierno y fun­cio­na­rios de al­to ran­go. Que­re­mos mos­trar a tra­vés del pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción la elite eco­nó­mi­ca que sos­tie­ne al sis­te­ma po­lí­ti­co ve­ne­zo­lano.

¿Qué han in­ves­ti­ga­do úl­ti­ma­men­te so­bre el te­ma de co­rrup­ción?

Saab es uno de los empresarios que tie­ne ac­ce­so al círcu­lo más ce­rra­do del pre­si­den­te Ma­du­ro y ma­ne­ja más de US$ 2.000 mi­llo­nes en di­fe­ren­tes con­tra­tos. Ha­blo de los CLAP, pe­ro tam­bién de unas vi­vien­das de US$ 600 mi­llo­nes, que nun­ca se cons­tru­ye­ron en Ve­ne­zue­la, y del frau­de en­tre Ecua­dor y Ve­ne­zue­la con la mo­ne­da vir­tual “su­cre”, don­de ha­bía com­pli­ci­dad en­tre ope­ra­do­res de am­bos paí­ses, quie­nes ac­ce­dían a li­qui­da­cio­nes en dó­la­res pre­fe­ren­cia­les de Ve­ne­zue­la y sa­ca­ban ta­ja­da. Eso re­per­cu­te en los CLAP. No se tra­ta de cual­quier ca­so de co­rrup­ción, es­ta­mos ha­blan­do del ham­bre de los ve­ne­zo­la­nos. Del ham­bre de un país pe­tro­le­ro.

Lo que he­mos ave­ri­gua­do en es­tos días es que las ope­ra­cio­nes ilí­ci­tas que se ha­cían a tra­vés de una em­pre­sa re­gis­tra­da en Hong Kong, aho­ra se es­con­den en com-

pa­ñías offs­ho­re de Tur­quía y de Emi­ra­tos Ára­bes. Si­gue el ne­go­cio con di­fe­ren­te fa­cha­da. Es­ta­mos tra­tan­do de iden­ti­fi­car a los gran­des gru­pos in­vo­lu­cra­dos en es­to.

¿No acep­ta­ron el jui­cio por no con­fiar en la Jus­ti­cia en Ve­ne­zue­la?

Por eso y por­que si hu­bié­ra­mos acep­ta­do el jui­cio por di­fa­ma­ción e in­ju­ria exis­tía una con­di­ción de que no po­día­mos men­cio­nar pú­bli­ca­men­te el ca­so du­ran­te el tiem­po del jui­cio. Hu­bié­ra­mos que­da­do in­ha­bi­li­ta­dos pa­ra pro­nun­ciar­nos, re­por­tar o pu­bli­car, y es lo que no que­re­mos.

¿Qué es­tá ha­cien­do aho­ra?

La re­vis­ta Se­ma­na de Co­lom­bia nos ofre­ció un es­pa­cio tran­si­to­rio en su re­dac­ción pa­ra que con­ti­nuá­ra­mos nues­tro tra­ba­jo. Pen­sa­ba que íba­mos a re­gre­sar a Ve­ne­zue­la, pe­ro ha­ce unas tres se­ma­nas nos dic­ta­ron pro- hi­bi­ción de sa­li­da del país. Eso sig­ni­fi­ca que si re­gre­sa­mos nos arres­ta­rían.

¿Ar­man­do.info si­gue fun­cio­nan­do en Ca­ra­cas?

Sí, nues­tra re­dac­ción es­tá di­vi­di­da en­tre Ca­ra­cas y aho­ra Bogotá. So­mos un to­tal de 16 pe­rio­dis­tas, cua­tro de los cua­les es­ta­mos en el ex­te­rior. To­da­vía no han cen­su­ra­do nues­tro por­tal de in­ves­ti­ga­ción, sino a al­gu­nos de sus pe­rio­dis­tas, los más di­rec­ta­men­te in­vo­lu­cra­dos con la no­ta que pu­bli­ca­mos so­bre el CLAP.

El año pa­sa­do us­te­des ga­na­ron el Con­cur­so de IPYS por una in­ves­ti­ga­ción so­bre mi­li­ta­res ve­ne­zo­la­nos que a su vez son con­tra­tis­tas del go­bierno, ¿có­mo re­co­gie­ron esa in­for­ma­ción?

Con­se­gui­mos los nom­bres de esos 800 mi­li­ta­res cru­zan­do los da­tos del Re­gis­tro Na­cio­nal de Con­tra­tis­tas y el de los mi­li­ta­res. Nos di­mos cuen­ta de que hay ge­ne­ra­les, co­ro­ne­les ac­ti­vos y en re­ti­ro que tie­nen con­tra­tos con el go­bierno. Así lo di­fun­di­mos.

¿La in­ves­ti­ga­ción de Pa­na­má Pa­pers en la que par­ti­ci­pó si­gue en pie?

Sí, es una in­ves­ti­ga­ción apar­te que si­gue en pie, es­ta­mos es­cri­bien­do un li­bro so­bre ese te­ma. La his­to­ria que coor­di­né de Pa­na­má Pa­pers en Ve­ne­zue­la es so­bre Clau­dia Díaz, la en­fer­me­ra de Hu­go Chá­vez que se vol­vió Te­so­re­ra Na­cio­nal. Su es­po­so, Adrián Ve­lás­quez, era guar­daes­pal­das del en­ton­ces pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la. A ellos les en­con­tra­mos una for­tu­na en un pa­raí­so fis­cal.

¿Y el ca­so de los pa­sa­por­tes?

Esa in­ves­ti­ga­ción la cu­brí di­rec­ta­men­te: la trian­gu­la­ción de los pa­sa­por­tes ve­ne­zo­la­nos. Ve­ne­zue­la em­pe­ñó su ba­se de da­tos del Re­gis­tro Ci­vil a Cu­ba. Y Cu­ba, a su vez, ter­ce­ri­zó el ne­go­cio a una em­pre­sa ale­ma­na que, a con­tra­co­rrien­te de la ley, no re­por­tó que im­pri­mía los pa­sa­por­tes ve­ne­zo­la­nos.

¿Có­mo han lle­ga­do a esos ha­llaz­gos?

Nos ba­sa­mos en el pe­rio­dis­mo de da­tos. La co­rrup­ción ve­ne­zo­la­na no tie­ne fron­te­ras y mu­chas co­sas las ave­ri­gua­mos tam­bién por las re­des for­ma­les e in­for­ma­les de pe­rio­dis­tas en otros paí­ses. Ade­más, siem­pre en una tran­si­ción, hay viu­das del po­der, do­lien­tes que quie­ren de­cir lo que es­tá pa­san­do y hay que sa­ber­los iden­ti­fi­car.

¿Có­mo se fi­nan­cia el por­tal www. ar­man­do.info?

Es­ta­mos tra­tan­do de ha­cer un mo­de­lo de ne­go­cios por mem­bre­sías, aun­que no es su­fi­cien­te. Con­ta­mos con al­gu­nas do­na­cio­nes, par­ti­ci­pa­mos en even­tos, nos in­vi­tan pa­ra que ex­pli­que­mos lo que es­ta­mos ha­cien­do y así va­mos “lle­nan­do el po­te”. Siem­pre nos man­te­ne­mos in­de­pen­dien­tes.

El pe­rio­dis­ta ase­gu­ra que quie­re mos­trar la elite eco­nó­mi­ca que sos­tie­ne al sis­te­ma po­lí­ti­co ve­ne­zo­lano

“No se tra­ta de cual­quier ca­so de co­rrup­ción, es­ta­mos ha­blan­do del ham­bre de los ve­ne­zo­la­nos. Del ham­bre de un país pe­tro­le­ro”

Jo­seph Po­lis­zuk

PE­RIO­DIS­TA DE IN­VES­TI­GA­CIÓN

M.GU­TIÉ­RREZ - EFE

Los pe­rio­dis­tas in­ves­ti­gan des­de otros paí­ses la si­tua­ción de cri­sis en Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.