Un so­lo co­ra­zón

Jair Bol­so­na­ro, que asu­me el 1° de enero la Pre­si­den­cia de Bra­sil, es muy pa­re­ci­do al es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump en cuan­to a tem­pe­ra­men­to, tác­ti­cas y es­ti­lo

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - E. LON­DO­ÑO Y S. DAR­LING­TON © New York Ti­mes Ser­vi­ce

Es­ta­dos Uni­dos y Bra­sil han si­do aliados in­có­mo­dos en las me­jo­res épo­cas. Sin em­bar­go, es po­si­ble que los elec­to­res bra­si­le­ños le ha­yan pues­to fin a esa di­ná­mi­ca al ele­gir co­mo su pró­xi­mo pre­si­den­te a Jair Bol­so­na­ro, un le­gis­la­dor de ex­tre­ma de­re­cha que es par­ti­da­rio evi­den­te de EEUU y quien es asom­bro­sa­men­te pa­re­ci­do a Do­nald Trump en cuan­to a tem­pe­ra­men­to, tác­ti­cas y es­ti­lo.

“Pue­de que es­te­mos en el um­bral de una épo­ca do­ra­da pa­ra las re­la­cio­nes”, di­jo Fer­nan­do Cutz, ex­fun­cio­na­rio de al­to ran­go de la Ca­sa Blan­ca que tra­ba­jó en las po­lí­ti­cas pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca du­ran­te los go­bier­nos de Ba­rack Oba­ma y de Do­nald Trump. “Trump y Bol­so­na­ro se van a lle­var muy bien. Sus per­so­na­li­da­des son ca­si idén­ti­cas y sus pun­tos de vis­ta en ma­te­ria de po­lí­ti­cas son muy si­mi­la­res”.

El en­tu­sias­mo de Bol­so­na­ro por for­jar la­zos más es­tre­chos con EEUU es una de las se­ña­les más cla­ras de que la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Bra­sil es­tá a pun­to de su­frir cam­bios pro­fun­dos.

Bol­so­na­ro aún no ha es­bo­za­do un en­fo­que de­ta­lla­do de po­lí­ti­ca ex­te­rior, pe­ro ha­ce po­co re­ve­ló su elec­ción pa­ra mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res: Er­nes­to Araú­jo, di­plo­má­ti­co de ni­vel me­dio y di­rec­tor del De­par­ta­men­to de EEUU y Ca­na­dá en el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, que ade­más com­par­te con Bol­so­na­ro la ad­mi­ra­ción por Trump.

Bol­so­na­ro ha in­si­nua­do que Bra­sil po­dría tras­la­dar su em­ba­ja­da en Is­rael de Tel Aviv a Jerusalén, si­guien­do los pa­sos de una es­tra­te­gia si­mi­lar de Trump, y ha plan­tea­do la po­si­bi­li­dad de rom­per re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con Cu­ba. Es evi­den­te que la prio­ri­dad de su equi­po es crear una aso­cia­ción só­li­da con el go­bierno de Trump.

Tan­to Bol­so­na­ro co­mo Trump as­cen­die­ron al po­der por me­dio de cam­pa­ñas in­sur­gen­tes im­pul­sa­das por las re­des so­cia­les que tu­vie­ron co­mo blan­co al sis­te­ma po­lí­ti­co es­ta­ble­ci­do. En un prin­ci- pio, los ana­lis­tas po­lí­ti­cos con­si­de­ra­ron que am­bos eran de­ma­sia­do inex­per­tos y tos­cos co­mo pa­ra so­bre­vi­vir la con­tien­da. Asi­mis­mo, al pa­re­cer am­bos dis­fru­tan más de in­ten­si­fi­car las ba­ta­llas po­lí­ti­cas que de di­si­par­las.

Ha­ce po­co, el ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal de Trump, John Bol­ton, ce­le­bró la elec­ción de Bol­so­na­ro, a quien se re­fi­rió co­mo un lí­der “afín”. El go­bierno de Trump ha ex­pre­sa­do la es­pe­ran­za de que una ge­ne­ra­ción de nue­vos di­ri­gen­tes con­ser­va­do­res en La­ti­noa­mé­ri­ca ayu­de a EEUU a so­ca­var a los go­bier­nos de iz­quier­da de Cu­ba, Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua.

El as­cen­so de Bol­so­na­ro lle­ga en un mo­men­to en que el en­tra­ma­do de alian­zas de go­bier­nos iz­quier­dis­tas crea­do a prin­ci­pios de si­glo co­mo un in­ten­to pa­ra ter­mi­nar con la he­ge­mo­nía de Was­hing­ton en la re­gión en gran me­di­da se ha de­sin­te­gra­do. Ve­ne­zue­la, que era un eje cla­ve de esa red, se ha con­ver­ti­do en un pa­ria re­gio­nal ba­jo el man­da­to del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, cu­ya ma­la ges­tión de la eco­no­mía ha da­do co­mo re­sul­ta­do una escasez se­ve­ra de ali­men­tos y medicinas.

Es pro­ba­ble que la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en ese país, la cual ha cau­sa­do un éxo­do de más de 3 mi­llo­nes de per­so­nas, es­té en la lis­ta de prio­ri­da­des que dis­cu­tir con EEUU una vez que Bol­so­na­ro to­me po­se­sión. “Con el im­pul­so de Es­ta­dos Uni­dos, Bra­sil po­dría tomar una pos­tu­ra pú­bli­ca más fir­me en con­tra del ré­gi­men de Ma­du­ro y usar la afluen­cia de refugiados co­mo una ex­cu­sa pa­ra ac­tuar”, opi­nó Ja­na Nel­son, ex­fun­cio­na­ria del De­par­ta­men­to de Es­ta­do que tra­ba­jó en las po­lí­ti­cas pa­ra Bra­sil.

Bol­so­na­ro ya se ene­mis­tó con Cu­ba. La Ha­ba­na anun­ció que re­ti­ra­ría a los más de 8.000 doc­to­res des­ple­ga­dos en re­gio­nes apar­ta­das y po­bres de Bra­sil des­pués de que el fu­tu­ro pre­si­den­te bra­si­le­ño acu­só al go­bierno co­mu­nis­ta de tra­tar a los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud co­mo es­cla­vos.

Ade­más, cuan­do era can­di­da­to, Bol­so­na­ro vi­si­tó Tai­wán, lo cual en­fu­re­ció a Pe­kín. Asi­mis­mo, lan­zó una ad­ver­ten­cia so­bre la cre­cien­te in­fluen­cia de Chi­na en La­ti­noa­mé­ri­ca y ex­pre­só preocupación an­te la po­si­bi­li­dad de de­jar que las em­pre­sas chi­nas in­vir­tie­ran en com­pa­ñías bra­si­le­ñas pro­pie­dad del Es­ta­do.

Ese re­ce­lo lo po­ne en sin­to­nía con Trump, que es­tá re­cha­zan­do la es­tra­te­gia que Chi­na ha adop­ta­do de in­ver­tir y ofrecer prés­ta­mos a eco­no­mías en de­sa­rro­llo.

Sin em­bar­go, los ana­lis­tas se­ña­la­ron que Bol­so­na­ro ten­dría una ca­pa­ci­dad li­mi­ta­da pa­ra de­bi­li­tar los in­tere­ses de Chi­na en Bra­sil sin en­fa­dar a dis­tri­tos elec­to­ra­les cru­cia­les que han lle­ga­do a de­pen­der con­si­de­ra­ble­men­te del mer­ca­do chino. Chi­na so­bre­pa­só a EEUU co­mo el prin­ci­pal so­cio co­mer­cial de Bra­sil ha­ce una dé­ca­da apro­xi­ma­da­men­te; el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co bra­si­le­ño en gran par­te es­tá su­je­to a la ex­pan­sión y di­ver­si­fi­ca­ción de su re­la­ción co­mer­cial con Pe­kín.

Oli­ver Stuen­kel, pro­fe­sor de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en la uni­ver­si­dad Fun­da­ción Ge­tu­lio Var­gas en San Pa­blo, pre­di­jo que Bol­so­na­ro ter­mi­na­rá por re­co­no­cer que man­te­ner re­la­cio­nes cer­ca­nas con Chi­na es fun­da­men­tal pa­ra Bra­sil.

Una nue­va era de coo­pe­ra­ción más cer­ca­na en­tre EEUU y Bra­sil po­dría crear “una gran opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer co­sas con un go­bierno que ha­bla, ca­mi­na y sue­na co­mo el que te­ne­mos aquí”, men­cio­nó Tho­mas Shan­non, ex­fun­cio­na­rio de al­to ni­vel del De­par­ta­men­to de Es­ta­do que fun­gió co­mo em­ba­ja­dor de Bra­sil.

Eso po­dría in­cluir una ex­pan­sión sig­ni­fi­ca­ti­va del co­mer­cio, aso­cia­cio­nes más am­plias en te­mas de se­gu­ri­dad y una ma­yor coo­pe­ra­ción en la in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca y cien­tí­fi­ca, agre­gó Shan­non. No obs­tan­te, di­jo que ha­bía buenas ra­zo­nes pa­ra ser es­cép­ti­cos res­pec­to a que el go­bierno de Trump apro­ve­che la opor­tu­ni­dad y que “so­lo tra­tar de que nos ayu­den con Ve­ne­zue­la o Ni­ca­ra­gua y des­pués mar­char­se”.

Ma­tias Spek­tor, otro pro­fe­sor de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en la Fun­da­ción Ge­tu­lio Var­gas, di­jo que la úl­ti­ma vez que Bra­sil y Es­ta­dos Uni­dos for­ja­ron una so­cie­dad só­li­da y re­sis­ten­te fue en la dé­ca­da de 1940, cuan­do el pre­si­den­te Fran­klin D. Roo­se­velt per­sua­dió al go­bierno bra­si­le­ño de dar la es­pal­da a la Ale­ma­nia na­zi y unir­se a la alian­za ga­na­do­ra de la se­gun­da gue­rra mun­dial.

Lue­go de que la de­mo­cra­cia se res­tau­ró en Bra­sil a me­dia­dos de los años 80, gran par­te de la iz­quier­da po­lí­ti­ca bra­si­le­ña veía a EEUU con des­con­fian­za y re­sen­ti­mien­to.

En 2013, las re­la­cio­nes se de­te­rio­ra­ron mu­cho cuan­do el go­bierno de la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff, de iz­quier­da, reac­cio­nó con ra­bia an­te la re­ve­la­ción de que la Agen­cia de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal ha­bía es­ta­do es­pián­do­la a ella y a otros fun­cio­na­rios bra­si­le­ños de al­to ni­vel.

Des­de el juicio po­lí­ti­co de Rous­seff, Was­hing­ton y Brasilia han am­plia­do su coo­pe­ra­ción en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, en par­ti­cu­lar con­tra las dro­gas, di­jo Cutz, el ex­fun­cio­na­rio de la Ca­sa Blan­ca.

“Aho­ra te­ne­mos re­la­cio­nes más só­li­das que an­tes, más ca­pa­ci­da­des”, co­men­tó.

El ro­tun­do apo­yo de Bol­so­na­ro qui­zá ha­bría sem­bra­do du­das en go­bier­nos es­ta­dou­ni­den­ses an­te­rio­res de­bi­do a in­quie­tu­des so­bre su com­pro­mi­so con los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos y los de­re­chos hu­ma­nos. Sin em­bar­go, Cutz di­jo que era muy po­co pro­ba­ble que el go­bierno de Trump tu­vie­ra ob­je­cio­nes.

“Se po­dría ar­gu­men­tar que, si EEUU acep­ta a Bol­so­na­ro rá­pi­da­men­te, po­dre­mos ayu­dar a for­mar­lo”, opi­nó Cutz, que na­ció en Bra­sil. “Si nos man­te­ne­mos ale­ja­dos, ac­tua­rá por su cuen­ta”.

Am­bos lí­de­res dis­fru­tan más de in­ten­si­fi­car las ba­ta­llas po­lí­ti­cas que de di­si­par­las

FOTOS: AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.