Mer­kel de­ja la po­lí­ti­ca

La can­ci­ller de Ale­ma­nia anun­ció su re­ti­ro de la po­lí­ti­ca en un mo­men­to de gran pros­pe­ri­dad del país, pe­ro que los ciu­da­da­nos no re­co­no­cen

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - PHI­LIP STEP­HENS

Nun­ca te ha ido tan bien. Es­ta fa­mo­sa ob­ser­va­ción de Ha­rold Mac­mi­llan sue­le ser in­co­rrec­ta­men­te re­cor­da­da. El alar­de del en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co en re­fe­ren­cia a una eco­no­mía bri­tá­ni­ca en au­ge du­ran­te los úl­ti­mos años de la dé­ca­da de 1950 era li­mi­ta­do: “Seamos fran­cos al res­pec­to. A la ma­yo­ría de nues­tra gen­te nun­ca le ha ido tan bien”. Pe­ro lue­go vino la a me­nu­do ol­vi­da­da ad­ver­ten­cia: “Lo que es­tá em­pe­zan­do a preo­cu­par a al­gu­nos de no­so­tros es ‘¿Es de­ma­sia­do bueno pa­ra ser ver­dad?’ o tal vez de­be­ría de­cir: ‘¿Es de­ma­sia­do bueno pa­ra du­rar?’”.

De­ma­sia­do bueno pa­ra du­rar. Un éxi­to car­ga­do de du­das. Mac­mi­llan ha­bría re­co­no­ci­do el tem­pe­ra­men­to ac­tual de Ale­ma­nia. El otro día es­cu­ché a un es­ta­dis­ta ve­te­rano de­cir que el país nun­ca ha­bía si­do tan prós­pe­ro. Y aun así, la coa­li­ción de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel es im­po­pu­lar, el es­ta­do de áni­mo del pú­bli­co es dis­pli­cen­te, y la po­lí­ti­ca se es­tá frag­men­tan­do. Los ale­ma­nes es­tán te­nien­do di­fi­cul­ta­des re­co­no­cien­do su bue­na for­tu­na.

Los lí­de­res em­pre­sa­ria­les re­ve­lan una ambivalencia si­mi­lar. Ale­ma­nia tie­ne un enor­me su­pe­rá­vit en cuen­ta co­rrien­te. Ela­bo­ra pro­duc­tos de al­ta ca­li­dad que ge­ne­ran pre­cios su­pe­rio­res. En ciu­da­des co­mo Stutt­gart, la ri­que­za que es­to ge­ne­ra es ob­via. Sin em­bar­go, los je­fes cor­po­ra­ti­vos te­men que una cul­tu­ra cau­te­lo­sa re­pri­me la in­no­va­ción y la to­ma de ries­gos. El ex­ce­so de re­gu­la­ción tie­ne el mis­mo efec­to. El futuro per­te­ne­ce a los mun­dos di­gi­ta­les del apren­di­za­je au­to­má­ti­co y de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Esos mun­dos pron­to pu­die­ran ser pro­pie­dad ex­clu­si­va de EEUU y de Chi­na.

Co­mo to­dos en Ber­lín ya lo han sa­bi­do du­ran­te un tiem­po, Mer­kel se en­cuen­tra en el cre­púscu­lo de su can­ci­lle­ría. Aho­ra ella ha tra­za­do un ca­mino pa­ra su par­ti­da. Las gran­des pér­di­das su­fri­das por su par­ti­do, la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU, por sus si­glas en ale- mán), en las elec­cio­nes es­ta­ta­les en Hes­se fue­ron los más re­cien­tes gol­pes en una se­rie. El par­ti­do her­mano de la CDU, la Unión So­cial Cris­tia­na (CSU, por sus si­glas en ale­mán), ya ha­bía te­ni­do se­rios tro­pie­zos en su bas­tión de Ba­vie­ra. Sus par­la­men­ta­rios ha­bían re­cha­za­do la elec­ción de la can­ci­ller pa­ra li­de­rar­los en el “Bun­des­tag” (par­la­men­to fe­de­ral).

Las co­sas ter­mi­nan mal cuan­do los po­lí­ti­cos se que­dan en sus car­gos de­ma­sia­do tiem­po. Eso les su­ce­dió a los pre­de­ce­so­res de Mer­kel, Kon­rad Ade­nauer y Hel­mut Kohl. Su de­ci­sión de re­nun­ciar al li­de­raz­go del par­ti­do en di­ciem­bre es una ad­mi­sión de que 13 años co­mo can­ci­ller ha re­pre­sen­ta­do un pe­río­do de­ma­sia­do lar­go, así co­mo un es­fuer- zo por par­tir con dig­ni­dad. Su in­ten­ción de per­ma­ne­cer co­mo can­ci­ller has­ta 2021 pa­re­ce una de esas co­sas que los lí­de­res sien­ten que tie­nen que de­cir, pe­ro que real­men­te no creen. Si la CDU y la CSU de cen­tro­de­re­cha han re­ci­bi­do una pa­li­za, el apo­yo a sus so­cios del Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta (SPD, por sus si­glas en in­glés) en la gran coa­li­ción es­tá en caí­da li­bre.

El as­cen­so de los po­pu­lis­tas xe­nó­fo­bos de Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD, por sus si­glas en in­glés), par­ti­cu­lar­men­te en­tre los des­con­ten­tos ‘ol­vi­da­dos’ del es­te del país, ha atraí­do la aten­ción in­ter­na­cio­nal. Pe­ro el par­ti­do que ha avan­za­do su po­si­ción ha si­do el Par­ti­do Ver­de. Atra­yen­do tan­to a los con­ser­va­do­res mo­de­ra­dos preo­cu­pa­dos por el me­dio am­bien­te co­mo a los li­be­ra­les de ten­den­cia iz­quier­dis­ta que fa­vo­re­cen la in­mi­gra­ción abier­ta, Los Ver­des tie­nen la opor­tu­ni­dad de des­pla­zar al SPD co­mo el se­gun­do par­ti­do.

Cu­rio­sa­men­te, Mer­kel si­gue sien­do el per­so­na­je po­lí­ti­co más po­pu­lar. Ella se si­túa ca­si en el pun­to cen­tral del es­pec­tro po­lí­ti­co na­cio­nal. Pa­ra al­gu­nos, ése es el pro­ble­ma. Su de­ci­sión en 2015 de abrir las fron­te­ras a un mi­llón de re­fu­gia­dos en­fu­re­ció a la de­re­cha de su par­ti­do y le abrió un es­pa­cio a la AfD. Sin em­bar­go, tam­bién le pro­por­cio­nó apo­yo a Mer­kel per­so­nal­men­te de la cen­troiz­quier­da.

Exis­te una teo­ría en­tre los ex­per­tos po­lí­ti­cos ve­te­ra­nos en Ber­lín de que, una vez que Mer­kel se ha­ya ido, la po­lí­ti­ca na­cio­nal vol­ve­rá a una có­mo­da nor­ma­li­dad. La CDU se des­pla­za­rá ha­cia la de­re­cha, al mis­mo tiem­po atra­yen­do apo­yo de la AfD y de­jan­do es­pa­cio pa­ra que el SPD vuel­va a ocu­par más de la cen­troiz­quier­da. Es­te an­he­lo de ‘nor­ma­li­dad’ le sue­na a al­guien ajeno al go­bierno co­mo la ilu­sión de una cla­se di­ri­gen­te que tie­ne la ca­be­za en­te­rra­da en la are­na.

El pa­no­ra­ma po­lí­ti­co ha si­do re­di­bu­ja­do. La po­lí­ti­ca so­lía ser un jue­go en­tre tres par­ti­dos (cua­tro si se cuen­ta a la CDU y a la CSU se­pa­ra­da­men­te). Los li­be­ra­les del pe­que­ño Par­ti­do De­mo­crá­ti­co Li­bre (FDP, por sus si­glas en in­glés) die­ron el vo­to de­ci­si­vo en la for­ma­ción de coa­li­cio­nes. Esos días ya se aca­ba­ron. Ac­tual­men­te, seis (o sie­te) par­ti­dos se en­cuen­tran re­pre­sen­ta­dos en el “Bun­des­tag”. In­clu­so si los ín­di­ces en las re­cien­tes en­cues­tas de un 20 % o más exa­ge­ran su apo­yo na­cio­nal, Los Ver­des han uni­fi­ca­do coa­li­cio­nes de go­bierno en más de me­dia do­ce­na de es­ta­dos. Su ‘ar­gu­men­to de ven­ta’ es­tá di­ri­gi­do a los pro­fe­sio­na­les adi­ne­ra­dos con con­cien­cia so­cial.

“Die Lin­ke”, el par­ti­do de la ex­tre­ma iz­quier­da, tie­ne se­gui­do­res só­li­da­men­te lea­les en el es­te, don­de la nos­tal­gia por el an­ti­guo or­den co­mu­nis­ta — lla­ma­da “Os­tal­gia” — es un re­cor­da­to­rio de cuán cor­ta es la me­mo­ria po­lí­ti­ca. La AfD ob­tie­ne el apo­yo de los neo­na­zis, así co­mo de los afli­gi­dos por el te­mor a los re­fu­gia­dos.

Que­da sin ex­pli­car por qué una eco­no­mía a la que le es­tá yen­do tan bien ha per­di­do tan ob­via­men­te su equilibrio po­lí­ti­co. Par­te de la ex­pli­ca­ción de­be ser que las ri­que­zas es­tán com­par­ti­das de ma­ne­ra de­si­gual. Y a pe­sar de que el go­bierno es­tá inun­da­do de di­ne­ro, a los po­lí­ti­cos les re­sul­ta cu­rio­sa­men­te di­fí­cil res­tau­rar una in­fra­es­truc­tu­ra na­cio­nal que se es­tá des­mo­ro­nan­do. Los puen­tes y las ca­rre­te­ras no se han re­pa­ra­do, y los ae­ro­puer­tos ne­ce­sa­rios no se han cons­trui­do. Na­die de­be es­pe­rar ob­te­ner una co­ne­xión Wi­Fi decente o una se­ñal de te­lé­fono mó­vil.

En su ma­yo­ría, sin em­bar­go, los ale­ma­nes pa­re­cen es­tar ha- cién­do­le eco a Mac­mi­llan: “¿ Es de­ma­sia­do bueno pa­ra du­rar?”. La res­pues­ta pue­de ser que sí. El an­ti­guo or­den se es­tá des­mo­ro­nan­do. En Do­nald Trump, EEUU — el cual al­gu­na vez fue­ra el pro­tec­tor vi­tal de Ale­ma­nia — aho­ra tie­ne un pre­si­den­te que re­pre­sen­ta to­do a lo que los ale­ma­nes se opo­nen: el bur­do na­cio­na­lis­mo, la pri­ma­cía del po­der y el des­pre­cio por el es­ta­do de de­re­cho.

Eu­ro­pa, ha di­cho oca­sio­nal­men­te Mer­kel, de­be res­pon­sa­bi­li­zar­se de su pro­pia de­fen­sa. La gen­te asien­ta con la ca­be­za y lue­go no mues­tra en­tu­sias­mo al­guno por la cau­sa. La can­ci­ller nun­ca ha si­do una eu­ro­pea apa­sio­na­da al es­ti­lo de Kohl. Ella sí sa­be que la pros­pe­ri­dad ale­ma­na de­pen­de de la se­gu­ri­dad y de la es­ta­bi­li­dad de Eu­ro­pa. ¿ Pe­ro quién cui­da­rá aho­ra la paz del con­ti­nen­te?

Las co­sas ter­mi­nan mal cuan­do los po­lí­ti­cos se que­dan en sus car­gos de­ma­sia­do tiem­po.

TO­BIAS SCHWARZ - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.