¿Otro re­fe­rén­dum de bre­xit?

Hay quie­nes creen que un nue­vo re­fe­rén­dum se­ría una bue­na so­lu­ción

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - STEP­HEN CASTLE

Ha­ce tan so­lo unos me­ses, la ma­yo­ría de los co­men­ta­ris­tas ha­bría con­si­de­ra­do qui­mé­ri­ca la idea de una “vo­ta­ción de la gen­te”, o se­gun­do re­fe­ren­do, so­bre la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea. Aho­ra, una can­ti­dad ca­da vez ma­yor de ellos cree que esa se­ría la for­ma de des­per­tar de la pe­sa­di­lla que ha su­fri­do el Reino Uni­do con el bre­xit.

Es cier­to que la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May in­sis­tió en opo­ner­se a la idea y su obs­ti­na­ción en­tró otra vez en jue­go el lu­nes 17 cuan­do se­ña­ló que no ha­bría un se­gun­do ple­bis­ci­to, por­que iba a “frac­tu­rar la fe del pue­blo bri­tá­ni­co”.

Sin em­bar­go, se le es­tán re­du­cien­do las op­cio­nes, y ya ha cam­bia­do de opi­nión de for­ma abrup­ta en otras oca­sio­nes. La más re­cien­te ocu­rrió cuan­do pos­pu­so la vo­ta­ción par­la­men­ta­ria so­bre su atri­bu­la­do plan del Bre­xit, la cual May aho­ra ase­gu­ró que ten­dría lu­gar la se­ma­na del 14 de enero.

Tam­bién el lu­nes 17, Je­remy Corbyn, el lí­der del Par­ti­do La­bo­ris­ta de opo­si­ción, pi­dió un vo­to de cen­su­ra pa­ra May, aun­que no pre­sio­nó pa­ra man­dar una mo­ción que po­dría traer aba­jo su go­bierno. Tam­po­co que­dó cla­ro si el vo­to que pi­de, que pre­ten­de aver­gon­zar a May, po­dría lle­var­se a ca­bo en el fu­tu­ro cer­cano.

Tras bam­ba­li­nas, se ru­mo­ra que al­gu­nos miem­bros del ga­bi­ne­te de May in­ten­tan pre­pa­rar las ba­ses pa­ra un se­gun­do re­fe­rén­dum en ca­so de que —ellos es­ta­rían pen­san­do “cuán­do”— se re­cha­ce su plan del Bre­xit. Hay quie­nes ase­gu­ran que el he­cho de que May ha­ya sen­ti­do la ne­ce­si­dad de re­cha­zar la idea de otro re­fe­ren­do mues­tra qué tan­to se es­tá mo­vien­do el sue­lo que pi­sa.

No obs­tan­te, que­dan mu­chas pre­gun­tas por res­pon­der: ¿ por qué un se­gun­do re­fe­rén­dum? ¿Có­mo fun­cio­na­ría exac­ta­men­te? ¿En ver­dad so­lu­cio­na­ría el pro­ble­ma? A con­ti­nua­ción pre­sen­ta­mos una guía del pro­ce­so.

En 2016, cuan­do los bri­tá­ni­cos eli­gie­ron de­jar la Unión Eu­ro­pea, res­pon­die­ron al vo­tar una pre­gun­ta di­rec­ta: ¿per­ma­ne­cer o sa­lir­se? Sin em­bar­go, no hu­bo una dis­cu­sión muy in­for­ma­da de qué ti­po de país se­ría el Reino Uni­do si op­ta­ba por re­ti­rar­se. Ade­más, los pro­po­nen­tes del Bre­xit re­tra­ta­ron to­do el pro­ce­so co­mo una vic­to­ria pa­ra el Reino Uni­do, sin nin­gu­na des­ven­ta­ja.

Bo­ris John­son, quien des­pués se iba a con­ver­tir en se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y de la Man­co­mu­ni­dad, su­gi­rió que el Reino Uni­do po­dría sa­lir­se con la su­ya; Mi­chael Gro­ve, el ac­tual se­cre­ta­rio del Me­dio Am­bien­te, se­ña­ló que, en las con­ver­sa­cio­nes co­mer­cia­les del fu­tu­ro, el Reino Uni­do ten­dría “to­das las car­tas” en la mano. In­clu­so des­pués de la vo­ta­ción, Da­vid Da­vis, el ex­se­cre­ta­rio del Bre­xit, pre­di­jo: “nin­gu­na des­ven­ta­ja con el Bre­xit, so­lo una ven­ta­ja con­si­de­ra­ble”.

Ca­si no se ha­bían ex­plo­ra­do las com­ple­jas ne­go­cia­cio­nes de­ri­va- das de des­en­re­dar más de cua­tro dé­ca­das de in­te­gra­ción eu­ro­pea, y se ha­bía pues­to po­ca aten­ción a te­mas cru­cia­les, co­mo por ejem­plo el asun­to de có­mo man­te­ner abier­ta la fron­te­ra ir­lan­de­sa. Aho­ra que ha cua­ja­do la reali­dad, el par­la­men­to es­tá pa­ra­li­za­do por las op­cio­nes des­agra­da­bles que en­fren­ta.

En­ton­ces, el ar­gu­men­to de ba­se pa­ra otro re­fe­rén­dum es que los vo­tan­tes sa­ben mu­cho más aho­ra que en 2016, y por lo tan­to pue­den to­mar una de­ci­sión más in­for­ma­da so­bre una re­so­lu­ción crí­ti­ca en tér­mi­nos his­tó­ri­cos, y en el pro­ce­so des­blo­quear el ato­lla­de­ro en el par­la­men­to.

Bue­na pre­gun­ta. La ma­yo­ría de la gen­te coin­ci­de en que el plan de May de­be­ría ser una de las op­cio­nes, ya que, des­pués de to­do, es el úni­co plan de­ta­lla­do ad­mi­si­ble que ha re­ci­bi­do la Unión Eu­ro­pea. No obs­tan­te, ¿cuál se­ría la se­gun­da op­ción?

Los de­fen­so­res del Bre­xit ase­gu­ran que la úni­ca op­ción di­fe­ren­te de­be­ría ser una rup­tu­ra lim­pia, un “Bre­xit sin ne­go­cia­ción”, pues los vo­tan­tes ya de­ci­die­ron de­jar el blo­que en 2016. Sin em­bar­go, un rom­pi­mien­to tan ra­di­cal se­ría per­ju­di­cial en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos y pro­ba­ble­men­te caó­ti­co, y eso lo úni­co que la cla­ra ma­yo­ría de los le­gis­la­do­res quie­re evi­tar. Mu­chos de ellos qui­sie­ran que la al­ter­na­ti­va fue­ra per­ma­ne­cer en el blo­que.

No obs­tan­te, ¿por qué so­lo dos es­ce­na­rios? ¿ Por qué no po­ner los tres es­ce­na­rios en la bo­le­ta: el acuer­do de May, la sa­li­da sin ne­go­cia­ción y la per­ma­nen­cia? Es­ta ini­cia­ti­va cau­sa cier­ta in­quie­tud en­tre al­gu­nas per­so­nas pues con­si­de­ran que se co­rre el ries­go de que se di­lu­ya la vo­ta­ción de tal ma­ne­ra que nin­gu­na op­ción ob­ten­ga una gran ma­yo­ría y las co­sas que­den igual de con­fu­sas que an­tes.

Hay quie­nes han su­ge­ri­do una vo­ta­ción aún más com­ple­ja, en la que tal vez se ha­gan dos con­jun­tos de pre­gun­tas: pri­me­ro, si se de­be apo­yar el acuer­do de May, y des­pués dar­les a las per­so­nas que lo re­cha­cen un op­ción en­tre una sa­li­da sin ne­go­cia­ción y la per­ma­nen­cia. Es­to se po­dría ha­cer con dos con­jun-

tos de pre­gun­tas en una bo­le­ta, o tal vez con dos vo­ta­cio­nes en dos se­ma­nas con­se­cu­ti­vas (co­mo su­ce­dió en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Fran­cia).

Los crí­ti­cos des­car­tan la idea pues con­si­de­ran que es otra com­ple­ji­dad in­com­pren­si­ble en un te­ma so­bre el cual una gran par­te de la po­bla­ción ya se sien­te o con­fun­di­da o abu­rri­da o am­bas.

El Reino Uni­do tie­ne pro­gra­ma­do de­jar la Unión Eu­ro­pea el 29 de mar­zo y ne­ce­si­ta­ría mu­cho más tiem­po pa­ra es­ta­ble­cer una fe­cha y lle­var a ca­bo una cam­pa­ña ade­cua­da. Sin em­bar­go, se po­dría pos­po­ner el día de la sa­li­da, en ca­so de que las otras 27 na­cio­nes es­tén de acuer­do, una si­tua­ción que es muy pro­ba­ble que acep­ten si es por otra vo­ta­ción.

El par­la­men­to po­dría apro­bar la le­gis­la­ción pa­ra un re­fe­ren­do, pe­ro en tér­mi­nos prác­ti­cos es di­fí­cil que su­ce­da si el go­bierno no es­tá de acuer­do.

Eso es­tá por ver­se. Des­de 2016, el Reino Uni­do no ha lo­gra­do sa­nar las di­vi­sio­nes que pro­vo­có la cam­pa­ña del bre­xit; si aca­so, se han pro­fun­di­za­do. Liam Fox, el se­cre­ta­rio de Co­mer­cio, ar­gu­men­ta que, si la per­ma­nen­cia fue­ra una vic­to­ria, la gen­te co­mo él es­ta­ría a fa­vor de vo­tar de nue­vo en una se­rie don­de ga­na­ría el la­do que ob­ten­ga dos de tres ple­bis­ci­tos.

Una vic­to­ria apre­ta­da a fa­vor de la per­ma­nen­cia pre­pa­ra­ría el ca­mino pa­ra dé­ca­das de re­pro­ches en torno a la Gran Trai­ción, y es po­si­ble que vuel­va a en­cen­der las lla­mas de un po­pu­lis­mo de de­re­cha. Sin em­bar­go, hay per­so­nas que creen que el país se­gui­rá di­vi­di­do sin im­por­tar cuál sea el re­sul­ta­do.

En cuan­to al ar­gu­men­to de la trai­ción, lo más se­gu­ro es que se use pa­ra cual­quier op­ción dis­tin­ta de la sa­li­da sin ne­go­cia­ción que la ma­yo­ría de los le­gis­la­do­res de­ses­pe­ra­da­men­te quie­re evi­tar. La ma­yor par­te de los sim­pa­ti­zan­tes apa­sio­na­dos del Bre­xit ha de­nun­cia­do el plan de May co­mo al­go ni re­mo­ta­men­te pa­re­ci­do al Bre­xit que les pro­me­tie­ron.

Por ejem­plo, John­son, un de­fen­sor del Bre­xit de lí­nea du­ra, di­jo que los pla­nes de May pa­ra la par­ti­da eran una “trai­ción atrac­ti­va” que de­ja­ría al Reino Uni­do an­te el “do­mi­nio co­lo­nial de las po­ten­cias y los tri­bu­na­les ex­tran­je­ros”.

Aun­que en de­fi­ni­ti­va un se­gun­do re­fe­rén­dum tie­ne sus des­ven­ta­jas, se­ría pre­ma­tu­ro des­car­tar­lo: en es­te mo­men­to, da la im­pre­sión de que nin­guno de los re­sul­ta­dos del Bre­xit es in­do­lo­ro.

Al­gu­nos miem­bros del ga­bi­ne­te de May in­ten­tan pre­pa­rar las ba­ses pa­ra un se­gun­do re­fe­rén­dum en ca­so de que se re­cha­ce su plan del Bre­xit

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.