Cam­bio ra­di­cal

AMLO, el pri­mer pre­si­den­te de iz­quier­da de México, en­ca­ra una agenda ca­lien­te, do­mi­na­da por la vio­len­cia, la co­rrup­ción y la cri­sis de mi­gran­tes

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW

An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ( AMLO) cum­ple una se­ma­na co­mo pre­si­den­te de México. En­tró por la puer­ta gran­de: cuen­ta con un res­pal­do po­pu­lar sin pre­ce­den­tes (la ven­ta­ja elec­to­ral más am­plia que la de cual­quier otro man­da­ta­rio en la his­to­ria del país, con 53% de vo­tos a su fa­vor) y cuen­ta con una ma­yo­ría en las dos cá­ma­ras del Con­gre­so.

Pe­ro el país tie­ne mu­chos fren­tes no tan en­vi­dia­bles que de­be­rá saber ma­ne­jar. Se cal­cu­la que la ta­sa de ase­si­na­tos lle­ga­rá a 32 mil al cie­rre de 2018, un ré­cord en la his­to­ria na­cio­nal. Des­de di­ciem­bre de 2012 a oc­tu­bre de 2018, se re­gis­tra­ron 122.300 ho­mi­ci­dios do­lo­sos, ade­más de una in­ten­sa gue­rra de cár­te­les del nar­co­trá­fi­co por el do­mi­nio de las pla­zas. Se­gún el dia­rio Ex­cél­sior, en México exis­ten en es­te mo­men­to seis gran­des cár­te­les y más de 80 cé­lu­las de­lic­ti­vas ope­ra­ti­vas.

Así lle­gó Ló­pez Obra­dor a la Pre­si­den­cia. Con pro­me­sa de sa­car al país de su es­pi­ral de vio­len­cia, co­rrup­ción y de­sigual­dad, lo que es aplau­di­do por am­plias ma­yo­rías. Tam­bién pro­me­te un cam­bio del mo­de­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral, lo que des­pier­ta in­quie­tu­des en los círcu­los más con­ser­va­do­res.

En­tre los te­mas ál­gi­dos, des­ta­can las ten­sio­nes mi­gra­to­rias en la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos, an­te un Do­nald Trump im­pla­ca­ble.

Nueva Guar­dia Na­cio­nal

En ma­te­ria de se­gu­ri­dad na­cio­nal, Ló­pez Obra­dor anun­ció que so­me­te­rá a con­sul­ta ciu­da­da­na su pro­pues­ta de crea­ción de una Guar­dia Na­cio­nal, que es­ta­ría for­ma­da por 83 mil agen­tes de las po­li­cías mi­li­tar, na­val y fe­de­ral.

“Se van a cons­truir 266 coor­di­na­cio­nes de se­gu­ri­dad pú­bli­ca en to­do el país, aten­di­das por la Guar­dia Na­cio­nal pa­ra pro­te­ger a los ciu­da­da­nos que son víc­ti­mas de ase­si­na­tos, se­cues­tros, ro­bos y otros de­li­tos”, di­jo en su dis­cur­so de asun­ción a la pre­si­den­cia, en la Pla­za de la Cons­ti­tu­ción, co­no­ci­da co­mo el Zó­ca­lo, de Ciu­dad de México, el sá­ba­do 1°.

Es­ta in­ten­ción, tam­bién una pro­me­sa en la cam­pa­ña elec­to­ral, pu­so en alerta Hu­man Rights Watch y otras or­ga­ni­za­cio­nes de De­re­chos Hu­ma­nos que han ad­ver­ti­do que la mi­li­ta­ri­za­ción no pon­drá fin a la vio­len­cia. Al con­tra­rio, “el uso de las Fuer­zas Ar­ma­das pa­ra en­fren­tar a la vio­len­cia cri­mi­nal ha provocado abu­sos ge­ne­ra­li­za­dos, in­clui­das eje­cu­cio­nes, des­apa­ri­cio­nes for­za­das y tor­tu­ras lo cual de­mues­tra por qué no se de­be uti­li­zar a las Fuer­zas

A or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, co­mo Hu­man Right Watch, les preo­cu­pan los pla­nes de AMLO pa­ra uti­li­zar a las Fuer­zas Ar­ma­das en ta­reas de se­gu­ri­dad in­ter­na

Ar­ma­das pa­ra ta­reas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca”, ad­vier­te la ONG.

La opo­si­ción, por su par­te, ob­ser­va el ale­ja­mien­to de la pro­me­sa ini­cial de “re­gre­sar al Ejér­ci­to a los cuar­te­les”.

Otro te­ma ca­lien­te es el de la lu­cha con­tra a co­rrup­ción que car­co­me al país. AMLO quie­re que se in­ves­ti­gue a los ex pre­si­den­tes Car­los Sa­li­nas, Vi­cen­te Fox, Fe­li­pe Cal­de­rón y En­ri­que Pe­ña Nie­to, en­tre otros fun­cio­na­rios pú­bli­cos.

Aun­que su mensaje “ce­ro co­rrup­ción y ce­ro im­pu­ni­dad” se man­tie­ne, días atrás lo ma­ti­zó al ha­blar de “per­do­nar” al­gu­nos de­li­tos me­no­res, en afán de de­jar el pa­sa­do atrás, por lo que no se sa­be has­ta dón­de lle­ga­rá el bis­tu­rí.

Re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos

Bien se di­ce que la ca­ra­va­na mi­gran­te es el prin­ci­pal re­to in­ter­na­cio­nal de Ló­pez Obra­dor. Su desafío se­rá de­fen­der a los sec­to­res más po­bres, man­te­nien­do sus bue­nas re­la­cio­nes con el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, quien se mues­tra fir­me con­tra los in­mi­gran­tes en su país y no desis­te de la idea de cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra.

El pa­sa­do 25 de no­viem­bre mi­les de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos se aglo­me­ra­ron a lo lar­go de la fron­te­ra en­tre México y Es­ta­dos Uni­dos, y agen­tes de la pa­tru­lla es­ta­dou­ni­den­se les lan­za­ron ga­ses la­cri­mó­ge­nos pa­ra dis­per­sar­los.

Trump bus­ca man­te­ner a los mi­gran­tes de cual­quier na­cio­na­li­dad en te­rri­to­rio me­xi­cano mien­tras so­li­ci­tan asi­lo en su país, un pro­ce­so que sue­le lle­var años. La emer­gen­cia hu­ma­ni­ta­ria que es­to ge­ne­ra re­pre­sen­ta­rá una cri­sis política pa­ra el nue­vo go­bierno de AMLO.

“Los 50 con­su­la­dos que México tie­ne en Es­ta­dos Uni­dos se van a con­ver­tir en de­fen­so­rías pa­ra los mi­gran­tes. Va­mos a de­fen­der los de­re­chos hu­ma­nos de nues­tros pai­sa­nos”, di­jo el no­vel pre­si­den­te.

Re­for­mas eco­nó­mi­cas

Des­de la vic­to­ria elec­to­ral del pri­mer pre­si­den­te de iz­quier­da en México, el pa­sa­do 1° de ju­lio, los in­ver­sio­nis­tas es­tán ner­vio­sos por la in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ran al­gu­nas pro­pues­tas de AMLO.

Los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros se des­hi­cie­ron de US$ 2.200 mi­llo­nes de los bo­nos de Pe­mex a 30 años so­lo en oc­tu­bre y a fi­nes de no­viem­bre es­tos lle­ga­ron a 82 cen­ta­vos por dó­lar, su pre­cio más ba­jo de 2018.

Es­to ocu­rrió cuan­do AMLO, aun sien­do can­di­da­to, anun­ció la can­ce­la­ción de la cons­truc­ción del nue­vo ae­ro­puer­to de Ciu­dad de México (un pro­yec­to de US$ 13.300 mi­llo­nes), pro­pu­so re­gu­lar el co­bro de las co­mi­sio­nes ban­ca­rias y pro­me­tió “una nueva agenda ener­gé­ti­ca”, que ade­más de un plan pa­ra le­van­tar a Pe­mex, in­clu- ye la cons­truc­ción de una nueva re­fi­ne­ría de pe­tró­leo en Ta­bas­co.

En su pri­mer dis­cur­so en el Zó­ca­lo, el pre­si­den­te di­jo: “Va­mos a de­di­car más in­ver­sión pú­bli­ca pa­ra pro­du­cir pe­tró­leo. Se de­cía que con la re­for­ma ener­gé­ti­ca (du­ran­te el go­bierno de En­ri­que Pé­rez Nie­to) iba a ve­nir la in­ver­sión ex­tran­je­ra a rau­da­les… Pu­ras men­ti­ras… Pa­ra es­te tiem­po íba­mos a es­tar pro­du­cien­do tres mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios, pe­ro se es­tán pro­du­cien­do so­lo 1.760.000… Lla­mo a los téc­ni­cos de Pe­mex a res­ca­tar­la co­mo lo hi­zo (el pre­si­den­te Lá­za­ro) Cár­de­nas, en 1938”.

En una con­fe­ren­cia el pa­sa­do miér­co­les 5, el man­da­ta­rio ra­ti­fi­có la de­ter­mi­na­ción de sus­pen­der el es­que­ma de ron­das de ex­trac­ción de pe­tró­leo en aguas pro­fun­das, has­ta que las em­pre­sas que tie­nen con­tra­tos ofrez­can re­sul­ta­dos en ma­te­ria de in­ver­sión, pues se­gún ase­gu­ró, no lo es­tán te­nien­do. Ex­pli­có que “no ha­brá can­ce­la­cio­nes de con­tra­tos”, pe­ro sí una “tre­gua” de tres años pa­ra que las em­pre­sas den re­sul­ta­dos, re­afir­mó.

Otro de sus anun­cios es la cons­truc­ción de gran­des obras de in­fra­es­truc­tu­ra co­mo el Tren Ma­ya en el su­r­es­te del país y el Tren del ist­mo de Tehuan­te­pec. To­dos esos pro­yec­tos mi­llo­na­rios es­tán le­van­tan­do po­lé­mi­ca.

No obs­tan­te, el je­fe de Es­ta­do se en­car­gó de tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos, ro­deán­do­se de al­gu­nas per­so­nas de al­to pres­ti­gio e in­de­pen­den­cia de cri­te­rio en al­gu­nos pues­tos gu­ber­na­men­ta­les. Asi­mis­mo afir­mó: “Se­re­mos res­pe­tuo­sos de la au­to­no­mía del Ban­co de México y de sus po­lí­ti­cas pa­ra evi­tar que ha­ya in­fla­ción o de­va­lua­cio­nes”.

El Ban­co de México pro­yec­ta que la eco­no­mía re­gis­tra­rá un cre­ci­mien­to de en­tre 1,7% y 2,7% pa­ra 2019 y de en­tre 2% y 3% pa­ra 2020, aun­que ló­gi­ca­men­te de­pen­de­rá del im­pac­to de las nue­vas me­di­das.

La bue­na no­ti­cia pa­ra México es que aca­ban de des­cu­brir el ya­ci­mien­to pe­tro­lí­fe­ro más im­por­tan­te en 25 años del país y el cuar­to del mun­do, lo que sin du­da ayu­da­rá a la pla­ta­for­ma del go­bierno. Se tra­ta del ya­ci­mien­to Ixa­chi en Ve­ra­cruz, cu­yas re­ser­vas as­cien­den a mil mi­llo­nes de ba­rri­les de pe­tró­leo cru­do, equi­va­len­te (mbp­ce), se­gún anun­ció Pe­mex; una car­ta afor­tu­na­da con la que no se con­ta­ba.

Co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas

El go­bierno se mues­tra res­pe­tuo­so de los in­tere­ses de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas y sus te­rri­to­rios, pe­ro eso no qui­ta que de­be­rá en­fren­tar el enor­me pro­ble­ma que ge­ne­ra el de­sa­rro­llo de pro­yec­tos de ex­trac­ción mi­ne­ra en las zo­nas ocu­pa­das.

Se­gún la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de México, exis­ten al me­nos 200 con­flic­tos co­mu­ni­ta­rios con­tra me­ga­pro­yec­tos y en de­fen­sa del te­rri­to­rio y los bie­nes na­tu­ra­les del país, al año. Otras es­ti­ma­cio­nes su­ben la ci­fra a ca­si el do­ble.

Hoy en día, se con­ta­bi­li­zan 922 pro­yec­tos en ex­plo­ra­ción, 270 en ope­ra­ción y 65 en de­sa­rro­llo, en los que las co­mu­ni­da­des han su­fri­do al­gún ti­po de vio­len­cia.

El Cen­tro Fun­dar se­ña­ló que en 2017 más de 24.700 con­ce­sio­nes mi­ne­ras com­pro­me­tie­ron una su­per­fi­cie de 20,79 mi­llo­nes de hec­tá­reas.

Por lo pron­to, el go­bierno ac­tual “he­re­da” 10 de­cre­tos de re­ser­va de agua, que se­gún el por­tal Ve­ri­fi­ca­do 2018, re­pre­sen­tan 55% de los la­gos y ríos del país. La Aso­cia­ción Agua pa­ra To­dos y otras or­ga­ni­za­cio­nes han in­ter­pre­ta­do esos de­cre­tos co­mo una “cla­ra pri­va­ti­za­ción del lí­qui­do”. Por si fue­ra po­co, en la úl­ti­ma dé­ca­da se re­gis­tra­ron 125 ata­ques con­tra lu­cha­do­res eco­lo­gis­tas en México, de los cua­les 108 han si­do ase­si­na­dos.

Más allá de que lle­va­rá a ca­bo con­sul­tas po­pu­la­res so­bre es­te ti­po de te­mas, el nue­vo pre­si­den­te de­be­rá prepararse igual pa­ra po­ten­cia­les con­flic­tos te­rri­to­ria­les. Cons­cien­te de ese desafío, anun­ció que “se trans­fe­ri­rá a las co­mu­ni­da­des mi­ne­ras el im­pues­to que se co­bra a las em­pre­sas por la ex­trac­ción del mi­ne­ral”.

AMLO ahora en­fren­ta el enor­me re­to de cum­plir con sus múl­ti­ples pro­me­sas elec­to­ra­les, mu­chas de las cua­les preo­cu­pan a los in­ver­sio­nis­tas que él tan­to ne­ce­si­ta.

El nue­vo pre­si­den­te apues­ta a la in­ver­sión pú­bli­ca pa­ra la pro­duc­ción de pe­tró­leo y de­ja a un la­do la política ener­gé­ti­ca de su an­te­ce­sor, En­ri­que Pe­ña Nie­to

EFE

R. SCHEMIDT - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.