El fu­ror por las ar­mas

Se­gui­do­res del pre­si­den­te elec­to se en­tre­nan pa­ra dis­pa­rar

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - SHASTA DARLINGTON

A Na­ta­lia y Ru­bens Or­te­ga so­lo les falta de­ci­dir una co­sa: ¿Glock o Tau­rus? La jo­ven pa­re­ja se ins­cri­bió en un cur­so de en­tre­na­mien­to pa­ra el ma­ne­jo de ar­mas en un club de ti­ro en San Pa­blo tan so­lo unos días des­pués de que Jair Bol­so­na­ro, un po­lí­ti­co de ex­tre­ma de­re­cha y ca­pi­tán re­ti­ra­do del ejér­ci­to, fue ele­gi­do co­mo el pró­xi­mo pre­si­den­te de Brasil gra­cias a su fir­me pro­me­sa de de­rro­car el sta­tu quo y com­ba­tir al cri­men.

En una po­bla­ción en­fu­re­ci­da por la cri­sis política y eco­nó­mi­ca de los úl­ti­mos años y preo­cu­pa­da por el au­men­to de la vio­len­cia, tu­vo un im­pac­to par­ti­cu­lar el com­pro­mi­so que asu­mió Bol­so­na­ro de rom­per con la ac­ti­tud res­tric­ti­va de Brasil so­bre las ar­mas y fa­ci­li­tar que “la gen­te bue­na” las po­sea.

“Que­re­mos re­to­mar la prác­ti­ca pa­ra que cuan­do es­to su­ce­da po­da­mos com­prar una pis­to­la”, di­jo Ru­bens Or­te­ga, quien aca­ba de unir­se a la ola de bra­si­le­ños que se pre­pa­ran pa­ra los cam­bios en las res­tric­cio­nes a las ar­mas. “So­lo que no po­de­mos de­ci­dir cuál com­prar”.

La pos­tu­ra de Bol­so­na­ro de mano fir­me con­tra la de­lin­cuen­cia lo ca­ta­pul­tó a la de­lan­te­ra de una re­ñi­da con­tien­da elec­to­ral en un país que su­fre una epi­de­mia de vio­len­cia sin pre­ce­den­tes. El año pa­sa­do hu­bo cer­ca de 175 ho­mi­ci­dios al día en Brasil, de acuer­do con el Fo­ro Bra­si­le­ño de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca. Bol­so­na­ro, quien a me­nu­do si­mu­ló dis­pa­ros con los de­dos en sus mí­ti­nes de cam­pa­ña, afir­mó que com­ba­ti­rá la olea­da de ho­mi­ci­dios ha­cien­do me­nos es­tric­tas las le­yes so­bre el uso de ar­mas de fue­go y dán­do­le a la po­li­cía más li­ber­tad pa­ra dis­pa­rar a los sos­pe­cho­sos.

“De­be­mos ter­mi­nar con es­ta ac­ti­tud po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta de de­cir que de­po­ner las ar­mas ha­rá de Brasil un lu­gar más se­gu­ro, pues no es así”, de­cla­ró Bol­so­na­ro en su pri­me­ra en­tre­vis­ta en te­le­vi­sión tras su elec­ción, en la cual tam­bién se­ña­ló que las re­gu­la­cio­nes ac­tua­les no han lo­gra­do im­pe­dir que las ar­mas de fue­go lle­guen a ma­nos de los cri­mi­na­les.

Es­tas re­gu­la­cio­nes se crea­ron a prin­ci­pios del si­glo XXI cuan­do la so­cie­dad ci­vil, fren­te a la vio­len­cia cre­cien­te y la ex­plo­sión del trá­fi­co de co­caí­na en Brasil, au­men­tó la pre­sión pa­ra que el go­bierno re­gis­tra­ra las ar­mas y re­gu­la­ra su uso.

El Con­gre­so res­pon­dió. En 2003, apro­bó una ley es­tric­ta cono- ci­da co­mo el Es­ta­tu­to del De­sar­me, se­gún la cual se re­quie­re que los so­li­ci­tan­tes sean ma­yo­res de 25 años, no ten­gan an­te­ce­den­tes pe­na­les y pre­sen­ten com­pro­ban­tes de un tra­ba­jo es­ta­ble y una re­si­den­cia fi­ja; ade­más, de­ben pa­sar una prue­ba psi­co­ló­gi­ca y es­tar ca­pa­ci­ta­dos en el ma­ne­jo de ar­mas.

La re­gu­la­ción tam­bién les da a los bra­si­le­ños dos op­cio­nes: pue­den ob­te­ner la li­cen­cia pa­ra un ar­ma de de­fen­sa per­so­nal, la cual de­be per­ma­ne­cer ex­clu­si­va­men­te en su ca­sa o lu­gar de tra­ba­jo, o pa­ra un ar­ma de­por­ti­va, la cual pue­de guar­dar­se en ca­sa y trans­por­tar­se a clu­bes de ti­ro au­to­ri­za­dos, con la do­cu­men­ta­ción com­ple­ta en to­do mo­men­to. En el ca­so de la de­fen­sa per­so­nal, el so­li­ci­tan­te de­be de­cla­rar for­mal­men­te por qué ne­ce­si­ta el ar­ma y ese ar­gu­men­to de­be ser apro­ba­do por la po­li­cía.

An­te un pro­ce­so de re­gis­tro tan one­ro­so, mu­chos pro­pie­ta­rios de ar­mas op­ta­ron por no usar­las.

La ta­sa de ase­si­na­tos en Brasil dis­mi­nu­yó un 12 % en los cua­tro años pos­te­rio­res a la apro­ba­ción del es­ta­tu­to. Sin em­bar­go, los ho­mi­ci­dios vol­vie­ron a au­men­tar y lle­ga­ron a un ré­cord de 30,8 por ca­da 100 mil per­so­nas en 2017, de acuer­do con el Fo­ro Bra­si­le­ño de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, una or­ga­ni­za­ción de in­ves­ti­ga­ción (en Es­ta­dos Uni­dos hu­bo cin­co ho­mi­ci­dios por ca­da 100 mil per­so­nas en 2015 —el úl­ti­mo año del que se tie­nen da­tos—, una ci­fra me­nor a la de 1996 cuan­do eran ocho por ca­da 100 mil. In­clu­so México tu­vo una ta­sa más ba­ja de ase­si­na­tos el año pa­sa­do, de 25 por ca­da 100 mil).

La ven­ta le­gal de ar­mas de fue­go, que tam­bién dis­mi­nu­yó tras la im­ple­men­ta­ción del Es­ta­tu­to del De­sar­me, se dis­pa­ró años des­pués. Pa­ra 2017, ha­bía 42.387 nue­vas ar­mas re­gis­tra­das con la po­li­cía, en com­pa­ra­ción con las 5.159 en 2004.

La pro­me­sa de Bol­so­na­ro de re­la­jar la re­gu­la­ción so­bre las ar­mas y dar­le ma­yor li­ber­tad a la po­li­cía pa­ra dis­pa­rar es preo­cu­pan­te pa­ra al­gu­nos ex­per­tos que sos­tie­nen que mien­tras más ar­mas ha­ya, más vio­len­cia ha­brá, y que la agre­sión po­li­cia­ca de­be con­te­ner­se, no alen­tar­se. La po­li­cía bra­si­le­ña ase­si­nó a 5.144 per­so­nas en 2017, lo cual re­pre­sen­tó un au­men­to del 20 % com­pa­ra­do con el año an­te­rior.

La gran ma­yo­ría de las ar­mas de fue­go que uti­li­zan los cri­mi­na­les fue­ron ad­qui­ri­das le­gal­men­te en al­gún mo­men­to, y las ar­mas le­ga­les tam­bién son cau­sa de mu­chas muer­tes a con­se­cuen­cia de ac­ci­den­tes, abu­so do­més­ti­co y de­sa­cuer­dos que se sa­len de con­trol, co­men­tó Ivan Mar­ques, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Ins­ti­tu­to Sou da Paz, or­ga­nis­mo en­fo­ca­do en cues­tio­nes de se­gu­ri­dad.

Hay es­tu­dios que de­mues­tran que te­ner más ar­mas de fue­go en cir­cu­la­ción au­men­ta el nú­me­ro de muer­tes, pe­ro “no exis­ten so­lu­cio­nes má­gi­cas”, ad­mi­tió Ilo­na Sza­bó, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Iga­ra­pé, un gru­po de in­ves­ti­ga­ción que se enfoca en cues­tio­nes de se­gu­ri­dad. “Ne­ce­si­ta­mos me­di­das sos­te­ni­bles que vuel­van más se­gu­ro al país”.

Pe­se al en­tu­sias­mo en torno a Bol­so­na­ro y el enojo res­pec­to de la cri­sis de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, la ma­yo­ría de los bra­si­le­ños —el 55 %, se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da por Da­ta­fol­ha jus­to an­tes de las elec­cio­nes— pien­san que la po­se­sión de ar­mas de­be­ría prohi­bir­se, aun­que es­ta ci­fra so­lía ser del 68 % en 2013, cuan­do por pri­me­ra vez se reali­zó el son­deo con esa pre­gun­ta.

Lu­cia­na Burr, abo­ga­da de San Pa­blo, di­ce que la han asal­ta­do a pun­ta de pis­to­la seis ve­ces. La pri­me­ra vez, te­nía 15 años. Des­pués, la en­ce­rra­ron en su au­to du­ran­te un “se­cues­tro ex­prés” con su hi­jo de cin­co años. Unos ado­les­cen­tes ar­ma­dos los tu­vie­ron dan­do vuel­tas en el au­to du­ran­te dos ho­ras mien­tras la obli­ga­ban a sa­car di­ne­ro de ca­je­ros au­to­má­ti­cos. Aun así, ella se opo­ne ro­tun­da­men­te a que se per­mi­ta a los ciu­da­da­nos por­tar ar­mas, con el ar­gu­men­to de que ha­ber es­ta­do ar­ma­da no le ha­bría ayu­da­do en na­da.

“En ca­da asal­to me han to­ma­do por sor­pre­sa”, ex­pli­có, y agre­gó: “No quie­ro que un ‘buen ciu­da­dano’ in­ter­ven­ga con una pis­to­la. No quie­ro que al­guien to­me esa de­ci­sión por mí, el ries­go es de­ma­sia­do gran­de”.

Se han pre­sen­ta­do va­rias pro­pues­tas an­te el Con­gre­so res­pal­da­das por los “ca­bil­de­ros de la ba­la”, un gru­po de le­gis­la­do­res, co­mo par­te de un es­fuer­zo pa­ra re­la­jar las res­tric­cio­nes al ar­ma­men­to. Días des­pués de la vic­to­ria de Bol­so­na­ro, los re­pre­sen­tan­tes — an­sio­sos por im­pre­sio­nar al pre­si­den­te elec­to— in­sis­tie­ron en so­me­ter a vo­ta­ción un pro­yec­to de ley, pro­pues­to en 2012, que re­du­ci­ría el lí­mi­te de edad pa­ra la po­se­sión de ar­mas a 21 años y eli­mi­na­ría el re­qui­si­to de que los so­li­ci­tan­tes com­prue­ben la ne­ce­si­dad de es­tar ar­ma­dos.

Al pa­re­cer es pro­ba­ble que ese pro­yec­to de ley se vo­te el 1° de ene- ro, cuan­do Bol­so­na­ro y sus nue­vos alia­dos en el Con­gre­so en­tra­rán en fun­cio­nes. Los con­ser­va­do­res de su Par­ti­do So­cial Li­be­ral con­si­guie­ron 52 asien­tos, un au­men­to de los ocho que so­lían te­ner, lo que los con­vier­te en el se­gun­do par­ti­do más nu­me­ro­so en la cá­ma­ra ba­ja.

Las ac­cio­nes del fa­bri­can­te de ar­mas bra­si­le­ño For­jas Tau­rus se dis­pa­ra­ron re­pen­ti­na­men­te más del 400 % an­tes de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les con ba­se en ex­pec­ta­ti­vas de que la vic­to­ria de Bol­so­na­ro pre­pa­ra­ría el ca­mino pa­ra un au­ge de ven­tas, aun­que des­de en­ton­ces las preo­cu­pa­cio­nes fi­nan­cie­ras de la em­pre­sa han mer­ma­do al­gu­nas de esas ga­nan­cias.

La eu­fo­ria en torno al as­cen­so de Bol­so­na­ro tam­bién dio lu­gar a una ava­lan­cha de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas a la aca­de­mia de ti­ro Cen­tau­rus de per­so­nas in­tere­sa­das en cur­sos, ase­so­ra­mien­to so­bre có­mo po­drían cam­biar las le­yes o prác­ti­cas en su ca­sa de dos pi­sos con­ver­ti­da en un sa­lón de cla­ses y un cam­po de ti­ro de cua­tro pis­tas.

“Ha ha­bi­do un enor­me in­cre­men­to en la de­man­da gra­cias a mi fa­vo­ri­to, Bol­so­na­ro”, di­jo Nelson de Oli­vei­ra Jr., po­li­cía re­ti­ra­do que abrió la aca­de­mia de ti­ro Cen­tau­rus en São Pau­lo en 2003, jus­to an­tes de que el go­bierno de Brasil, en aquel en­ton­ces de iz­quier­da, ins­tau­ra­ra el Es­ta­tu­to del De­sar­me.

En­tre los in­tere­sa­dos es­tán los Or­te­ga, quie­nes se ins­cri­bie­ron a un cur­so de en­tre­na­mien­to en la aca­de­mia de ti­ro y con­si­de­ran que po­seer un ar­ma po­dría pre­ve­nir ro­bos a mano ar­ma­da co­mo el que Na­ta­lia Or­te­ga di­ce que su­frió dos me­ses an­tes de que Bol­so­na­ro ga­na­ra la elec­ción.

“En es­te mo­men­to, so­lo los de­lin­cuen­tes tie­nen ar­mas”, di­jo. “No voy a co­rrer por las ca­lles con una pis­to­la en la mano, pe­ro qui­zá un cri­mi­nal lo pien­se dos ve­ces al saber que los ciu­da­da­nos co­mu­nes pue­den es­tar ar­ma­dos”.

En 2017, ha­bía 42.387 nue­vas ar­mas re­gis­tra­das con la po­li­cía

Los ho­mi­ci­dios lle­ga­ron a un ré­cord de 30,8 ca­da 100 mil per­so­nas el año pa­sa­do

“De­be­mos ter­mi­nar con es­ta ac­ti­tud po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta de de­cir que de­po­ner las ar­mas ha­rá de Brasil un lu­gar más se­gu­ro, pues no es así”

Jair Bol­so­na­ro PRE­SI­DEN­TE ELEC­TO DE BRASIL

NYTIMES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.