Re­la­cio­nes pe­li­gro­sas

Do­nald Trump cie­rra fi­las con el príncipe Bin Sal­man de Ara­bia Sau­di­ta, pe­se a las atro­ci­da­des del ré­gi­men y de las vo­ces crí­ti­cas de Was­hing­ton

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RICARDO GA­LAR­ZA

Cuan­do en la ma­dru­ga­da del 2 de oc­tu­bre el príncipe sau­di­ta Moha­med bin Sal­man des­pa­chó a un comando de si­ca­rios a Estambul pa­ra ase­si­nar, des­cuar­ti­zar y di­sol­ver en áci­do el cuer­po del pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi por sus ar­tícu­los crí­ti­cos del ré­gi­men, no ima­gi­nó que con ello desata­ría una in­dig­na­ción in­ter­na­cio­nal co­mo nun­ca ha­bría cau­sa­do na­da de lo que Khas­hog­gi pu­die­ra ha- ber es­cri­to en va­rias vi­das.

Aho­ra has­ta sus aliados eu­ro­peos — an­tes bien dis­pues­tos a mi­rar pa­ra otro la­do an­te las atro­ci­da­des del ré­gi­men sau­di­ta— le han da­do la es­pal­da y con­de­nan su jo­ven ti­ra­nía. Lo úni­co que lo man­tie­ne en el trono de Riad es la vo­lun­tad del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, quien se nie­ga a sol­tar­le la mano a su alia­do ára­be an­te el cú­mu­lo de evi­den­cias que lo in­cri­mi­nan y la mul­ti­tud de vo­ces que pi­den su ca­be­za.

Los va­rios gru­pos de po­der en Was­hing­ton han lle­ga­do a la con­clu­sión de que es im­po­si­ble sos­te­ner a Bin Sal­man (co­no­ci­do por sus ini­cia­les MBS) des­pués del ma- ca­bro ho­mi­ci­dio que le dio la vuel­ta al mun­do; y va­rios con­gre­sis­tas y se­na­do­res exigen aho­ra que la Ca­sa Blan­ca lo ha­ga res­pon­sa­ble de sus ac­tos. Ha­ce unos días la CIA fil­tró a The Was­hing­ton Post un in­for­me en el que con­clu­ye, ba­sa­do en fuen­tes de in­te­li­gen­cia pro­pias, que Bin Sal­man or­de­nó el ase­si­na­to de Khas­hog­gi. Y ci­ta una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca en­tre el pe­rio­dis­ta y el her­mano de MBS, Kha­lid bin Sal­man, ac­tual­men­te em­ba­ja­dor del reino en Was­hing­ton, en la que es­te lo ha­bría per­sua­di­do de acu­dir al Con­su­la­do en Estambul don­de fue eje­cu­ta­do.

Las fuen­tes de la CIA que fil­tra­ron la in­for­ma­ción al Post, y que lue­go se ex­ten­die­ron en una serie de de­ta­lles en su­ce­si­vas re­ve­la­cio­nes a The New York Ti­mes y a The Wall Street Jour­nal, lo hi­cie­ron en to­dos los ca­sos ba­jo re­ser­va de ano­ni­ma­to. Lue­go na­da más ha tras­cen­di­do; y la Cen­tral con se­de en Lan­gley, Vir­gi­nia, se nie­ga a co­men­tar so­bre el in­for­me. Es­toha pues­to otra vez de ma­ni­fies­to la gue­rra que existe al in­te­rior de Was­hing­ton en­tre la CIA y el De­par­ta­men­to de Es­ta­do por un la­do, y la Ca­sa Blan­ca y el círcu­lo ro­jo de Trump por el otro –con su yerno Ja­red Kush­ner, mano de­re­cha del pre­si­den­te en te­mas de Orien­te Me­dio, a la ca­be­za.

Kush­ner, un jo­ven em­pre­sa­rio sin for­ma­ción aca­dé­mi­ca ni ex­pe­rien­cia en po­lí­ti­ca ex­te­rior, pa­re­ce

El in­flu­yen­te yerno del pre­si­den­te, Ja­red Kush­ner, quie­re man­te­ner a Bin Sal­man a to­da cos­ta. Y Trump, que ade­más de es­cu­char a su yerno tam­bién ba­sa las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en el tra­to per­so­nal, pa­re­ce con­for­me con esa idea

ha­ber con­ce­bi­do una sin­gu­lar sín­te­sis en­tre los in­tere­ses eco­nó­mi­cos de Es­ta­dos Uni­dos en Me­dio Orien­te y los asun­tos de se­gu­ri­dad na­cio­nal. No es que es­ta sín­te­sis no hu­bie­ra guia­do siem­pre las po­lí­ti­cas de Was­hing­ton ha­cia esa par­te del mun­do, sino que Kush­ner lo ha­ce po­nien­do par­ti­cu­lar én­fa­sis en las re­la­cio­nes per­so­na­les con los lí­de­res de la re­gión. Así, ha tra­ba­do es­tre­chos la­zos de amis­tad con el pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí, Benjamín Netanyahu, y muy es­pe­cial­men­te con Bin Sal­man.

Se sa­be que ha­blan a me­nu­do por te­lé­fono, y que en oc­tu­bre del año pa­sa­do el es­ta­dou­ni­den­se lo vi­si­tó en se­cre­to en Riad, don­de en una de las ve­la­das se que­da­ron has­ta las cua­tro de la ma­ña­na ha­blan­do de po­lí­ti­ca y pla­nean­do estrategias, se­gún pu­bli­có en su mo­men­to el Post. In­clu­so The In­ter­cept, el por­tal di­ri­gi­do por el pe­rio­dis­ta Glenn Green­wald y que ma­ne­ja in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da ob­te­ni­da de fil­tra­cio­nes, lle­gó a pu­bli­car en mar­zo pa­sa­do que en aque­lla con­ver­sa­ción se ha­bía men­cio­na­do a miem­bros de la fa­mi­lia real sau­di­ta desafec­tos al po­der de Bin Sal­man que días des­pués ter­mi­na­ron en la fa­mo­sa pur­ga del Ritz- Carl­ton de Riad or­de­na­da por el príncipe.

Pa­ra na­die en Was­hing­ton es un se­cre­to que la idea de Kush­ner es man­te­ner a MBS en Riad a to­da cos­ta. Y Trump, que ade­más de es­cu­char a su yerno tam­bién ba­sa las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en el tra­to per­so­nal, pa­re­ce con­for­me con esa idea. El mar­tes 20, días des­pués de la fil­tra­ción de la CIA, el pre­si­den­te emi­tió un co­mu­ni­ca­do “apoyando a Ara­bia Sau­di­ta” en el que afir­ma: “Lo más pro­ba­ble es que nun­ca se­pa­mos to­do lo su­ce­di­do en torno al ase­si­na­to de Ja­mal Khas­hog­gi. En cual­quier ca­so, nues­tra re­la­ción es con el Reino de Ara­bia Sau­di­ta. Ha si­do un gran alia­do en nues­tra im­por­tan­tí­si­ma lu­cha con­tra Irán”.

As­tu­to y fiel a su es­ti­lo, por otro la­do les re­do­bló la apuesta a los de la CIA: pre­gun­ta­do acer­ca del in­for­me fil­tra­do por la agen­cia, Trump di­jo que era aún “pre­ma­tu­ro” y que en los próximos días le es­ta­rían ha­cien­do lle­gar un “re­por­te com­ple­to” de in­te­li­gen­cia. Y con su me­jor ca­ra de pó­quer, re­ma­tó que el nue­vo in­for­me “di­rá quién fue” (que co­me­tió el cri­men de Khas­hog­gi).

Con es­to des­co­lo­có a to­do el mun­do en Was­hing­ton. Los agen­tes ya no se atre­vie­ron a de­cla­rar so­bre la exis­ten­cia del su­pues­to nue­vo in­for­me; so­lo uno de ellos vol­vió a sa­lir ba­jo ano­ni­ma­to pa­ra de­cir­le al Post que no ha­bía tal re­por­te. Vo­ce­ros del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal se ne­ga­ron a co­men­tar a los me­dios que les pre­gun­ta­ron al res­pec­to, y to­dos los le­gis­la­do­res de las co­mi­sio­nes de in­te­li­gen­cia del Se­na­do y de la cá­ma­ra ba­ja con­sul­ta­dos di­je­ron no te­ner la me­nor idea del in­for­me al que Trump alu­día.

Que­da claro, pues, que la in­ten­ción del pre­si­den­te es sal­var a MBS. La pregunta es has­ta cuán­do po­drá se­guir ha­cién­do­lo.

La idea en la co­mu­ni­dad de in­te­li­gen­cia y, en ge­ne­ral, en círculos po­lí­ti­cos de Was­hing­ton es fa­vo­re­cer otra lí­nea su­ce­so­ria den­tro de la Ca­sa de Saúd pa­ra des­pla­zar a Bin Sal­man. Na­die es­tá pro­po­nien­do otra co­sa que que Ara­bia Sau­di­ta si­ga sien­do una mo­nar­quía ab­so­lu­ta y una teo­cra­cia don­de im­pe­ra la sha­ria y una bru­tal re­pre­sión in­ter­na. Tal vez so­lo una que co­mo alia­do no los aver­güen­ce tan­to.

Y aun si pre­va­le­cie­ra la vo­lun­tad de Trump, tam­po­co sería la pri­me­ra vez que Es­ta­dos Uni­dos res­pal­de a Ara­bia Sau­di­ta en un tran­ce de es­ta na­tu­ra­le­za. La úl­ti­ma fue des­pués de los aten­ta­dos del 11 de se­tiem­bre de 2001, cuan­do se su­po que 15 de los yiha­dis­tas que aque­lla fa­tí­di­ca ma­ña­na se ha­bían co­bra­do la vi­da de mi­les de es­ta­dou­ni­den­ses eran sau­di­tas, y la in­dig­na­ción con­tra el reino se ex­ten­dió de cos­ta a cos­ta co­mo re­gue­ro de pól­vo­ra.

En reali­dad, han si­do in­con­ta­bles las ve­ces que Was­hing­ton ha es­ta­do dis­pues­to a ha­cer ca­so omi­so de las bar­ba­ri­da­des del ré­gi­men sau­di­ta con tal de que el pe­tró­leo si­guie­ra flu­yen­do, los negocios si­guie­ran dan­do di­vi­den­dos y Riad si­guie­ra apoyando su po­lí­ti­ca glo­bal. Del mis­mo modo, aho­ra Trump ci­ta en de­fen­sa de Bin Sal­man, ade­más de su con­di­ción de alia­do en con­tra de Tehe­rán, el he­cho de que el príncipe se ha com­pro­me­ti­do a com­prar­le ar­mas por un va­lor de US$ 100.000 mi­llo­nes, o que in­ver­ti­rá US$ 450.000 mi­llo­nes en Es­ta­dos Uni­dos.

Esa ha si­do siem­pre la tó­ni­ca de las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les des­de que el pre­si­den­te Fran­klin De­lano Roo­se­velt, re­cién sa­li­do de la Con­fe­ren­cia de Yal­ta en 1945, re­ci­bió al rey Ab­du­la­ziz Ibn Saúd a bor­do del bu­que de gue­rra USS Quincy so­bre las aguas del ca­nal de Suez: tra­to per­so­nal con el mo­nar­ca, pe­tró­leo, negocios, ar­mas y apo­yo a las po­lí­ti­cas de Was­hing­ton.

Pri­me­ro el reino fue un im­por­tan­te alia­do con­tra la ex­pan­sión so­vié­ti­ca en el mar­co de la gue­rra fría; lue­go y en pa­ra­le­lo, se con­vir­tió en un di­que de con­ten­ción con­tra el pa­na­ra­bis­mo en­ca­be­za­do por el lí­der egip­cio Ga­mal Ab­del Nas­ser y, por úl­ti­mo, con­tra el Irán de los aya­to­las y el avan­ce del chiis­mo. Pe­ro tan im­por­tan­te co­mo to­do eso ha si­do su va­lor es- tra­té­gi­co co­mo vál­vu­la re­gu­la­do­ra del cru­do, de los precios del cru­do, de la es­ta­bi­li­dad de los po­zos pe­tro­lí­fe­ros y los em­bar­ques des­de el gol­fo Pér­si­co; y, des­de lue­go, por sus negocios e in­ver­sio­nes en las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les.

De modo que lo mis­mo que de Es­ta­dos Uni­dos pue­de de­cir­se del Reino Uni­do, de Fran­cia, de Ale­ma­nia y has­ta de Es­pa­ña. Co­mo la re­cien­te ig­no­mi­nia del go­bierno de Pe­dro Sánchez, quien en se­tiem­bre, tras ha­ber sus­pen­di­do su mi­nis­tra de De­fen­sa la ven­ta de 400 bom­bas a Riad (des­pués de la ma­sa­cre de 40 ni­ños ye­me­níes en un óm­ni­bus es­co­lar), el pre­si­den­te ce­dió al chan­ta­je de Bin Sal­man de que es­te sus­pen­de­ría en re­pre­sa­lia la com­pra de cin­co cor­be­tas a los as­ti­lle­ros es­pa­ño­les. Sánchez le en­men­dó la pla­na a su mi­nis­tra, en­vió las bom­bas a Ara­bia Sau­di­ta y tu­vo el des­ca­ro de de­cir que no ha­bía en­con­tra­do “nin­gu­na ra­zón pa­ra no ha­cer­lo”.

Esa ha si­do siem­pre la his­to­ria del reino sau­di­ta: com­prar im­pu­ni­dad con dinero y pe­tró­leo; a pe­sar de que lo que más ha ex­por­ta­do en su his­to­ria no ha si­do cru­do ni in­ver­sio­nes, sino te­rro­ris­mo, fun­da­men­ta­lis­mo y muer­te. No hay mu­chas ra­zo­nes pa­ra creer que eso va­ya cam­biar en el cor­to pla­zo, con Bin Sal­man o sin él.

Han si­do in­con­ta­bles las ve­ces que Was­hing­ton ha es­ta­do dis­pues­to a ha­cer ca­so omi­so de las bar­ba­ri­da­des del ré­gi­men sau­di­ta con tal de que el pe­tró­leo si­guie­ra flu­yen­do, los negocios si­guie­ran dan­do di­vi­den­dos y Riad si­guie­ra apoyando su po­lí­ti­ca glo­bal

M. NGAN - AFP

AFP

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.