Un bar­co que se que­da sin ca­pi­tán

De­bi­li­ta­mien­to de Ma­cron y sa­li­da de Mer­kel com­pli­can aun más a la UE

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

El de­bi­li­ta­mien­to del man­da­ta­rio fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron y la sa­li­da en di­fe­ri­do de la ale­ma­na An­ge­la Mer­kel su­men a la Unión Eu­ro­pea (UE) en un nue­vo pe­río­do de tur­bu­len­cias que, uni­do al Bre­xit y al au­ge po­pu­lis­ta, anun­cian un año 2019 “cru­cial” pa­ra el pro­yec­to eu­ro­peo.

No obs­tan­te ello, el blo­que ha so­bre­vi­vi­do es­te 2018 a otro año de gra­ve cri­sis exis­ten­cial , no só­lo por el Bre­xit, sino tam­bién por el nue­vo enemi­go en ca­sa que re­pre­sen­ta el go­bierno ita­liano, las cues­tio­na­das re­for­mas en Hun­gría, Po­lo­nia y Ru­ma­nía, así co­mo la gue­rra co­mer­cial con Es­ta­dos Uni­dos (EEUU).

Es por eso que “2019 se­rá un año cru­cial con desafíos enor­mes”, avan­za el bri­tá­ni­co Jo­nat­han Faull, ex di­rec­tor ge­ne­ral de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y res­pon­sa­ble pa­ra Eu­ro­pa pa­ra la con­sul­to­ra en co­mu­ni­ca­ción es­tra­té­gi­ca Bruns­wick.

Reino Uni­do se con­ver­ti­rá el 29 de mar­zo en el pri­mer país en aban­do­nar el pro­yec­to eu­ro­peo en sus seis dé­ca­das de his­to­ria, en un mo­men­to en que las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo se con­ver­ti­rán en una lu­cha en­tre eu­ro­peís­tas y po­pu­lis­tas, con la mi­gra­ción de te­lón de fon­do.

Pa­ra Faull, “hay que ges­tio­nar el Bre­xit, el au­men­to del po­pu­lis­mo y sus cau­sas, la mar­cha de Mer­kel y, to­do ello, sin sa­ber si Ma­cron lo­gra­rá re­cu­pe­rar el con­trol en la ges­tión de Fran­cia”. “Eso im­pli­ca mu­chas pre­gun­tas”, agre­ga el con­sul­tor.

Con los du­ros años de cri­sis eco­nó­mi­ca atrás, la UE en­fren­ta una pro­fun­da cri­sis po­lí­ti­ca, ya que “es ata­ca­da des­de den­tro, en sus fun­da­men­tos, y ame­na­za con co­lap­sar”, ase­gu­ra el re­pre­sen­tan­te de un país de la UE, preo­cu­pa­do por el re­na­cer de la ul­tra­de­re­cha.

Y ur­ge a Mer­kel a “re­fle­xio­nar cui­da­do­sa­men­te”, ya que “po­cos di­ri­gen­tes pue­den re­con­du­cir la si­tua­ción”. “Ma­cron tie­ne pro­ble­mas y el res­to van mal”, aler­ta el di­plo­má­ti­co, pa­ra quien Eu­ro­pa se man­tu­vo fir­me en las cri­sis por el li­de­raz­go con­jun­to de Fran­cia y Ale­ma­nia.

Fren­te de­bi­li­ta­do

Sin em­bar­go, la otro­ra in­flu­yen­te can­ci­ller ale­ma­na no es tan po­de­ro­sa co­mo an­tes. La ges­tión de la cri­sis de re­fu­gia­dos (2015-2017) me­dian­te un sis­te­ma de cuo­tas, de­fen­di­da por Mer­kel, fue un “gran error po­lí­ti­co”, ase­gu­ra otro di­plo­má­ti­co. Es­to le cos­tó ca­ro.

La opo­si­ción en el seno de su par­ti­do, la CDU, la obli­gó a apar­tar­se. Mer­kel desea con­ti­nuar has­ta el fi­nal de su man­da­to en 2021, pe­ro su par­ti­do po­dría em­pu­jar­la ha­cia la puer­ta de sa­li­da. Faull no des­car­ta po­si­bles elec­cio­nes ale­ma­nas en pri­ma­ve­ra de re­sul­ta­do “in­cier­to”.

La mar­cha de la di­ri­gen­te ale­ma­na de­bi­li­ta­ría to­da­vía más a su par fran­cés, que ha­ce fren­te a una con­tes­ta­ción en su país, en su ob­je­ti­vo de dar un nue­vo im­pul­so a la UE. Su vo­lun­tad de en­car­nar el eu­ro­peís­mo en los co­mi­cios eu­ro­peos le co­se­chó en cam­bio mu­chos apo­yos.

El en­fren­ta­mien­to de po­pu­lis­tas, con el di­ri­gen­te hún­ga­ro Vik­tor Or­ban en ca­be­za, con­tra eu­ro­peís­tas es, no obs­tan­te, “una vi­sión re­duc­to­ra de Eu­ro­pa”, cri­ti­ca Jo­seph Daul, pre­si­den­te del Par­ti­do Po­pu­lar Eu­ro­peo (PPE, de­re­cha) que aco­ge en su seno tan­to el par­ti­do de Mer­kel co­mo el de Or­bán.

“La vo­lun­tad de Ma­cron de una re­fun­da­ción eu­ro­pea no lo­gró cua­jar fue­ra de Fran­cia”, sub­ra­ya ade­más el ana­lis­ta bel­ga Luu­ke van Mid­de­laar, un co­la­bo­ra­dor cer­cano del ex je­fe del Con­se­jo Eu­ro­peo Her­man van Rom­puy, en su en­sa­yo “Cuan­do Eu­ro­pa im­pro­vi­sa”.

Fren­te a la idea de Eu­ro­pa de­fen­di­da por Ma­cron, el nú­me­ro de ad­ver­sa­rios au­men­ta. Ade­más de Or­ban, los di­ri­gen­tes abier­ta­men­te “ili­be­ra­les” go­bier­nan en Po­lo­nia y Ru­ma­nía, y la ul­tra­de­re­cha se en­cuen­tra en los eje­cu­ti­vos de coa­li­ción en Ita­lia y Aus­tria.

Ha si­do el go­bierno de Ita­lia el más re­bel­de en la úl­ti­ma par­te del año con los eu­ro­es­cép­ti­cos de la Li­ga, un nue­vo eje­cu­ti­vo que le ha de­cla­ra­do la gue­rra a Bru­se­las en asun­tos co­mo la in­mi­gra­ción o la so­be­ra­nía pre­su­pues­ta­ria y si­túa al país trans­al­pino en el nue­vo ca­ba­llo de Tro­ya co­mu­ni­ta­rio.

Ita­lia en­tró en dispu­ta con la Co­mi­sión Eu­ro­pea (CE) al ne­gar­se a cam­biar su plan pre­su­pues­ta­rio pa­ra 2019, que vio­la las nor­mas co­mu­ni­ta­rias de dis­ci­pli­na fis­cal por­que no cum­ple con el ajus­te del dé­fi­cit ni con la re­duc­ción de deu­da que exi­ge Bru­se­las.

En una de­ci­sión sin pre­ce­den­tes, la CE re­cha­zó las cuen­tas ita­lia­nas y re­ci­bió el apo­yo de los paí­ses de la UE pa­ra ex­pe­dien­tar al país por su ele­va­da deu­da. En es­tas ho­ras, el ór­gano eje­cu­ti­vo del blo­que ana­li­za una nue­va pro­pues­ta de Ita­lia de ba­jar su ob­je­ti­vo de dé­fi­cit pa­ra 2019 del 2,4 % del PIB al 2,04 %.

El gran te­mor

La ges­tión de la cri­sis mi­gra­to­ria di­vi­dió al blo­que, co­mo mues­tra el re­cha­zo de sie­te paí­ses eu­ro­peos a fir­mar el pac­to de la ONU so­bre mi­gra­ción, e im­pul­só a los po­pu­lis­tas. Las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo ser­vi­rán co­mo ter­mó­me­tro de su pe­so en el blo­que.

“De­be­mos evi­tar que Eu­ro­pa cai­ga ba­jo la in­fluen­cia de quie­nes quie­ren des­truir­la”, ase­gu­ra el can­ci­ller lu­xem­bur­gués, Jean As­sel­born, un te­mor que no com­par­te el ex pri­mer mi­nis­tro ita­liano En­ri­co Let­ta, quien ve di­fí­cil un en­ten­di­mien­to en­tre po­pu­lis­tas.

El aho­ra pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Jac­ques De­lors, que di­ce “no ne­gar el pe­li­gro”, apun­ta que se es­cu­cha “un gran te­mor ex­pre­sar­se en to­das par­tes”, pe­ro “no to­do va en la di­rec­ción equi­vo­ca­da”. “Cuan­do se po­ne a prue­ba a los po­pu­lis­tas, dan mar­cha atrás”.

“La Unión Eu­ro­pea no es­tá a pun­to de de­sin­te­grar­se. Los par­ti­da­rios del Bre­xit en Reino Uni­do y los po­pu­lis­tas en Ita­lia lo han com­pren­di­do”, agre­ga Let­ta.

Faull ur­ge, no obs­tan­te, a no ser com­pla­cien­te con un op­ti­mis­mo cie­go, pe­ro tam­po­co con el de­cli­ve, al cons­ta­tar que “la Unión se ha man­te­ni­do uni­da fren­te al Bre­xit, las ins­ti­tu­cio­nes fun­cio­nan y ya na­die quie­re que se aban­do­ne el eu­ro”.

Reino Uni­do se con­ver­ti­rá el 29 de mar­zo en el pri­mer país en aban­do­nar el pro­yec­to eu­ro­peo en sus seis dé­ca­das de his­to­ria

“Hay que ges­tio­nar el Bre­xit, el au­men­to del po­pu­lis­mo y sus cau­sas, la mar­cha de Mer­kel y, to­do ello, sin sa­ber si Ma­cron lo­gra­rá re­cu­pe­rar el con­trol en la ges­tión de Fran­cia”.

Jo­nat­han Faull ANA­LIS­TA EU­RO­PEO

JOHN THYS - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.