Un caos

El fu­tu­ro del bre­xit es in­cier­to por las fuer­tes crí­ti­cas que en­fren­ta en el Reino Uni­do el acuer­do fir­ma­do por la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May y la Unión Eu­ro­pea

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RI­CAR­DO GA­LAR­ZA

The­re­sa May se subió el jue­ves pa­sa­do al Ro­yal Air For­ce Vo­ya­ger que la lle­va­ría a Buenos Aires pa­ra asis­tir a la cum­bre del G20 sin sa­ber qué le es­pe­ra a su re­gre­so a Lon­dres, so­bre to­do en lo que ha­ce a su fu­tu­ro in­me­dia­to co­mo in­qui­li­na del nú­me­ro 10 de Dow­ning Street. Aun­que cir­cuns­pec­ta e ines­cru­ta­ble co­mo de cos­tum­bre, su ros­tro no po­día ocul­tar la di­fí­cil co­yun­tu­ra que atra­vie­sa su go­bierno. La pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca se en­cuen­tra en un ca­lle­jón sin sa­li­da des­de que el domingo pa­sa­do fir­mó en Bru­se­las un acuer­do pa­ra el bre­xit que ha re­sul­ta­do el ac­to de go­bierno más plu­ral que se ha­ya vis­to en los úl­ti­mos años en el Reino Uni­do: prác­ti­ca­men­te to­dos los sec­to­res lo re­cha­zan por igual.

El martes 11 se vo­ta­rá el tex­to del acuer­do en el Par­la­men­to; y to­dos los va­ti­ci­nios en la pren­sa bri­tá­ni­ca apun­tan a que la man­da­ta­ria re­ci­bi­rá una so­no­ra de­rro­ta en West­mins­ter. Es cier­to que en la política par­la­men­ta­ria bri­tá­ni­ca —con sus in­fi­ni­tos ve­ri- cue­tos tras bas­ti­do­res, tor­ce­du­ras de bra­zo, idas y ve­ni­das, leal­ta­des y trai­cio­nes— nun­ca es­tá di­cha la úl­ti­ma pa­la­bra. Pe­ro de mo­men­to to­dos los le­gis­la­do­res del Par­ti­do La­bo­ris­ta, con Je­remy Corbyn a la ca­be­za, han anun­cia­do que vo­ta­rán en con­tra. En­tre los dipu­tados de su pro­pio Par­ti­do Con­ser­va­dor, cer­ca de un cen­te­nar tam­bién han ex­pre­sa­do que le­van­ta­rán la mano so­lo pa­ra ba­jar­le el pul­gar al acuer­do. Por su par­te, la lí­der del par­ti­do Unio­nis­ta De­mo­crá­ti­co de Ir­lan­da del Nor­te, Ar­le­ne Fos­ter, alia­da de los to­ries, ha ase­gu­ra­do sin cor­ta­pi­sas que to­dos sus par­la­men­ta­rios tam­bién vo­ta­rán por la ne­ga­ti­va. Y su­ma y si­gue. To­do pa­re­ce en­ca­mi­nar­se ha­cia un des­ca­rri­la­mien­to co­lo­sal del acuer­do de May, y muy pro­ba­ble­men­te de su pro­pio go­bierno.

Al co­ro de re­cha­zos que re­ci­bió el lunes pa­sa­do en el Par­la­men­to, don­de fue a ven­der las bon­da­des del di­vor­cio que ha­bía pac­ta­do un día an­tes en Bru­se­las, se le su­mó el día si­guien­te el ver­bo siem­pre re­ñi­do con to­das las for­mas di­plo­má­ti­cas de Do­nald Trump. Pre­gun­ta­do acer­ca del acuer­do de May, el man­da­ta­rio es­ta­du­ni­den­se di­jo que se tra­ta­ba de una ex­ce­len­te ne­go­cia­ción, pe­ro pa­ra la Unión Eu­ro­pea, y que en esas con­di­cio­nes el Reino Uni­do ten­dría pro­ble­mas in­clu­so pa­ra lo-

El martes 11 se vo­ta­rá el tex­to del acuer­do en el Par­la­men­to; y to­dos los va­ti­ci­nios en la pren­sa bri­tá­ni­ca apun­tan a que The­re­sa May re­ci­bi­rá una so­no­ra de­rro­ta

grar un acuer­do de li­bre co­mer­cio con Was­hing­ton. Y de re­ma­te, la pri­me­ra mi­nis­tra re­ci­bió al otro día el in­for­me del Ban­co de In­gla­te­rra co­mo un ma­za­zo: el bre­xit — ade­lan­ta­ba el do­cu­men­to— lan­za­rá al Reino Uni­do en una es­pi­ral de re­ce­sión peor que la de la cri­sis de 2008.

En reali­dad es di­fí­cil pen­sar en un tex­to de sa­li­da mu­cho me­jor que el que May fir­mó en Bru­se­las con los otros 27 lí­de­res de la Unión Eu­ro­pea. Evi­tó los te­mas bi­la­te­ra­les más es­pi­no­sos de la ne­go­cia­ción, de­ján­do­los pa­ra más ade­lan­te y a tra­tar uno a uno con los di­fe­ren­tes paí­ses, co­mo el de Gi­bral­tar con Es­pa­ña y el de los de­re­chos de pes­ca con Fran­cia y Ho­lan­da. Evi­tó asi­mis­mo el le­van­ta­mien­to de una fron­te­ra du­ra en­tre las dos Ir­lan­das; pre­ser­vó los de­re­chos de los bri­tá­ni­cos re­si­den­tes en otros paí­ses eu­ro­peos co­mo ciu­da­da­nos co­mu­ni­ta­rios; y en­tre las con­ce­sio­nes que hi­zo nin­gu­na pu­de ser ca­rac­te­ri­za­da co­mo leo­ni­na; mu­cho me­nos, ar­bi­tra­ria.

El pro­ble­ma no son los por­me­no­res del acuer­do de May; el pro­ble­ma es el bre­xit. Des­ha­cer una alian­za tan com­ple­ja e in­ter­de­pen­dien­te co­mo la UE pa­ra un país que la ha in­te­gra­do en for­ma pro­ta­gó­ni­ca du­ran­te 45 años no es ta­rea sen­ci­lla; y es­ta­ba des­ti­na­do a ser un tran­ce ar­duo y do­lo­ro­so pa­ra los bri­tá­ni­cos. Pe­ro es­tos pa­re­cen ha­ber­se per­ca­ta­do de ello un po­co tar­de, más de dos años des­pués de ha­ber vo­ta­do la sa­li­da del blo­que en re­fe­rén­dum y ya en la cuen­ta re­gre­si­va pa­ra que ven­za el 30 de mar­zo el pla­zo de des­aco­ple de­fi­ni­ti­vo fi­ja­do por el ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de la Unión Eu­ro­pea.

De he­cho en el Reino Uni­do to­do el mun­do pa­re­ce es­tar hoy de acuer­do en con­de­nar el acuer­do de May; pe­ro al mis­mo tiem­po, to­dos tie­nen una idea dis­tin­ta de cuál de­be ser el plan al­ter­na­ti­vo. Los hay pa­ra to­dos los gus­tos: des­de re­ne­go­ciar un “bre­xit blan­do” con Bru­se­las, que per­mi­ta al Reino Uni­do in­te­grar en for­ma per­ma­nen­te una unión adua­ne­ra con el res­to de Eu­ro­pa; has­ta un acuer­do “a la no­rue­ga”, que man­ten­dría al Reino Uni­do den­tro de la Aso­cia­ción Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea; pa­san­do por un “bre­xit du­ro” sin acuer­do con Bru­se­las, co­mo pre­ten­den los eu­ro­es­cép­ti­cos de lí­nea du­ra, y has­ta la po­si­bi­li­dad de con­vo­car a un se­gun­do re­fe­rén­dum, co­mo cla­man los más eu­ro­peís­tas.

En su­ma, un gran caos, una vo­rá­gi­ne de propuestas con­tra­dic­to­rias y de com­ple­jo ma­ri­da­je con la reali­dad, que más pa­re­ce una llu­via de ideas en un con­sor­cio ve­ci­nal que mo­cio­nes se­rias y me­di­ta­das pa­ra al­can­zar al­gún con­sen­so so­bre una me­di­da de go­bierno que lle­va dos años en agen­da. Pa­ra col­mo, to­das ellas pa­re­cen to­mar co­mo he­chos con­su­ma­dos dos even­tua­les desen­la­ces: el pri­me­ro, que el acuer­do de May se­rá de­rro­ta­do es­tre­pi­to­sa­men­te en el Par­la­men­to, co­sa que aho­ra mis­mo pa­re­ce bas­tan­te pro­ba­ble. Y el se­gun­do, que ha­brá va­rias ins­tan­cias más de ne­go­cia­ción con Bru­se­las; al­go que tan­to la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel co­mo los di­rec­ti­vos y ne­go­cia­do­res de la Unión Eu­ro­pea han de­ja­do cla­ro que no. A lo su­mo y con suer­te, ten­drán una ron­da más de negociaciones en Bru­se­las pa­ra pu­lir al­gu­nos ar­tícu­los, o co­lar al­guno que otro nue­vo, si es que May lo­gra for­zar una se­gun­da vo­ta­ción en West­mins­ter. Pe­ro más de eso, no pa­re­ce muy fac­ti­ble, ni por los tiem­pos que apre­mian ni por la pa­cien­cia de los eu­ro­peos, que pa­re­ce ya ago­ta­da pa­ra ce­rrar de una bue­na vez el in­ter­mi­na­ble ca­pí­tu­lo del bre­xit.

Sin em­bar­go, a juz­gar por el desa­rro­llo del de­ba­te en el Reino Uni­do, uno pen­sa­ría que tu­vie­ran to­do el tiem­po del mun­do. La opi­nión si­gue ma­yor­men­te di­vi­di­da en­tre los eu­ro­es­cép­ti­cos a bra­zo par­ti­do y los eu­ro­peís­tas; pe­ro en el me­dio hay una am­plia ga­ma de ma­ti­ces. Aun­que en ri­gor los que es­tán a fa­vor de la per­ma­nen­cia en la Unión Eu­ro­pea, e in­clu­so im­pul­san la ce­le­bra­ción de un se­gun­do re­fe­rén­dum, ni si­quie­ra pue­de de­cir­se que sean eu­ro­peís­tas, en el sen­ti­do que pue­de ser eu­ro­peís­ta un fran­cés o un ale­mán. Los bri­tá­ni­cos, más pre­ci­sa­men­te los in­gle­ses, siem­pre han te­ni­do una re­la­ción un tan­to bi­po­lar con la Eu­ro­pa con­ti­nen­tal. Exis­te un sen­ti­do de per­te­nen­cia pe­ro, al mis­mo tiem­po, una oje­ri­za his­tó­ri­ca, que se re­mon­ta has­ta la Gue­rra de los Cien Años en los si­glos XIV y XV, y ja­lo­na­da lue­go por nu­me­ro­sos con­flic­tos y con­ten­cio­sos a lo lar­go de los si­glos. Sen­ti­mien­to es­te que los lle­vó a fun­dar un im­pe­rio de ul­tra­mar. No en vano el ma­yor hé­roe bri­tá­ni­co del si­glo XX, sir Wins­ton Chur­chill, que di­jo “ca­da vez que Gran Bre­ta­ña ten­ga que ele­gir en­tre Eu­ro­pa y el mar abier­to, ele­gi­rá siem­pre el mar abier­to”, fue tam­bién el pri­me­ro en ha­blar de una Unión Eu­ro­pea, aun­que el tér­mino exac­to que uti­li­zó fue “Es­ta­dos Uni­dos de Eu­ro­pa”.

Ese sen­ti­mien­to dual ha­cia el con­ti­nen­te atra­vie­sa to­dos los sec­to­res de la so­cie­dad in­gle­sa. Por eso tal vez lo más ade­cua­do allí no sea ha­blar de eu­ro­peís­tas pro­pia­men­te di­chos ver­sus eu­ro­es­cép­ti­cos, sino de me­nos eu­ro­es­cép­ti­cos ver­sus más eu­ro­es­cép­ti­cos. Aun­que hoy la di­fe­ren­cia apa­rez­ca co­mo mu­cho más cla­ra por la vo­lun­tad de los pri­me­ros de per­ma­ne­cer en la gran fe­de­ra­ción y por la ab­so­lu­ta aver­sión a Bru­se­las de los se­gun­dos.

Y de acuer­do a esos ali­nea­mien­tos en la opi­nión pú­bli­ca se van de­can­tan­do las pos­tu­ras de los par­la­men­ta­rios; in­clu­so, de al­gu­nos mi­nis­tros en el pro­pio ga­bi­ne­te de The­re­sa May que tam­bién se opo­nen al acuer­do y cons­pi­ran en con­tra de la pri­mer mi­nis­tra. De ese mo­do, si en la vo­ta­ción del martes 11 el do­cu­men­to re­ci­be una de­rro­ta aplas­tan­te, es muy pro­ba­ble que una mo­ción de cen­su­ra la obli­gue a di­mi­tir. A lo que se­gui­ría un lla­ma­do a nue­vas elec­cio­nes. A ese es­ce­na­rio apun­tan hoy los la­bo­ris­tas, pe­ro tam­bién va­rios le­gis­la­do­res to­ries. Y en se­cre­to se pre­pa­ran pa­ra ello las fac­cio­nes del ga­bi­ne­te de May que no le son to­tal­men­te lea­les, co­mo los más eu­ro­peís­tas en­ca­be­za­dos por el se­cre­ta­rio del Te­so­ro, Phi­lip Ham­mond, y los eu­ro­es­cép­ti­cos, co­mo el can­ci­ller Je­remy Hunt. To­dos tie­nen una ca­rre­ra política que apun­ta­lar, y en el peor de los ca­sos, que sal­var. Mien­tras tan­to, Bru­se­las pue­de es­pe­rar.

A ese ni­do de gri­llos vol­ve­rá es­te domingo The­re­sa May. En com­pa­ra­ción, te­ner que li­diar es­tos días con Trump, con Mau­ri­cio Ma­cri, con Vla­dí­mir Pu­tin e in­clu­so con el ma­ta­ri­fe del prín­ci­pe sau­dí Moha­med bin Sal­man le ha­brá pa­re­ci­do unas plá­ci­das va­ca­cio­nes en Buenos Aires.

En el Reino Uni­do to­dos tie­nen una idea dis­tin­ta de cuál de­be ser el plan al­ter­na­ti­vo: re­ne­go­ciar un “bre­xit blan­do” con Bru­se­las; un acuer­do “a la no­rue­ga”, que man­ten­dría al Reino Uni­do den­tro de la Aso­cia­ción Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea; un “bre­xit du­ro” sin acuer­do con Bru­se­las; o con­vo­car a un se­gun­do re­fe­rén­dum

J. WARNAND - EFE

A. RAIN - EFE

J. WARNAND - EFE

El martes 11 se fir­ma­rá el tex­to del acuer­do que fir­mó The­re­sa May en Bru­se­las .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.