Trump ne­ce­si­ta un acuer­do con Xi Jin­ping

Se te­me por el im­pac­to del pro­tec­cio­nis­mo en la eco­no­mía

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - MARK LANDLER, GLENN THRUSH Y KEITH BRADSHER

El pre­si­den­te Do­nald Trump pro­yec­ta una ima­gen fé­rrea mien­tras se pre­pa­ra pa­ra una reu­nión muy im­por­tan­te so­bre co­mer­cio con el pre­si­den­te de Chi­na Xi Jin­ping es­te fin de se­ma­na. Pe­ro de­trás de sus pa­la­bras du­ras y de sus ame­na­zas acer­ca de ele­var más los aran­ce­les, hay una an­sie­dad progresiva acer­ca de los cos­tos de una gue­rra co­mer­cial pro­lon­ga­da so­bre los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y la eco­no­mía en ge­ne­ral

Se­gún va­rios fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses eso po­dría pre­pa­rar el te­rreno pa­ra una tre­gua en­tre Es­ta­dos Uni­dos (EEUU) y Chi­na que de­ri­ve en un acuer­do pa­ra pos­ter­gar nue­vos aran­ce­les du­ran­te va­rios me­ses, mien­tras las dos eco­no­mías más gran­des del mun­do in­ten­tan arre­glar los pro­ble­mas que las di­vi­den.

No es se­gu­ro ese re­sul­ta­do. Los fun­cio­na­rios del go­bierno han ex­pre­sa­do un pro­fun­do des­con­ten­to an­te la res­pues­ta de Chi­na a las pre­sio­nes de Trump has­ta aho­ra, y las des­cri­ben co­mo una lis­ta de propuestas, plan­tea­das en chino, que se­gún ellos no ser­vi­rán de mu­cho pa­ra fre­nar el ro­bo de tec­no­lo­gía es­ta­dou­ni­den­se por par­te de Chi­na o so­lu­cio­nar otras prác­ti­cas co­mer­cia­les ra­pa­ces.

Sin em­bar­go, Trump ha da­do mues­tras de te­ner una nue­va dis­po­si­ción de lle­gar a un acuer­do con Xi, un di­ri­gen­te a quien ha tra­ta­do so­lí­ci­ta­men­te y con quien se re­uni­rá pa­ra ce­nar es­te sá­ba­do 1° en Buenos Aires, des­pués de una reu­nión cum­bre de los di­ri­gen­tes de los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos del G20.

Se­gún los fun­cio­na­rios, los gi­ros en el mer­ca­do de va­lo­res, el as­cen­so en las ta­sas de in­te­rés y los mi­les de des­pi­dos anun­cia­dos por Ge­ne­ral Mo­tors es­ta se­ma­na han des­con­cer­ta­do a Trump y avi­va­do su de­seo de que la ce­na con Xi de­ri­ve en al­go que pue­da atri­buir­se co­mo una vic­to­ria.

“Exis­ten bue­nas po­si­bi­li­da­des de que po­da­mos lle­gar a un acuer­do, y él es­tá abier­to a ello”, di­jo el martes pa­sa­do el ase­sor eco­nó­mi­co prin­ci­pal de Trump, Larry Kud­low. Pe­ro si en la reu­nión no se lo­gra nin­gún avan­ce, se­ña­ló, Trump es­tá “muy con­ten­to de se­guir man­te­nien­do sus po­lí­ti­cas aran­ce­la­rias”.

Por el mo­men­to, el 1° de enero el go­bierno pla­nea au­men­tar los aran­ce­les exis­ten­tes de US$ 250.000 mi­llo­nes en mer­can­cía chi­na, del 10% al 25 %. Trump tam­bién ha ame­na­za­do con im­po­ner aran­ce­les a US$ 267.000 mi­llo­nes más en mer­can­cía chi­na, me­di­da que mu­chos te­men lan- za­ría a es­tos dos gi­gan­tes a una gue­rra fría eco­nó­mi­ca ab­so­lu­ta.

No obs­tan­te, si am­bos di­ri­gen­tes lle­gan a un acuer­do en las con­ver­sa­cio­nes, se­gún los fun­cio­na­rios, es muy pro­ba­ble que Trump pos­pon­ga el au­men­to del 25% y se abs­ten­ga de im­po­ner cual­quier nue­vo aran­cel.

La división que hay den­tro del Ala Oes­te so­bre el co­mer­cio si­gue sien­do te­rri­ble, co­mo lo ha si­do des­de el inicio de la pre­si­den­cia de Trump, y es muy pro­ba­ble que con­ti­núe la com­pe­ten­cia por con­ven­cer a Trump has­ta el mo­men­to en que se en­tre­vis­te con Xi.

Los ase­so­res más tra­di­cio­na­les co­mo Kud­low y el se­cre­ta­rio del Te­so­ro Ste­ven Mnu­chin es­tán ex­hor­tán­do­lo a pac­tar, mien­tras que los de lí­nea du­ra co­mo Pe­ter Na­va­rro, di­rec­tor de la ofi­ci­na de co­mer­cio de la Ca­sa Blan­ca, sos­tie­nen que de­be­ría au­men­tar las pre­sio­nes a Chi­na has­ta que es­ta ce­da. Na­va­rro, uno de los pre­fe­ri­dos de Trump, al prin­ci­pio ha­bía que­da­do ex­clui­do del via­je a Ar­gen­ti­na, lo que hi­zo que mu­chas per­so­nas con­clu­ye­ran que los de lí­nea du­ra ha­bían per­di­do te­rreno. Sin em­bar­go, el re­pre­sen­tan­te co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos, Ro- bert Light­hi­zer, au­to­ri­zó el via­je de Na­va­rro, con la ex­pec­ta­ti­va de que es­tu­vie­ra pre­sen­te pa­ra alen­tar a Trump a ju­gar ru­do.

Se­gún la gen­te que ha ha­bla­do con él en días re­cien­tes, Light­hi­zer es­tá de­ci­di­do a sa­car el me­jor pro­ve­cho de la si­tua­ción en me­dio de to­da la tur­bu­len­cia. Eso se de­be en par­te a que Trump si­gue con­ten­to de ha­ber po­di­do ase­gu­rar un nue­vo Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te .

No obs­tan­te, in­clu­so ese acuer­do ha te­ni­do un tro­pie­zo. El pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá, Jus­tin Tru­deau, si­gue en un pun­to muer­to con Trump so­bre la exi­gen­cia de Ca­na­dá de que EEUU eli­mi­ne los aran­ce­les al ace­ro y al alu­mi­nio co­mo par­te del nue­vo tra­ta­do.

Tru­deau to­da­vía tie­ne que con­fir­mar a los fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses si asis­ti­rá a la ce­re­mo­nia de fir­ma del acuer­do en Buenos Aires con Trump y En- ri­que Pe­ña Nie­to, el pre­si­den­te sa­lien­te de Mé­xi­co. De acuer­do con dos per­so­nas que co­no­cen la si­tua­ción, tal vez Tru­deau ter­mi­ne por de­le­gar esa ta­rea a al­gún su­bor­di­na­do, un desai­re que po­dría agra­var las ten­sio­nes con Trump.

Trump tam­bién ten­drá que cal­mar al Reino Uni­do, otro de sus alia­dos que ha si­do mal­tra­ta­do, des­pués de que el lunes pa­sa­do les di­jo a los re­por­te­ros que el acuer­do de sa­li­da que la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May ne­go­ció con la Unión Eu­ro­pea po­dría im­pe­dir que el Reino Uni­do ne­go­cia­ra con EEUU. Kud­low se­ña­ló que Trump se re­fe­ría a una cláu­su­la del acuer­do que él co­men­tó que po­dría prohi­bir al Reino Uni­do ne­go­ciar de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te un con­ve­nio de li­bre co­mer­cio con EEUU.

Los fun­cio­na­rios bri­tá­ni­cos co­men­ta­ron que no ha­bía na­da en el acuer­do que prohi­bie­ra al Reino Uni­do ne­go­ciar un acuer­do bi­la­te­ral con EEUU, ni con na­die más. Se que­da­ron cons­ter­na­dos de que Trump, un de­cla­ra­do par­ti­da­rio del bre­xit, qui­sie­ra sa­bo­tear el ca­mino más rea­lis­ta del Reino Uni­do a una ne­go­cia­ción de sa­li­da.

El arre­ba­to de Trump so­bre el bre­xit des­ta­ca lo im­pre­de­ci­ble que es él, mis­ma ca­rac­te­rís­ti­ca que lle­va­rá a su reu­nión con Xi. Tan­to los fun­cio­na­rios chi­nos co­mo los es­ta­dou­ni­den­ses re­co­no­cen el va­lor que da a los gran­des pac­tos a los que se lle­ga des­pués de negociaciones di­rec­tas en­tre di­ri­gen­tes.

Se­gún Kud­low, ade­más de la ce­na, no ha­bía pla­nes pa­ra nin­gu­na otra reu­nión en­tre los fun­cio­na­rios chi­nos y es­ta­dou­ni­den­ses. No obs­tan­te, los ase­so­res de Trump han in­ten­ta­do, de una u otra for­ma, pre­pa­rar el te­rreno pa­ra la reu­nión con Xi.

De acuer­do con una per­so­na que co­no­ce sus ideas, Mnu­chin, quien por lo ge­ne­ral no desafía di­rec­ta­men­te a Trump, con­si­de­ra fun­da­men­ta­les las negociaciones con Chi­na y ve las re­per­cu­sio­nes de la gue­rra co­mer­cial co­mo una ame­na­za pa­ra su le­ga­do.

Va­rios fun­cio­na­rios co­men­ta­ron que en oca­sio­nes los chi­nos han que­ri­do evi­tar a Light­hi­zer y tra­tar con Mnu­chin, quien nor­mal­men­te se co­mu­ni­ca con Liu He, el prin­ci­pal fun­cio­na­rio co­mer­cial de Xi. De acuer­do con va­rios fun­cio­na­rios, a pe­sar de que Mnu­chin com­par­te la idea de Light­hi­zer en cuan­to a que los aran­ce­les es­tán lle­van­do a Chi­na a la me­sa de negociaciones, le ha di­cho a Trump que cree que ha lle­ga­do el mo­men­to de re­du­cir el ries­go de la “vo­la­ti­li­dad” de los mer­ca­dos co­mo res­pues­ta a las ten­sio­nes.

“Exis­ten bue­nas po­si­bi­li­da­des de que po­da­mos lle­gar a un acuer­do, y él (Do­nald Trump) es­tá abier­to a ello”

Larry Kud­low

ASE­SOR ECO­NÓ­MI­CO PRIN­CI­PAL DE TRUMP

El go­bierno de EEUU pla­nea au­men­tar los aran­ce­les de US$ 250.000 mi­llo­nes de mer­can­cía chi­na del 10% al 25%

J. WAT­SON / AFP

Trump ha da­do mues­tras de que­rer lle­gar a un acuer­do con Xi Jin­ping.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.