Los desafíos de la de­re­cha clá­si­ca an­te el po­pu­lis­mo

El mo­vi­mien­to con­ser­va­dor des­de la irrup­ción de Do­nald Trump

El Observador Fin de Semana - Mundo - - CRISIS POLÍTICA EN PERÚ - JUAN MESEGUER

Se­gún una en­cues­ta de Ga­llup pu­bli­ca­da en ju­lio, la in­mi­gra­ción se ha con­ver­ti­do en el pro­ble­ma más gra­ve pa­ra la ma­yor par­te de los es­ta­dou­ni­den­ses (el 22%) y las re­la­cio­nes ra­cia­les, en el ter­ce­ro (7%); por de­trás –en sép­ti­mo lu­gar– que­da la preo­cu­pa­ción por el de­cli­ve de la mo­ral, la re­li­gión y los va­lo­res fa­mi­lia­res (3%). En­tre los re­pu­bli­ca­nos, en ge­ne­ral más con­ser­va­do­res que los de­mó­cra­tas, la bre­cha es to­da­vía ma­yor: el 35% iden­ti­fi­ca la in­mi­gra­ción co­mo el pro­ble­ma más im­por­tan­te, fren­te al 4% que di­ce eso de la la­xi­tud mo­ral.

La in­mi­gra­ción tam­bién es la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción pa­ra una ma­yo­ría de eu­ro­peos (el 38%), se­gún los da­tos pre­li­mi­na­res del úl­ti­mo Eu­ro­ba­ró­me­tro. Pe­ro no es­tá cla­ro có­mo ha in­flui­do el as­cen­so de los po­pu­lis­mos. La preo­cu­pa­ción por el fe­nó­meno mi­gra­to­rio es al­ta en Ita­lia (41%), don­de La Li­ga de Mat­teo Sal­vi­ni y el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas han he­cho avan­ces es­pec­ta­cu­la­res, pe­ro es ma­yor en Mal­ta (55%), que no cuen­ta con for­ma­cio­nes po­pu­lis­tas. En Es­to­nia (62%), los po­pu­lis­tas ape­nas tie­nen pe­so po­lí­ti­co. En cam­bio, sí lo tie­nen en Re­pú­bli­ca Che­ca (58%), Hun­gría (56%) y Di­na­mar­ca (54%).

In­fluir más allá de la po­lí­ti­ca

Lo que es in­ne­ga­ble es la in­fluen­cia de es­tas for­ma­cio­nes en la con­ver­sa­ción pú­bli­ca. En res­pues­ta a la de­ri­va iden­ti­ta­ria de la iz­quier­da en los pa­sa­dos años 60 y 70, los po­pu­lis­tas de de­re­chas en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa han lo­gra­do po­ner el fo­co de la opi­nión pú­bli­ca en una se­rie de te­mas: la crí­ti­ca al mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo, la de­nun­cia de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, el pro­tec­cio­nis­mo eco­nó­mi­co fren­te a la glo­ba­li­za­ción, la preo­cu­pa­ción por los efec­tos de la in­mi­gra­ción en el em­pleo y en el Es­ta­do del bie­nes­tar, la pér­di­da de so­be­ra­nía fren­te a Bru­se­las, el mie­do a la “is­la­mi­za­ción” de Eu­ro­pa, el res­pe­to a la ley y a las tra­di­cio­nes na­cio­na­les, la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na...

En­tre las prio­ri­da­des de al­gu­nos de es­tos par­ti­dos, hay te­mas que tam­bién en­tran den­tro de la agen­da con­ser­va­do­ra. Es el ca­so de Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD), que de­fien­de el ma­tri­mo­nio co­mo la unión en­tre un hom­bre y una mu­jer. Pe­ro la iden­ti­fi­ca­ción en­tre va­lo­res con­ser­va­do­res y po­pu­lis­mo no sir­ve cuan­do ha­bla­mos de for­ma­cio­nes co­mo el Par­ti­do por la Li­ber­tad ho­lan­dés o la Agru­pa­ción Na­cio­nal fran­ce­sa (an­tes Fren­te Na­cio­nal). Aun­que de­fien­den de for­ma in­tere­sa­da la he­ren­cia cris­tia­na de Eu­ro­pa (co­mo ar­gu­men­to pa­ra opo­ner­se al is­lam), en la prác­ti­ca son bas­tan­te lai­cis­tas y no siem­pre con­ser­va­do­res en cues­tio­nes so­cia­les.

Por otra par­te, alen­tar la di­vi­sión so­cial pa­ra sa­car ven­ta­ja en las ur­nas no en­ca­ja con el es­ti­lo de un mo­vi­mien­to que as­pi­ra a avan­zar sus cau­sas más allá de las lí­neas par­ti­dis­tas. A fin de cuen­tas, a los con­ser­va­do­res les in­tere­sa más la in­fluen­cia cul­tu­ral –los cam­bios en las men­ta­li­da­des y los es­ti­los de vi­da– que la po­lí­ti­ca. El pro­ble­ma es que hoy mu­chos con­ser­va­do­res pa­re­cen con­ven­ci­dos de que “so­lo la cul­tu­ra po­lí­ti­ca es la cul­tu­ra que im­por­ta”, en pa­la­bras de Jo­seph Bot­tum.

Cri­sis de sen­ti­do

Con el con­tex­to es­ta­dou­ni­den­se en men­te, Emi­lie Kao, di­rec­to­ra del DeVos Cen­ter for Re­li­gion and Ci­vil So­ciety de la He­ri­ta­ge Foun­da­tion, di­ce a Ace­pren­sa que el mo­vi­mien­to con­ser­va­dor ten­dría que to­mar- se más en se­rio la “cri­sis cul­tu­ral” que ha abier­to el de­bi­li­ta­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes que an­tes apor­ta­ban sen­ti­do y cohe­sión so­cial. “Las fuen­tes tra­di­cio­na­les de apo­yo en tiem­pos di­fí­ci­les han si­do la fe, la fa­mi­lia y la co­mu­ni­dad. Pe­ro es­tos ele­men­tos se es­tán res­que­bra­jan­do. La prác­ti­ca re­li­gio­sa dis­mi­nu­ye, el 40% de los ni­ños na­cen fue­ra del ma­tri­mo­nio y hay una epi­de­mia de so­le­dad”.

Otro sín­to­ma de esa cri­sis es el au­men­to de los sui­ci­dios y las muer­tes re­la­cio­na­das con el al­cohol y las dro­gas en­tre los es­ta­dou­ni­den­ses blan­cos sin es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, que al­gu­nos atri­bu­yen a un va­cío exis­ten­cial. Pa­ra la in­ves­ti­ga­do­ra de la He­ri­ta­ge Foun­da­tion, ni el Es­ta­do ni el mer­ca­do son ca­pa­ces de re­me­diar ese ma­les­tar de fon­do.

Lo que más pue­de ayu­dar a la cas­ti­ga­da cla­se tra­ba­ja­do­ra a re­cu­pe­rar las rien­das de su vi­da son esas ins­ti­tu­cio­nes de las que se han ido ale­jan­do en las úl­ti­mas dé­ca­das. “Las fa­mi­lias y las or­ga­ni­za­cio­nes de ins­pi­ra­ción re­li­gio­sa ge­ne­ran ca­pi­tal so­cial y pro­por­cio­nan apo­yo en to­do mo­men­to tan­to a sus miem­bros co­mo al con­jun­to de la so­cie­dad. Y los pa­dres ca­sa­dos si­guen sien­do la me­jor in­cu­ba­do­ra pa­ra que los ni­ños re­ci­ban edu­ca­ción, desa­rro­llen su ca­rác­ter y for­men su iden­ti­dad. Es­ta­dos Uni­dos de­be re­no­var sus com­pro­mi­sos con la vi­da, el ma­tri­mo­nio y la li­ber­tad re­li­gio­sa pa­ra que los in­di­vi­duos, las fa­mi­lias y las co­mu­ni­da­des pros­pe­ren”.

Con­ser­va­do­res y po­pu­lis­tas

Co­mo ex­pli­ca Pe­ter Ber­ko­witz en The Wall Street Jour­nal, la alian­za en­tre con­ser­va­du­ris­mo y po­pu­lis­mo no es un fe­nó­meno nue­vo. Des­de los tiem­pos de Ed­mund Bur­ke, los in­te­lec­tua­les con­ser­va­do­res se han opues­to a los ata­ques de sus co­le­gas pro­gre­sis­tas a ins­ti­tu­cio­nes, va­lo­res y tra­di­cio­nes muy es­ti­ma­das si no por to­do “el pue­blo” sí, cier­ta­men­te, pa­ra una par­te im­por­tan­te de la so­cie­dad ci­vil.

Al de­fen­der esas cues­tio­nes –“in­clui­da la li­ber­tad pa­ra con­ser­var las co­mu­ni­da­des lo­ca­les, la tra­di­ción na­cio­nal y la fe re­li­gio­sa”–, las éli­tes con­ser­va­do­ras se acer­ca­ban a las preo­cu­pa­cio­nes de mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses. Una de­ri­va muy dis­tin­ta de la que to­ma­ron las éli­tes pro­gre­sis­tas, cuan­do la cla­se tra­ba­ja­do­ra su­frió las con­se­cuen­cias de la ines­ta­bi­li­dad fa­mi­liar y de la de­sin­te­gra­ción de otras ins­ti­tu­cio­nes de­nos­ta­das por la con­tra­cul­tu­ra. Un fe­nó­meno bien do­cu­men­ta­do por au­to­res co­mo Char­les Mu­rray, Ro­bert Put­nam y Brad­ford Wil­cox.

La ex­pli­ca­ción de Ber­ko­witz ayu­da a com­pren­der por qué la alian­za en­tre con­ser­va­do­res y po­pu­lis­tas pue­de re­sul­tar na­tu­ral, has­ta cier­to pun­to, en de­ter­mi­na­dos con­tex­tos y mo­men­tos his­tó­ri­cos. La pre­gun­ta que al­gu­nos in­te­lec­tua­les con­ser­va­do­res se es­tán plan­tean­do des­de la vic­to­ria de Trump es: ¿has­ta qué pun­to con­vie­ne esa alian­za al mo­vi­mien­to con­ser­va­dor? No es una cues­tión de es­tra­te­gia, sino de prin­ci­pios.

Una agen­da con­ser­va­do­ra

Fren­te a la in­dig­na­ción de las de­re­chas po­pu­lis­tas, a los con­ser­va­do­res les in­tere­sa re­cu­pe­rar un dis­cur­so más pro­po­si­ti­vo que reac­ti­vo. En vez de agi­tar emo­cio­nes pe­li­gro­sas co­mo el mie­do, el har­taz­go o la ira, de­be­rían re­cu­pe­rar la ilu­sión por sus pro­pias cau­sas y vol­ver a re­lan­zar­las a tra­vés de la per­sua­sión.

¿Cuá­les son esas cau­sas? Es­tá cla­ro que la bús­que­da de un sis­te­ma mi­gra­to­rio hu­ma­ni­ta­rio y jus­to for­ma par­te de la agen­da con­ser­va­do­ra, lo mis­mo que la lu­cha con­tra

La alian­za en­tre con­ser­va­do­res y po­pu­lis­tas pue­de re­sul­tar na­tu­ral en de­ter­mi­na­dos con­tex­tos. La pre­gun­ta es: ¿has­ta qué pun­to con­vie­ne esa alian­za al mo­vi­mien­to con­ser­va­dor?

la po­bre­za o la pro­tec­ción del am­bien­te. Pe­ro en un mo­men­to en que es­tos pro­ble­mas so­cia­les ya es­tán en el fo­co de la opi­nión pú­bli­ca, la con­tri­bu­ción es­pe­cí­fi­ca de los con­ser­va­do­res pa­sa por re­cu­pe­rar otros gran­des te­mas que es­tán que­dan­do re­le­ga­dos.

Ro­bert P. Geor­ge, pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía del De­re­cho en las uni­ver­si­da­des de Prin­ce­ton y Har­vard, des­gra­na pa­ra Ace­pren­sa to­do un pro­gra­ma de prio­ri­da­des: “En mi opi­nión, el mo­vi­mien­to con­ser­va­dor de­be­ría es­tar más aten­to a pro­te­ger la vi­da hu­ma­na en to­das sus eta­pas y con­di­cio­nes”. Des­de los con­ce­bi­dos a la es­pe­ra de na­cer, a los que se sen­ten­cia a muer­te con el aborto –apos­ti­lla–, has­ta los an­cia­nos en­fer­mos a los que se pre­sio­na pa­ra que pon­gan fin a su vi­da por me­dio del sui­ci­dio asis­ti­do o la eu­ta­na­sia, pa­san­do por to­das aque­llas per­so­nas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad, a las que se con­si­de­ra “de­fec­tuo­sas” y cu­yas vi­das se con­si­de­ran me­nos va­lio­sas.

“El mo­vi­mien­to con­ser­va­dor tam­bién de­be­ría em­pe­ñar­se en res­tau­rar y for­ta­le­cer la ins­ti­tu­ción del ma­tri­mo­nio co­mo uni­dad fun­da­men­tal de la so­cie­dad. A la vez, de­be­ría tra­ba­jar pa­ra pro­te­ger la au­to­no­mía, la in­te­gri­dad y la au- to­ri­dad de otras ins­ti­tu­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, in­clui­das las de ins­pi­ra­ción re­li­gio­sa”.

“La fa­mi­lia de ba­se con­yu­gal y otras ins­ti­tu­cio­nes ciu­da­da­nas de­ben te­ner un pa­pel cla­ve en la aten­ción sa­ni­ta­ria, la edu­ca­ción y el bie­nes­tar de las per­so­nas, ade­más de trans­mi­tir las vir­tu­des y otras cua­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra que los miem­bros de ca­da nue­va ge­ne­ra­ción pue­dan lle­var vi­das ple­nas y ser ciu­da­da­nos vir­tuo­sos. Aun sien­do im­por­tan­te, el pa­pel del Es­ta­do de­be­ría ver­se co­mo se­cun­da­rio y sub­si­dia­rio”. Y con­clu­ye: “El mo­vi­mien­to con­ser­va­dor tam­bién de­be­ría prio­ri­zar la li­ber­tad re­li­gio­sa y los de­re­chos de con­cien­cia”. Lo que su­po­ne ga­ran­ti­zar esos de­re­chos en las le­yes, so­bre to­do en cues­tio­nes sen­si­bles co­mo la edu­ca­ción, la sa­ni­dad y el ma­tri­mo­nio. Geor­ge pi­de el mis­mo es­fuer­zo pa­ra la po­lí­ti­ca ex­te­rior: los paí­ses más po­de­ro­sos de­be­rían pre­sio­nar “allí don­de sea po­si­ble” pa­ra pro­te­ger los de­re­chos de “las mi­no­rías per­se­gui­das (in­clui­dos los per­se­gui­dos por su ateís­mo en re­gí­me­nes teo­crá­ti­cos) y los de los pri­sio­ne­ros de con­cien­cia (tan­to cre­yen­tes co­mo no cre­yen­tes)”.

F. MONTEFORTE - AFP

Los fe­nó­me­nos mi­gra­to­rios y co­mo im­pac­tan en la so­cie­dad son una preo­cu­pa­ción prin­ci­pal en Eu­ro­pa y EEUU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.