Un Trump más errá­ti­co en los asun­tos ex­te­rio­res

Se in­ten­si­fi­ca­rá el le­ma de “EEUU pri­me­ro” con el que lle­gó a la Ca­sa Blan­ca

El Observador Fin de Semana - Mundo - - FINANCIAL TIMES - ED­WARD LU­CE

El tér­mino “la­me duck”, o “pa­to ren­go”, es de­ma­sia­do pa­si­vo pa­ra cap­tar lo que es­tá por su­ce­der­le a Do­nald Trump. En ca­sa, los de­mó­cra­tas tie­nen es­pe­ran­zas de ha­cer un con­fit de pa­to con su pre­si­den­cia. Ésa es una in­quie­tan­te no­ti­cia pa­ra los alia­dos es­ta­dou­ni­den­ses. Los pre­si­den­tes de­bi­li­ta­dos y ba­jo asal­to tien­den a aco­ger el en­can­to del es­ce­na­rio glo­bal. Ri­chard Ni­xon reali­zó al­gu­nos de sus ma­yo­res lo­gros en po­lí­ti­ca ex­te­rior du­ran­te la cri­sis de Wa­ter­ga­te. Pe­ro Trump no es Ni­xon. Tam­po­co tie­ne a su ser­vi­cio a un Henry Kis­sin­ger. Real­men­te no exis­te una doc­tri­na de Trump, sino más bien una co­lec­ción de ins­tin­tos trum­pia­nos. És­tos fue­ron me­jor cap­tu­ra­dos por la fra­se pro­fe­ri­da por un al­to fun­cio­na­rio de la Ca­sa Blan­ca es­te año: “So­mos Amé­ri­ca, im­bé­cil”.

La pre­gun­ta es có­mo Trump lle­na­rá es­te es­pa­cio. La pri­me­ra prue­ba se pre­sen­ta­rá en Fran­cia du­ran­te es­te fin de se­ma­na, cuan­do Trump asis­ti­rá al cen­te­na­rio del fin de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. La Ca­sa Blan­ca di­ce que él no se re­uni­rá con Vla­di­mir Pu­tin al mar­gen de la reunión. El Krem­lin di­ce que al­mor­za­rán jun­tos el domingo. Los úl­ti­mos dos años ofre­cen po­ca guía en cuan­to a quién creer­le.

De cual­quier ma­ne­ra, Trump pu­die­ra pre­fe­rir los des­fi­les mi­li­ta­res en Fran­cia a los ata­ques en Was­hing­ton. Di­cho es­to, si Trump se reunie­ra con Pu­tin sin te­ner asis­ten­tes pre­sen­tes — co­mo lo hi­zo en Hel­sin­ki en julio —, la reac­ción ne­ga­ti­va en ca­sa con­lle­va­ría una ma­yor ame­na­za. Los de­mó­cra­tas aho­ra es­tán en con­di­cio­nes de ini­ciar un pro­ce­so de des­ti­tu­ción.

Sin em­bar­go, Trump tie­ne al­gu­nos me­dios pa­ra de­fen­der­se. Con­tra­ria­men­te a los con­tra­tiem­pos nor­ma­les de las elec­cio­nes de mi­tad de tér­mino, la pér­di­da re­pu­bli­ca­na de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes tu­vo un re­sul­ta­do opues­to en el Se­na­do, en don­de au­men­tó la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na. Es el Se­na­do el que con­fir­ma los no­mi­na­dos de la Ca­sa Blan­ca. Eso fa­ci­li­ta­rá mu­cho más que Trump lle­ne pues­tos en el ga­bi­ne­te con quien él quie­ra. Si re­em­pla­za a Jim Mat­tis, el se­cre­ta­rio de De­fen­sa, con al­guien que se in­cli­ne más fá­cil­men­te ha­cia su vo­lun­tad, el Se­na­do au­to­má­ti­ca­men­te lo apro­ba­rá. La po­lí­ti­ca ex­te­rior du­ran­te la ma­yor par­te de los dos pri­me­ros años del man­da­to de Trump se vio li­mi­ta­da por el lla­ma­do “eje de los adul­tos”. Los otros dos años es­ta­rán lle­nos de adu­la­do­res trum­pia­nos.

El di­vi­di­do re­sul­ta­do del mar­tes 6 in­fun­di­rá cau­te­la en los alia­dos es­ta­dou­ni­den­ses. La ma­yo­ría de ellos es­pe­ra­ban un re­pu­dio to­tal de Trump. Lo que EEUU con­fi­rió fue un re­pu­dio par­cial. Los re­pu­bli­ca­nos ga­na­ron las gu­ber­na­tu­ras en Flo­ri­da y Ohio, dos gran­des es­ta­dos cla­ves en los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes. Eso su­gie­re que Trump real­men­te pue­de ga­nar la re­elec­ción en 2020. No hay tam­po­co un ve­re­dic­to uná­ni­me en cuan­to a la po­lí­ti­ca ex­te­rior de “EEUU pri­me­ro” de Trump. No se pue­de des­car­tar co­mo una abe­rra­ción. Sin em­bar­go, no se pue­de pre­de­cir fá­cil­men­te. En un mo­men­to Trump es­tá ame­na­zan­do con abo­lir el Tra­ta­do de Libre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN); en el si­guien­te él es­tá lan­zan­do el TLCAN 2.0. Lo mis­mo se apli­ca al ‘ bom­bar­deo de amor’ di­ri­gi­do al lí­der nor­co­reano Kim Jong Un, aun­que Trump hu­bie­ra co­men­za­do su pre­si­den­cia con ame­na­zas de un bom­bar­deo real. Co­mo lo ha ex­pre­sa­do Tho­mas Wright de la Ins­ti­tu­ción Broo­kings: “Trump ma­ne­ja su po­lí­ti­ca ex­te­rior un po­co co­mo el pro­gra­ma de te­le- rrea­li­dad El apren­diz. Hay mu­chos gi­ros, pe­ro no hay tra­ma”.

Si hay una his­to­ria que per­du­ra­rá, es la de la gue­rra fría de Trump con Chi­na. Es po­si­ble que Trump acuer­de una tre­gua cuan­do se reúna con Xi Jin­ping en la cum­bre del G20 de es­te mes. Pe­ro es po­co pro­ba­ble que per­du­re. Cuan­to más pre­sio­ne Trump a Chi­na, más re­so­lu­to se vol­ve­rá Xi. Es­to tie­ne el per­ni­cio­so efec­to de crear un con­sen­so bi­par­ti­dis­ta en Was­hing­ton de ser más rí­gi­do con Chi­na. Los re­sul­ta­dos del mar­tes por la noche só­lo agu­di­za­rán esa ten­den­cia. Una de las ma­yo­res vic­to­rias de­mó­cra­tas fue la ca­rre­ra por el Se­na­do de She­rrod Brown en Ohio. El Sr. Brown li­de­ra el ala pro­tec­cio­nis­ta del Par­ti­do De­mó­cra­ta. El mes pa­sa­do, Eli­za­beth Wa­rren, quien si­gue sien­do una fa­vo­ri­ta de­mó­cra­ta pa­ra 2020, se que­jó de que los aran­ce­les pu­ni­ti­vos de Trump im­pues­tos a Chi­na no ha­bían ido lo su­fi­cien­te­men­te le­jos. Se­gún ella, ha­bía de­ma­sia­das exen­cio­nes.

In­clu­so los ami­gos de Chi­na es­tán per­dien­do la pa­cien­cia. Es­ta se­ma­na, Hank Paul­son, el ex se­cre­ta­rio del Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se, ha­bló de una “cor­ti­na de hie­rro eco­nó­mi­ca” des­cen­dien­do en­tre EEUU y Chi­na. Aun sin Trump en la Ca­sa Blan­ca, es­ta­mos en­tran­do en un “lar­go in­vierno” en las re­la­cio­nes en­tre EEUU y Chi­na. Trump aña­de una im­pre­vi­si­bi­li­dad adi­cio­nal.

¿Él es­tá pla­nean­do en­fren­tar­se a Chi­na? ¿O quie­re con­te­ner­la? En el me­jor de los ca­sos, Trump le cos­ta­ría res­pon­der eso con cla­ri­dad. Aho­ra él es­tá en­tran­do en el peor de los ca­sos. Mien­tras más se le pre­sio­na en ca­sa, ma­yor es su ten­ta­ción de de­jar su hue­lla en el ex­tran­je­ro. Con­for­me en­tra­mos en el ‘se­gun­do ac­to’ de su pre­si­den­cia, es difícil sa­ber si eso es un buen o mal au­gu­rio. Trump es­tá en­tre la es­pa­da y la pa­red. Hay que abor­dar­lo con ex­tre­ma pre­cau­ción.

Los pre­si­den­tes de­bi­li­ta­dos y ba­jo asal­to tien­den a aco­ger el en­can­to del es­ce­na­rio glo­bal. Ri­chard Ni­xon reali­zó al­gu­nos de sus ma­yo­res lo­gros en po­lí­ti­ca ex­te­rior du­ran­te la cri­sis de Wa­ter­ga­te

Trump no es Ni­xon. Tam­po­co tie­ne a su ser­vi­cio a un Henry Kis­sin­ger. Real­men­te no exis­te una doc­tri­na de Trump, sino más bien una co­lec­ción de ins­tin­tos trum­pia­nos

ERIK S - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.