La ira de la pe­ri­fe­ria

El mo­vi­mien­to “cha­le­cos ama­ri­llos”, que se al­za des­de hace tres se­ma­nas con­tra la política eco­nó­mi­ca y so­cial del go­bierno, hace tam­ba­lear al po­der en Fran­cia

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RI­CAR­DO GALARZA

Em­ma­nuel Ma­cron lle­gó a la pre­si­den­cia de Fran­cia en 2017 con un am­plio res­pal­do po­pu­lar en vo­lan­das de su no­ve­do­so mo­vi­mien­to po­lí­ti­co En Mar­cha, y co­mo la jo­ven pro­me­sa a quien no le tem­bla­ría el pul­so pa­ra lle­var ade­lan­te las re­for­mas li­be­ra­les que re­quie­re la Fran­cia de hoy, y a las que to­dos sus an­te­ce­so­res le ha­bían es­qui­va­do el bul­to.

Por un buen tiem­po, pa­re­ció fun­cio­nar. Ma­cron era una bo­ca­na­da de ai­re fres­co en la política fran­ce­sa; y com­bi­na­ba esa fres­cu­ra y en­tu­sias­mo con un so­lem­ne ape­go por la ges­tua­li­dad, los va­lo­res y la sim­bo­lo­gía de la V Re­pú­bli­ca; y en ge­ne­ral, de to­do lo re­la­cio­na­do con la dig­ni­dad y el or­gu­llo de Fran­cia. Las aris­tas eco­nó­mi­co-li­be­ra­les me­nos di­ge­ri­bles del jo­ven man­da­ta­rio, las ha­bía sa­bi­do has­ta cier­to pun­to es­me­ri­lar con un au­to­pro­cla­ma­do “pro­gre­sis­mo”, y un em­pu­je y un op­ti­mis­mo con­ta­gio­sos.

El mu­cha­cho de Amiens que ha­bía lle­ga­do a ser so­cio de la Ban­ca Roths­child has­ta su de­but en la me­sa gran­de de la política co­mo mi­nis­tro de Eco­no­mía del ex­pre­si­den­te Fran­co­is Ho­llan­de, y que ha­bía sa­bi­do cul­ti­var amis­ta­des cla­ve den­tro de las éli­tes pa­ri­si­nas, pa­re­cía ahora el hom­bre lla­ma­do a cam­biar los des­ti­nos de Fran­cia y con­du­cir­la por un nue­vo sen­de­ro de pros­pe­ri­dad y gran­de­za. Tan es así, que las in­ten­cio­nes de Ma­cron eran pro­yec­tar ese li­de­raz­go a to­da Eu­ro­pa y su­ce­der a Angela Merkel en la ba­tu­ta de la Unión Eu­ro­pea, tras el anun­cia­do re­ti­ro de la can­ci­ller ale­ma­na en 2021.

Hace ape­nas unos días, con mo­ti­vo del cen­te­na­rio del Ar­mis­ti­cio de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, el fran­cés ha­bía pro­nun­cia­do un en­cen­di­do dis­cur­so, con­de­nan­do los nue­vos na­cio­na­lis­mos que ame­na­zan el or­den li­be­ral eu­ro­peo, y en de­fen­sa del mul­ti­la­te­ra­lis­mo, el eu­ro­peís­mo y la glo­ba­li­za­ción. Se­cun­da­do por la pro­pia Merkel, la ima­gen in­si­nua­ba una en­tre­ga de pos­ta. Ma­cron, co­mo un Char­les Mar­tel en tra­je de Jo­nas et Cie, pa­re­cía en una ca­rre­ra im­pa­ra­ble pa­ra sal­var a Eu­ro­pa del na­cio­nal­po­pu­lis­mo, y al­zar­se con una gran ma­yo­ría en la Eu­ro­cá­ma­ra tras las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo pró­xi­mo. De ahí en más, to­do po­día es­pe­rar­se de él.

Pe­ro en política, co­mo di­ce Sa­ra­ma­go, hay que cui­dar­se de la ira de los man­sos. Tan so­lo ocho días des­pués, es­ta­lla­ron en Pa­rís las pro­tes­tas ma­si­vas de los “cha­le­cos ama­ri­llos”, que hoy tie­nen a su go­bierno y su li­de­raz­go en ja­que, y pa­ra­li­za­da a su ma­yo­ría par­la­men­ta­ria en la Asam­blea Na­cio­nal que tam­po­co sa­be có­mo res­pon­der al cla­mor de las ca­lles. Es co­mo si En Mar­cha se hu­bie­se cho­ca­do con­tra el mu­ro gra­ní­ti­co de la reali­dad.

Ma­cron no ter­mi­na de en­ten­der muy bien lo que pa­só. No es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra es­to. No es al­go que se en­se­ñe en las au­las de la Uni­ver­si­dad de Nan­te­rre, don­de es­tu­dió fi­lo­so­fía, ni si­quie­ra en Scien­ce Po, don­de tam­bién es­tu­dió y don­de se for­man los prin­ci­pa­les cua­dros de la cla­se política fran­ce­sa. No es­ta­ba en sus lec­tu­ras de Bor­ges, Cor­tá­zar o Var­gas Llo­sa, que hace unos días ex­hi­bió con no­ta­ble sol­ven­cia du­ran­te su vi­si­ta a Bue­nos Ai­res. No se lo ha­bía ad­ver­ti­do su men­tor po­lí­ti­co, el bri­llan­te in­te­lec­tual Jac­ques At­ta­li, fi­gu­ra do­mi­nan­te de­trás del po­der fran­cés du­ran­te los úl­ti­mos 30 años lar­gos, y quien lo lan­zó en su ver­ti­gi­no­sa ca­rre­ra al Eli­seo.

Y es que na­die po­día pre­ver es­tos acon­te­ci­mien­tos. Las he­rra­mien­tas clá­si­cas pa­ra ana­li­zar la política de Fran­cia no son hoy su­fi­cien­tes pa­ra en­ten­der el fe­nó­meno de los “cha­le­cos ama­ri- llos”, aun­que las se­ña­les es­ta­ban. Se tra­ta de ciu­da­da­nos de la cla­se me­dia em­po­bre­ci­da por la glo­ba­li­za­ción; ha­bi­tan­tes de ciu­da­des del in­te­rior de Fran­cia y de al­gu­nos su­bur­bios, des­em­plea­dos, subem­plea­dos o con un sa­la­rio que no lle­ga a fin de mes; o gen­te que ha per­di­do su al­ma­cén, su tien­di­ta u otro pe­que­ño o me­diano ne­go­cio a ma­nos de los gran­des shop­pings y los hi­per­mer­ca­dos de las ciu­da­des. Hay así un com­po­nen­te geo­grá­fi­co in­sos­la­ya­ble en la re­vuel­ta, que se re­pli­ca ade­más en va­rios paí­ses de Eu­ro­pa y en Es­ta­dos Uni­dos.

Es la lla­ma­da Fran­ce Pé­rip­hé­ri­que (la Fran­cia Pe­ri­fé­ri­ca), que co­mo el Mez­zo­giorno ita­liano (la Ita­lia me­ri­dio­nal), Pro­vin­cial En­gland (la In­gla­te­rra pro­vin­cia­na) y los es­ta­dos del Rust Belt (el cin­tu­rón in­dus­trial) de Es­ta­dos Uni­dos, han si­do de­pau­pe­ra­dos por los co­le­ta­zos de la glo­ba­li­za­ción, la ro­bo­ti­za­ción y los avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Se tra­ta de cla­ses me­dias que en el pa­sa­do han go­za­do de un al­to po­der ad­qui­si­ti­vo, hoy su­mer­gi­das en la de­socu­pa­ción y pa­san­do ne­ce­si­da­des. En Ita­lia lle­va­ron al po­der a una im­pen­sa­ble coa­li­ción de ex­tre­ma iz­quier­da y ex­tre­ma de­re­cha, en el Reino Uni­do le die­ron el triun­fo al Bre­xit, y en Es­ta­dos Uni­dos, a Do­nald Trump. Los fran­ce­ses, tal vez más es­cép­ti­cos de los can­tos de si­re­na del po­pu­lis­mo, han to­ma­do las ca­lles con cha­le­cos ama­ri­llos y no si­guen a nin­gún lí­der ni abra­zan nin­gu­na ideo­lo­gía.

Em­pe­za­ron las pro­tes­tas por el au­men­to del im­pues­to a los com­bus­ti­bles; pe­ro sin du­da el tras­fon­do es mu­cho más com­ple­jo, y tam­po­co ago­ta el aná­li­sis. Exis­te en ellas un gran re­sen­ti­mien­to con el es­ta­blish­ment que los ha de­ja­do de la­do. Las éli­tes me­tro­po­li­ta­nas y glo­ba­li­za­das no ven esa Fran­cia pe­ri­fé­ri­ca, no es­tá en su ca­mino a ca­sa de­trás de vi­drios po­la­ri­za­dos. Es co­mo si no exis­tie­ra. De he­cho esa “in­vi­si­bi­li­dad” es un re­cla­mo cen­tral de los ma­ni­fes­tan­tes. Por eso usan cha­le­cos de co­lor ama­ri­llo fos­fo­res­cen­te; pa­ra que los vean. Y so­bre to­do, con­si­de- ran a Ma­cron co­mo la sín­te­sis, la per­so­ni­fi­ca­ción, el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de esa in­sen­si­bi­li­dad e in­di­fe­ren­cia.

El pre­si­den­te nun­ca le ha­bía da­do al asun­to ma­yor im­por­tan­cia, a pe­sar de que los fran­ce­ses de a pie se lo de­cían una y otra vez, ca­da vez que en cam­pa­ña vi­si­tó una ciu­dad del in­te­rior de Fran­cia o re­co­rrió una de es­tas zo­nas pos­ter­ga­das. No es­cu­chó. Por eso hoy es el prin­ci­pal blan­co de los ma­ni­fes­tan­tes, que lo ven co­mo un eli­tis­ta, frío y de­sen­ten­di­do de sus pro­ble­mas. Un son­deo re­cien­te re­ve­ló que 90% de los fran­ce­ses per­ci­be a Ma­cron co­mo dis­tan­te y des­co­nec­ta­do de la reali­dad. “Hay que ba­jar del Olimpo —le di­jo en es­tos días el lí­der del Par­ti­do So­cia­lis­ta, Oli­vier Fau­re—, Jú­pi­ter, c’est fi­ni !”.

Tal vez Ma­cron, co­mo el res­to de las éli­tes fran­ce­sas, nun­ca en­ten­die­ron aque­llo que de­cía Alain Tou­rai­ne so­bre los con­flic­tos so­cia­les en la era de la glo­ba­li­za­ción: “Hay un mun­do ins­tru­men­ta­li­za­do; y por otro la­do hay un mun­do hu­mano, so­cial, an­tro­po­ló­gi­co que no tie­ne nin­gu­na vin­cu­la­ción con el pri­me­ro y que que­da in­de­fen­so y des­trui­do an­te él”.

Du­ran­te el año y me­dio que lle­va de man­da­to, Ma­cron eli­gió no ver ese mun­do. Ahora que le ha es­ta­lla­do en la cara, in­ten­ta apa­gar el fue­go con una so­la man­gue­ra. Pri­me­ro el go­bierno anun­ció que pos­ter­ga­ba por seis me­ses la me­di­da de au­men­tar los com­bus­ti­bles. Al día si­guien­te di­jo que la pos­ter­ga­ción se­ría por un año. Pe­ro ya na­da de eso pa­re­ce sa­tis­fa­cer a los des­con­ten­tos, mien­tras se mul­ti­pli­can sus re­cla­mos y la zo­zo­bra en­tre los in­te­gran­tes del go­bierno por apa­ci­guar los áni­mos. Pue­de que sea de­ma­sia­do tar­de, y que Ma­cron ten­ga se­rios pro­ble­mas pa­ra vol­ver a po­ner a su go­bierno En Mar­cha.

Las pro­tes­tas em­pe­za­ron por el au­men­to del im­pues­to a los com­bus­ti­bles; pe­ro sin du­da el tras­fon­do es mu­cho más com­ple­jo. Exis­te en ellas un gran re­sen­ti­mien­to con el es­ta­blish­ment

B. HORVAT - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.