Es la ho­ra

Bra­sil eli­ge pre­si­den­te es­te do­min­go, en las elec­cio­nes más po­la­ri­za­das de la his­to­ria re­cien­te, en las que es fa­vo­ri­to un can­di­da­to po­pu­lis­ta de ex­tre­ma de­re­cha

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - GA­BRIEL PASTORR twit­ter.com/gpas­tor65

Jair Bol­so­na­ro, can­di­da­to po­pu­lis­ta de ex­tre­ma de­re­cha, es el fa­vo­ri­to del ba­lo­ta­je en Bra­sil an­te Fer­nan­do Had­dad, del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res

Es una iro­nía po­lí­ti­ca que, en Bra­sil, ad por­tas de la elec­ción más po­la­ri­za­da des­de el fi­nal de la san­grien­ta dic­ta­du­ra mi­li­tar (1964-1985) y en la que el pro­ba­ble ga­na­dor le­van­ta en al­to las ban­de­ras de un po­pu­lis­mo de ex­tre­ma de­re­cha, el li­bro Có­mo mue­ren las de­mo­cra­cias, de los po­li­tó­lo­gos es­ta­dou­ni­den­ses Da­niel Zi­blatt y Ste­ven Le­vitsky, fi­gu­re en lo más al­to del ran­king de Ama­zon de es­ta se­ma­na, se­gún un ar­tícu­lo en el dia­rio bri­tá­ni­co Fi­nan­cial Times.

Am­bos aca­dé­mi­cos de la Uni­ver­si­dad de Har­vard es­cri­ben un tex­to con el fo­co en su pro­pio país tras la lle­ga­da de Do­nald Trump a la Ca­sa Blan­ca que per­fec­ta­men­te po­dría ex­tra­po­lar­se al es­ta­do de la po­lí­ti­ca bra­si­le­ña: “Los po­lí­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses ac­tua­les tra­tan a sus ad­ver­sa­rios co­mo enemi­gos, in­ti­mi­dan a la pren­sa li­bre y ame­na­zan con im­pug­nar los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les. In­ten­tan de­bi­li­tar las de­fen­sas ins­ti­tu­cio­na­les de la de­mo­cra­cia, in­clui­dos los tri­bu­na­les”. Los pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios ad­vier­ten que hoy “las

En un país fas­ti­dia­do por los he­chos de co­rrup­ción que sal­pi­ca­ron a to­dos los gran­des par­ti­dos de Bra­sil, y gol­pea­do por al­tos ín­di­ces de vio­len­cia y des­em­pleo, Bol­so­na­ro con­quis­tó al elec­to­ra­do con un dis­cur­so an­ti­sis­te­ma del es­ti­lo de Do­nald Trump.

de­mo­cra­cias pue­den fra­ca­sar a ma­nos no ya de ge­ne­ra­les, sino de lí­de­res elec­tos, de pre­si­den­tes o pri­me­ros mi­nis­tros que sub­vier­ten el pro­ce­so mis­mo que los con­du­jo al po­der”.

No hay ma­ne­ra de no pen­sar en el can­di­da­to fa­vo­ri­to bra­si­le­ño Jair Bol­so­na­ro cuan­do los au­to­res plan­tean si “una vez una per­so­na po­ten­cial­men­te au­to­ri­ta­ria lle­ga al po­der, las de­mo­cra­cias afron­tan una se­gun­da prue­ba de­ci­si­va: ¿ sub­ver­ti­rá el di­ri­gen­te au­to­crá­ti­co las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas o ser­vi­rán és­tas pa­ra con­te­ner­lo?”.

Nin­gu­na elec­ción pre­si­den­cial de Bra­sil de la his­to­ria re­cien­te des­per­tó tan­to in­te­rés co­mo la que se rea­li­za­rá es­te do­min­go 28, en la que los elec­to­res de­ci­di­rán si du­ran­te los pró­xi­mos cua­tro años se­rán go­ber­na­dos por el ul­tra­de­re­chis­ta Bol­so­na­ro, que li­de­ra có­mo­da­men­te los son­deos, o por el iz­quier­dis­ta Fer­nan­do Had­dad, del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) que a la sombra del en­car­ce­la­do ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va, por ca­sos de co­rrup­ción, in­ten­tó for­mar un “fren­te de­mo­crá­ti­co” pa­ra im­pe­dir la vic­to­ria de un can­di­da­to al que com­pa­ran a Do­nald Trump o in­clu­so con Re­cep Tai­yip Er­do­gan, de Tur­quía, o Ro­dri­go Du­ter­te, de Fi­li­pi­nas.

Bol­so­na­ro, un ex­ca­pi­tán del Ejér­ci­to de 63 años, ga­nó la

pri­me­ra vuel­ta con 46% de los vo­tos, con el has­ta en­ton­ces mi­núscu­lo Par­ti­do So­cial Li­be­ral (PSL), fren­te a 29% pa­ra Had­dad. Los son­deos del ba­lo­ta­je le au­gu­ran una vic­to­ria por 56% a 44%.

El pres­ti­gio­so es­cri­tor in­glés Geoff Dyer es­cri­bió en el dia­rio Fi­nan­cial Times que se de­ben to­mar en se­rio los plan­teos más alar­man­tes pa­ra una de­mo­cra­cia que ha lanzado el can­di­da­to de ex­tre­ma de­re­cha bra­si­le­ño: agre­gar 10 nue­vos jue­ces al Su­pre­mo Tri­bu­nal Fe­de­ral; fuer­tes cues­tio­na­mien­tos a los me­dios de comunicación; un po­si­ble pro­yec­to de nue­va cons­ti­tu­ción, ex­clu­yen­do al Con­gre­so – aun­que lue­go se re­trac­tó–; reivin­di­ca­ción de la dic­ta­du­ra mi­li­tar y elo­gios a los tor­tu­ra­do­res; y “lim­piar” al país de los “de­lin­cuen­tes ro­jos” del iz­quier­dis­ta Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res.

Bol­so­na­ro ha da­do mues­tras de que ya se ve elec­to: Had­dad “so­lo pue­de lle­gar (a la Pre­si­den­cia) con un frau­de, por el vo­to no va a lle­gar, es­toy se­gu­ro”, di­jo el pa­sa­do miér­co­les 24.

Días atrás, en un en­cen­di­do dis­cur­so, dio su “pé­sa­me” a la “pren­sa ven­di­da”, agra­de­ció a sus se­gui­do­res por­que “es­tán sal­van­do nues­tra pa­tria” y di­jo que el en­car­ce­la­do ex­pre­si­den­te Lu­la da Sil­va “va a pu­drir­se en pri­sión”. Es muy pro­ba­ble que Dyer es­té de acuer­do si a esos ric­tus au­to­ri­ta­rios se su­man las pro­me­sas de Bol­so­na­ro so­bre el com­ba­te a la cri­mi­na­li­dad con me­di­das de fle­xi­bi­li­dad al por­te de ar­mas o sus ideas mi­só­gi­nas, ho­mo­fó­bi­cas y ra­cis­tas.

Muy cer­ca de lle­gar al po­der, Bol­so­na­ro ha in­ten­ta­do mos­trar un per­fil más ama­ble y ha ca­mi­na­do en pun­ta de pie en la cam­pa­ña pa­ra no po­ner en ries­go su ca­pi­tal elec­to­ral. En ese sen­ti­do, re­cha­zó acu­dir a los de­ba­tes con su ri­val y man­tu­vo su exi­to­sa es­tra­te­gia pro­se­li­tis­ta en las re­des so­cia­les, don­de su­ma mi­llo­nes de se­gui­do­res.

En un país fas­ti­dia­do por los he­chos de co­rrup­ción que sal­pi­pan a to­dos los gran­des par­ti­dos de Bra­sil, y al­tos ín­di­ces de vio­len­cia y des­em­pleo, su dis­cur­so an­ti­sis­te­ma en­con­tró res­pal­do no so­lo en­tre los in­flu­yen­tes lí­de­res de igle­sias evan­gé­li­cas, que lo ven co­mo la me­jor al­ter­na­ti­va pa­ra evi­tar el re­torno de la iz­quier­da, sino tam­bién en otros sec­to­res de la so­cie­dad.

En las úl­ti­mas se­ma­nas an­tes de la pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral, hi­zo una ju­ga­da maes­tra, con la que ven­ció las re­ti­cen­cias de los mer­ca­dos y se ga­nó el apo­yo de bue­na par­te de los em­pre­sa­rios, con el anun­cio de que, si ga­na la elec­ción, nom­bra­ría mi­nis­tro de Ha­cien­da al eco­no­mis­ta Pau­lo Gue­des, par­ti­da­rio de las pri­va­ti­za­cio­nes y de me­di­das de aus­te­ri­dad pa­ra sa­near las cuen­tas pú­bli­cas. Ya na­die re­cuer­da su fron­tal com­ba­te con­tra las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas li­be­ra­les du­ran­te sus 27 años co­mo le­gis­la­dor.

Co­rrien­do de atrás

El con­trin­can­te del tsu­na­mi lla­ma­do Bol­so­na­ro – el exalcalde de San Pa­blo Had­dad– tu­vo que re­co­rrer un ca­mino muy ar­duo, y aun­que lo­gró re­pun­tar en el tra­mo fi­nal de la ca­rre­ra elec­to­ral, es muy di­fí­cil que le al­can­ce pa­ra con­quis­tar el pri­mer pues­to.

Tu­vo el de­sa­fío de con­ven­cer al elec­to­ra­do de que era el me­jor sus­ti­tu­to de Lu­la, pe­ro al mis­mo tiem­po, la ti­tá­ni­ca ta­rea de to­mar la su­fi­cien­te dis­tan­cia del dos ve­ces pre­si­den­te por­que tam­bién hoy es un sím­bo­lo muy fuer­te de to­do lo ma­lo de la po­lí­ti­ca.

Pe­se a ello, no pier­de la es­pe­ran­za de lo­grar al­go que pa­re­ce im­po­si­ble. Es­te ex­mi­nis­tro de Edu­ca­ción, de 55 años, se com­pro­me­tió an­te su elec­to­ra­do que lu­cha­rá has­ta el fi­nal por su can­di­da­tu­ra “por­que el otro pro­yec­to real­men­te da mie­do y quien co­no­ce el en­torno de Bol­so­na­ro sien­te real re­ce­lo de lo que pue­da su­ce­der”.

Cri­sis eco­nó­mi­ca. Des­pués de un fuer­te cre­ci­mien­to apo­ya­do por los al­tos pre­cios de las com­mo­di­ties agrí­co­las du­ran­te los años de Lu­la, el PIB de Bra­sil em­pe­zó a de­cli­nar, al tiem­po que el país se su­mía en la cri­sis po­lí­ti­ca y en dos años de re­ce­sión (-3,5% tan­to en 2015 co­mo en 2016). En 2017, re­gis­tró un au­men­to del pro­duc­to de 1%.

Pe­ro lo cier­to es que, se­gún re­ve­lan las en­cues­tas, sus aler­tas so­bre el ex­ca­pi­tán del Ejér­ci­to, a quien acu­só tam­bién de fo­men­tar la vio­len­cia, no han ca­la­do en­tre unos elec­to­res a los que les pe­san más los he­chos de co­rrup­ción de Lu­la y de bue­na par­te de la cú­pu­la del PT, la cruen­ta vio­len­cia en las ca­lles de Bra­sil y la cri­sis eco­nó­mi­ca que se hi­zo vi­si­ble des­de el se­gun­do go­bierno de la iz­quier­dis­ta Dil­ma Rous­seff, des­ti­tui­da por el Con­gre­so.

No fue su­fi­cien­te que de ca­ra al ba­lo­ta­je el “Had­dad es Lu­la” – que vi­si­ta­ba to­das las se­ma­nas al lí­der en­car­ce­la­do– ha­ya da­do lu­gar a un can­di­da­to me­nos ape­ga­do al PT; tam­po­co dio mu­chos ré­di­tos su in­ten­ción de li­de­rar un fren­te de­mo­crá­ti­co con­tra el po­pu­lis­ta Bol­so­na­ro.

Si bien es cier­to que es­te li­cen­cia­do en De­re­cho, con una maes­tría en Eco­no­mía y un doc­to­ra­do en Fi­lo­so­fía, pu­do, gra­cias a su tra­yec­to­ria, lle­gar al co­ra­zón del PT, nun­ca de­jó de es­tar a la sombra de Lu­la.

No es la pri­me­ra vez que Had­dad de­be co­rrer de atrás. Le ocu­rrió en las elec­cio­nes por la Al­cal­día de San Pa­blo, en 2012, que no era el fa­vo­ri­to y aca­bó ga­nan­do.

Pe­ro eran los tiem­pos en que Lu­la da Sil­va era con­si­de­ra­do una es­tre­lla po­lí­ti­ca mun­dial, que el mo­de­lo de lu­cha con­tra la po­bre­za era un mo­de­lo a imi­tar y na­da se sa­bía del en­tra­ma­do de co­rrup­ción del en­ton­ces go­ber­nan­te PT ni del mal ma­ne­jo de la eco­no­mía.

To­do ha­ce pen­sar que es­ta vez Had­dad vi­vi­rá de nue­vo el desáni­mo que mos­tró en 2016 cuan­do fue cla­ra­men­te de­rro­ta­do en la pri­me­ra vuel­ta de las mu­ni­ci­pa­les an­te el em­pre­sa­rio li­be­ral Joao Do­ria.

Aun­que aho­ra de­be­ría te­ner en cuen­ta que, si pier­de el do­min­go 28, es más bien por el ren­cor o el enojo del elec­to­ra­do ha­cia Lu­la.

La elec­ción en se­gun­da vuel­ta en la cuar­ta de­mo­cra­cia más gran­de del mun­do es la ho­ra fi­nal de una cam­pa­ña muy du­ra que tu­vo co­mo pro­ta­go­nis­tas a dos can­di­da­tos con vi­sio­nes dia­me­tral­men­te di­fe­ren­tes.

La úni­ca certeza es que, sin im­por­tar el re­sul­ta­do del ba­lo­ta­je de es­te do­min­go, “los pro­ble­mas de Bra­sil no ha­brán ter­mi­na­do”, co­mo di­jo la eco­no­mis­ta bra­si­le­ña Mó­ni­ca de Bo­lle, in­ves­ti­ga­do­ra sé­nior del Pe­ter­son Ins­ti­tu­te for In­ter­na­tio­nal Eco­no­mics y di­rec­to­ra de Es­tu­dios La­ti­noa­me­ri­ca­nos y Mer­ca­dos Emer­gen­tes de la School of Ad­van­ced In­ter­na­tio­nal Stu­dies de la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins. Es que “la eco­no­mía más gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na tie­ne muy po­co que fes­te­jar”.

Had­dad tu­vo el de­sa­fío de con­ven­cer al elec­to­ra­do de que era el me­jor sus­ti­tu­to de Lu­la, pe­ro, al mis­mo tiem­po, la ti­tá­ni­ca ta­rea de to­mar la su­fi­cien­te dis­tan­cia del dos ve­ces pre­si­den­te.

C. DE SOUZA - AFP

N. AL­MEI­DA - AFP

F. BIZERRA - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.