La pe­lea de Macri y Vidal por el ajus­te fis­cal

Los re­cor­tes ha­cen per­der po­pu­la­ri­dad a la go­ber­na­do­ra de Bue­nos Ai­res

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FER­NAN­DO GU­TIÉ­RREZ

La pe­lea que pa­re­cía im­po­si­ble en la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na es­tá ama­gan­do con ocu­rrir. Mauricio Macri ha vis­to en las úl­ti­mas se­ma­nas có­mo la pa­cien­cia de la go­ber­na­do­ra bo­nae­ren­se, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, em­pe­zó a des­cen­der ace­le­ra­da­men­te al pun­to que de­jó fil­trar su enojo por ser la va­ria­ble de ajus­te en el de­ba­te so­bre el pre­su­pues­to.

Macri, que es­tá en mi­no­ría en el Con­gre­so, ne­ce­si­ta el acuer­do con los go­ber­na­do­res pro­vin­cia­les –ca­si to­dos pe­ro­nis­tas– que ma­ne­jan el Se­na­do. Por eso, ha de­mos­tra­do una gran fle­xi­bi­li­dad a la ho­ra de ne­go­ciar el apo­yo a un pre­su­pues­to aus­te­ro.

Por ca­so, el re­cor­te fis­cal ori­gi­nal de 300 mil mi­llo­nes de pe­sos ar­gen­ti­nos pa­ra el año pró­xi­mo, que pre­ten­día fi­nan­ciar­se a me­dias en­tre la na­ción y las pro­vin­cias, co­rre­rá en más de dos ter­cios por cuen­ta del go­bierno cen­tral. Y Macri ad­mi­tió dar mar­cha atrás con las re­ba­jas de im­pues­tos, co­mo for­ma de ga­ran­ti­zar­les a los go­ber­na­do­res que ten­drán una com­pen­sa­ción por el me­nor in­gre­so.

De es­ta ma­ne­ra, el pre­si­den­te ar­gen­tino no só­lo arries­ga ga­nar­se la an­ti­pa­tía de la cla­se me­dia, que aho­ra pa­sa­rá a tri­bu­tar el im­pues­to a los bie­nes per­so­na­les por el so­lo he­cho de po­seer un de­par­ta­men­to. Tam­bién co­rre un se­rio pe­li­gro po­lí­ti­co de ca­ra a las elec­cio­nes de 2019: que su re­la­ción con la go­ber­na­do­ra Vidal lle­gue des­gas­ta­da.

Vidal, a pe­sar de al­gu­nos tro­pie­zos – co­mo el es­cán­da­lo por apor­tan­tes “tru­chos” a la cam­pa­ña elec­to­ral– si­gue sien­do la fi­gu­ra más po­pu­lar de la coa­li­ción Cam- bie­mos. De he­cho, en el es­ta­blish­ment em­pre­sa­rial y fi­nan­cie­ro hay mu­chos que creen que de­be­ría ser ella y no Macri la can­di­da­ta ofi­cia­lis­ta pa­ra el año pró­xi­mo.

Pe­ro Vidal ha ci­men­ta­do su po­pu­la­ri­dad no so­la­men­te so­bre la ba­se de su sim­pa­tía per­so­nal y la ima­gen de va­len­tía en la lu­cha con­tra las ma­fias. Ade­más, se pro­pu­so rea­li­zar obras pú­bli­cas lar­ga­men­te pos­ter­ga­das y, si­mul­tá­nea­men­te, sa­near las fi­nan­zas pro­vin­cia­les.

Ello re­que­ría di­ne­ro, na­tu­ral­men­te, y Vidal lo ob­tu­vo en la pri­me­ra mi­tad de su man­da­to por la vía de emi­tir deu­da y de pe­lear por una me­jor por­ción de la tor­ta im­po­si­ti­va fren­te a sus co­le­gas de las res­tan­tes 23 pro­vin­cias.

Eso es lo que aho­ra es­tá en ries­go, da­do que al te­ner que dar con­ce­sio­nes a los go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas – que a cam­bio ase­gu­ran su apo­yo par­la­men­ta­rio al aus­te­ro pre­su­pues­to 2019–, se en­cuen­tra con que gran par­te de los fon­dos pro­me­ti­dos no es­ta­rán en su cuen­ta.

Sin bi­lle­te­ra

Por lo pron­to, Vidal en­vió un pro­yec­to de pre­su­pues­to pro­vin­cial en el que no fi­gu­ran los 19 mil mi­llo­nes de pe­sos ar­gen­ti­nos que ori­gi­nal­men­te le ha­bían pro­me­ti­do por con­cep­to de ac­tua­li­za­ción por in­fla­ción del Fon­do del Co­nur­bano.

Se tra­ta de una fuen­te de re­cur­sos que en los años ‘90 ha­bía si­do crea­da pa­ra asis­tir a la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res –la de ma­yor po­bla­ción, con 16 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, y una de las de ma­yo­res ín­di­ces de po­bre­za y con­flic­ti­vi­dad so­cial–. Pe­ro du­ran­te el kirch­ne­ris­mo ese fon­do co­men­zó a di­luir­se por una vía muy sim­ple: se con­ge­ló en pe­sos el mon­to que se le da­ba a Bue­nos Ai- res –a pe­sar de que el país te­nía una in­fla­ción su­pe­rior al 20% anual- y el mon­to “so­bran­te” se re­par­tía en­tre el res­to de las pro­vin­cias.

El re­sul­ta­do fue que Bue­nos Ai­res ter­mi­na­ba em­bol­san­do 650 mi­llo­nes de pe­sos de un fon­do que re­cau­da­ba 52.000 mi­llo­nes. La dis­cri­mi­na­ción con­tra la pro­vin­cia lle­ga­ba al pun­to de que mien­tras apor­ta­ba el 37% de la ma­sa co­par­ti­ci­pa­ble, só­lo re­ci­bía un 23% a la ho­ra del re­par­to.

El an­te­rior go­ber­na­dor, Da­niel Scio­li, no se que­ja­ba del te­ma por te­mor a en­fren­tar­se con Cris­ti­na Kirch­ner. Pe­ro cuan­do asu­mió Vidal di­jo que re­cla­ma­ría an­te la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia pa­ra que le fue­ra res­ti­tui­da su par­te a la pro­vin­cia.

Pa­ra evi­tar que un fa­llo fa­vo­ra­ble sig­ni­fi­ca­ra una con­mo­ción fis­cal pa­ra el res­to de las pro­vin­cias, se ha­bía lle­ga­do a un acuer­do pa­ra que Vidal pu­die­ra dis­po­ner un au­men­to sus­tan­cial de in­gre­sos que le per­mi­tie­ra un fuer­te pro­gra­ma de obras pú­bli­cas. Pe­ro cla­ro, esa ne­go­cia­ción fue an­tes de la cri­sis fi­nan­cie­ra.

Aho­ra, con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal mo­ni­to­rean­do ca­da ru­bro del pre­su­pues­to, esa res­ti­tu­ción pa­ra Bue­nos Ai­res que­dó en sus­pen­so. Y eso no fue lo peor: ade­más, pa­ra dar el ejem­plo an­te los de­más go­ber­na­do­res, Macri le pi­dió que fue­ra la pri­me­ra en ha­cer­se car­go de pa­gar los sub­si­dios al trans­por­te pú­bli­co con di­ne­ro pro­vin­cial –al­go que has­ta ese en­ton­ces fi­nan­cia­ba el go­bierno cen­tral-. Eso le su­pu­so ta­char otros 25 mil mi­llo­nes de pe­sos que ori­gi­nal­men­te es­ta­ban des­ti­na­dos a obras.

An­te esa si­tua­ción, la go­ber­na­do­ra se re­sig­nó a que su ob­je­ti­vo de “dé­fi­cit ce­ro” de­ba pos­po­ner­se tres años. Y otra vez de­be­rá pe­dir a su le­gis­la­tu­ra un per­mi­so pa­ra que la pro­vin­cia emi­ta deu­da por unos 110 mil mi­llo­nes de pe­sos.

Cho­que de in­tere­ses

Por el ajus­te fis­cal, Macri co­rre el ries­go po­lí­ti­co de ero­sio­nar su re­la­ción con Vidal

Pa­ra­do­jas de la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na: por la cri­sis, Macri y Vidal es­tán re­edi­tan­do, in­vo­lun­ta­ria­men­te, la ten­sión que ca­rac­te­ri­zó la con­vi­ven­cia de ocho años en­tre Cris­ti­na Kirch­ner y Scio­li. Cla­ro que du­ran­te el go­bierno an­te­rior la as­fi­xia fi­nan­cie­ra a Bue­nos Ai­res era de­li­be­ra­da y aho­ra es con­si­de­ra­da el “da­ño co­la­te­ral” de una po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad, pe­ro los efec­tos en la eco­no­mía real son pa­re­ci­dos.

Vidal es­tá en un con­flic­to per­ma­nen­te con los sin­di­ca­tos de em­plea­dos pú­bli­cos, en es­pe­cial con los do­cen­tes, que sis­te­má­ti­ca­men­te re­ci­ben ajus­tes sa­la­ria­les in­fe­rio­res a la in­fla­ción. Y la pro­vin­cia, que ha­bi­tual­men­te su­fre un ni­vel de des­em­pleo ma­yor que el pro­me­dio na­cio­nal, es la que más ha si­do cas­ti­ga­da por los des­pi­dos en las in­dus­trias más afec­ta­das por la re­ce­sión.

La gra­ve­dad de la si­tua­ción lle­gó al pun­to que, aun en su emer­gen­cia fi­nan­cie­ra, la go­ber­na­do­ra anun­ció que las pe­que­ñas em­pre­sas po­drán op­tar por no pa­gar el im­pues­to a los in­gre­sos bru­tos has­ta fin de año, si esa me­di­da las ayu­da a re­te­ner per­so­nal. Las py­mes ge­ne­ran em­pleo pa­ra 4.4 mi­llo­nes de bo­nae­ren­ses, lo que re­pre­sen­ta el 75% del tra­ba­jo pri­va­do a ni­vel pro­vin­cial.

Lo cier­to es que los cos­tos po­lí­ti­cos por el de­te­rio­ro so­cial ya se es­tán no­tan­do, por ejem­plo en “es­cra­ches” y de­mos­tra­cio­nes de hos­ti­li­dad que la go­ber­na­do­ra em­pe­zó a su­frir en sus gi­ras por las ciu­da­des de la pro­vin­cia.

La go­ber­na­do­ra bo­nae­ren­se si­gue sien­do la fi­gu­ra más po­pu­lar de la coa­li­ción Cam­bie­mos

Y su ob­se­sión es el mo­ni­to­reo per­ma­nen­te del ex­plo­si­vo co­nur­bano, el lu­gar don­de se con­cen­tran las “vi­lla mi­se­ria” y las ba­rria­das po­bres. Con sus 9 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, su al­to des­em­pleo y sus ba­jos ín­di­ces de ca­li­dad de vi­da, es­ta zo­na es el cal­do de cul­ti­vo de los “es­ta­lli­dos so­cia­les”, los sa­queos y la de­lin­cuen­cia.

El ob­je­ti­vo de cor­to plazo es ga­ran­ti­zar que las se­ma­nas pre-na­vi­de­ñas trans­cu­rran sin vio­len­cia, pa­ra lo cual es­tá de­ri­van­do fon­dos a la ayu­da so­cial y se man­tie­ne en con­tac­to con los in­ten­den­tes, en su ma­yo­ría pe­ro­nis­tas.

Aun­que Vidal y Macri han tra­ta­do de ba­jar el tono de sus desave­nen­cias con ac­tos pa­ra la fo­to y de­cla­ra­cio­nes de elo­gio mu­tuo, ha si­do inevi­ta­ble que se fil­tra­ran a la pren­sa las ex­pre­sio­nes de enojo por la aus­te­ri­dad obli­ga­da. Tras­cen­dió, por ejem­plo, que el mi­nis­tro de Ha­cian­da, Ni­co­lás Du­jov­ne, al des­es­ti­mar los re­cla­mos por ma­yor pre­su­pues­to pa­ra obras pú­bli­cas di­jo: “Si ella quie­re ser pre­si­den­ta, que sea con su pla­ta”.

Vidal no res­pon­dió di­rec­ta­men­te, pe­ro sí lo hi­cie­ron sus fun­cio­na­rios y alia­dos. El mi­nis­tro de go­bierno pro­vin­cial, Joa­quín de la To­rre, exi­gió que Du­jov­ne des­min­tie­ra o con­fir­ma­ra pú­bli­ca­men­te esa fra­se. Y lue­go, en polémica con otro mi­nis­tro sos­tu­vo: “Es un error po­lí­ti­co de­jar a la pro­vin­cia con me­nos di­ne­ro del que co­rres­pon­de”.

Por otra par­te, el in­flu­yen­te go­ber­na­dor de Ju­juy, Ge­rar­do Mo­ra­les, se pro­nun­ció a fa­vor de Vidal en el ti­ro­neo tri­bu­ta­rio: “Yo fui un lu­cha­dor a fa­vor del fon­do del Co­nur­bano y de que no le qui­ten he­rra­mien­tas a Ma­ría Eu­ge­nia Vidal que tie­ne una bom­ba de tiem­po en el Co­nur­bano”.

Y, en lo que pa­re­ció una ad­ver­ten­cia al pro­pio Macri, agre­gó que el go­bierno no de­be arries­gar­se a un con­flic­to so­cial en di­ciem­bre. Mo­ra­les tie­ne lí­nea di­rec­ta con el vi­ce­go­ber­na­dor de Bue­nos Ai­res, Da­niel Sal­va­dor, por ser am­bos di­ri­gen­tes de la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal, que ha te­ni­do chis­pa­zos con el pre­si­den­te por la po­lí­ti­ca ta­ri­fa­ria.

En las úl­ti­mas ho­ras fue no­to­rio el es­fuer­zo por de­mos­trar dis­ten­sión, pe­ro lo que to­do el ám­bi­to po­lí­ti­co in­ter­pre­tó es que Macri tu­vo que ha­cer con­ce­sio­nes en aras de la go­ber­na­bi­li­dad, y ello im­pli­có da­ñar a la fi­gu­ra es­tre­lla de Cam­bie­mos.

J.MABROMATA - AFP

Vidal ne­ce­si­ta di­ne­ro pa­ra obras pa­ra man­te­ner su ima­gen po­si­ti­va, pe­ro Macri tie­ne com­pro­mi­sos con go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.