En un ba­rrio de éli­te de Ca­ra­cas crían va­cas por la es­ca­sez

On­ce re­ses pas­tan en una re­si­den­cia de un ba­rrio de éli­te de la ca­pi­tal

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - CORINA PONS

En la hi­per­in­fla­ción y es­ca­sez de Ve­ne­zue­la, una co­mu­na so­cia­lis­ta ins­ta­la­da en un ba­rrio de eli­te de Ca­ra­cas op­tó por traer 11 re­ses vi­vas a la ca­pi­tal es­te mes pa­ra re­par­tir car­ne más ba­ra­ta a la co­mu­ni­dad.

Los lí­de­res de la co­mu­na Apacuana via­ja­ron por seis ho­ras has­ta una zo­na ga­na­de­ra del es­te ve­ne­zo­lano pa­ra com­prar las va­cas y dos to­ros, de unos 450 ki­los ca­da uno, que pu­sie­ron a pas­tar en el am­plio pa­tio de una ca­sa ubi­ca­da en una de las zo­nas más aco­mo­da­das del es­te de ca­pi­ta­lino.

La re­si­den­cia, cu­ya su­per­fi­cie es de unos 2.000 me­tros cua­dra­dos, per­te­ne­ce a la em­pre­sa te­le­fó­ni­ca es­ta­tal que la ce­dió a la or­ga­ni­za­ción po­pu­lar des­de ha­ce dos años, di­je­ron cin­co de sus miem­bros con­sul­ta­dos.

Fue la al­ter­na­ti­va que usa­ron pa­ra con­tra­rres­tar una cri­sis que ya el año pa­sa­do so­lo per­mi­tió a 40 % de las fa­mi­lias com­prar es­ta pro­teí­na ca­da se­ma­na, se­gún un es­tu­dio de tres uni­ver­si­da­des don­de se cal­cu­ló que 6 de ca­da 10 ve­ne­zo­la­nos per­die­ron apro­xi­ma­da­men­te 11 ki­los de pe­so en 2017.

La com­pra de las re­ses con­si­guió ga­ran­ti­zar dos ki­los de car­ne a las fa­mi­lias miem­bros de la co­mu­na, pe­ro des­per­tó la pro­tes­ta de los ve­ci­nos mo­les­tos por las mos­cas y el olor que de­ja el pro­ce­so de des­pos­tar ese ga­na­do en la re­si­den­cia.

“Es­ta ex­pe­rien­cia mues­tra la ca­pa­ci­dad que tie­ne el pue­blo de re­sol­ver an­te la gue­rra eco­nó­mi- ca”, di­jo Su­li­mar Pe­dro­za, una lí­der de la co­mu­na al mos­trar có­mo en po­cos días so­lo que­da­ban cua­tro re­ses vi­vas ru­mian­do de­trás de la ca­sa.

En ese mis­mo pa­tio se co­ci­na­ban dos ca­be­zas de ga­na­do en un cal­de­ro so­bre una fo­ga­ta a le­ña y un gru­po lim­pia­ba la pan­za de una va­ca, mien­tras al­gu­nos cue­ros se se­ca­ban al sol con sal y cal.

“Hay un ata­que con­tra es­ta idea, pe­ro más lo­co es­tá el que pre­ten­da ma­tar al pue­blo de ham­bre”, agre­gó la di­ri­gen­te y can­di­da­ta por el par­ti­do go­ber­nan­te en las ve­ni- de­ras elec­cio­nes de di­ciem­bre de le­gis­la­do­res mu­ni­ci­pa­les.

En la úl­ti­ma se­ma­na los lí­de­res de la co­mu­na di­cen ha­ber re­par­ti­do car­ne a cen­te­na­res de per­so­nas por 560 bo­lí­va­res ca­da ki­lo, ca­si la mi­tad del pre­cio que ofre­cen al­gu­nas car­ni­ce­rías en Ca­ra­cas.

Ca­si to­das ven­den fue­ra del pre­cio re­gu­la­do de 90 bo­lí­va­res por ki­lo cuan­do re­ci­ben los des­pa­chos ba­jo una agu­da es­ca­sez de car­ne, po­llo y hue­vos.

Al­gu­nas de­ce­nas de ve­ci­nos de esa ca­sa que co­lin­da con re­si­den­cias de lu­jo y un cen­tro de edu- ca­ción prees­co­lar or­ga­ni­zó una pro­tes­ta pa­ra re­cla­mar los ries­gos sa­ni­ta­rios que crea la pre­sen­cia de las re­ses y la ven­ta de car­ne sin re­fri­ge­rar en el lu­gar. Di­cen que en la zo­na hay mos­cas ver­des y te­men que se pro­pa­guen ga­rra­pa­tas.

“Por ser co­mu­na no pue­den ha­cer lo que les ven­ga en ga­na”, di­jo Lui­sa Fe­rro, una ve­ci­na que lle­va 18 años vi­vien­do en una ur­ba­ni­za­ción de unos 7.000 ha­bi­tan­tes, en­tre ellos el al­cal­de de la zo­na por el par­ti­do ofi­cia­lis­ta.

“Es la pri­me­ra vez en mi vi­da que veo que en una ca­sa se cría ga­na­do. Eso lo veía uno en fin­cas, no en la ciu­dad”, agre­gó.

Al­gu­nos re­si­den­tes sien­ten que es­tán de ma­nos ata­das, por­que el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro apo­ya el fun­cio­na­mien­to de es­tas co­mu­nas, que ade­más se en­car­gan de dis­tri­buir ca­jas de ali­men­tos sub­si­dia­dos en­tre las fa­mi­lias más po­bres de las co­mu­ni­da­des cer­ca­nas.

Es­te ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes co­mu­ni­ta­rias co­men­za­ron a crear­se des­de el go­bierno del fa­lle­ci­do pre­si­den­te Hu­go Chá­vez, quien les otor­gó mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra pro­yec­tos al­ter­na­ti­vos al mo­de­lo eco­nó­mi­co ca­pi­ta­lis­ta.

Ma­du­ro las con­si­de­ró “el epi­cen­tro de la so­li­da­ri­dad” y las lla­mó ha­ce unos años a sem­brar ví­ve­res en te­chos y bal­co­nes, al tiem­po que acu­sa­ba a los em­pre­sa­rios de es­pe­cu­lar y aca­pa­rar pro­duc­tos pa­ra cau­sar des­con­ten­to en la po­bla­ción. Uno de sus mi­nis­tros im­pul­só tam­bién es­te año la cría de co­ne­jos.

“Uno pien­sa que son co­sas im­pro­vi­sa­das, pe­ro es el re­fle­jo de la po­lí­ti­ca del go­bierno y del par­ti­do ofi­cia­lis­ta”, ad­vir­tió Pe­dro Mén­dez, un di­ri­gen­te lo­cal opo­si­tor que pre­pa­ra una de­nun­cia con­tra la co­mu­na an­te el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad.

Raúl Hur­ta­do, un agró­no­mo de 54 años que tam­bién vi­ve en la zo­na pi­dió a sus ve­ci­nos man­te­ner­se en aler­ta.

“Aho­ra son va­cas que atraen mos­cas ver­des y ga­rra­pa­tas, pe­ro ma­ña­na pue­den criar ga­lli­nas o co­chi­nos”, apun­tó preo­cu­pa­do de esas ven­tas de car­nes sin nin­gún per­mi­so sa­ni­ta­rio. (

Un es­tu­dio uni­ver­si­ta­rio es­ti­ma que 6 de ca­da 10 ve­ne­zo­la­nos per­die­ron apro­xi­ma­da­men­te 11 ki­los de pe­so en 2017

“Es­ta ex­pe­rien­cia mues­tra la ca­pa­ci­dad que tie­ne el pue­blo de re­sol­ver an­te la gue­rra eco­nó­mi­ca”

Su­li­mar Pe­dro­za LÍ­DER DE LA CO­MU­NA APACUANA

G. CAS­TE­LLA­NOS - AFP

El des­abas­te­ci­mien­to y la hi­per­in­fla­ción ge­ne­ró sa­queos en Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.