Éxo­do ma­si­vo

La his­tó­ri­ca hui­da en ma­sa de mi­les de cen­troa­me­ri­ca­nos es la es­tra­te­gia más se­gu­ra pa­ra lle­gar a EEUU y no res­pon­de a una ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - OS­CAR MAR­TÍ­NEZ

Quien crea que es­ta gen­te mar­cha por­que los en­ga­ña­ron unos po­lí­ti­cos ma­li­cio­sos sub­es­ti­ma su in­te­li­gen­cia y los años de ho­rro­res de la his­to­ria de las mi­gra­cio­nes

La mul­ti­tu­di­na­ria ca­ra­va­na de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que em­pe­zó en Hon­du­ras ya atra­ve­só tres fron­te­ras. So­lo le que­da la es­ta­dou­ni­den­se. Des­de que un gru­po de cien­tos de per­so­nas sa­lió de la ciu­dad hon­du­re­ña de San Pe­dro Su­la el 12 de oc­tu­bre, la ma­sa hu­ma­na no ha parado de en­gor­dar a me­di­da que avan­za. Aho­ra son mi­les —cua­tro mil, di­cen los más con­ser­va­do­res; sie­te mil, di­cen los me­nos—, y a ple­na luz del día atra­ve­sa­ron el es­ta­do de Chia­pas, uno de los tra­mos de Mé­xi­co más pe­li­gro­sos pa­ra los in­do­cu­men­ta­dos de Cen­troa­mé­ri­ca en la úl­ti­ma dé­ca­da. Aho­ra ca­mi­nan por Oa­xa­ca.

En­tre ana­lis­tas, aca­dé­mi­cos, pe­rio­dis­tas y de­ba­tes pú­bli­cos han cir­cu­la­do ideas acer­ca de que es­te im­pul­so de sa­lir en ava­lan­cha no es es­pon­tá­neo, de que se tra­ta de cen­troa­me­ri­ca­nos po­bres ma­ni­pu­la­dos por in­tere­ses po­lí­ti­cos ocul­tos. Al­gu­nos sos­tie­nen que el ori­gen de la ca­ra­va­na es Do­nald Trump, pa­ra de­mos­trar a Mé­xi­co que tie­ne que acep­tar el acuer­do de ter­cer país se­gu­ro, que con­sis­te en que si un cen­troa­me­ri­cano cru­za Mé­xi­co sin pe­dir asi­lo ya no pue­de ha­cer­lo en Es­ta­dos Uni­dos. Otros di­cen que es­to sa­lió del pre­si­den­te ni­ca­ra­güen­se, Da­niel Or­te­ga, y su ne­ce­si­dad de des­viar la aten­ción de la bru­tal re­pre­sión en su país. Otros di­cen que la opo­si­ción po­lí­ti­ca del pre­si­den­te hon­du­re­ño, Juan Or­lan­do Her­nán­dez, quie­re des­pres­ti­giar­lo. Son teo­rías sin prue­bas.

Los que ven es­ta ro­me­ría co­mo una opor­tu­ni­dad más pa­ra ex­pli­car jue­gos po­lí­ti­cos su­cios pier­den de vis­ta lo que real­men­te sim­bo­li­za el éxo­do. Los na­dies de Cen­troa­mé­ri­ca de­jan al des­nu­do a sus paí­ses. Sin la ayu­da de sus go­bier­nos, mi­les de cen­troa­me­ri­ca­nos de­ci­die­ron bus­car una me­jor vi­da pa­ra ellos y los su­yos o, en mu­chos de los ca­sos, sim­ple­men­te bus­car vi­da.

La mar­cha ini­ció en San Pe­dro Su­la, una de las ciu­da­des más vio­len­tas del mun­do. Pe­se a ha­ber re­du­ci­do los ho­mi­ci­dios en 2017, San Pe­dro to­da­vía tie­ne una ta­sa de 51,18 ase­si­na­tos por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes. Se­gún las Na­cio­nes Uni­das, si la ta­sa su­pera los diez, ha­bla­mos de una “epidemia de ho­mi­ci­dios”. Los hon­du­re­ños no so­lo hu­yen de la vio­len­cia, sino tam­bién de la de­sigual­dad ex­tre­ma: 60 % de sus ha­bi­tan­tes vi­ven en la po­bre­za. Jén­ni­fer Paola Ló­pez, una hon­du­re­ña de 16 años, se unió a la ca­ra­va­na que atra­vie­sa Mé­xi­co por­que no te­nía di­ne­ro pa­ra pa­gar co­yo­tes ni la tra­ve­sía. “No hay có­mo vi­vir en Hon­du­ras. No hay di­ne­ro”, di­jo. En Hon­du­ras, “no hay na­da”.

An­tes que pre­gun­tar­nos por po­si­bles pla­nes ur­di­dos en des­pa­chos ai­rea­con­di­cio­na­dos, es ne­ce­sa­rio vol­ver a ha­blar so­bre la mi­se­ria, la vio­len­cia y la de­ses­pe­ra­ción en la que es­tá su­mi­da la po­bla­ción cen­troa­me­ri­ca­na. El nor­te de Cen­troa­mé­ri­ca si­gue sien­do uno de los pe­da­zos más mor­ta­les del pla­ne­ta. Si la ta­sa mun­dial ron­da los cin­co ho­mi­ci­dios por 100 mil ha­bi­tan­tes, la me­nor ta­sa del Trián­gu­lo Nor­te cen­troa­me­ri­cano es la de Gua­te­ma­la: 26,1. Hon­du­ras y El Sal­va­dor si­guen arri­ba de 40.

Quien crea que es­ta gen­te mar­cha por­que los en­ga­ña­ron unos po­lí­ti­cos ma­li­cio­sos sub­es­ti­ma su in­te­li­gen­cia y los años de ho­rro­res de la his­to­ria de las mi­gra­cio­nes en nues­tro si­glo. Mi­les de los que de­ci­die­ron sa­lir lo hi­cie­ron por­que en­ten­die­ron que sa­lir en ava­lan­cha es me­jor.

En­tre 2007 y 2010 re­co­rrí la ru­ta de los mi­gran­tes en Mé­xi­co. De­ce­nas de ve­ces hi­ce ba­se en el al­ber­gue de Arria­ga, po­co des­pués de La Arro­ce­ra —lla­ma­da así por unos si­los de arroz aban­do­na­dos—, qui­zás el tra­mo más te­mi­do pa­ra los mi­gran­tes. Ahí en­tre­vis­té a de­ce­nas de in­do­cu­men­ta­dos que pre­sen­cia­ron o su­frie­ron vio­la­cio­nes se­xua­les. En­tre­vis­té a cien­tos que su­frie­ron ro­bos y ve­ja­cio­nes: asal­tan­tes de poca mon­ta los des­nu­da­ban en los mon­tes, a pun­ta de ma­che­tes y re­vól­ve­res, pa­ra re­vi­sar los plie­gues de su ro­pa en bus­ca de bi­lle­tes y evi­tar que por pu­dor hu­ye­ran.

Las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas to­le­ra­ron lo que ocu­rría en La Arro­ce­ra por años. Pa­re­cía co­mo si uti­li­za­ran aque­llos mon­tes co­mo un cas­ti­go pa­ra los que pre­ten­dían bur­lar las ca­se­tas mi­gra­to­rias de las ca­rre­te­ras. Un co­yo­te del oc­ci­den­te sal­va­do­re­ño que lle­va gen­te des­de 2007 me con­fe­só en 2016 que por el tre­cho que ha­ce unos días cru­za­ba la ca­ra­va­na, mu­chos de su gre­mio — co­yo­tes co­mo él— en­tre­ga­ban con­do­nes a las mu­je­res an­tes de em­pren­der el via­je y les re­co­men­da­ban de­jar que las vio­la­ran, por­que si no las ase­si­na­rían.

En los úl­ti­mos días, la ca­ra­va­na ha cru­za­do a ple­na luz del día por Huixtla, Ma­pas­te­pec, Pi­ji­jia­pan, lle­gó a Arria­ga y aho­ra cru­zan Oa­xa­ca. No ha ha­bi­do re­da­das ni asal­tos ni vio­la­cio­nes ni la­pi­da­cio­nes ni ma­che­ta­zos ni ba­la­zos ni se­cues­tros ni ex­tor­sio­nes po­li­cia­les. Los que de­ci­die­ron su­mar­se a es­ta ca­ra­va­na, al me­nos has­ta hoy, hi­cie­ron un buen cálcu­lo. Aho­ra que mi­gran en ava­lan­cha, el Mé­xi­co do­lo­ro­so de los mi­gran­tes se apar­ta del ca­mino.

La ca­ra­va­na no so­lo rom­pe el Mé­xi­co de las vio­la­cio­nes, tam­bién el Mé­xi­co de los cor­do­nes de se­gu­ri­dad. Tra­di­cio­nal­men­te, ha si­do en Chia­pas y Oa­xa­ca don­de el go­bierno me­xi­cano, mu­chas ve­ces con di­ne­ro es­ta­dou­ni­den­se, ha es­ta­ble­ci­do sus cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad con­tra los in­do­cu­men­ta­dos. Des­de 2014, aquí se desa­rro­lla la es­tra­te­gia del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to con­tra los mi­gran­tes. Se lla­ma Plan Fron­te­ra Sur, y con­sis­te en di­fi­cul­tar el pa­so de los mi­gran­tes en ese te­rri­to­rio, la cin­tu­ra de Mé­xi­co. Hoy, la mul­ti­tud pa­sa oron­da por el em­bu­do me­xi­cano.

Sin em­bar­go, no creo que la his­to­ria ter­mi­ne aquí. An­te la in­mi­nen­te lle­ga­da del nue­vo pre­si­den­te me­xi­cano, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor — a quien no le con­vie­ne pa­re­cer com­pla­cien­te con Es­ta­dos Uni­dos—, el go­bierno de Trump tie­ne ape­nas un mes pa­ra con­se­guir que su alia­do Pe­ña Nie­to des­ba­ra­te la ca­ra­va­na. Es­pe­cial­men­te por­que es­ta mar­cha de los ex­pul­sa­dos por Cen­troa­mé­ri­ca, si lo­gra su ob­je­ti­vo de lle­gar has­ta la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos, sen­ta­rá un pre­ce­den­te muy cla­ro: huir en ma­sa, por los ca­mi­nos que an­tes eran prohi­bi­dos pa­ra ellos, es la for­ma más se­gu­ra de atra­ve­sar uno de los paí­ses más pe­li­gro­sos de Amé­ri­ca La­ti­na.

Y em­pe­za­re­mos a ver a más per­so­nas que de­ci­dan mi­grar así. Ya hay ca­ra­va­nas in­ci­pien­tes en El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Hon­du­ras, de don­de nun­ca de­ja­ron

de sa­lir mi­gran­tes, aun­que en gru­pos más pe­que­ños.

No es mo­men­to de que la pren­sa, la aca­de­mia y los de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos se con­cen­tren en des­cu­brir quién mo­vió hi­los pa­ra desatar es­ta tra­ve­sía ma­si­va. En­fo­car­se aho­ra mis­mo en el su­pues­to com­plot, y no en la va­lien­te ges­ta de los que quie­ren una vi­da me­nos mi­se­ra­ble es un des­pro­pó­si­to.

Es­ta mul­ti­tud ya hi­zo mar­ca en la his­to­ria de la mi­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na. Fal­ta ver qué pa­pel quie­re te­ner Mé­xi­co en esa his­to­ria, y las op­cio­nes no son mu­chas: de­te­ner­los y de­por­tar­los, co­mo ha he­cho por años, aco­ger­los o de­jar­los se­guir ca­mi­nan­do, ale­ján­do­se del vio­len­to lu­gar don­de vi­vían.

G. ARIAS - AFP

Mi­les de mi­gran­tes mar­chan a pie, o en trans­por­tes im­pro­vi­sa­dos, ha­cia la fron­te­ra de EEUU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.