Ló­pez Obra­dor, una ame­na­za pa­ra la de­mo­cra­cia li­be­ral

Ló­pez Obra­dor no es­ta­rá li­mi­ta­do por las ins­ti­tu­cio­nes, co­mo Bol­so­na­ro

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - JOHN PAUL RATHBONE

Es­te sá­ba­do 1° de di­ciem­bre, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, un iz­quier­dis­ta re­bel­de, se con­ver­ti­rá en el pre­si­den­te de Mé­xi­co y lan­za­rá lo que ha lla­ma­do la “cuar­ta trans­for­ma­ción” del país. No se sa­be có­mo se desa­rro­lla­rá la re­la­ción en­tre el na­cio­na­lis­ta pro­gre­si­vo me­xi­cano y Do­nald Trump, aun­que se di­ce que el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se se re­fie­re afec­tuo­sa­men­te a Ló­pez Obra­dor en pri­va­do co­mo “Juan Trump”.

Un mes más tar­de, Jair Bol­so­na­ro, un con­ser­va­dor in­con­for­mis­ta, se con­ver­ti­rá en el pre­si­den­te de Bra­sil y co­men­za­rá lo que, se­gún él, se­rá un re­plan­tea­mien­to ra­di­cal de la so­cie­dad y la eco­no­mía del país. De­bi­do a sus co­men­ta­rios mi­só­gi­nos y ra­cis­tas, su na­cio­na­lis­mo di­vi­so­rio y sus elo­gios de la dic­ta­du­ra, el ex ca­pi­tán del ejér­ci­to a me­nu­do es etiquetado co­mo “Trump Tro­pi­cal”.

Los dos lí­de­res son par­te de los cam­bios trans­cen­den­ta­les que es­tán ex­pe­ri­men­tan­do las dos eco­no­mías más gran­des de Amé­ri­ca La­ti­na. Aun­que los dos vie­nen de ex­tre­mos opues­tos del es­pec­tro po­lí­ti­co, am­bos son ejem­plos de una épo­ca de cau­di­llos, u hom­bres fuer­tes po­pu­lis­tas, que la re­gión apa­ren­te­men­te ha­bía de­ja­do atrás.

¿Quién es la ma­yor ame­na­za pa­ra la de­mo­cra­cia li­be­ral? Con ca­si to­da seguridad Ló­pez Obra­dor — quien pro­me­te paz y amor— más que, un pro­po­nen­te del en­car­ce­la­mien­to pa­ra to­dos sus opo­si­to­res.

Es­to tal vez pa­rez­ca un pun­to de vis­ta pro­vo­ca­ti­vo pe­ro es­tá ba­sa­do en un aná­li­sis em­pí­ri­co. Ló­pez Obra­dor dis­fru­ta­rá de un po­der ca­si ili­mi­ta­do. Su par­ti­do tie­ne ma­yo­rías en el Se­na­do y la Cá­ma­ra. Cuen­ta con un am­plio apo­yo po­pu­lar, do­mi­na su ga­bi­ne­te, he­re­da una ma­cro­eco­no­mía re­la­ti­va­men­te sa­lu­da­ble —lo cual lo li­be­ra de las pre­sio­nes in­me­dia­tas del mer­ca­do— y se en­fren­ta a un po­der ju­di­cial dé­bil.

Ade­más, él quie­re aún más po­der. Pla­nea crear “su­per­de­le­ga­dos” fe­de­ra­les, res­pon­sa­bles an­te la ra­ma eje­cu­ti­va, pa­ra mo­ni­to­rear to­dos los pro­gra­mas es­ta­ta­les y sus pre­su­pues­tos. Al mis­mo tiem­po, los re­cor­tes sa­la­ria­les en el sec­tor pú­bli­co han pro­vo­ca­do un éxo­do de tec­nó­cra­tas de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, de­bi­li­tan­do a las po­cas ins­ti­tu­cio­nes in­de­pen­dien­tes de Mé­xi­co que po­drían con­tro­lar su po­der.

Bol­so­na­ro en­fren­ta exac­ta- men­te lo con­tra­rio. Es­tá li­mi­ta­do. Su par­ti­do tie­ne una mi­no­ría en am­bas cá­ma­ras del Con­gre­so. No con­tro­la los pre­su­pues­tos es­ta­ta­les. Se en­fren­ta a una pren­sa agre­si­va y a un po­der ju­di­cial fe­roz­men­te in­de­pen­dien­te; es­tá su­je­to a más dis­ci­pli­na del mer­ca­do da­da la dé­bil eco­no­mía de Bra­sil; y ha nom­bra­do tec­nó­cra­tas de pe­so pa­ra su ga­bi­ne­te. A di­fe­ren­cia de Ló­pez Obra­dor, sus ins­tin­tos pa­re­cen ser des­cen­tra­li­zar el po­der, in­clu­yen­do la in­de­pen­den­cia del ban­co cen­tral.

Bol­so­na­ro tam­bién ha mos­tra­do fle­xi­bi­li­dad en sus com­pro­mi­sos de cam­pa­ña más in­dig­nan­tes. Ha cam­bia­do de opi­nión so­bre la re­ti­ra­da de Bra­sil del Acuer­do de París so­bre el cam­bio cli­má­ti­co, re­con­si­de­ró tras­la­dar la em­ba­ja­da en Is­rael a Jerusalén y ha aco­gi­do a los re­fu­gia­dos ve­ne­zo­la­nos.

Por el con­tra­rio, Ló­pez Obra­dor se ha vuel­to más obs­ti­na­do. Tras una “con­sul­ta po­pu­lar”, can­ce­ló la cons­truc­ción del nue­vo ae­ro­puer­to de la Ciu­dad de Mé­xi­co, aun­que los mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en cos­tos de com­pen­sa­ción con­tra­di­cen sus re­cla­mos de un “go­bierno de aus­te­ri­dad”. Al­gu­nos de sus pro­yec­tos fa­vo­ri­tos res­pal­da­dos por re­fe­ren­dos si­mi­la­res, co­mo una re­fi­ne­ría de mil mi­llo­nes de dó­la­res en su es­ta­do na­tal de Ta­bas­co, pro­por­cio­na­rán fuen­tes po­ten­cial­men­te lu­cra­ti­vas de pa­tro­ci­nio y apo­yo po­lí­ti­co.

Tam­bién ha di­cho que el pre­si­den­te ve­ne­zo­lano, Ni­co­lás Ma­du­ro, es “bien­ve­ni­do” en su to­ma de po­se­sión, a pe­sar del his­to­rial de corrupción y abu­sos a los de­re­chos hu­ma­nos co­me­ti­dos en su ré­gi­men.

Es­to no im­pli­ca que se de­be ig­no­rar el im­pac­to del po­si­ble ili­be­ra­lis­mo reac­cio­na­rio deBol­so­na­ro. La for­ma en que Bol­so­na­ro res­pon­da an­te las po­si­bles pro­tes­tas so­bre las re­for­mas eco­nó­mi­cas do­lo­ro­sas es vi­tal. Sin em­bar­go, Bol­so­na­ro se ex­tra­vía de­ma­sia­do, las ins­ti­tu­cio­nes bra­si­le­ñas, los mer­ca­dos, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y el ejér­ci­to, le pe­di­rán cuen­tas. Su pro­ble­ma es la fal­ta de po­der po­lí­ti­co, no un ex­ce­so de po­der.

Ló­pez Obra­dor, por el con­tra­rio, po­drá im­ple­men­tar su vi­sión de cam­bio. Tam­bién ne­ce­si­ta con­cen­trar su po­der pa­ra me­jo­rar la coor­di­na­ción de las po­lí­ti­cas y así li­be­rar a Mé­xi­co de la corrupción y me­jo­rar la vi­da de los po­bres. Sin em­bar­go, ese éxi­to só­lo es pro­ba­ble si es­ta con­cen­tra­ción del po­der es par­te de un nue­vo en­fo­que ins­ti­tu­cio­nal de de­bi­do pro­ce­so y ma­yor trans­pa­ren­cia, en lu­gar de es­tar ba­sa­do en su dis­cre­ción per­so­nal. Lo que es preo­cu­pan­te es que has­ta el mo­men­to he­mos vis­to mu­chos in­di­cios más del se­gun­do en­fo­que.

El nue­vo man­da­ta­rio cuen­ta con ma­yo­rías en el Con­gre­so, tie­ne un am­plio apo­yo po­pu­lar y se en­fren­ta a un po­der ju­di­cial dé­bil

J.MÉN­DEZ - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.