El dra­ma del fe­mi­ci­dio en el mun­do

87 mil mu­je­res fue­ron ase­si­na­das en to­do el mun­do ca­si al cie­rre de 2018 por ra­zo­nes de gé­ne­ro, pe­se a las cam­pa­ñas pú­bli­cas y le­yes con­tra el fe­mi­ci­dio

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FABIANA CULSHAW es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Es­te año cie­rra con ci­fras la­men­ta­bles so­bre la vio­len­cia a las mu­je­res. El más re­cien­te in­for­me so­bre ho­mi­ci­dios en el mun­do rea­li­za­do por la ONU se­ña­la que el fe­mi­ci­dio es­tá en ni­ve­les si­mi­la­res -in­clu­so su­pe­rio­res en al­gu­nos paí­ses- res­pec­to a seis años atrás.

“La vio­len­cia con­tra las mu­je­res y las ni­ñas es una pan­de­mia mun­dial, así co­mo un agra­vio mo­ral pa­ra to­das ellas, un mo­ti­vo de ver­güen­za pa­ra nues­tras so­cie­da­des”, di­jo An­tó­nio Gu­te­rres, Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la ONU.

Agre­gó que ese ti­po de vio­len­cia no só­lo per­ju­di­ca a las víc­ti­mas, sino a las fa­mi­lias y a la so­cie­dad, y que tie­ne una di­men­sión po­lí­ti­ca im­por­tan­te re­la­cio­na­da con el po­der y el con­trol so­cial.

Úl­ti­ma­men­te va­rios paí­ses han crea­do la ca­te­go­ría le­gal del fe­mi­ni­ci­dio (le­yes que es­ta­ble­cen pe­nas muy se­ve­ras pa­ra los per­pe­tra­do­res del de­li­to), ade­más de po­lí­ti­cas pú­bli­cas y cam­pa­ñas a fa­vor de la mu­jer. Avan­ces muy va­lio­sos, pe­ro no su­fi­cien­tes.

Otra re­ve­la­ción del es­tu­dio de la ONU es que de las ca­si 87 mil mu­je­res re­por­ta­das co­mo víc­ti­mas de ho­mi­ci­dio do­lo­so, 58% fue­ron ase­si­na­das por su pa­re­ja, ex pa­re­ja o un fa­mi­liar.

Ca­be se­ña­lar que las ci­fras de la ONU no son exac­tas da­do que mu­chos paí­ses no di­fe­ren­cian en­tre ho­mi­ci­dios y fe­mi­ci­dio, no in­clu­yen los ca­sos irre­suel­tos, y so­bre to­do por­que la vio­len­cia con­tra la mu­jer con fre­cuen­cia no es re­por­ta­da, so­bre to­do en las na­cio­nes de Orien­te.

Por re­gión

El ín­di­ce más ele­va­do de mu­je­res que mu­rie­ron en ma­nos de su pa­re­ja o pa­rien­tes se re­gis­tra en paí­ses afri­ca­nos (una ta­sa de 3,1 víc­ti­mas por ca­da 100 mil mu­je­res), se­gui­das por el con­ti­nen­te ame­ri­cano (ta­sa de 1,6 víc­ti­mas), y lue­go Eu­ro­pa (0,7 víc­ti­mas).

En Su­dá­fri­ca, la ta­sa de ho­mi­ci­dio de mu­je­res au­men­tó 117% y el ín­di­ce de mu­je­res que su­frie­ron agre­sión se­xual se ele­vó 53% en un año, se­gún es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les.

En In­dia, Irán, Pa­kis­tán y Ban­gla­desh sue­len dar­se los asesinatos por dispu­tas so­bre las do­tes. Lue­go del ma­tri­mo­nio, la fa­mi­lia del ma­ri­do aco­sa y tor­tu­ra a la es­po­sa co­mo for­ma de ex­tor­sión pa­ra con­se­guir una do­te ma­yor. Cuan­do no se ob­tie­ne lo de­sea­do, la mu­jer es em­pu­ja­da al sui­ci­dio o es ase­si­na­da.

En Áfri­ca, Asia y las is­las del Pa­cí­fi­co se dan acu­sa­cio­nes de bru­je­ría que, lle­va­das a un ex­tre­mo, lle­van a asesinatos. En Me­dio Orien­te, los asesinatos a mu­je­res y ni­ñas ocu­rren cuan­do ellas han, su­pues­ta­men­te, “des­hon­ra­do” a sus fa­mi­lias.

Amé­ri­ca La­ti­na

El fe­mi­ci­dio en la re­gión co­bra la vi­da de 12 mu­je­res por día, en pro­me­dio, de acuer­do a la Ce­pal.

De los 25 paí­ses con las ta­sas más al­tas, ca­tor­ce son de Amé­ri­ca La­ti­na, en es­pe­cial Hon­du­ras, El Sal­va­dor, Ja­mai­ca, Gua­te­ma­la y Mé­xi­co. En gran par­te de Amé­ri­ca La­ti­na, el fe­mi­ni­ci­dio au­men­tó. Por ejem­plo, Bra­sil acu­só un al­za de 9% en 2017 y la si­tua­ción no ha me­jo­ra­do es­te año.

En Mé­xi­co, el ex­pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to hi­zo un lla­ma­do pa­ra erra­di­car “una cul­tu­ra ma­chis­ta pro­fun­da­men­te arrai­ga­da”, que da lu­gar a un pro­me­dio de sie­te ca­sos de fe­mi­ni­ci­dio dia­rios. Allí tam­bién es al­to el nú­me­ro de des­apa­ri­cio­nes for­za­das de mu­je­res.

En Bo­li­via, se apro­bó la Ley con­tra el aca­so y la vio­len­cia po­lí­ti­ca ha­cia las mu­je­res en 2012, pe­ro es­ta re­for­ma es­tá le­jos de mo­di­fi­car los sis­te­mas pa­triar­ca­les de su cul­tu­ra. En Pa­ra­guay, en el pa­sa­do mar­zo tam­bién se apro­bó una ley que in­clu­ye al fe­mi­ni­ci­dio, lo que lo con­vier­te en el de­ci­moc­ta­vo país de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be en ti­pi­fi­car el de­li­to.

En cuan­to a Uru­guay, des­de 2004 man­tie­ne un pro­me­dio de en­tre 24 y 36 ca­sos al año, sin lo­grar­se ba­jar ese ín­di­ce. La abo­ga­da Ma­ria­na Mo­re­lli, de la or­ga­ni­za­ción Mu­jer Aho­ra, de­cla­ró en di­ver­sas opor­tu­ni­da­des que exis­ten fa­llas en el sis­te­ma ju­di­cial uru­gua­yo pa­ra pre­ve­nir y tra­tar ade­cua­da­men­te es­te de­li­to. Asi­mis­mo, des­ta­có la fal­ta de es­pe­cia­li­za­ción en el te­ma en el Po­der Ju­di­cial y en los jue­ces en el país.

¿Por qué?

La pre­gun­ta más re­cu­rren­te es: ¿por qué, si mu­chas so­cie­da­des han avan­za­do en tér­mi­nos de le­yes, re­co­no­ci­mien­to de de­re­chos y for­ta­le­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes, el fe­mi­ci­dio no ha dis­mi­nui­do?

“El cam­bio de rol de la mu­jer se ace­le­ró mu­chí­si­mo en Oc­ci­den­te en los úl­ti­mos 50 años, con la de­fi­ni­ti­va acep­ta­ción de los de­re­chos ci­vi­les de la mu­jer por par­te de la co­mu­ni­dad in­ter-

La ma­yo­ría de las víc­ti­mas fue­ron ase­si­na­das por su pa­re­ja, ex­pa­re­ja o un fa­mi­liar, sur­ge del in­for­me

na­cio­nal, pe­ro mu­chos hom­bres no pue­den to­le­rar que ellas no es­tén dis­pues­tas a con­ver­tir­se en com­pa­ñe­ras su­mi­sas. Ese ti­po de hom­bre, ca­da vez me­nos pe­ro to­da­vía nu­me­ro­so, es­tá con­ven­ci­do de que tie­ne de­re­cho a im­po­ner­se a la mu­jer con la que man­tie­nen, o han te­ni­do, una re­la­ción afec­ti­va”, ex­pli­có a El Ob­ser­va­dor el abo­ga­do y psi­có­lo­go Jor­ge Ri­ve­ra, do­cen­te de De­re­cho Pe­nal en la Ude­lar y la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca.

El pro­fe­sor ob­ser­va que ge­ne­ral­men­te el fe­mi­ci­dio es el ex­tre­mo de una es­ca­la­da de vio­len­cia pre­via con­tra la mu­jer, y que uno de ca­da tres de es­tos ca­sos es se­gui­do por el sui­ci­dio del hom­bre.

La dis­cri­mi­na­ción de gé­ne­ro, la de­sigual­dad y la im­pu­ni­dad ac­túan en una suer­te de re­for­za­mien­to. El fe­nó­meno se agra­va cuan­do en mu­chas so­cie­da­des se ve co­mo nor­mal o na­tu­ral la vio­len­cia en sus dis­tin­tas for­mas.

En cuan­to al abor­da­je, es fre­cuen­te que los go­bier­nos in­ten­ten con­tra­rres­tar el fe­nó­meno au­men­tan­do las me­di­das pu­ni­ti­vas, “a pe­sar de es­tar lar­ga­men­te pro­ba­do que la cár­cel no so­lu­cio­na nin­gún pro­ble­ma so­cial”, co­men­tó Ri­ve­ra, quien des­ta­ca la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción co­mo me­ca­nis­mo de pre­ven­ción.

“Spotlight”

La ONU y la Unión Eu­ro­pea aca­ban de lan­zar la ini­cia­ti­va Spotlight en Ar­gen­ti­na, Mé­xi­co, El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Hon­du­ras, por con­si­de­rar que “han de­mos­tra­do el co­ra­je po­lí­ti­co pa­ra in­ten­tar en­fren­tar el fla­ge­lo del fe­mi­ni­ci­dio”, di­jo Ami­na Moham­med, vi­ce­se­cre­ta­ria ge­ne­ral del or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal..

Di­cha ini­cia­ti­va con­sis­te en el apor­te ini­cial de € 50 mi­llo­nes des­ti­na­do a re­for­zar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y la edu­ca­ción pa­ra fre­nar la vio­len­cia con­tra las mu­je­res y ni­ñas, la re­pa­ra­ción de las fa­mi­lias de las víc­ti­mas y em­po­de­rar a los mo­vi­mien­tos de mu­je­res en esos paí­ses.

El nom­bre “Spotlight” apun­ta a la ne­ce­si­dad de sa­car a la luz pú­bli­ca el fe­nó­meno del fe­mi­ci­dio, ge­ne­ral­men­te ne­ga­do u ocul­to, y con­ver­tir­lo en el cen­tro de es­fuer­zos con­jun­tos a fa­vor de la igual­dad de gé­ne­ro.

Con el avan­ce de los gru­pos fe­mi­nis­tas, es­tas cues­tio­nes han ad­qui­ri­do ma­yor vi­si­bi­li­dad. En­tre los mo­vi­mien­tos y cam­pa­ñas con más con­vo­ca­to­ria, des­ta­can: #MeToo, Ni una más, HeFo­rShe de la ONU Mu­je­res y No de­jes a na­die atrás, tam­bién de la ONU.

C. PA­ZOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.