Vi­gi­la­do

La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, la Jus­ti­cia y la opo­si­ción mi­ran con lu­pa al pre­si­den­te elec­to de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, an­te el te­mor de des­bor­des an­ti­de­mo­crá­ti­cos .

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - GA­BRIEL PAS­TOR twit­ter.com/gpas­tor65

Lla vic­to­ria de Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil y la po­si­bi­li­dad real de que sus ideas po­pu­lis­tas de ex­tre­ma de­re­cha se con­vier­tan en una reali­dad a par­tir del pró­xi­mo 1° de enero, han pues­to en aler­ta al Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia, mien­tras los par­ti­dos de la opo­si­ción dan los pri­me­ros pa­sos pa­ra ha­cer ope­ra­ti­vo en el futuro Con­gre­so un fren­te de­mo­crá­ti­co que ac­tué co­mo con­tra­pe­so an­te even­tua­les po­lí­ti­cas que vio­len­ten el es­ta­do de De­re­cho o va­lo­res de­mo­crá­ti­cos.

El nue­vo pre­si­den­te bra­si­le­ño, ele­gi­do en se­gun­da vuel­ta elec­to­ral con 55,13 % de los vo­tos vá­li­dos, se su­ma a un gi­ro ideo­ló­gi­co ha­cia po­si­cio­nes ex­tre­mas y ul­tra con­ser­va­do­ras que se re­fle­jan con vi­ru­len­cia en Es­ta­dos Uni­dos, Ita­lia, Aus­tria, Fi­li­pi­nas, Hun­gría y Po­lo­nia, que han al­te­ra­do el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co mun­dial des­de 2010. Bol­so­na­ro asu­me las rien­das de Bra­sil cuan­do se sa­be que los lí­de­res con opi­nio­nes au­to­ri­ta­rias - que no ocul­tan- son cohe­ren­te cuan­do lle­ga la ho­ra de go­ber­nar. En la ma­yo­ría de esos paí­ses, con par­ti­dos po­lí­ti­cos

En la ma­yo­ría de los paí­ses go­ber­na­dos con po­lí­ti­cos co­mo Bol­so­na­ro tie­nen par­ti­dos de­bi­li­ta­dos y los je­fes de Es­ta­do o pri­me­ros mi­nis­tros in­ten­tan cum­plir con lo que pro­me­tie­ron en la cam­pa­ña elec­to­ral

de­bi­li­ta­dos o que en­fren­tan una gran pér­di­da de cre­di­bi­li­dad, los po­pu­lis­tas je­fes de Es­ta­do o pri­me­ros mi­nis­tros in­ten­tan cum­plir con lo que pro­me­tie­ron en la cam­pa­ña elec­to­ral.

“En la ca­be­za del pre­si­den­te elec­to, for­ma­tea­da en los años 60 del si­glo pa­sa­do, co­rrup­ción y di­so­lu­ción mo­ral son ras­gos in­di­so­cia­bles de los re­gí­me­nes de­mo­crá­ti­cos. El tras­plan­te del dis­cur­so de la Gue­rra Fría al mun­do ac­tual exi­gió al­gu­nas adap­ta­cio­nes, pe­ro el idea­rio del ca­pi­tán si­gue pau­tan­do en el ‘pe­li­gro ro­jo’, ana­li­zó Fer­nan­do Li­mon­gi, doc­tor en cien­cias po­lí­ti­cas y uno de los prin­ci­pa­les ex­per­tos en par­ti­dos po­lí­ti­cos en Bra­sil, en una co­lum­na en el dia­rio Va­lor, el 29 de oc­tu­bre.

Y eso es lo que te­men en es­tas ho­ras los de­fen­so­res de la de­mo­cra­cia: li­de­raz­gos co­mo el de Bol­so­na­ro se com­pro­me­ten a res­pe­tar la Cons­ti­tu­ción, pe­ro ter­mi­nan da­ñan­do el jue­go de­mo­crá­ti­co.

En ese sen­ti­do, el co­mi­sa­rio eu­ro­peo de Asun­tos Eco­nó­mi­cos, Pie­rre Mos­co­vi­ci, di­jo que Bol­so­na­ro es un “de­mó­cra­ta ili­be­ral” por­que ha si­do ele­gi­do en las ur­nas, pe­ro que la ex­pe­rien­cia de­mues­tra que for­ma par­te de un ti­po de po­lí­ti­cos que “una vez que es­tán en el po­der, di­fí­cil­men­te lo de­vuel­ven”. Ex­pli­có que es un ejem­plo más del “can­san­cio de­mo­crá­ti­co”.

Las di­plo­má­ti­cas de­cla­ra­cio-

nes de los go­bier­nos de Ale­ma­nia y Francia por el triun­fo de Bol­so­na­ro in­clu­yen re­fle­xio­nes so­bre la im­por­tan­cia de la de­mo­cra­cia.

Una opi­nión más ex­plí­ci­ta so­bre las in­quie­tu­des que ge­ne­ra el man­da­ta­rio elec­to bra­si­le­ño pro­vino de la ex­pre­si­den­ta de Chi­le Mi­che­lle Bachelet, que, en de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa en Pa­rís, el 29 de oc­tu­bre, di­jo que su ofi­ci­na es­ta­rá muy aten­ta “por­que que­re­mos que en una de­mo­cra­cia tan im­por­tan­te de Amé­ri­ca La­ti­na los de­re­chos hu­ma­nos se si­gan res­pe­tan­do y la de­mo­cra­cia si­ga con­so­li­dán­do­se”. Du­ran­te un fo­ro en la ca­pi­tal de Francia, se la­men­tó se la elec­ción de po­lí­ti­cos con “dis­cur­sos ho­mó­fo­bos, mi­só­gi­nos” y que sos­tie­nen que “la tor­tu­ra es­tá bien pa­ra con­se­guir la in­for­ma­ción que ne­ce­si­tas”.

Or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les con pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal, preo­cu­pa­das por la suer­te de las mi­no­rías en Bra­sil por el dis­cur­so del futuro pre­si­den­te, han di­cho que rea­li­za­rán una mar­ca­ción cuer­po a cuer­po pa­ra que en el pró­xi­mo pe­río­do de go­bierno se res­pe­ten los de­re­chos hu­ma­nos.

“Hu­man Rights Watch se­gui­rá de cer­ca la re­tó­ri­ca y las ac­cio­nes del go­bierno de Bol­so­na­ro”, de­cla­ró el di­rec­tor pa­ra las Amé­ri­cas de la or­ga­ni­za­ción, Jo­sé Mi­guel Vi­van­co.

Pe­ro es en el pro­pio Bra­sil don­de em­pie­za a es­cu­char­se vo­ces que ex­pre­san más zo­zo­bra por un dis­cur­so co­mo el de Bol­so­na­ro empiece a re­tum­bar en el Pa­la­cio Pla­nal­to.

Res­pe­tar las ins­ti­tu­cio­nes

El te­mor que des­pier­ta Bol­so­na­ro que­dó re­fle­ja­do en unas de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te del Su­pre­mo Tri­bu­nal Fe­de­ral (STF), Jo­sé Antonio Dias Tof­fo­li. No es usual que el prin­ci­pal re­fe­ren­te de la Jus­ti­cia bra­si­le­ña, el mis­mo día del ac­to elec­to­ral en se­gun­da vuel­ta, el 28 de oc­tu­bre, y an­tes de que se co­no­cie­ra el re­sul­ta­do, ha­ya he­cho un lla­ma­do al res­pe­to del es­ta­do de De­re­cho co­mo si es­tu­vie­ra en ries­go la de­mo­cra­cia.

“El futuro pre­si­den­te de­be res­pe­tar a las ins­ti­tu­cio­nes, a la de­mo­cra­cia, al es­ta­do de de­re­cho, al Po­der Ju­di­cial, y al Con­gre­so Na­cio­nal”, di­jo el pre­si­den­te del STF, que tras co­no­cer la vic­to­ria de Bol­so­na­ro aña­dió que “es­pe­ra que se go­bier­ne por la unión del país”.

Qui­zás la pri­me­ra se­ñal cla­ra de có­mo reac­cio­na­ría la Jus­ti­cia se ob­ser­vó el 30 de oc­tu­bre en un fa­llo del STF en con­tra de la in­ter­ven­ción po­li­cial en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, tras las ope­ra­cio­nes en de­ce­nas de ins­ti­tu­cio­nes ter­cia­rias don­de los es­tu­dian­tes ex­pre­sa­ban su re­cha­zo a Bol­so­na­ro, an­tes de ser ele­gi­do co­mo pre­si­den­te.

Du­ran­te la au­dien­cia, los nue­ve ma­gis­tra­dos res­pal­da­ron la sus­pen­sión de los ope­ra­ti­vos por con­si­de­rar que afec­ta­ban la li­ber­tad de ex­pre­sión y pen­sa­mien­to de las uni­ver­si­da­des.

“No hay de­re­cho de­mo­crá­ti­co sin res­pe­to a las li­ber­ta­des (...). La úni­ca fuer­za le­gí­ti­ma que pue­de in­va­dir las uni­ver­si­da­des es la de las ideas li­bres y plu­ra­les. Cual­quier otra, es ti­ra­nía”, afir­mó la jue­za Car­men Lu­cía An­tu­nes, la re­la­to­ra del ca­so.

Es en el fren­te po­lí­ti­co don­de apa­re­ce más cla­ro la ac­ti­tud de vi­gi­lan­cia an­te la po­si­bi­li­dad de que no se res­pe­ten la Cons­ti­tu­ción y la ley.

Las aler­tas que lan­za­ron ca­si to­dos los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les en pri­me­ra vuel­ta -hoy en la ve­re­da de la opo­si­ción- acer­ca del dis­cur­so de “odio” de Bol­so­na­ro, pa­re­ce que em­pie­za a cris­ta­li­zar­se en un fren­te co­mún pa­ra evi­tar even­tua­les des­bor­des an­ti­de­mo­crá­ti­cos del pre­si­den­te elec­to al que al­gu­nos em­pie­zan a iden­ti­fi­car co­mo el “Trump del

Tres par­ti­dos de iz­quier­da anun­cia­ron la for­ma­ción de un fren­te opo­si­tor al pre­si­den­te elec­to, pe­ro sin la par­ti­ci­pa­ción del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT), del ex­pre­si­den­te Luis Iná­cio Lu­la da Sil­va

Tró­pi­co”. Sin em­bar­go, el ca­mino pa­ra un úni­co blo­que en el Con­gre­so pre­sen­ta de­bi­li­da­des por las di­vi­sio­nes en la iz­quier­da y pu­jas por quién ten­drá las lla­ves del li­de­raz­go opo­si­tor.

Es­ta se­ma­na, tres par­ti­dos de iz­quier­da anun­cia­ron la for­ma­ción de un fren­te opo­si­tor al pre­si­den­te elec­to, pe­ro sin la par­ti­ci­pa­ción del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT), del ex­pre­si­den­te Luis Iná­cio Lu­la da Sil­va, cu­yo can­di­da­to pre­si­den­cial, Fer­nan­do Had­dad, per­dió an­te Bol­so­na­ro.

El nue­vo blo­que, la ter­ce­ra fuer­za de iz­quier­da des­pués del PT, es­tá in­te­gra­do por el Par­ti­do De­mo­crá­ti­co La­bo­ris­ta, cu­yo can­di­da­to pre­si­den­cial, Ci­ro Go­mes, ob­tu­vo el ter­cer lu­gar en pri­me­ra vuel­ta; el Par­ti­do So­cia­lis­ta Bra­si­le­ño (PSB) y por el Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Los 69 par­la­men­ta­rios en el futuro Con­gre­so es una fuer­za su­fi­cien­te co­mo pa­ra apro­bar o re­cha­zar pro­pues­tas del pró­xi­mo go­bierno fe­de­ral.

La ac­ti­tud del fren­te ri­val a Bol­so­na­ro, se­gún sus re­fe­ren­tes, es ha­cer una “opo­si­ción cons­truc­ti­va y afir­ma­ti­va”, que re­co­no­ce la le­gi­ti­mi­dad del nue­vo pre­si­den­te, pe­ro muy sen­si­ble al res­pe­to a la de­mo­cra­cia.

“Va­mos a tra­ba­jar pa­ra que Bra­sil pue­da sa­lir de la ac­tual cri­sis, pe­ro sin per­mi­tir que se re­ti­ren otros de­re­chos”, afir­mó An­dré Fi­guei­ro, vo­ce­ro del PDT en la Cá­ma­ra Ba­ja.

En el fren­te iz­quier­dis­ta ar­gu­men­ta­ron que la au­sen­cia del PT se ex­pli­ca en que am­bas par­tes en­tien­den muy di­fe­ren­te el pa­pel de la opo­si­ción du­ran­te el pró­xi­mo pe­río­do. En se sen­ti­do, cri­ti­can la de­ci­sión del par­ti­do de Lu­la de re­sis­tir siem­pre al go­bierno de Bol­so­na­ro y de re­cha­zar cual­quier pro­yec­to de ley que pre­sen­te la fu­tu­ra ad­mi­nis­tra­ción de ex­tre­ma de­re­cha.

Sin em­bar­go, hu­bo otros mo­ti­vos po­lí­ti­cos que ex­pli­can que el PT ha­ya que­da­do a un la­do. Uno de ellos, es la fal­ta de au­to­crí­ti­ca con los he­chos de co­rrup­ción que hu­bo du­ran­te sus go­bier­nos, por lo que fue­ron en­car­ce­la­dos va­rios di­ri­gen­tes y el pro­pio Lu­la. “Ha­gan un mea cul­pa, pi­dan dis­cul­pas, ten­gan hu­mil­dad”, ha­bía re­cla­mo Go­mes du­ran­te la cam­pa­ña y por lo que evi­tó apo­yar pú­bli­ca­men­te a Had­dad en el ba­lo­ta­je. La se­gun­da, es una lu­cha por el li­de­raz­go opo­si­tor que pien­sa li­brar Go­mes.

Así las co­sas, el PT, la prin­ci­pal fuer­za en el Con­gre­so, aun­que per­dió vo­ta­ción, pre­ten­de tam­bién co­man­dar la opo­si­ción, de una for­ma más ra­di­cal, que por su ex­pe­rien­cia y es­truc­tu­ra pa­re­ce te­ner una ven­ta­ja com­pa­ra­ti­va res­pec­to a los otros par­ti­dos. Cuen­ta pa­ra ello con la ma­yor ban­ca en la Cá­ma­ra Ba­ja y seis se­na­do­res pa­ra ejer­cer la opo­si­ción en un Con­gre­so po­la­ri­za­do y frag­men­ta­do en unos 30 par­ti­dos.

Em­pe­ro, la si­tua­ción in­ter­na del PT es muy de­li­ca­da, por más que Had­dad ob­tu­vo el apo­yo de 47 mi­llo­nes de vo­tan­tes, co­mo pa­ra sa­ber des­de ya si po­drá con­ver­tir­se en el prin­ci­pal opo­si­tor.

Pe­se a la or­den de Lu­la pa­ra que Had­dad se­rá el re­fe­ren­te del par­ti­do, na­die po­ne en du­da el li­de­raz­go na­tu­ral que ejer­ce el dos ve­ces pre­si­den­tes, pe­se a que es­tá en pri­sión, a lo que se su­ma al­gu­nas re­sis­ten­cias in­ter­nas al can­di­da­to del PT.

La úni­co que es­tá cla­ro es que, por los an­te­ce­den­tes de los pre­si­den­tes co­mo Bol­so­na­ro en el mun­do, la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, la Jus­ti­cia y bue­na par­te de los legisladores del futuro Con­gre­so de Bra­sil ya es­tán en es­ta­do de vi­gi­lia.

RI­CAR­DO MORAES - AFP

M.PI­MEN­TEL -AFP

M.SCHINCARIOL - AFP

La vio­len­cia re­pre­si­va es uno de los ries­gos que se exa­cer­ba con la asunción de Bol­so­na­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.