Éxo­do de mi­gran­tes, una “pa­pa ca­lien­te” pa­ra Ló­pez Obra­dor

MÉ­XI­CO. El pre­si­den­te elec­to en­fren­ta­rá “un gran re­to”, di­cen ana­lis­tas

El Observador Fin de Semana - Mundo - - ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS -

El pre­si­den­te elec­to de Mé­xi­co, Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, se en­cuen­tra an­te el re­to de dar so­lu­ción a las ca­ra­va­nas que atra­vie­san el país pa­ra lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos, un fe­nó­meno que con­ti­nua­rá en las pró­xi­mas se­ma­nas y que po­dría ca­pi­ta­li­zar po­lí­ti­ca­men­te, se­gún ana­lis­tas.

“In­du­da­ble­men­te, el go­bierno en­tran­te tie­ne un gran re­to. Pe­ro el equi­po de tran­si­ción sa­be que tie­ne que res­pe­tar los de­re­chos hu­ma­nos; es una de las ban­de­ras del pró­xi­mo go­bierno”, di­jo el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Pro­fe­so­res e In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na, José Martín Íñi­guez.

Mi­les de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos, en su ma­yo­ría hon­du­re­ños y sal­va­do­re­ños, re­co­rren es­tos días Mé­xi­co pa­ra lle­gar has­ta Es­ta­dos Uni­dos, en un éxo­do sin pre­ce­den­tes en la re­gión que coin­ci­de con las úl­ti­mas se­ma­nas de Enrique Pe­ña Nie­to en la Pre­si­den­cia has­ta que asu­ma el car­go el iz­quier­dis­ta Ló­pez Obra­dor el 1° de di­ciem­bre.

La ca­ra­va­na se ha­lla en Ciu­dad de Mé­xi­co cuan­do lle­va ca­si un mes en ru­ta ha­cia Es­ta­dos Uni­dos. A lo lar­go de es­te tiem­po, a la co­lum­na prin­ci­pal se han ido agre­gan­do otras ca­ra­va­nas, con di­fe­ren­te ori­gen y tiem­po de sa­li­da, a fin de al­can­zar la fron­te­ra sur es­ta­dou­ni­den­se. La Ad­mi­nis­tra­ción Trump, que se opo­ne en ro­tun­do a su en­tra­da, ha pre­sio­na­do a los go­bier­nos de Mé­xi­co y de paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca pa­ra evi­tar que los mi­gran­tes con­ti­núen su via­je ha­cia el nor­te, lo que ha crea­do un di­le­ma po­lí­ti­co y de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en la re­gión.

El pro­ble­ma que sus­ci­ta el éxo­do ma­si­vo de mi­gran­tes “va pa­ra lar­go”, se­gún va­ti­ci­nó Uli­ses Flo­res, pro­fe­sor de la Fa­cul­tad La­ti­noa­me­ri­ca­na de Cien­cias So­cia­les (Flac­so), y pue­de con­ver­tir­se en una “pa­pa ca­lien­te” pa­ra el fu­tu­ro go­bierno de Mé­xi­co, que ha es­ta­ble­ci­do la má­xi­ma de “la me­jor po­lí­ti­ca ex­te­rior es la in­te­rior”.

Si bien en ello coin­ci­dió Le­ti­cia Cal­de­rón Che­lius, doc­to­ra en Cien­cias So­cia­les, re­cor­dó que Ló­pez Obra­dor es “muy há­bil en tér­mi­nos po­lí­ti­cos”, por lo que po­dría apro­ve­char el mo­vi­mien­to pa­ra ha­cer­se “más vi­si­ble” en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal.

De es­ta ma­ne­ra, el lí­der del Mo­vi­mien­to Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal (Mo­re­na) “va a po­der ca­pi­ta­li­zar (el fe­nó­meno) de ma­ne­ra dis­tin­ta con un dis­cur­so que se se­pa­ra de es­ta vi­sión de se­gu­ri­dad na­cio­nal y de gue­rra con­tra el enemi­go”, re­mar­có.

Aun­que fal­tan to­da­vía se­ma­nas pa­ra co­no­cer cuá­les se­rán las me­di­das que to­ma­rá el lí­der iz­quier­dis­ta, su dis­cur­so en apo­yo a la migración, y es­pe­cial­men­te a Cen­troa­mé­ri­ca, son pa­ten­tes des­de la cam­pa­ña elec­to­ral.

“Lo que que­re­mos es en­con­trar una sa­li­da es­truc­tu­ral, re­sol­ver de fon­do el fe­nó­meno mi­gra­to­rio. Si hay cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y em­pleo en Mé­xi­co y en los paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca no va­mos a te­ner pro­ble­mas o no se va a dar el fe­nó­meno mi­gra­to­rio”, ase­gu­ró el pa­sa­do 23 de oc­tu­bre en una cum­bre de ne­go­cios.

En otras oca­sio­nes ha ha­bla­do in­clu­so de lo­grar acuer­dos co­mer­cia­les in­te­gra­les con Amé­ri­ca del Nor­te jun­to con paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos pa­ra de­to­nar el desa­rro­llo.

“Si Mé­xi­co tie­ne la po­si­bi­li­dad de ha­cer al­gu­nas in­ver­sio­nes tan­to en ayu­da co­mo con gru­pos em­pre­sa­ria­les en Cen­troa­mé­ri­ca, y con eso ge­ne­rar em­pleo, se ten­drá una for­ma me­nos vio­len­ta de de­te­ner la migración”, di­jo Eduardo Gon­zá­lez, ex­per­to en migración del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey en Gua­da­la­ja­ra.

En el plano eje­cu­ti­vo, el go­bierno en­tran­te anun­ció la crea­ción, den­tro de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción, de una Sub­se­cre- ta­ría de De­re­chos Hu­ma­nos, Po­bla­ción y Migración.

Tam­bién la de­sig­na­ción de To­na­tiuh Gui­llén Ló­pez co­mo ti­tu­lar del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Migración y a Andrés Ra­mí­rez Sil­va en la Co­mi­sión Me­xi­ca­na de Ayu­da a Re­fu­gia­dos.

“No tie­nen un per­fil po­li­cia­co, sino más del ac­ti­vis­mo so­cial y de la aca­de­mia. Y es­to es una bue­na se­ñal”, in­di­có el coor­di­na­dor del Cen­tro de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM), el po­li­tó­lo­go Khem­virg Puente.

Res­pues­ta con­tra­dic­to­ria

Los ana­lis­tas con­sul­ta­dos son crí­ti­cos con el to­da­vía man­da­ta­rio, Enrique Pe­ña Nie­to, quien en las úl­ti­mas se­ma­nas mos­tró un do­ble dis­cur­so.

Pro­me­tía mano du­ra con­tra la migración -en un men­sa­je que pa­re­cía bus­car con­ten­tar a Trump- y a la vez de­cía apo­yar la migración y les ayu­da­ba, con ví­ve­res y agua, du­ran­te su lar­ga tra­ve­sía de más de dos mil ki­ló­me­tros.

Fi­nal­men­te, pre­sen­tó el pro­gra­ma “Es­tás en tu ca­sa”, que bus­ca fa­ci­li­tar la con­di­ción de re­fu­gio, dar em­pleo tem­po­ral y aten­ción mé­di­ca a los mi­gran­tes que per­ma­nez­can en los es­ta­dos su­re­ños de Chia­pas y Oa­xa­ca.

Pa­ra Cal­de­rón, el po­si­cio­na­mien­to del man­da­ta­rio es “es­qui­zo­fré­ni­co”, en tan­to que pa­ra Gon­zá­lez, el pro­gra­ma se que­da “cor­to” por­que no en­tien­de que el mi­gran­te, más que que­dar­se en Mé­xi­co, bus­ca con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad pa­ra lle­gar a EEUU.

“En 2014 el mis­mo pre­si­den­te ini­ció el pro­gra­ma Fron­te­ra Sur, y ha cri­mi­na­li­za­do a to­dos los mi­gran­tes. Y la gen­te ha si­do re­vic­ti­mi­za­da. Aho­ra que­re­mos ex­ten­der la mano pe­ro de for­ma tar­día”, la­men­tó Íñi­guez.

En ese sen­ti­do, Kirk Sem­ple y Eli­sa­beth Mal­kin, de The New York Ti­mes, en un ar­tícu­lo de la se­ma­na pa­sa­da, di­je­ron que la res­pues­ta del go­bierno me­xi­cano ha si­do con­tra­dic­to­ria. “Los fun­cio­na­rios pa­re­cen sen­si­bles al con­tras­te que de­ben mos­trar en com­pa­ra­ción con la mano du­ra del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se ha­cia los mi­gran­tes. Al mis­mo tiem­po, tie­nen la in­ten­ción de man­te­ner en bue­nos tér­mi­nos la re­la­ción de Mé­xi­co con Es­ta­dos Uni­dos, es­cri­bie­ron.

Res­ta por ver de qué ma­ne­ra evo­lu­cio­na el te­ma cuan­do asu­ma Ló­pez Obra­dor y el diá­lo­go que ten­ga con Trump.

“Va a ayu­dar a re­fres­car la re­la­ción que ha­ya un nue­vo pre­si­den­te en Mé­xi­co, aun­que ten­ga po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias en las que pu­die­ra no coin­ci­dir el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se”, opi­nó Puente.

Pa­ra los ex­per­tos tam­bién es re­le­van­te el im­pac­to del re­sul­ta­do de las elec­cio­nes de me­dio tiem­po en EEUU, del mar­tes 6, don­de no hu­bo un cla­ro ga­na­dor, aun­que Trump per­dió apo­yo en la cá­ma­ra ba­ja . ( En ba­se a Ser­vi­cios in­ter­na­cio­na­les)

AL­FRE­DO ES­TRE­LLA - AFP

Mi­les de cen­troa­me­ri­ca­nos atra­vie­san Mé­xi­co rum­bo a la fron­te­ra con EEUU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.