Triun­fo de Pe­kín en la gue­rra co­mer­cial

Pe­se al pro­tec­cio­nis­mo de Trump, la ba­lan­za co­mer­cial es fa­vo­ra­ble a Pe­kín

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - GILLIAN TETT Es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor

Ave­ces las es­ta­dís­ti­cas no se com­por­tan co­mo se pre­di­ce. To­me­mos co­mo ejem­plo el di­fí­cil te­ma del co­mer­cio en­tre Es­ta­dos Uni­dos (EEUU) y Chi­na y el im­pac­to que ha te­ni­do Do­nald Trump.

A prin­ci­pios de es­te año, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se ex­pre­só su in­dig­na­ción acer­ca del ta­ma­ño del dé­fi­cit co­mer­cial bi­la­te­ral en­tre EEUU y Chi­na, e im­pu­so au­men­tos de aran­ce­les a las im­por­ta­cio­nes chi­nas por un va­lor de US$ 250.000 mi­llo­nes. La su­po­si­ción den­tro de la Ca­sa Blan­ca era que es­to cau­sa­ría que el dé­fi­cit se re­du­je­ra, ya que las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses pro­du­ci­rían más bie­nes do­més­ti­ca­men­te y/o en­con­tra­rían for­mas de evi­tar im­por­ta­cio­nes más cos­to­sas.

Pe­ro esa teo­ría no se ha cum­pli­do... o no to­da­vía. De he­cho, es­tá muy le­jos de cum­plir­se. La se­ma­na pa­sa­da, el go­bierno de EEUU pu­bli­có da­tos que mos­tra­ban que el dé­fi­cit es­ta­dou­ni­den­se con Chi­na en pro­duc­tos co­mer­cia­li­za­dos au­men­tó 4,3% en se­tiem­bre a un ni­vel ajus­ta­do es­ta­cio­nal­men­te de US$ 37.400 mi­llo­nes, lo cual re­pre­sen­ta un ré­cord. Es­to se de­bió a un au­men­to asom­bro­so del 8 % en las im­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses pro­ve­nien­tes de Chi­na. Las ex­por­ta­cio­nes, sin em­bar­go, en ge­ne­ral se man­tu­vie­ron pla­nas.

Y aun­que los da­tos men­sua­les son no­to­ria­men­te po­co fia­bles, la ten­den­cia es cla­ra: du­ran­te el ter­cer tri­mes­tre en su con­jun­to, el dé­fi­cit de EEUU con Chi­na al­can­zó los US$ 106.000 mi­llo­nes, un au­men­to en re­la­ción con los US$ 92.900 mi­llo­nes du­ran­te el mis­mo pe­río­do el año pa­sa­do, tam­bién de­bi­do a un sor­pren­den­te au­men­to en las im­por­ta­cio­nes. Es­te año, has­ta se­tiem­bre, el mon­to fue de US$ 305.400 mi­llo­nes, en com­pa­ra­ción con los US$ 276.600 mi­llo­nes del año pa­sa­do.

Aho­ra bien, des­de una pers­pec­ti­va ma­cro­eco­nó­mi­ca, es­to no de­bie­ra im­por­tar. Des­pués de to­do, una ob­se­sión con los dé­fi­cits co­mer­cia­les bi­la­te­ra­les es ri­dí­cu­la en un mun­do de co­mer­cio mul­ti­la­te­ral, don­de el co­mer­cio de ser­vi­cios im­por­ta tan­to (si no más) que el de los bie­nes. La Ca­sa Blan­ca de­be­ría cen­trar­se en las áreas don­de EEUU tie­ne le­gí­ti­mas que­jas con res­pec­to a Chi­na, co­mo lo es el abu­so de la pro­pie­dad in­te­lec­tual, no en los car­ga­men­tos de ace­ro.

Pe­ro es po­co pro­ba­ble que es­ta ló­gi­ca eco­nó­mi­ca per­sua­da a Trump en es­te mo­men­to, y mu­cho me­nos cuan­do la Ca­sa Blan­ca se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra una reunión con el pre­si­den­te chino Xi Jin­ping. Por lo tan­to, va­le la pe­na pre­gun­tar por qué las es­ta­dís­ti­cas bi­la­te­ra­les se es­tán mo­vien­do en la di­rec­ción equi­vo­ca­da.

Par­te de la ex­pli­ca­ción es, iró­ni­ca­men­te, la ac­tual for­ta­le­za eco­nó­mi­ca de EEUU: un rá­pi­do cre­ci­mien­to sue­le ge­ne­rar más im­por­ta­cio­nes. (O, co­mo al­gu­nos de los pro­pios ase­so­res de Trump so­lían de­cir en tono de bro­ma, con li­mi­ta­do éxi­to: la ma­ne­ra más fá­cil de re­sol­ver un dé­fi­cit co­mer­cial es crean­do una re­ce­sión).

Un se­gun­do fac­tor con­tri­bu­yen­te pu­die­ra ser un pro­ble­ma de des­fa­se tem­po­ral: las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses se apre­su­ra­ron a acu­mu­lar im­por­ta­cio­nes pa­ra pro­te­ger­se de las dis­rup­cio­nes co­mer­cia­les. Un des­glo­se de los da­tos su­gie­re, por ejem­plo, que los sec­to­res que ya es­tán su­je­tos a aran­ce­les (co­mo el ace­ro) ex­pe­ri­men­ta­ron un au­men­to par­ti­cu­lar­men­te no­ta­ble en las im­por­ta­cio­nes a prin­ci­pios de es­te año, el cual aho­ra es­tá dis­mi­nu­yen­do.

Pe­ro exis­te otra po­si­ble ex­pli­ca­ción que los gru­pos que si­guen las com­ple­ji­da­des del co­mer­cio glo­bal aho­ra es­tá si­len­cio­sa­men­te dis­cu­tien­do: es pro­ba­ble que Chi­na es­té ga­nan­do la pri­me­ra ron­da de la lu­cha co­mer­cial. La se­ma­na pa­sa­da, Pan­ji­va, un ser­vi­cio de agre­ga­ción de da­tos co­mer­cia­les, ob­ser­vó: “La ex­pan­sión del dé­fi­cit co­mer­cial de EEUU con Chi­na es una se­ñal de que la gue­rra co­mer­cial fun­cio­nó en con­tra de EEUU” en se- tiem­bre. O, co­mo lo se­ña­ló So­ren Skou, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la na­vie­ra AP Mo­ller-Maersk, du­ran­te una lla­ma­da pa­ra reportar ga­nan­cias el mar­tes 13: “Es un desa­rro­llo iró­ni­co, pe­ro des­pués de que Trump subió el vo­lu­men, EEUU sim­ple­men­te ha au­men­ta­do sus im­por­ta­cio­nes de Chi­na to­da­vía más”. Y es­to ha ocu­rri­do in­clu­so cuan­do las ex­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses en sec­to­res co­mo la so­ja se han de­rrum­ba­do.

Skou cul­pa de es­to, en par­te, a la acu­mu­la­ción. Pe­ro, no­ta­ble­men­te, él tam­bién su­gie­re que la po­si­ción de las com­pa­ñías chi­nas en la ca­de­na de su­mi­nis­tro sig­ni­fi­ca que les re­sul­ta más fá­cil ob­te­ner sus­ti­tu­tos de los pro­duc­tos es­ta­dou­ni­den­ses que lo que le re­sul­ta a EEUU re­em­pla­zar las im­por­ta­cio­nes chi­nas.

Un ter­cer asun­to cru­cial, se­gún Skou, es que Trump “no pue­de de­cir­le a Ni­ke, a Wal­mart y a The Ho­me De­pot que no pue­den im­por­tar de Chi­na”. Así que él pre­di­ce que las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses “se­gui­rán im­por­tan­do de Chi­na y se es­for­za­rán en en­con­trar so­lu­cio­nes”, sim­ple­men­te ab­sor­bien­do el efec­to en los már­ge­nes (lo cual, por su­pues­to, ac­tual­men­te se es­tá com­pen­san­do en par­te, de to­das for­mas, por la de­bi­li­dad del yuan).

Pe­kín, en cam­bio, pue­de sim­ple­men­te or­de­nar­les a sus com­pa­ñías con­tro­la­das por el Es­ta­do que cam­bien sus pa­tro­nes co­mer­cia­les, y pro­ba­ble­men­te lo es­té ha­cien­do, da­do que el go­bierno chino (a di­fe­ren­cia de la caó­ti­ca Ca­sa Blan­ca) tie­ne una po­si­ción ne­go­cia­do­ra y una agen­da cen­tral­men­te coor­di­na­das.

En­ton­ces, ¿es­to sig­ni­fi­ca que Pe­kín no ha­rá con­ce­sio­nes en las ne­go­cia­cio­nes? No ne­ce­sa­ria­men­te. Des­pués de to­do, la eco­no­mía chi­na es pro­ba­ble­men­te más vul­ne­ra­ble a una gue­rra co­mer­cial que la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro, cuan­do me­nos, el “gi­ro iró­ni­co” —pa­ra usar la fra­se de Skou— en esas inopor­tu­nas es­ta­dís­ti­cas mues­tra lo di­fí­cil que es pre­de­cir las con­se­cuen­cias pre­ci­sas de una gue­rra co­mer­cial. Y tal vez tam­bién mues­tre la in­sen­sa­tez de sub­es­ti­mar a Chi­na co­mo ad­ver­sa­rio, par­ti­cu­lar­men­te si se man­tie­ne dis­ci­pli­na­do, de­ter­mi­na­do y des­preo­cu­pa­do por la de­mo­cra­cia.

Las es­ta­dís­ti­cas co­mer­cia­les mues­tran la in­sen­sa­tez de sub­es­ti­mar a Chi­na co­mo ad­ver­sa­rio, par­ti­cu­lar­men­te si se man­tie­ne dis­ci­pli­na­do, de­ter­mi­na­do y des­preo­cu­pa­do por la de­mo­cra­cia

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.