De­mo­cra­cia co­rrup­ta

El arres­to de la po­de­ro­sa je­fa de la opo­si­ción en Pe­rú, Kei­ko Fu­ji­mo­ri, por la­va­do de di­ne­ro, com­ple­ta un cua­dro de un sis­te­ma po­lí­ti­co en des­com­po­si­ción.

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

El fu­ji­mo­ris­mo cae por el arres­to de su lí­der Kei­ko Fu­ji­mo­ri, acu­sa­da de la­va­do de di­ne­ro, en un am­bien­te po­lí­ti­co do­mi­na­do por la co­rrup­ción

Mien­tras hay una or­den ju­di­cial pen­dien­te de cum­plir­se pa­ra que el ex­pre­si­den­te Al­ber­to Fu­ji­mo­ri vuel­va a la cár­cel por de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad y co­rrup­ción, su hi­ja Kei­ko, lí­der de la opo­si­ción, cum­ple una pri­sión pre­ven­ti­va de 36 me­ses.

Se la in­ves­ti­ga por pre­sun­ta­men­te ha­ber acep­ta­do con­tri­bu­cio­nes ile­ga­les co­mo fon­dos de cam­pa­ña du­ran­te sus can­di­da­tu- ras pre­si­den­cia­les en 2011 y 2016.

Has­ta el año pa­sa­do, Kei­ko Fu­ji­mo­ri era una de las per­so­nas más po­de­ro­sas del país, lí­der del ma­yor par­ti­do de opo­si­ción que ac­tual­men­te con­tro­la el Con­gre­so, con una ma­yo­ría de 73 par­la­men­ta­rios so­bre 130. Pe­ro ese po­de­río se es­tá ca­yen­do a pe­da­zos rá­pi­da­men­te.

En reali­dad, las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción con­tra la fa­mi­lia Fu­ji­mo­ri ocu­rren en un cua­dro ge­ne­ral de des­com­po­si­ción de la po­lí­ti­ca. La cons­truc­to­ra bra­si­le­ña ha­bría en­tre­ga­do cuan­tio­sas su­mas a las cam­pa­ñas de los ex­pre­si­den­tes Ale­jan­dro To­le­do, Alan Gar­cía, Ollan­ta Hu­ma­la y Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki. Y, por si fue­ra po­co, en los úl­ti­mos me­ses tam­bién se des­ta­pa­ron

“El gran pro­ble­ma de Pe­rú no es que no ha­ya de­mo­cra­cia, sino que es una de­mo­cra­cia pro­fun­da­men­te co­rrup­ta”

Ma­rio Var­gas Llo­sa ES­CRI­TOR PE­RUANO, PRE­MIO NO­BEL DE LI­TE­RA­TU­RA 2010

otros ca­sos ile­ga­les que se­ña­lan a mu­chos po­lí­ti­cos, jue­ces, fis­ca­les, em­pre­sa­rios y pe­rio­dis­tas co­mo im­pli­ca­dos en una ver­da­de­ra ma­fia de en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal.

De­mo­cra­cias co­rrup­tas

¿Có­mo es po­si­ble que en Pe­rú exis­tan no al­gu­nas, sino cien­tos de per­so­nas sal­pi­ca­das?, ¿có­mo se en­tien­de que al­tos fun­cio­na­rios de su­ce­si­vos go­bier­nos ha­yan es­ta­do en­vuel­tos en ne­go­cios mi­llo­na­rios co­rrup­tos, sin que se su­pie­ra pú­bli­ca­men­te?, ¿cuál es el fe­nó­meno po­lí­ti­co- so­cial que sos­tie­ne es­ta gra­ve­dad profunda de tan lar­ga da­ta?

“El gran pro­ble­ma de Pe­rú no es que no ha­ya de­mo­cra­cia, sino que es una de­mo­cra­cia pro­fun­da­men­te co­rrup­ta”, di­jo a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción el pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra 2010, Ma­rio Var­gas Llo­sa.

A su en­ten­der, los pe­rua­nos sien­ten una enor­me de­cep­ción por sus au­to­ri­da­des, y el par­ti­do más gol­pea­do es, pre­ci­sa­men­te, Fuer­za Po­pu­lar, el cual “ha en­tra­do ya en un pro­ce­so de ex­tin­ción”. Y agre­gó: “Oja­lá en las pró­xi­mas elec­cio­nes no re­pi­ta­mos el error de ele­gir a un Con­gre­so fu­ji­mo­ris­ta”.

El pro­ble­ma de la de­mo­cra­cia co­rrup­ta es un fe­nó­meno tam­bién pre­sen­te en otros paí­ses, co­mo Bra­sil, don­de mu­chas po­lí­ti­cos y ex­go­ber­nan­tes han si­do con­de­na­dos o son in­ves­ti­ga­dos por la tra-

ma de la cons­truc­to­ra Ode­brecht. Bas­ta ci­tar al ex­man­da­ta­rio Luiz Iná­cio Lula da Sil­va, quien es­ta se­ma­na sa­lió de la cár­cel pa­ra testificar por otro ca­so de co­rrup­ción.

Va­rios paí­ses de la re­gión su­fren de pro­ble­mas de de­mo­cra­cias de­bi­li­ta­das, ins­ti­tu­cio­nes dis­fun­cio­na­les por es­cán­da­los de co­rrup­ción.

La uti­li­za­ción del po­der pa­ra pro­ve­cho pro­pio va más allá de las per­so­nas im­pli­ca­das. Es un com­por­ta­mien­to de tras­va­se de un go­bierno a otro. De esa ma­ne­ra, el sis­te­ma co­rrup­to se con­vier­te en el “po­der real” del Es­ta­do y per­du­ra mu­cho más que las au­to­ri­da­des de turno.

Héc­tor Sha­mis, pro­fe­sor del pro­gra­ma De­mo­cra­cia y Go­bierno, de la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, ana­li­za que “en paí­ses don­de los par­ti­dos po­lí­ti­cos se han de­bi­li­ta­do y frag­men­ta­do, ade­más de ha­ber per­di­do la con­fian­za en la so­cie­dad, la co­rrup­ción los es­tá re­em­pla­zan­do. La co­rrup­ción cum­ple las fun­cio­nes bá­si­cas de la po­lí­ti­ca: se­lec­cio­nar di­ri­gen­tes, or­ga­ni­zar la com­pe­ten­cia elec­to­ral y ejer­cer la re­pre­sen­ta­ción y el esen­cial con­trol te­rri­to­rial. Es­ta es la nue­va for­ma de po­lí­ti­ca en la pos­de­mo­cra­cia”.

El pe­rio­dis­ta ar­gen­tino Hu­go Al­co­na­da Mon, en su más re­cien­te li­bro La raíz de to­dos los ma­les, tam­bién da cuen­ta de có­mo el fe­nó­meno de la co­rrup­ción se ex­tien­de trans­fron­te­ras y afec­ta di­rec­ta­men­te la eco­no­mía de los paí­ses. “(…) la siem­pre ines­ta­ble eco­no­mía ar­gen­ti­na ca­re­ce de la for­ta­le­za su­fi­cien­te pa­ra so­por­tar el res­frío que cau­só el La­va Ja­to. No so­lo en Bra­sil (mer­ma de en­tre 1 y 2,5 pun­tos por­cen­tua­les de PIB por año en 2015 y 2016 atri­bui­bles a esa in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial), sino tam­bién en Pe­rú (don­de re­cor­tó de 3,5 a 2,5 pun­tos por­cen­tua­les el cre­ci­mien­to de 2017) o Pa­na­má (que cre­ció 5,4% ese mis­mo año, pe­ro los ana­lis­tas es­ti­man que pu­do cre­cer me­dio pun­to por­cen­tual más sin los co­le­ta­zos lo­ca­les de es­te es­cán­da­lo)”, ase­gu­ra.

Los es­tu­dios de La­ti­no­ba­ró­me­tro, por su par­te, mues­tran có­mo la co­rrup­ción en la po­lí­ti­ca afec­ta la sa­tis­fac­ción de la po­bla­ción en re­la­ción con la de­mo­cra­cia en Amé­ri­ca La­ti­na, que pa­só del 44% a 24% en la úl­ti­ma dé­ca­da.

¿Na­die se sal­va?

El lla­ma­do La­va Ja­to pe­ruano o la Ca­ja B de Ode­brecht se des­ta­pó con fuer­za cuan­do el pa­sa­do mar­zo, Jor­ge Ba­ra­ta, ex­su­per­in­ten­den­te de Ode­brecht en Pe­rú, de­cla­ró ha­ber pa­ga­do por va­rias cam­pa­ñas po­lí­ti­cas a lo lar­go de los años: US$ 1,2 mi­llo­nes a Fuer­za Po­pu­lar (Kei­ko Fu­ji­mo­ri), unos US$ 600 mil a To­le­do y co­mo mí­ni­mo US$ 300 mil a Kuczyns­ki. A cam­bio de to­do ello, la cons­truc­to­ra bus­ca­ba man­te­ner las mi­llo­na­rias con­ce­sio­nes de las obras pú­bli­cas que ha­bía lo­gra­do en Pe­rú.

Un do­cu­men­to apro­ba­do por el Con­gre­so, el sá­ba­do 10, ase­gu­ra que 132 per­so­nas es­tán in­vo­lu­cra­das en coimas y dá­vi­das en obras pú­bli­cas ad­ju­di­ca­das a Ode­brecht, Ca­mar­go Co­rrea, OAS y otros.

Se­gún el do­cu­men­to, los pre­jui­cios al Es­ta­do pe­ruano equi­va­len a unos US$ 4,4 mi­llo­nes.

Eso es so­lo la pun­ta del ice­berg. Son mu­chí­si­mas los ex­go­ber­nan­tes o po­lí­ti­cos im­pli­ca­dos. So­lo pa­ra ejem­pli­fi­car acer­ca de la di­men­sión de pro­ble­ma, Jai­me Yos­hi­ya­ma – ex­mi­nis­tro del go­bierno de Al­ber­to Fu­ji­mo­ri en los años 90 y ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Fuer­za Po­pu­lar– ad­mi­tió es­tar in­vo­lo­cra­do en apor­tan­tes fal­sos a su par­ti­do. Un fa­mi­liar de Yos­hi­ya­ma tam­bién ha­bría he­cho ope­ra­cio­nes ilí­ci­tas a tra­vés de una con­ta­bi­li­dad pa­ra­le­la de Ode­brech. El con­gre­sis­ta fu­ji­mo­ris­ta Ro­lan­do Reá­te­gui con­fe­só co­mo tes­ti­go pro­te­gi­do que Fuer­za Po­pu­lar re­clu­tó fal­sos do­nan­tes en la cam­pa­ña de 2011. El ex­juez Cé­sar Hi­nos­tro­za fue apun­ta­do co­mo je­fe de la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal Cue­llos Blan­cos del Puer­to y es­tá de­te­ni­do en Ma­drid con fi­nes de ex­tra­di­ción. El fis­cal de la Na­ción Pe­dro Chá­varry tam­bién es acu­sa­do co­mo in­te­gran­te de di­cha or­ga­ni­za­ción.

In­ten­tos pa­ra sa­lir de la cri­sis

En el di­fí­cil con­tex­to de “quien es­té li­bre de cul­pa que ti­re la pri­me­ra pie- dra”, sa­lió al pa­so el nue­vo pre­si­den­te de Pe­rú, Mar­tín Viz­ca­rra, cu­ya po­pu­la­ri­dad en las úl­ti­mas se­ma­nas sal­tó a 61%, mien­tras que la de Kei­ko ca­yó a 10%, se­gún en­cues­tas lo­ca­les.

El man­da­ta­rio ha desa­rro­lla­do es­tra­te­gias sin pre­ce­den­tes pa­ra sa­lir de la cri­sis de go­ber­na­bi­li­dad y es­tá im­pul­san­do nue­vas pro­pues­tas de le­yes pa­ra lim­piar la tra­ma de co­rrup­ción, es­pe­cial­men­te en el Po­der Ju­di­cial. Di­chas pro­pues­tas se­rán so­me­ti­das a un re­fe­rén­dum po­pu­lar el pró­xi­mo 9 de di­ciem­bre.

Viz­ca­rra ha ad­ver­ti­do que Fuer­za Po­pu­lar y la ban­ca­da del fu­ji­mo­ris­mo no es­tán blin­da­dos. De he­cho, ese par­ti­do es­tá su­frien­do una frac­tu­ra in­ter­na his­tó­ri­ca des­de el es­cán­da­lo Ode­brecht y el arres­to de su lí­de­re­sa.

En ese mar­co, se ha pro­du­ci­do una es­tre­pi­to­sa des­ban­da­da en en el fu­ji­mo­ris­mo, con re­nun­cias y pe­di­dos de li­cen­cia. Los ana­lis­tas ya ha­blan de la “im­plo­sión del par­ti­do” y de una pér­di­da ful­mi­nan­te de su ca­pi­tal po­lí­ti­co, di­fí­cil de re­cu­pe­rar.

Pe­ro así co­mo al­gu­nas fi­gu­ras pú­bli­cas se en­som­bre­cen, otras han apa­re­ci­do en es­ce­na pa­ra mar­car un ca­mino de reivin­di­ca­ción de va­lo­res, trans­pa­ren­cia y ve­ra­ci­dad; o al me­nos eso di­cen y han ad­qui­ri­do cier­to pro­ta­go­nis­mo por ello.

Uno de ellos es el fis­cal Jo­sé Do­min­go Pé­rez, quien di­ri­ge las in­ves­ti­ga­cio­nes del La­va Ja­to pe­ruano. Si bien arras­tra al­gu­nas crí­ti­cas so­bre sus ges­tio­nes an­te­rio­res, en es­ta opor­tu­ni­dad cuen­ta con gran apo­yo de la ciu­da­da­nía y su po­pu­la­ri­dad va en as­cen­so.

Mu­chos ciu­da­da­nos lo aplau­den por dar pa­sos de­ci­si­vos, co­mo cuan­do sus­ten­tó el pe­di­do de pri­sión pre­ven­ti­va en con­tra de Car­me­la Pau­ca­rá, se­cre­ta­ria per­so­nal de Kei­ko, en cu­ya ca­sa las au­to­ri­da­des en­con­tra­ron do­cu­men­ta­ción que pro­ba­ría el blan­queo de ac­ti­vos. Lo mis­mo ocu­rrió ha­ce un par de días, cuan­do so­li­ci­tó al Po­der Ju­di­cial que im­pi­da la sa­li­da del país al ex­pre­si­den­te Alan Gar­cía.

An­te ese pa­no­ra­ma im­pla­ca­ble, el vo­ce­ro del co­mi­té de emer­gen­cia del fu­ji­mo­ris­mo, el par­la­men­ta­rio Mi­guel To­rres, de­nun­ció que to­do el es­cán­da­lo res­pon­de a “una per­se­cu­ción po­lí­ti­ca” con­tra su par­ti­do. Sin em­bar­go, con el agua al cue­llo, la afir­ma­ción es po­co creí­ble. To­do in­di­ca que las in­ves­ti­ga­cio­nes no da­rán tre­gua.

La cons­truc­to­ra bra­si­le­ña Ode­brecht ha­bría en­tre­ga­do cuan­tio­sas su­mas a las cam­pa­ñas de los ex­pre­si­den­tes Ale­jan­dro To­le­do, Alan Gar­cía, Ollan­ta Hu­ma­la y Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki a cam­bio de ju­go­sos con­tra­tos de obra pú­bli­ca

M.BERNETTI - AFP

Kei­ko y Al­ber­to Fu­ji­mo­ri res­pon­den an­te la jus­ti­cia por ca­sos de co­rrup­ción

L. GONZALES - AFP

Kuczyns­ki de­bió de­jar el po­der por su víncu­lo con el es­cán­da­lo Ode­brecht

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.