El sa­queo a mo­nu­men­tos

De­nun­cian sa­queos y ac­tos van­dá­li­cos con­tra es­ta­tuas de al­to va­lor his­to­ri­co

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW

Con la pro­fun­di­za­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca en Ve­ne­zue­la ha ha­bi­do un ver­da­de­ro sa­queo a la es­ta­tua­ria del país, aler­ta el Institutional Assets and Monuments of Ve­ne­zue­la (IAM), aso­cia­ción sin fi­nes de lu­cro que de­pen­de de Arts Con­nec­tion Foun­da­tion y que ope­ra des­de Es­ta­dos Uni­dos, con una red de co­la­bo­ra­do­res en te­rri­to­rio ve­ne­zo­lano.

“Te­ne­mos más de 80 ca­sos re­gis­tra­dos de obras que han si­do vio­len­ta­das par­cial o to­tal­men­te, en­tre ellas 30 es­ta­tuas com­ple­tas y 40 bus­tos. La ma­yo­ría son obras de los años 1900, y va­rias de 1800. Tam­bién se dio el ro­bo de más de sie­te mil lá­pi­das fu­ne­ra­rias de seis ce­men­te­rios. El re­cuen­to es des­de ha­ce dos años, pe­ro nos da­mos cuen­ta que mu­chas ex­trac­cio­nes fue­ron an­te­rio­res”, di­jo a El

Ob­ser­va­dor Ana Ma­ría Ca­rrano, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del IAM.

Los de­lin­cuen­tes no pres­tan ma­yor aten­ción al va­lor ar­tís­ti­co o his­tó­ri­co de las obras que son des­pe­da­za­das pa­ra ven­der fun­da­men­tal­men­te el bron­ce que con­tie­nen las obras.

Los me­ta­les pa­san por la fron­te­ra en Cú­cu­ta, Co­lom­bia, y tam­bién ha­cia Tri­ni­dad y Aru­ba, apro­ve­chan­do el di­fe­ren­cial cam­bia­rio.

Las zo­nas más cas­ti­ga­das

Uno de los Es­ta­dos que más ha su­fri­do van­da­lis­mo y ro­bo ha si­do Mé­ri­da, don­de hay mu­cha es­ta­tua­ria pú­bli­ca de bron­ce y tie­ne cer­ca­nía con la fron­te­ra co­lom­bia­na. Allí se han do­cu­men­ta­do 36 ca­sos.

Otra de las zo­nas más “cas­ti­ga­da” es Ca­ra­bo­bo, don­de se re­gis­tra­ron 15 ca­sos. En Caracas, úl­ti­ma­men­te se han con­ta­bi­li­za­do so­lo cua­tro ca­sos de ro­bo de es­ta­tuas, pe­ro sí es muy al­to el nú­me­ro de lá­pi­das adul­te­ra­das o ex­traí­das.

“Es do­lo­ro­so ver que se lle­va­ron la es­ta­tua en­te­ra del es­cri­tor Tu­lio Fe­bres Cor­de­ro, que es­ta­ba en un ban­co abra­za­da a la de Ga­briel García Márquez, en el Par­que de los Es- cri­to­res de Mé­ri­da. Ade­más, mu­ti­la­ron uno de los bra­zos de la es­ta­tua en ho­me­na­je al es­cri­tor co­lom­biano y Pre­mio No­bel de Literatura.

En ese par­que ha­bía 20 bus­tos, de los cua­les que­da so­lo uno. En una mis­ma se­ma­na, se lle­va­ron ocho”, ase­gu­ró Ca­rrano.

Tam­bién lla­ma la aten­ción que des­apa­re­ció la es­ta­tua del hé­roe de la in­de­pen­den­cia Jo­sé Leo­nar­do Chi­ri­nos, de 300 ki­los, ubi­ca­da en la Sie­rra de Co­ro (es­ta­do de Fal­cón). Era una es­cul­tu­ra enor­me, a la que le de­ja­ron so­lo los pies.

En el an­ti­guo Ban­co de Ma­ra­cai­bo, pa­tri­mo­nio na­cio­nal, se lle­va­ron las dos puer­tas de en­tra­da que pe­san más de una to­ne­la­da.

Tam­bién es im­pac­tan­te el ro­bo de una de las pla­cas de bron­ce de la ar­tis­ta Bea­triz Blan­co, en la en­tra­da de una de las es­ta­cio­nes de Me­tro de Caracas. Se tra­ta­ba de una fi­gu­ra hu­ma­na enor­me en la pa­red, en un es­pa­cio con mu­cho flu­jo de pea­to­nes y cá­ma­ras de seguridad.

“En me­ses re­cien­tes, en Cu­ma­ná se han ro­ba­do va­rias cam­pa­nas de igle­sias co­lo­nia­les de gran va­lor his­tó­ri­co”, agre­gó Ca­rre­ño.

En cuan­to a las lá­pi­das fu­ne­ra­rias, en el Ce­men­te­rio del Es­te de Caracas, aun­que es di­fí­cil de cuan­ti­fi­car, se ro­ba­ron al me­nos seis mil pla­cas en ac­tos ma­si­vos. Por ejem­plo, en una so­lo no­che fue­ron ex­traí­das en­tre 200 y 400 lá­pi­das, al­gu­nas de las cua­les se han lo­gra­do res­ca­tar, a di­fe­ren­cia de las obras de ar­te, don­de la pér­di­da es ab­so­lu­ta.

In­clu­so ha ha­bi­do ex­trac­ción de hue­sos de per­so­na­jes his­tó­ri­cos im­por­tan­tes, en­tre ellos, los del ex­pre­si­den­te y es­cri­tor Ró- mu­lo Ga­lle­go y su es­po­sa Teo­tis­te, ha­ce dos años. Mu­chos de los ro­bos de hue­sos de las tum­bas se rea­li­zan con fi­nes de san­te­ría.

¿Quié­nes ro­ban?

“Ro­ban des­de cha­ta­rre­ros has­ta ma­fias or­ga­ni­za­das, pa­san­do por gen­te co­mún ne­ce­si­ta­da que, con la cri­sis eco­nó­mi­ca, re­cu­rre a es­ta al­ter­na­ti­va de com­pra-ven­ta pa­ra ob­te­ner di­ne­ro”, ex­pli­có Ca­rrano.

Lo cier­to es que hay pie­zas de for­ma­to pe­que­ño o me­dio, fá­ci­les de ex­traer apun­ta de cin­cel en zo­nas ale­ja­das, pe­ro tam­bién han des­apa­re­ci­do obras gran­des y pe­sa­das ubi­ca­das en ple­nas ur­be.

“¿Có­mo al­guien co­mún y co­rrien­te se lle­va una cam­pa­na en­te­ra de me­dia to­ne­la­da de co­bre? Sin du­da, hay ma­fias con ma­qui­na­rias pa­ra cor­tar las es­ta­tuas, ca­mio­nes pa­ra tras­la­dar­las y otros re­cur­sos pa­ra des­mon­tar­las en si­tios de­ter­mi­na­dos y con­tac­tos pa­ra re­ven­der las pie­zas”, se­ña­ló.

Con­sul­ta­da so­bre la po­si­ble com­pli­ci­dad de las au­to­ri­da­des, res­pon­dió que “no lo he­mos com­pro­ba­do, pe­ro sos­pe­cha­mos que es pro­ba­ble. De lo con­tra­rio, no se ex­pli­ca es­te fe­nó­meno que va en au­men­to y su­pues­ta­men­te na­die ve”.

“Ha ha­bi­do es­te ti­po de van­da­lis­mo en to­das las épo­cas, pe­ro la ten­den­cia au­men­tó en los úl­ti­mos dos años, so­bre to­do el ro­bo del bron­ce. Ac­tual­men­te el van­da­lis­mo tie­ne más sa­ña que dé­ca­das atrás”, agre­gó.

Pér­di­da de la me­mo­ria cul­tu­ral

Se pue­de cal­cu­lar el pre­cio de las pie­zas per­di­das y de lo que po­dría cos­tar reha­cer­las, pe­ro el va­lor his­tó­ri­co de la obra, in­clu­yen­do lo que re­pre­sen­ta el ar­tis­ta ori­gi­nal, es in­cal­cu­la­ble.

Se­gún Ca­rrano, en es­te van­da­lis­mo no hay in­ten­cio­na­li­dad de bo­rrar la his­to­ria (co­mo lo hu­bo por ejem­plo, en la II Gue­rra Mun­dial o en la gue­rra de Si­ria, don­de se des­tru­ye­ron rui­nas cris­tia­nas), pe­ro no por ello de­ja de exis­tir res­pon­sa­bi­li­dad política.

“El cha­vis­mo ha ata­ca­do des­de el dis­cur­so ver­bal a per­so­na­jes his­tó­ri­cos en un in­ten­to de ol­vi­dar­los pa­ra re­es­cri­bir la his­to­ria, y es­to re­dun­da en cier­ta in­di­fe­ren­cia ciu­da­da­na an­te el ata­que a las es­ta­tuas o bus­tos de esos per­so­na­jes, sea que los ra­yen, los mu­ti­len o ro­ben. Ese dis­cur­so po­lí­ti­co ha afec­ta­do la pre­ser­va­ción y la vi­gi­lan­cia, y ayu­da a que con­ti­núan los de­li­tos”, co­men­tó Ca­rrano.

De to­das for­mas, se han da­do al­gu­nos ca­sos de de­nun­cias de ci­vi­les y ca­sos afor­tu­na­dos pun­tua­les de res­ca­te de obras por par­te de cier­tas au­to­ri­da­des a par­tir de aler­tas da­das por IAM, en Co­ro y Ba­ri­nas.

“Con el ro­bo ma­si­vo de obras, se es­tá des­pe­da­zan­do la me­mo­ria na­cio­nal, se pier­den re­fe­ren­cias sim­bó­li­cas de ele­men­tos que unen a los ve­ne­zo­la­nos por ge­ne­ra­cio­nes. Eso afec­ta a la uni­dad del país, se di­lu­ye la his­to­ria co­mún. Es la­men­ta­ble, por­que si al­go con­tri­bu­ye a re­cons­truir las na­cio­nes es el sen­ti­do de per­te­nen­cia y el en­cuen­tro de los es­pa­cios co­mu­nes”, con­clu­yó.

“Ro­ban des­de cha­ta­rre­ros has­ta ma­fias or­ga­ni­za­das, pa­san­do por gen­te co­mún ne­ce­si­ta­da que, con la cri­sis eco­nó­mi­ca, re­cu­rre a es­ta al­ter­na­ti­va de com­pra­ven­ta pa­ra ob­te­ner di­ne­ro”

Ana Ma­ría Ca­rrano

DI­REC­TO­RA EJE­CU­TI­VA DEL INSTITUTIONAL ASSETS AND MONUMENTS OF VE­NE­ZUE­LA

GENTILEZA IAM

Mu­ti­la­ción de la es­ta­tua del pró­cer Jo­sé Leo­nar­do Chi­ri­nos, en el es­ta­do Fal­cón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.