La gue­rra de los dro­nes

Chi­na lo­gra im­por­tan­tes avan­ces en tec­no­lo­gía mi­li­tar y Es­ta­dos Uni­dos in­cur­sio­na en equi­pa­mien­tos con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Con un Ka­lásh­ni­kov in­te­gra­do o con mi­si­les? Las em­pre­sas chi­nas des­ve­lan un ex­ten­so ar­se­nal de dro­nes mi­li­ta­res, un cam­po en el que su­pe­ran po­co a po­co Es­ta­dos Uni­dos.

“Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que con es­te pro­duc­to los clien­tes nos con­tac­ta­rán rá­pi­da­men­te”, afir­ma son­rien­do Shi Wen fren­te a su úl­ti­ma crea­ción: el CH-7, una enor­me ala vo­la­do­ra de co­lor gris, fur­ti­va y de una en­ver­ga­du­ra de 22 me­tros -lo que mi­de una can­cha de te­nis.

Shi, in­ge­nie­ro je­fe de la se­rie de dro­nes Caihong (“Ar­coí­ris”) pro­du­ci­dos por la com­pa­ñía es­ta­tal CASC, se mues­tra bas­tan­te or­gu­llo­so de su im­pre­sio­nan­te pro­to­ti­po, pre­sen­ta­do por pri­me­ra vez al pú­bli­co du­ran­te el sa­lón de ae­ro­náu­ti­ca de Zhuhai (sur), que se clau­su­ra el domingo.

El apa­ra­to, ex­pues­to jun­to a mi­si­les y equi­pa­do con un tren de ate­rri­za­je, po­drá vo­lar sin pi­lo­to a más de 800 km/h y 13.000 me­tros de al­tu­ra. Su pri­mer vue­lo es­tá pre­vis­to pa­ra fi­na­les de 2019.

Gi­gan­te del sec­tor es­pa­cial, CASC tam­bién es co­no­ci­da en el sec­tor de los dro­nes mi­li­ta­res y

tie­ne clien­tes “en una de­ce­na de paí­ses”, ase­gu­ra Shi Wen a la AFP.

“Al­gu­nos paí­ses di­cen pú­bli­ca­men­te que usan nues­tros pro­duc­tos. Pe­ro no­so­tros no lo con­fir­ma­mos. Pues­to que co­ti­za­mos en Bol­sa” y la me­nor in­for­ma­ción pue­de in­fluir en el pre­cio del tí­tu­lo, “cier­tas co­sas si­guen sien­do sen­si­bles”.

“Los chi­nos pro­du­cen una am­plia ga­ma de dro­nes. Es un sec­tor en el que ver­da­de­ra­men­te pa­re­cen que­rer ha­cer gran­des avan­ces”, in­di­ca Ste­ve Tsang, di­rec­tor del Chi­na Ins­ti­tu­te de la Es­cue­la de Es­tu­dios Orien­ta­les y Afri­ca­nos (SOAS, por sus si­glas en in­glés) de Lon­dres.

“La ex­por­ta­ción y el des­plie­gue de es­tos apa­ra­tos les per­mi­ten me­jo­rar el di­se­ño, pues son pro­ba­dos en ver­da­de­ras si­tua­cio­nes de com­ba­te”, ob­ser­va.

“Ro­bar­le el si­tio”

Así, el ejér­ci­to ira­quí ase­gu­ro ha­ber efec­tua­do al me­nos 260 bom­bar­deos con­tra la or­ga­ni­za­ción yihadista Es­ta­do Is­lá­mi­co con la ayu­da de un CH- 4, un mo­de­lo de CASC que fun­cio­na muy bien en la ex­por­ta­ción, in­for­mó la pren­sa chi­na.

En Ye­men, los dro­nes “ma­de in Chi­na” del ejér­ci­to de Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos ha­brían ser­vi­do pa­ra ata­car a un je­fe re­bel­de.

Si bien Es­ta­dos Uni­dos em­plea fre­cuen­te­men­te los dro­nes ase­si­nos por su pro­pia cuen­ta, se han mos­tra­do rea­cios du­ran­te mu­cho tiem­po a ex­por­tar­los, por mie­do a que sean uti­li­za­dos con­tra sus tro­pas en el ex­tran­je­ro o a que les co­pien la tec­no­lo­gía.

“Es­to dio a Chi­na la opor­tu­ni­dad de ro­bar­le el si­tio a los es- ta­dou­ni­den­ses. Los pre­cios muy com­pe­ti­ti­vos de los pro­duc­tos chi­nos tam­bién jue­gan un pa­pel” im­por­tan­te, apun­ta Ja­mes Char, es­pe­cia­lis­ta en asun­tos mi­li­ta­res chi­nos en la Uni­ver­si­dad de Tec­no­lo­gía de Nan­yang, en Sin­ga­pur.

A cau­sa de ello, in­clu­so los alia­dos de Es­ta­dos Uni­dos han re­cu­rri­do a Pe­kín, co­mo Jor­da­nia, a quien Was­hing­ton se ha­bría ne­ga­do a ven­der­le un dron. Una si­tua­ción que lle­vó al pre­si­den­te Do­nald Trump a ali­viar en abril la le­gis­la­ción so­bre ven­ta de ar­mas.

¿ De­ma­sia­do tar­de? En cual­quier ca­so, Chi­na ya es­tá ven­dien­do sus pro­duc­tos “a al­gu­nos paí­ses de Asia, de Orien­te Me­dio y de Áfri­ca”, se­gún Char.

Ke­vlar y ame­tra­lla­do­ra

Por su par­te, las em­pre­sas pri­va­das chi­nas em­pie­zan a in­ver­tir so­bre el te­rreno.

“En Orien­te Me­dio, la se­gu­ri­dad es un ver­da­de­ro pro­ble­ma. Exis­te una ne­ce­si­dad real de dro­nes mi­li­ta­res”, ex­pli­ca Wu Xiaoz­hen, de la com­pa­ñía, Zi­yan. Su pro­duc­to es­tre­lla: el Blow­fish A2, un pe­que­ño dron he­li­cóp­te­ro de 62 cm de al­to con un re­ves­ti­mien- to ul­tra­rre­sis­ten­te de Ke­vlar.

“Po­de­mos agre­gar­le una ka­lash­ni­kov o una ame­tra­lla­do­ra. Se le pue­den ins­ta­lar di­fe­ren­tes ar­mas, en fun­ción de los de­seos del clien­te”, ex­pli­ca Wu, directora de pro­yec­tos in­ter­na­cio­na­les.

El Blow­fish ya es­tá sien­do uti­li­za­do por Abu Dha­bi y en la ac­tua­li­dad la em­pre­sa es­tá ne­go­cian­do con Ara­bia Sau­di­ta y Pa­kis­tán, ase­gu­ra.

“Tam­bién que­re­mos apun­tar ha­cia los mer­ca­dos oc­ci­den­ta­les. Nues­tro pro­duc­to es de gran ca­li­dad, fru­to de la in­ves­ti­ga­ción y del desa­rro­llo”, sub­ra­ya Wu Xiaoz­hen. “No le te­me­mos a la com­pe­ten­cia de los eu­ro­peos ni de los es­ta­dou­ni­den­ses”.

In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

Pe­ro EEUU no se que­dan atrás en el desa­rro­llo de tec­no­lo­gía mi­li­tar. El bra­zo de in­ves­ti­ga­ción del Pen­tá­gono re­ve­ló en se­tiem­bre pa­sa­do que in­ver­ti­rá dos mil mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra desa­rro­llar in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial con ca­pa­ci­da­des de co­mu­ni­ca­ción si­mi­la­res a las del ser hu­mano.

La Agen­cia de Pro­yec­tos de In­ves­ti­ga­ción Avan­za­da de De­fen­sa (DARPA) in­for­mó que usa­rá los fon­dos pa­ra unos 20 pro­yec­tos en cin­co años, en­tre los que es­tán en cur­so y otros nue­vos, que ele­va­rán el ni­vel de la tec­no­lo­gía de ma­chi­ne

lear­ning (apren­di­za­je au­to­má­ti­co), di­jo el di­rec­tor Ste­ven Wal­ker.

“Es­ta­mos desa­rro­llan­do múl­ti­ples pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción des­ti­na­dos a trans­for­mar las compu­tado­ras, de he­rra­mien­tas es­pe­cia­li­za­das a so­cios en la re­so­lu­ción de pro­ble­mas”, di­jo Wal­ker, re­fi­rién­do­se a la nue­va ge­ne­ra­ción de má­qui­nas co­mo “AI Next”.

“Que­re­mos ex­plo­rar có­mo las má­qui­nas pue­den ad­qui­rir ha­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción si­mi­la­res a la hu­ma­na y ca­pa­ci­dad de ra­zo­na­mien­to, y ser ca­pa­ces de re­co­no­cer si­tua­cio­nes y con­tex­tos nue­vos, y adap­tar­se a ellos”, di­jo Wal­ker en un co­mu­ni­ca­do ofi­cial.

La pre­sen­te ge­ne­ra­ción de má­qui­nas inteligentes y ro­bots no se pue­de ac­tua­li­zar fá­cil­men­te cuan­do apa­re­ce una nue­va tec­no­lo­gía, y los in­ves­ti­ga­do­res quie­ren que apren­dan a ha­cer­lo so­las.

El nue­vo equi­pa­mien­to in­te­li­gen­te se­rá di­se­ña­do pa­ra ayu­dar a ace­le­rar el con­trol de apro­ba­ción de se­gu­ri­dad, o la acre­di­ta­ción ace­le­ra­da de los sis­te­mas de soft­wa­re, di­jo la agen­cia.

La ma­yor par­te de las in­ves­ti­ga­cio­nes de DARPA, com­ple­ta­men­te fi­nan­cia­da por el Pen­tá­gono, se en­fo­ca en tec­no­lo­gías de com­ba­te, co­mo dro­nes ca­da vez más au­tó­no­mos.

Otra apli­ca­ción po­dría ser el pro­yec­to “Black­jack”, una cons­te­la­ción de múl­ti­ples pe­que­ños sa­té­li­tes en ór­bi­ta ba­ja que se co­mu­ni­ca­rían en­tre sí y que se­rían ca­pa­ces de ha­cer una co­ber­tu­ra con­ti­nua pa­ra las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res. “Va­mos a es­tu­diar, den­tro de es­te pro­gra­ma, co­mo po­de­mos ayu­dar a los sa­té­li­tes a co­mu­ni­car­se en­tre sí y desa­rro­llar un com­por­ta­mien­to de gru­po”, in­di­có Wal­ker ( En ba­se a AFP)

WANG ZHAO - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.