El po­pu­lis­mo jue­ga con el mie­do

Los po­lí­ti­cos po­pu­lis­tas es­tán en al­za azu­zan­do los te­mo­res de la po­bla­ción: pis­tas en cin­co paí­ses

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - KERSTEN KNIPP

Ha­ce al­gún tiem­po, el pe­rio­dis­ta italiano Er­nes­to Ga­lli de­lla Lo­gia, crea­dor del dia­rio Co­rrie­re de­lla Se­ra, con­fe­só a los lec­to­res del pe­rió­di­co que, aun­que na­ció italiano, no sa­bía si mo­rir co­mo tal. Se­gún él, el país es­ta­ría cam­bian­do de­ma­sia­do rá­pi­do, y pa­ra peor. Di­jo que no­ta­ba los cam­bios en pe­que­ñas co­sas. Por ejem­plo, nin­gu­na pe­lí­cu­la ita­lia­na com­pi­tió en el Fes­ti­val de Can­nes de 2017, por pri­me­ra vez en la his­to­ria del fes­ti­val.

El fra­ca­so en Can­nes, es­cri­be De­lla Log­gia, es par­te de una se­rie de otros fe­nó­me­nos mu­cho más gra­ves: una eco­no­mía es­tan­ca­da, la caí­da de los sa­la­rios, el mal es­ta­do de la via­li­dad y el trans­por­te pú­bli­co, la in­efi­cien­cia de la bu­ro­cra­cia. Y la lis­ta po­dría con­ti­nuar.

To­do es­to lle­va a una di­fu­sa in­co­mo­di­dad pa­ra la que los ita­lia­nos no co­no­cen res­pues­ta, so­bre to­do una res­pues­ta po­lí­ti­ca, de acuer­do con el so­ció­lo­go Mar­co Re­ve­lli. Los an­ti­guos par­ti­dos tra­di­cio­na­les se di­sol­vie­ron tras nu­me­ro­sos es­cán­da­los, apun­ta.

Re­ve­lli ase­gu­ra que esos par­ti­dos ha­cen fal­ta aho­ra. “Sin un len­gua­je ade­cua­do con el que pue­dan con­tar su pro­pia his­to­ria, los ciu­da­da­nos son ca­ta­pul­ta­dos al re­sen­ti­mien­to y al ren­cor”. Y es ahí don­de los po­pu­lis­tas se apro­ve­chan de la si­tua­ción, sos­tie­ne el so­ció­lo­go.

Crí­ti­ca a las éli­tes

El pro­ble­ma no se li­mi­ta a Ita­lia. Ale­xan­der Gau­land, uno de los lí­de­res del par­ti­do Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia ( AfD), de­li­neó a prin­ci­pios de oc­tu­bre en un en­sa­yo pa­ra el dia­rio ale­mán Frank­fur­ter All­ge­mei­ne Zei­tung qué gru­pos con­ver­gie­ron en su par­ti­do ul­tra­de­re­chis­ta.

“Por un la­do, la cla­se me­dia, a la que tam­bién per­te­ne­ce el sec­tor me­diano, que no pue­de sim­ple­men­te trans­fe­rir sus ne­go­cios a la In­dia y pro­du­cir allí de for­ma par­ti­cu­lar­men­te ba­ra­ta. En se­gun­do lu­gar, las lla­ma­das per­so- nas co­mu­nes, cu­yos em­pleos son a me­nu­do pé­si­ma­men­te re­mu­ne­ra­dos o no exis­ten más, y que han tra­ba­ja­do to­da la vi­da y hoy tie­nen que so­bre­vi­vir con una ju­bi­la­ción mi­se­ra­ble. Es­tos son tam­bién aque­llos pa­ra quie­nes la pa­tria to­da­vía es un va­lor en sí y son los pri­me­ros en per­der­la, ya que los in­mi­gran­tes es­tán flu­yen­do pa­ra el en­torno en el que vi­ven. Ellos no pue­den sim­ple­men­te mu­dar­se y ju­gar al golf en otro lu­gar”.

El ar­tícu­lo de Gau­land fue am­plia­men­te criticado. En la crí­ti­ca a la éli­te, al­gu­nos vie­ron, por ejem­plo, una re­for­mu­la­ción con­tem­po­rá­nea de vie­jos mo­ti­vos an­ti­se­mi­tas. La “au­sen­cia de la pa­tria”, an­tes uno de los tó­pi­cos cen­tra­les de in­ci­ta­ción an­ti­se­mi­ta, apa­re­ce en Gau­land con una nue­va apa­rien­cia, aho­ra di­ri­gi­da con­tra las éli­tes glo­ba­li­za­das.

Sin em­bar­go, Gau­land for­mu­la pro­ble­mas que son vis­tos de for­ma si­mi­lar por iz­quier­dis­tas. En Francia, por ejem­plo, el geógrafo so­cial Ch­ris­top­he Gui­lluy in­ves­ti­gó en va­rios li­bros el de­bi­li­ta­mien­to de los so­cia­lis­tas fran­ce­ses.

La Fran­ce Pe­rip­hé­ri­que ( La Francia pe­ri­fé­ri­ca) es el nom­bre de su li­bro más fa­mo­so, que de­di­ca a la cla­se des­pri­vi­le­gia­da fran­ce­sa, que ha si­do mar­gi­na­da tan­to en sen­ti­do so­cial co­mo geo­grá­fi­co y que, tras el des­man­te­la­mien­to de las gran­des in­dus­trias, se en­tre­gó a una exis­ten­cia mi­se­ra­ble al mar­gen de la so­cie­dad.

“Nin­gún par­ti­do, so­bre to­do nin­gún iz­quier­dis­ta, de­fien­de sus in­tere­ses, asu­me su de­ses­pe­ra­ción, y las or­ga­ni­za­cio­nes res­pon­sa­bles, in­clui­dos los sin­di­ca­tos, no los re­pre­sen­tan más”, es­cri­bió Gui­lluy, ex­pli­can­do que mu­chos ciu­da­da­nos re­cu­rrie­ron en­ton­ces a nue­vas fi­gu­ras po­lí­ti­cas, más es­pe­cí­fi­ca­men­te a una mu­jer: Ma­ri­ne Le Pen, lí­der del par­ti­do Agru­pa­ción Na­cio­nal, an­tes lla­ma­do Fren­te Na­cio­nal.

Mie­do a los de­más

El aná­li­sis de Gui­lluy no se li­mi­ta a Eu­ro­pa. Tam­bién se apli­ca en gran me­di­da a Es­ta­dos Uni­dos. Allí, la ame­na­za­da par­te cen­tral de la so­cie­dad, o que al me­nos se sien­te ame­na­za­da, con­tri­bu­yó a la vic­to­ria elec­to­ral de Do­nald Trump, di­ce el es­pe­cia­lis­ta en asun­tos es­ta­dou­ni­den­ses de la Uni­ver­si­dad de Sie­gen Da­niel Stein.

“Fue­ron prin­ci­pal­men­te los vo­tos de ciu­da­da­nos de la cla­se me­dia los que hi­cie­ron la di­fe­ren­cia. Es­tas per­so­nas tie­nen a me­nu­do la im­pre­sión de no re­co­no­cer más su país, al­gu­nos te­men el de­cli­ve so­cial, otros es­tán con­tra de un Es­ta­dos Uni­dos plu­ra­lis­ta y abier­to, y en­ton­ces apa­re­ce al­guien co­mo Trump, que ig­no­ra to­das las re­glas es­ta­ble­ci­das y pre­ten­de que quie­re arre­glar to­do en Wa­shing­ton y en el mun­do y pre­ten­de im­po­ner los in­tere­ses de sus elec­to­res con­tra po­lí­ti­ca co­rrec­ta. Y mu­chos sien­ten sim­pa­tía, es­pe­cial­men­te da­do que ca­na­les de te­le­vi­sión de­re­chis­tas co­mo Fox News con­fir­man es­ta ima­gen 24 ho­ras al día”, afir­mó el ex­per­to.

Una co­sa que Trump ha lo­gra­do es que ha­ce que sus pro­me­sas po­lí­ti­cas y su agen­da real se apar­ten am­plia­men­te sin atraer crí­ti­cas por par­te de sus co­rre­li­gio­na­rios, apun­ta Stein.

“La re­for­ma del sis­te­ma de sa­lud ini­cia­da por Oba­ma se­ría, por ejem­plo, una po­si­bi­li­dad de ali­viar el mie­do a la re­le­ga­ción, pe­ro es pre­ci­sa­men­te de es­to que los re­pu­bli­ca­nos quie­ren des­ha­cer­se. Hay una con­tra­dic­ción en­tre las de­man­das po­pu­lis­tas de la cam­pa­ña elec­to­ral y una po­lí­ti­ca du­ra de de­re­cha, que fa­vo­re­ce prin­ci­pal­men­te a las cla­ses más aco­mo­da­das y a las gran­des em­pre­sas”, apun­ta el do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de Sie­gen.

Des­con­fian­za en Bra­sil

Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Bra­sil se di­ri­gen a la se­gun­da vuel­ta. El can­di­da­to al fren­te en las en­cues­tas es el po­pu­lis­ta de ex­tre­ma de­re­cha Jair Bol­so­na­ro, un hom­bre que en­cuen­tra siem­pre bue­nas pa­la­bras pa­ra des­cri­bir la dic­ta­du­ra mi­li­tar bra­si­le­ña de los años 1960 y 1970.

Tam­bién Bol­so­na­ro atrae a la cla­se me­dia bien for­ma­da, afir­ma Claudia Zi­lla, lí­der del gru­po de in­ves­ti­ga­ción so­bre el con­ti­nen­te ame­ri­cano en el Ins­ti­tu­to Ale­mán de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y Se­gu­ri­dad (SWP) en Ber­lín.

“Es­tas per­so­nas tie­nen la im­pre­sión de que los otros par­ti­dos no son muy di­fe­ren­tes unos de los otros y de que la po­lí­ti­ca es un ne­go­cio co­rrup­to”, afir­ma Zi­lla.

Zi­lla re­sal­ta que el he­cho de que Bol­so­na­ro de­ba par­te de su éxi­to a in­flu­yen­tes gru­pos evan­gé­li­cos no es nin­gu­na coin­ci­den­cia, pues los po­pu­lis­tas de de­re­cha y los evan­gé­li­cos man­tie­nen agen­das con­ser­va­do­ras se­me­jan­tes, ade­más de usar es­tra­te­gias de es­ce­ni­fi­ca­ción se­me­jan­tes a las de los po­pu­lis­tas: el con­tac­to di­rec­to con el pue­blo y ape­lan pri­ma­ria­men­te a las emo­cio­nes.

“(En Francia) nin­gún par­ti­do, so­bre to­do nin­gún iz­quier­dis­ta, de­fien­de sus in­tere­ses, asu­me su de­ses­pe­ra­ción, y las or­ga­ni­za­cio­nes res­pon­sa­bles, in­clui­dos los sin­di­ca­tos, no los re­pre­sen­tan más”

Ch­ris­top­he Gui­lluy GEÓGRAFO SO­CIAL

En Ita­lia se pal­pa un sen­ti­mien­to de ren­cor por la eco­no­mía es­tan­ca­da, la caí­da de los sa­la­rios, el mal es­ta­do de la via­li­dad y el trans­por­te pú­bli­co, y la in­efi­cien­cia de la bu­ro­cra­cia

HRISTOPHE PETIT TESSON - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.