Ma­cron ver­sus Trump

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RI­CAR­DO GA­LAR­ZA es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor

El na­cio­na­lis­mo de nue­vo cu­ño sur­ge en una épo­ca de cri­sis y co­mo una res­pues­ta a la glo­ba­li­za­ción, al des­em­pleo y a los sa­la­rios de­pri­mi­dos

El na­cio­na­lis­mo tra­di­cio­nal del pre­si­den­te fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron fren­te al del man­da­rio es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump y el nue­vo na­cio­nal-po­pu­lis­mo

Las cam­pa­na­das vol­vie­ron a re­so­nar en to­da Fran­cia co­mo aquel día. Se fes­te­ja­ban los 100 años del fin de la Gran Gue­rra, con el ar­mis­ti­cio del 11 de no­viem­bre de 1918; y Pa­rís es­ta­ba de man­te­les lar­gos pa­ra que el pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron re­ci­bie­ra en el cen­tro de la es­ce­na a más de me­dio cen­te­nar de je­fes de Es­ta­do, en lo que pa­re­cía un bre­ví­si­mo re­gre­so de la gran­deur fran­ce­sa de an­ta­ño.

Cons­cien­te en ex­tre­mo de los sim­bo­lis­mos y los ges­tos, el man­da­ta­rio ga­lo no des­apro­ve­chó su mo­men­to ba­jo los re­flec­to­res del mun­do pa­ra plan­tear la en­cru­ci­ja­da en la que se en­cuen­tra el vie­jo con­ti­nen­te y re­afir­mar la au­to­ri­dad mo­ral que, en­tien­de, le con­fie­ren los va­lo­res del li­be­ra­lis­mo y el in­ter­na­cio­na­lis­mo que de­fien­de, y que hoy ve ame­na­za­dos por el avan­ce del na­cio­nal­po­pu­lis­mo.

La in­vi­ta­da de ho­nor era la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, lí­der de la po­ten­cia ven­ci­da en aque­lla pri­me­ra gue­rra mun­dial, de­to­na­da tras el ase­si­na­to del ar­chi­du­que de Aus­tria-Hun­gría en Sa­ra­je­vo, y que de 1914 a 1918 ba­ñó de san­gre a Eu­ro­pa. Me­ses des­pués, una paz ma­la­ve­ni­da en Ver­sa­lles es­po­leó el re­sen­ti­mien­to ale­mán, exa­cer­ban­do el sen­ti­mien­to na­cio­na­lis­ta que ter­mi­nó en la se­gun­da gue­rra mun­dial.

Tan­to Ma­crón co­mo Mer­kel alu­die­ron a aque­lla fa­tí­di­ca Eu­ro­pa de en­tre­gue­rras en una suer­te de pa­ra­le­lis­mo con la de es­tos tiem­pos. Am­bos fus­ti­ga­ron el na­cio­na­lis­mo que hoy se abre pa­so des­de Hun­gría has­ta las is­las bri­tá­ni­cas –y ya cru­za el Atlán­ti­co has­ta las Amé­ri­cas– con­tra la glo­ba­li­za­ción, el mul­ti­la­te­ra­lis­mo y el pro­yec­to eu­ro­peo.

El fran­cés arries­gó a plan­tear una di­co­to­mía en­tre pa­trio­tis­mo y na­cio­na­lis­mo, con más vehe­men­cia que sus­ten­to en al­gu­na con­si­de­ra­ción fi­lo­só­fi­ca aten­di­ble. “El na­cio­na­lis­mo es el exac- to opues­to del pa­trio­tis­mo – di­jo Ma­cron–; el na­cio­na­lis­mo es una trai­ción”. Mer­kel se su­mó a la con­de­na del na­cio­na­lis­mo y re­cor­dó al ais­la­cio­nis­mo co­mo el otro fla­ge­lo que ha­ce 100 años cau­só tan­ta muer­te y des­truc­ción. La ale­ma­na lle­va­ba hi­lo en esa pun­ta­da: el ais­la­cio­nis­mo ha­bía si­do has­ta en­ton­ces una de las lí­neas maes­tras de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de los Es­ta­dos Uni­dos, con la que el en­ton­ces pre­si­den­te Woo­drow Wil­son se ne­ga­ba a rom­per pa­ra en­trar en el con­flic­to. Has­ta que de­bió ha­cer­lo en abril de 1917, de­ci­dien­do la suer­te a fa­vor de la en­ten­te en­ca­be­za­da por Fran­cia, el Im­pe­rio Bri­tá­ni­co y Ru­sia.

Y es que to­das las alu­sio­nes iban di­ri­gi­das prin­ci­pal­men­te al pre­si­den­te Do­nald Trump, a quien las éli­tes li­be­ra­les eu­ro­peas ven co­mo la ma­yor ame­na­za a la glo­ba­li­za­ción y al or­den mun­dial que ha pre­va­le­ci­do des­de fi­nes de la se­gun­da gue­rra. Des­de lue­go tam­bién apun­ta­ban a los mo­vi­mien­tos de la de­re­cha du­ra so­be­ra­nis­ta eu­ro­pea. Pe­ro Trump, por ser na­da me­nos que el re­si­den­te en la Ca­sa Blan­ca, por los nu­me­ro­sos des­plan­tes que les ha he­cho, ade­más de ser un mo­de­lo a imi­tar pre­ci­sa­men­te pa­ra esas co­rrien­tes na­cio­na­lis­tas eu­ro­peas, es su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción.

La otra es Vla­dí­mir Pu­tin, quien tam­bién es­ta­ba en Pa­rís pa­ra las ce­le­bra­cio­nes. Y la ten­sión en­tre es­tos dos y los de­más man­da­ta­rios se cor­ta­ba con cu­chi­llo. El es­ta­blish­ment de la vie­ja Eu­ro­pa pa­re­ce sen­tir­se hoy co­mo al­gu­na vez se sin­tie­ron los cé­sa­res del Im­pe­rio Ro­mano, ame­na­za­dos des­de aden­tro y cer­ca­dos des­de afue­ra.

Sin em­bar­go, no pa­re­cen en­ten­der ni las cau­sas ni la na­tu­ra­le­za de es­tos nue­vos na­cio­na­lis­mos y la lla­ma­da de­re­cha al­ter­na­ti­va. Son unos na­cio­na­lis­mos muy di­fe­ren­tes a los de la Eu­ro­pa de en­tre­gue­rras y al sen­ti­mien­to que en Ale­ma­nia lle­vó a Hitler al po­der. Ma­cron se equi­vo­ca si real­men­te lo ve así.

Es­tos na­cio­nal-po­pu­lis­mos de aho­ra sur­gen tam­bién en épo­ca de cri­sis, pe­ro co­mo una res­pues­ta a la glo­ba­li­za­ción, al des­em­pleo y a los sa­la­rios de­pri­mi­dos. Sur­gen, en su­ma, co­mo una res­pues­ta al de­te­rio­ro en la ca­li­dad de vi­da de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Y des­de lue­go que las éli­tes y la bu­ro­cra­cia in­ter­na­cio­nal (co­mo las de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas y la ONU) son el prin­ci­pal blan­co de ese des­con­ten­to.

La glo­ba­li­za­ción, y con ella la ro­bo­ti­za­ción, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la lla­ma­da “ube­ri­za­ción” de la eco­no­mía, por to­dos los be­ne­fi­cios que re­pre­sen­tan pa­ra la so­cie­dad y la ri­que­za que crean, de­jan a mu­cha gen­te por el ca­mino, cuan­do no en la ca­lle, que no son po­cos. El mun­do se en­cuen­tra hoy en una eta­pa de tran­si­ción, y en al­gún mo­men­to ha­brá de en­men­dar esos des­ajus­tes y va­cíos so­cia­les que pro­du­cen la glo­ba­li­za­ción y las nue­vas tec­no­lo­gías. Pe­ro, mien­tras tan­to, quie­nes lo pa­de­cen se­gui­rán re­fu­gián­do­se en la re­tó­ri­ca de los de­ma­go­gos que prometen re­gre­sar al pa­sa­do año­ra­do, vol­ver a pe­gar los sue­ños de bie­nes­tar rotos con po­xi­pol. Pa­ra col­mo, sien­ten que el fe­nó­meno mi­gra­to­rio de­pre­cia aun más sus ya lán­gui­dos sa­la­rios, y eso se con­vier­te en otro ca­ba­lli­to de ba­ta­lla pa­ra los po­pu­lis­tas.

Con­tra to­do eso vo­ta­ron los es­ta­dos de­pau­pe­ra­dos del “cin­tu­rón del óxi­do” que lle­va­ron a Do­nald Trump a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos; con­tra eso vo­tó la In­gla­te­rra pro­vin­cia­na que le dio el triun­fo al bre­xit y la Fran­cia no ca­li­fi­ca­da que pu­so a Ma­ri­ne Le Pen en la se­gun­da vuel­ta de las pre­si­den­cia­les.

Por otra par­te, no se tra­ta es­te de un na­cio­na­lis­mo vio­len­to co­mo el de en­tre­gue­rras. Ma­cron ha­ría bien en tra­tar de en­ten­der­lo. Ade­más, el pro­pio Ma­cron es a su mo­do un na­cio­na­lis­ta. De otra ma­ne­ra, tal vez más ilus­tra­da; pe­ro tam­bién lo es. Él cree­rá que lo su­yo es pa­trio­tis­mo, pe­ro to­dos esos des­plie­gues na­po­leó­ni­cos que ha­ce en sus ac­tos pú­bli­cos des­de el día mis­mo de su to­ma de po­se­sión has­ta el do­min­go pa­sa­do exu­dan el más in­ve­te­ra­do na­cio­na­lis­mo fran­cés.

Co­mo sea, has­ta que no en­tien­da los mo­ti­vos del au­ge de es­te nue­vo na­cio­na­lis­mo se­gui­rá ca­yen­do en los mis­mos erro­res. Ata­car, se­ña­lar y di­vi­dir so­lo enar­de­ce los áni­mos. Eso es jus­ta­men­te ju­gar pa­ra los de­ma­go­gos, que to­do lo plan­tean en tér­mi­nos ma­ni­queos.

Aun­que es muy pro­ba­ble que él ya lo se­pa. Su­ce­de que Ma­cron es hoy un po­lí­ti­co en cam­pa­ña. Sus mi­ras es­tán to­das pues­tas en las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo pró­xi­mo, don­de as­pi­ra a arra­sar con una gran coa­li­ción, y así asu­mir el li­de­raz­go de Eu­ro­pa tras el re­ti­ro de Mer­kel. De he­cho el tono de su dis­cur­so el do­min­go era más el de un po­lí­ti­co en cam­pa­ña que el de un es­ta­dis­ta tra­tan­do de pro­mo­ver la re­con­ci­lia­ción du­ran­te la ce­le­bra­ción por el aniver­sa­rio de un ar­mis­ti­cio de una gue­rra mun­dial.

Y un po­lí­ti­co en cam­pa­ña, so­bre to­do cuan­do hay tan­to en jue­go, es muy di­fí­cil que vea más allá de la elec­ción.

L.MARINI - AFP

Ma­cron, Trump y dos es­ti­los de ejer­cer el po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.