Ne­tan­yahu afron­ta su ma­yor cri­sis de li­de­raz­go por Ga­za

Llue­ven crí­ti­cas al pri­mer mi­nis­tro por acep­tar un al­to al fue­go

El Observador Fin de Semana - Mundo - - CRISIS POLÍTICA EN PERÚ - JOAN MAS AUTONELL

El pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí, Benjamín Ne­tan­yahu, acu­sa­do de in­de­ci­sión por no se­guir bom­bar­dean­do Ga­za tras la peor es­ca­la­da mi­li­tar des­de 2014 y cri­ti­ca­do por sus so­cios y por la opi­nión pú­bli­ca, afron­ta su ma­yor cri­sis de li­de­raz­go e in­ten­ta evi­tar que su coa­li­ción gu­ber­na­men­tal se des­mo­ro­ne.

“La im­pre­sión en­tre los miem­bros de la coa­li­ción (...) era que, pe­se a los es­fuer­zos de Ne­tan­yahu de ce­rrar fi­las, el es­ce­na­rio más pro­ba­ble era que la Kné­set ( Par­la­men­to) se di­suel­va en po­cas se­ma­nas”, ex­pli­ca el ana­lis­ta Ya­nir Co­zin, del pe­rió­di­co is­rae­lí Maa­riv.

El 74% de los is­rae­líes se mues­tra dis­gus­ta­do con el pa­pel del je­fe del Eje­cu­ti­vo du­ran­te la úl­ti­ma es­ca­la­da de ten­sión con Ga­za – ce­rra­da el mar­tes 13 con un anun­cio de tre­gua de las mi­li­cias pa­les­ti­nas tras lan­zar en 24 ho­ras 460 cohe­tes con­tra Is-

“Es­te no es un go­bierno de de­re­chas y su exis­ten­cia no tie­ne sen­ti­do” Aye­let Sha­ked

MI­NIS­TRA DE JUS­TI­CIA E IN­TE­GRAN­TE DEL PAR­TI­DO COALIGADO HO­GAR JU­DÍO

rael–, se­gún in­di­ca una en­cues­ta del ca­nal de no­ti­cias is­rae­lí Ha­das­hot.

El son­deo re­fle­ja una re­la­ción di­rec­ta en­tre el apo­yo en las ur­nas a Ne­tan­yahu y la si­tua­ción de se­gu­ri­dad. Un ejem­plo de ello es que en ma­yo pa­sa­do, con el tras­la­do de la em­ba­ja­da de EEUU de Tel Aviv a Jerusalén y los ata­ques is­rae­líes so­bre po­si­cio­nes si­rias, el par­ti­do del je­fe del go­bierno subió en los son­deos has­ta los 35 es­ca­ños.

Si hu­bie­ra co­mi­cios ge­ne­ra­les, que se po­drían ce­le­brar co­mo muy tem­prano en fe­bre­ro, su par­ti­do, el con­ser­va­dor Li­kud, se­gui­ría sien­do la fuer­za más vo­ta­da con 29 es­ca­ños, pe­ro per­de­ría un asien­to y apo­yo en vo­tos.

La cre­di­bi­li­dad del pri­mer mi­nis­tro se ha vis­to muy afec­ta­da en­tre los re­si­den­tes de las po­bla­cio­nes is­rae­líes co­lin­dan­tes con la Fran­ja, uno de los prin­ci­pa­les bas­tio­nes de apo­yo del Li­kud, con cien­tos de per­so­nas que se han ma­ni­fes­ta­do pa­ra exi­gir su di­mi­sión si no apli­ca ac­cio­nes mi­li­ta­res más du­ras.

La re­nun­cia del ti­tu­lar de De­fen­sa, Avig­dor Lie­ber­man, y la re­ti­ra­da de su par­ti­do, Is­rael Nues­tro Ho­gar, de la coa­li­ción gu­ber­na­men­tal, de­jan a la alian­za de for­ma­cio­nes de­re­chis­tas y ul­tra­na­cio­na­lis­tas al mí­ni­mo, per­mi­tien­do al pri­mer mi­nis­tro man­te­ner el Eje­cu­ti­vo al lí­mi­te, con 61 asien­tos en el Par­la­men­to is­rae­lí, fren­te a los 59 de la opo­si­ción.

La cri­sis se agu­di­zó con la de­man­da de Naf­ta­li Be­net, mi­nis­tro de Edu­ca­ción y lí­der del ul­tra­na­cio­na­lis­ta Ho­gar Ju­dío, de la car­te­ra de De­fen­sa a cam­bio de man­te­ner el ac­tual go­bierno.

La mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Aye­let Sha­ked, tam­bién de Ho­gar Ju­dío, con­si­de­ró que el Eje­cu­ti­vo “ha fra­ca­sa­do en es­ta­ble­cer” me­di­das di­sua­so­rias con­tra Ga­za, y de­nun­ció que “es­te no es un go­bierno de de­re­chas y su exis­ten­cia no tie­ne sen­ti­do”, an­te lo que agre­gó que “Be­net po­dría ser de gran ayu­da pa­ra el pri­mer mi­nis­tro co­mo mi­nis­tro de De­fen­sa”.

Las crí­ti­cas a Ne­tan­yahu tam­bién pro­ce­den de al­tos car­gos de la se­gu­ri­dad is­rae­lí, que han cri­ti­ca­do que no su­pie­ra con­cre­tar en las reunio­nes del Ga­bi­ne­te de Se­gu­ri­dad cuá­les eran las lí­neas a se­guir ni qué ob­je­ti­vo te­nían las ac­cio­nes mi­li­ta­res or­de­na­das en Ga­za, in­for­mó la ra­dio pú­bli­ca Kan.

Se­gún el pe­rio­dis­ta Ben Cas­pit, “la si­tua­ción es tan com­pli­ca­da por el mo­men­to que es muy di­fí­cil ver qué es­ce­na­rio irá me­jor” pa­ra la con­ti­nui­dad de Ne­tan­yahu.

El di­le­ma del pri­mer mi­nis­tro a es­tas al­tu­ras es si “ren­dir­se” a las de­man­das pa­ra ce­der la car­te­ra de De­fen­sa a Be­net, que du­ran­te los úl­ti­mos me­ses ha re­cla­ma­do tam­bién que se ases­te una ofen­si­va mi­li­tar de gran en­ver­ga­du­ra con­tra Ga­za, o bien “ser arras­tra­do por la fuer­za a elec­cio­nes”, co­men­ta Yo­si Ver­ter, ana­lis­ta en el dia­rio Haa­retz.

El man­da­ta­rio lu­cha por no apa­re­cer “co­mo al­guien que ha per­di­do el con­trol” y se ve obli­ga­do a con­vo­car co­mi­cios an­ti­ci­pa­dos, y ha ini­cia­do con­sul­tas con los je­fes de las dis­tin­tas for­ma­cio­nes de la coa­li­ción pa­ra es­ta­bi­li­zar el go­bierno, pe­ro “ten­drá di­fi­cul­ta­des pa­ra man­te­ner a su coa­li­ción uni­da más tiem­po que las dos o tres pró­xi­mas se­ma­nas”.

Pa­ra la ex­per­ta en opi­nión pú­bli­ca is­rae­lí Dah­lia Scheind­lin, el pa­no­ra­ma elec­to­ral pa­ra Ne­tan­yahu no es ne­fas­to en nin­gu­na de las en­cues­tas, “pe­se al des­con­ten­to re­cien­te de la opi­nión pú­bli­ca por su ac­tua­ción en Ga­za”, y aho­ra “hay mu­chos cálcu­los que pa­san por su ca­be­za”.

“No im­por­ta si las elec­cio­nes se ce­le­bran en mar­zo o en no­viem­bre, en am­bos ca­sos el Li­kud se­gui­ría co­mo pri­me­ra fuer­za, con un enor­me mar­gen de ven­ta­ja res­pec­to a la se­gun­da”, ex­pli­ca a Efe la ana­lis­ta, quien pre­vé que Ne­tan­yahu si­ga te­nien­do un rol do­mi­nan­te en la es­ce­na po­lí­ti­ca is­rae­lí tan­to si con­si­gue man­te­ner su go­bierno co­mo si no.

Los úl­ti­mos en pe­dir un an­ti­ci­po elec­to­ral han si­do el mi­nis­tro de In­te­rior, Ar­yeh De­ri, lí­der del par­ti­do ul­tra­or­to­do­xo Shas, y el ti­tu­lar de Fi­nan­zas, Mos­he Kah­lon, del par­ti­do cen­tris­ta Ku­la­nu, que con­si­de­ró que “lo me­jor pa­ra los ciu­da­da­nos y la eco­no­mía is­rae­lí es ce­le­brar elec­cio­nes lo an­tes po­si­ble”.

La pre­si­den­ta del pa­ci­fis­ta y opo­si­tor par­ti­do Me­retz, Ta­mar Zand­berg, pi­dió que “el res­to de mi­nis­tros de­ben se­guir el ejem­plo de Lie­ber­man: di­mi­tir y li­be­rar­nos de es­te go­bierno ma­lo, en­fer­mo de co­rrup­ción, ra­cis­mo y le­yes de leal­tad”.

El 74 % de los is­rae­líes se mues­tra dis­gus­ta­do con el pa­pel del je­fe del Eje­cu­ti­vo, se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da es­ta se­ma­na

G.TIBBON - AFP

Ne­tan­yahu en­fren­ta pre­sio­nes des­de la in­ter­na de su pro­pio go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.