Alia­do sal­va­je

La muer­te de Ja­mal Khas­hog­gi re­ve­ló la sa­ña del go­bierno del prín­ci­pe sau­di­ta Bin Sal­man. ¿El mun­do reac­cio­na­rá an­te el ho­rren­do cri­men?

El Observador Fin de Semana - Mundo - - MUNDO - RI­CAR­DO GA­LAR­ZA

Los pro­ble­mas de te­ner un alia­do tan bar­bá­ri­co co­mo Ara­bia Sau­di­ta han que­da­do fi­nal­men­te al des­cu­bier­to. Ayer el reino con­fir­mó que el pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi fue ase­si­na­do en el con­su­la­do de Estambul, y a me­di­da que se van co­no­cien­do los he­chos más tru­cu­len­tos en el ca­so se va de­ve­lan­do el ver­da­de­ro ros­tro del mons­truo que Es­ta­dos Uni­dos ha ali­men­ta­do du­ran­te sie­te dé­ca­das.

El reino sau­di­ta, el más fir­me alia­do de Was­hing­ton en el mun­do ára­be, es un ré­gi­men cruel y des­pia­da­do que vio­la los de­re­chos humanos, en­car­ce­la y ase­si­na di­si­den­tes, in­ter­vie­ne mi­li­tar­men­te en paí­ses ve­ci­nos, fi­nan­cia el te­rro­ris­mo sa­la­fis­ta y, du­ran­te las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das, ha fun­da­do y fi­nan­cia­do cien­tos de ma­dra­sas del Is­lam ra­di­cal en to­do el mun­do mu­sul­mán, don­de se for­ma­ron tres ge­ne­ra­cio­nes de yiha­dis­tas. Los mis­mos que a su gra­dua­ción han pa­sa­do a in­te­grar las fi­las de Al Qae­da, del Es­ta­do Is­lá­mi­co y de otros gru­pos te­rro­ris­tas res­pon­sa­bles por la muer­te de cien­tos de mi­les de per­so­nas des­de Nue­va York has­ta Ba­li.

Pe­ro fue el ase­si­na­to de un so­lo hom­bre a ma­nos del reino lo que ha cau­sa­do la in­dig­na­ción in­ter­na­cio­nal y la con­de­na del mun­do al ré­gi­men que di­ri­ge con mano de hie­rro el prín­ci­pe he­re­de­ro Moha­med bin Sal­man (MBS), des­de que en ju­nio de 2017 fue­ra en­tro­ni­za­do por su pa­dre, el rey Sal­man, cuan­do el mal de Alz­hei­mer co­men­zó a men­guar vi­si­ble­men­te las fa­cul­ta­des del mo­nar­ca. In­clu­so MBS ha­bía go­za­do has­ta aho­ra de muy bue­na pren­sa en Oc­ci­den­te, don­de los me­dios lo pon­de­ra­ban inopi­na­da­men­te co­mo “un re­for­ma­dor” que li­de­ra­ría un pro­ce­so de “aper­tu­ra”, “trans­for­ma­ción” y “mo­der­ni­za­ción” en el reino. Po­co les fal­tó pa­ra de­cir que era un de­mó­cra­ta li­be­ral a car­ta ca­bal.

Tho­mas Fried­man, el más re­nom­bra­do co­lum­nis­ta de The New York Ti­mes en te­mas de Orien­te Me­dio, lle­gó a anun­ciar en­ton­ces que con el as­cen­so del prín­ci­pe “la pri­ma­ve­ra ára­be” ha­bía lle­ga­do a Ara­bia Sau­di­ta; “por fin”, sus­pi­ra­ba el pe­rio­dis­ta. Aun­que Fried­man ha­bía lle­ga­do a Riad en no­viem­bre del año pa­sa­do, en me­dio de una gi­gan­tes­ca pur­ga es­ti­lo me­die­val desata­da por Bin Sal­man y el re­cru­de­ci­mien­to de la re­pre­sión in­ter­na, en un cli­ma de te­rror pa­ra los di­si­den­tes y ac­ti­vis­tas de de­re­chos humanos, el pe­rio­dis­ta di­jo ha­ber en­con­tra­do al país pa­san­do por la más plá­ci­da “pri­ma­ve­ra al es­ti­lo sau­di­ta”.

Du­ran­te una re­cien­te gi­ra por Es­ta­dos Uni­dos, el prín­ci­pe ha­bía si­do en­sal­za­do en los me­dios y re­ci­bi­do con los bra­zos abier­tos por per­so­na­li­da­des co­mo Bill Ga­tes, Jeff Be­zos, Oprah Win­frey, el ac­tor Dway­ne ‘The Rock’ John­son y, des­de lue­go, por el pro­pio pre­si­den­te Do­nald Trump. Era “el” hom­bre en el mun­do del di­ne­ro; to­dos que­rían ha­cer ne­go­cios con él. Des­de las pá­gi­nas de El Observador ad­ver­ti­mos des­de me­dia­dos de 2017 que Bin Sal­man era un dés­po­ta peor que to­dos sus an­te­ce­so­res jun­tos.

Hoy el gran “re­for­ma­dor” es blan­co de la in­dig­na­ción mun­dial por la des­apa­ri­ción y ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta di­si­den­te Ja­mal Khas-

Hoy el gran “re­for­ma­dor” es blan­co de la in­dig­na­ción mun­dial por el ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta di­si­den­te

hog­gi en las ins­ta­la­cio­nes del Con­su­la­do sau­di­ta en Estambul. Aho­ra le pi­den ex­pli­ca­cio­nes sus alia­dos eu­ro­peos y Was­hing­ton. Y los me­dios que an­tes lo vi­to­rea­ban, pu­bli­can los de­ta­lles más atro­ces que el go­bierno tur­co va fil­tran­do a la pren­sa de su país so­bre el si­nies­tro ho­mi­ci­dio, per­pe­tra­do, se­gún es­tas ver­sio­nes, en un sá­di­co e in­ve­ro­sí­mil ac­to de te­rro­ris­mo de Es­ta­do. A Khas­hog­gi —que ha­bía acu­di­do al con­su­la­do de su país pa­ra ob­te­ner un cer­ti­fi­ca­do de es­ta­do ci­vil con in­ten­cio­nes de con­traer nup­cias en Tur­quía—, lo tor­tu­ra­ron, le fue­ron cor­tan­do los de­dos uno a uno mien­tras aún es­ta­ba vi­vo, lue­go lo de­go­lla­ron, lo des­cuar­ti­za­ron a se­rru­cho y por úl­ti­mo di­sol­vie­ron su cuer­po des­mem­bra­do en un ta­cho de áci­do.

Se­gún las gra­ba­cio­nes de au­dio de la se­sión de tor­tu­ra en po­der del go­bierno tur­co, Khas­hog­gi re­sis­tió las tor­tu­ras y mu­ti­la­cio­nes du­ran­te más de diez mi­nu­tos. La se­sión fue di­ri­gi­da por Sa­lah Moha­med Al Tu­bai­yi, un al­to ofi­cial de la in­te­li­gen­cia sau­di­ta y cer­cano co­la­bo­ra­dor del prín­ci­pe re­for­ma­dor. Tan mo­der­ni­za­do­res re­sul­ta­ron es­tos nue­vos mu­cha­chos del ré­gi­men sau­di­ta que pa­ra tor­tu­rar y lue­go des­cuar­ti­zar a Khas­hog­gi, Al Tu­bai­yi es­cu­cha­ba mú­si­ca clá­si­ca en sus au­ri­cu­la­res. “Cuan­do ha­go es­tas co­sas, es­cu­cho mú­si­ca”, les de­cía a sus su­bor­di­na­dos, se­gún las ver­sio­nes de pren­sa, mien­tras des­cuar­ti­za­ba el cuer­po sin vi­da del pe­rio­dis­ta; lo que da a en­ten­der que pa­ra él se tra­ta de una ac­ti­vi­dad que rea­li­za con cier­ta fre­cuen­cia. Pa­re­ce una pe­lí­cu­la de te­rror pe­ro es lo que cons­ta en los au­dios del go­bierno tur­co se­gún los me­dios que han te­ni­do ac­ce­so a ellos.

¿Cuál fue el cri­men que co­me­tió Khas­hog­gi pa­ra desatar la ira del car­ni­ce­ro de Riad? Ser crí­ti­co del ré­gi­men en las pá­gi­nas del Was­hing­ton Post, pe­rió­di­co don­de te­nía una co­lum­na des­de el año pa­sa­do cuan­do se mu­dó de Riad al área de Was­hing­ton. Mo­de­ra­da­men­te crí­ti­co, se­ría el tér­mino que más se ajus­ta a sus es­cri­tos; pe­día co­sas co­mo “li­ber­tad de ex­pre­sión” y la li­be­ra­ción de los di­si­den­tes en­car­ce­la­dos; tam­po­co es que Khas­hog­gi fue­ra Sal­man Rash­die, ni por crí­ti­co, ni por po­lé­mi­co ni, me­nos aún, por su pro­sa y es­ta­tu­ra in­te­lec­tual. Las co­lum­nas de Khas­hog­gi eran bas­tan­te ele­men­ta­les; pe­ro se las pu­bli­ca­ba el Was­hing­ton Post. Y eso pa­ra MBS, que ha gas­ta­do va­rias for­tu­nas en pro­pa­gan­da,

era un agra­vio im­per­do­na­ble. Lo man­dó ma­tar del mo­do más cruel, con esa frial­dad que la fi­ló­so­fa Han­nah Arendt de­fi­nió co­mo la “ba­na­li­dad del mal”.

Aho­ra de­be­rá afron­tar las con­se­cuen­cias. Aho­ra, a la con­de­na del mun­do, se le ha su­ma­do la can­ce­la­ción en ma­sa a un fo­ro de in­ver­sio­nes que ha­bía or­ga­ni­za­do pa­ra la se­ma­na que vie­ne en la ca­pi­tal sau­di­ta con los CEOs de las más im­por­tan­tes fir­mas nor­te­ame­ri­ca­nas, ban­que­ros de Wall Street, el se­cre­ta­rio del Te­so­ro, Ste­ven Mnu­chin, el pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial, Jim Yong Kim, y la di­rec­to­ra del FMI, Ch­ris­ti­ne La­gar­de. To­dos can­ce­la­ron.

Tal pa­re­ce que al me­nos se le ca­yó el tin­gla­do a Bin Sal­man. Pe­ro de ahí a que Was­hing­ton y sus alia­dos eu­ro­peos real­men­te to­men re­pre­sa­lias en su con­tra o de­ci­dan, co­mo de­be­rían, im­po­ner san­cio­nes a Ara­bia Sau­di­ta, me­dia al me­nos un sa­cu­dón más de opi­nión pú­bli­ca. Tal vez si el go­bierno de An­ka­ra da a co­no­cer de una bue­na vez los au­dios con los gri­tos de do­lor y desesperación de Khas­hog­gi en me­dio la tor­tu­ra, la pre­sión se tor­ne in­sos­te­ni­ble pa­ra el go­bierno de Trump, que por aho­ra pa­re­ce dar­le lar­gas al asun­to.

En un prin­ci­pio el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se no se mos­tró muy in­dig­na­do con el ca­so, li­mi­tán­do­se a de­cir que la in­for­ma­ción no era aún su­fi­cien­te. “Na­die sa­be”, di­jo, co­mo si se tra­ta­ra de un mis­te­rio in­son­da­ble. Lue­go, a me­di­da que el es­cán­da­lo se mul­ti­pli­ca­ba en pro­gre­sión geo­mé­tri­ca por to­das las pan­ta­llas que tan­to mira, en­du­re­ció el tono y ame­na­zó con una se­ve­ra res­pues­ta de Was­hing­ton si se lle­ga­se a com­pro­bar que el reino sau­di­ta es cul­pa­ble del atroz ho­mi­ci­dio de Khas­hog­gi.

Al mis­mo tiem­po des­pa­chó de emer­gen­cia a su se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pom­peo, a Riad, don­de se reunión con el pro­pio Bin Sal­man. Pe­ro las son­ri­sas y la afa­bi­li­dad que le pro­di­gó lue­go en pú­bli­co, en una se­sión de fo­tos que bien po­dría ha­ber­se evi­ta­do, de­ja­ron la sen­sa­ción de que las in­ten­cio­nes de Was­hing­ton de cas­ti­gar a su alia­do son bas­tan­te elu­si­vas. Pom­peo le acon­se­jó a Trump que “les die­ra unos días” a los sau­di­tas pa­ra ter­mi­nar su pro­pia in­ves­ti­ga­ción del ca­so. Lo que es, más o me­nos, co­mo dar­le tiem­po a un acu­sa­do en una cor­te pa­ra lle­var a ca­bo la in­ves­ti­ga­ción del cri­men que él mis­mo co­me­tió. Tam­po­co ha im­pul­sa­do Was­hing­ton una in­ves­ti­ga­ción de Na­cio­nes Uni­das ni nin­gún otro ti­po de in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te. Por lo que la pe­lo­ta es­tá aho­ra en la can­cha del go­bierno tur­co de Re­cep Tay­yip Er­do­gan, que si bien es­tá en­fren­ta­do con los sau­di­tas, tam­po­co pue­de de­cla­rar­le una gue­rra di­plo­má­ti­ca. Se lle­ga a sal­var el prín­ci­pe de es­ta, y se ga­na pa­ra siem­pre un enemi­go muy po­de­ro­so en su pro­pio ve­cin­da­rio.

De mo­do que aho­ra ca­da uno jue­ga sus car­tas. Was­hing­ton ne­ce­si­ta a Riad, que es el úni­co alia­do de pe­so que le va que­dan­do en Me­dio Orien­te apar­te de Is­rael. A Tur­quía Trump ya la ale­jó de ma­ne­ra por de­más tor­pe, de­ján­do­se lle­var por los desa­ti­nos geo­po­lí­ti­cos de su vi­ce­pre­si­den­te re­li­gio­so y por los hal­co­nes de Was­hing­ton. Y aho­ra, pa­ra con­te­ner a Irán, (cu­yo acuer­do nu­clear tam­bién aban­do­nó) y a la cre­cien­te in­fluen­cia de Ru­sia en la re­gión, so­lo le que­da Ara­bia Sau­di­ta, que ade­más si­gue sien­do el se­gun­do ex­por­ta­dor de cru­do a Es­ta­dos Uni­dos y, más im­por­tan­te aun, país de un al­tí­si­mo in­te­rés pa­ra las gran­des em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peas.

Por eso, no so­lo Was­hing­ton, sino to­do Oc­ci­den­te, se ha­bía he­cho has­ta aho­ra de la vis­ta gor­da an­te tan­ta atro­ci­dad y abu­so de Riad. Ni si­quie­ra su san­grien­ta in­ter­ven­ción en Ye­men, que ha cau­sa­do la muer­te de mi­les de ci­vi­les —y don­de en un so­lo día de agos­to, mu­rie­ron cal­ci­na­dos cua­ren­ta ni­ños en un óm­ni­bus es­co­lar de­to­na­do por las bom­bas sau­díes— pa­re­cía ha­cer me­lla en la ima­gen del prín­ci­pe, que se­guía con sus tours de in­ver­sio­nes por el mun­do y re­ci­bien­do ce­le­bri­da­des y gran­des empresarios de Oc­ci­den­te en ca­sa.

Tal vez por eso pen­só que to­do le es­ta­ba per­mi­ti­do. Aho­ra ha co­no­ci­do su lí­mi­te. Aho­ra na­die pue­de des­co­no­cer quién es real­men­te Bin Sal­man. Y su fu­tu­ro es­tá en ma­nos de Er­do­gan.

La pe­lo­ta es­tá aho­ra en la can­cha del go­bierno tur­co de Re­cep Tay­yip Er­do­gan, que si bien es­tá en­fren­ta­do con los sau­di­tas, tam­po­co pue­de de­cla­rar­le una gue­rra di­plo­má­ti­ca

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.