El des­plo­me de la cla­se me­dia

Una in­fla­ción cer­ca del 50 % al cie­rre del año y una de­pre­cia­ción del pe­so de ca­si un 50 % cien­to fren­te al dó­lar, pul­ve­ri­za­ron el po­der ad­qui­si­ti­vo de los con­su­mi­do­res.

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - NI­CO­LÁS MISCULIN Y GA­BRIEL BURIN

Fa­bián Pen­ne­lla, un em­plea­do ar­gen­tino de 36 años, per­dió su tra­ba­jo en una em­pre­sa es­ta­tal el 17 de agos­to, en mo­men­tos en que su país se hun­día ca­da vez más en la cri­sis eco­nó­mi­ca. El mis­mo día, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri re­co­no­ció en una con­fe­ren­cia de pren­sa que más ar­gen­ti­nos vi­vían en la po­bre­za.

Has­ta en­ton­ces un miem­bro de la cla­se me­dia, Pen­ne­lla que­dó en ries­go de en­gro­sar la fran­ja de los “nue­vos po­bres” que tan­to cre­ció en Ar­gen­ti­na en 2018.

Las ta­sas de in­te­rés al­can­za­ron ni­ve­les má­xi­mos mun­dia­les, la in­fla­ción ce­rra­ría el año cer­ca del 50 % y el pe­so se de­pre­ció ca­si un 50 % fren­te al dó­lar, lo que pul­ve­ri­zó el po­der ad­qui­si­ti­vo de los ar­gen­ti­nos.

Los con­su­mi­do­res tam­bién en­fren­ta­ron au­men­tos de dos dí­gi­tos en las fac­tu­ras de elec­tri­ci­dad y gas y en el trans­por­te pú­bli­co, de­bi­do al re­cor­te de sub­si­dios es­ta­ta­les que im­pli­ca­ba el pro­gra­ma de aus­te­ri­dad de Ma­cri pa­ra equi­li­brar el pre­su­pues­to.

La ma­la co­se­cha de gra­nos - cla­ve pa­ra el país-, las preo­cu­pa­cio­nes de in­ver­so­res so­bre la ca­pa­ci­dad de Ma­cri pa­ra ta­par los enor­mes dé­fi­cits fis­ca­les y co­mer­cia­les, y las más al­tas ta­sas de in­te­rés de Es­ta­dos Uni­dos -que ab­sor­bie­ron el di­ne­ro de los mer­ca­dos emer­gen­tes-, bom­bar­dea­ron a la ter­ce­ra eco­no­mía de Amé­ri­ca La­ti­na en 2018.

En Bue­nos Ai­res, los co­mer­cios con car­te­les de li­qui­da­cio­nes o per­sia­nas me­tá­li­cas ba­jas son par­te del pai­sa­je.

En el apo­geo de la cri­sis, los ar­gen­ti­nos más po­bres re­cu­rrie­ron a los clu­bes de true­que pa­ra in­ter­cam­biar co­mi­da y ro­pa. Más per­so­nas par­ti­ci­pan en la eco­no­mía in­for­mal, al­qui­lan ha­bi­ta­cio­nes en sus ca­sas en Airbnb o tra­ba­jan pa­ra la fir­ma Uber pa­ra ob­te­ner in­gre­sos adi­cio­na­les.

Pen­ne­lla es una de las que aho­ra bus­can tra­ba­jo con Uber.

Ha­ce cua­tro me­ses, era se­cre­ta­rio en una em­pre­sa es­ta­tal de ener­gía en la que ha­bía tra­ba­ja­do du­ran­te 10 años. Al­qui­la­ba una ca­sa en los su­bur­bios, te­nía un plan de sa­lud pa­ra su fa­mi­lia y sa­lía de va­ca­cio­nes to­dos los años.

Cuan­do per­dió su tra­ba­jo, su es­po­sa tam­bién per­dió sus in­gre­sos. Ella ven­día co­mi­da ca­se­ra en la ofi­ci­na de su ma­ri­do.

Co­mo par­te del plan ofi­cial pa­ra eli­mi­nar el dé­fi­cit fis­cal en 2019, la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res del sec­tor pú­bli­co -in­clu­yen­do a fir­mas es­ta­ta­les- ca­yó un 4,4 % in­ter­anual en sep­tiem­bre de es­te año a 3.161.300 em­plea­dos, se­gún da­tos de la Se­cre­ta­ría de Tra­ba­jo.

Al no po­der afron­tar el al­qui­ler de una vi­vien­da, Pen­ne­lla, su es­po­sa y sus dos hi­jos pe­que­ños se mu­da­ron tem­po­ral­men­te a una pro­pie­dad en la plan­ta ba­ja de la ca­sa de sus pa­dres.

El úni­co in­gre­so de la fa­mi­lia pro­vie­ne de tra­ba­jos oca­sio­na­les, co­mo la pin­tu­ra de ca­sas, que Pen­ne­lla ha en­con­tra­do mien­tras es­pe­ra que Uber aprue­be su so­li­ci­tud.

“Mi vi­da cam­bió des­pués de 10 años, li­te­ral­men­te”, se­ña­ló Pen­ne­lla sen­ta­do a la me­sa de la co­ci­na en su nue­vo ho­gar tem­po­ral.

“Tra­ta­mos de prohi­bir­nos al­go no­so­tros, pe­ro dár­se­lo a los ne­nes. Tra­to de que a ellos no les fal­te na­da”.

“Cam­bie­mos”

Ma­cri, un exal­cal­de de Bue­nos Ai­res pro­ve­nien­te de una fa­mi­lia ri­ca, ga­nó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en 2015 con su alian­za “Cam­bie­mos”, un men­sa­je atrac­ti­vo pa­ra los vo­tan­tes ago­ta­dos por es­cán­da­los de co­rrup­ción y por el es­ti­lo con­fron­ta­ti­vo de la ex­pre­si­den­ta pe­ro­nis­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez.

La cla­se me­dia ar­gen­ti­na es­tá ha­bi­tua­da a la al­ta in­fla­ción y a cri­sis que se re­pi­ten por un re­cu­rren­te y ele­va­do dé­fi­cit pú­bli­co y por una es­ca­sa in­dus­tria­li­za­ción, que vuel­ve al país ex­ce­si­va­men­te de­pen­dien­te de sus ex­por­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias.

Al asu­mir el car­go, Ma­cri cum­plió sus pro­me­sas de eli­mi­nar los con­tro­les de ca­pi­tal, re­du­cir los im­pues­tos a la ex­por­ta­ción y ha­cer flo­tar el pe­so, lo que agra­dó a los in­ver­so­res ex­tran­je­ros.

Tam­bién pro­me­tió re­du­cir la in­fla­ción al­ta a un so­lo dí­gi­to, pe­ro eso no ha su­ce­di­do. Los eco­no­mis­tas pro­nos­ti­can que el país ter­mi­na­rá 2018 con una in­fla­ción de ca­si el 50 %.

Hu­bo “es­ta su­ce­sión de tor-

men­tas in­ter­mi­na­bles (en 2018) que em­pe­za­ron con la se­quía y con el aban­dono de los mer­ca­dos cen­tra­les a los emer­gen­tes, adon­de Ar­gen­ti­na per­te­ne­ce”, di­jo Ma­cri en una reunión de fun­cio­na­rios del Go­bierno, la se­ma­na pa­sa­da.

Una de las pri­me­ras tor­men­tas en azo­tar la eco­no­mía ocu­rrió en abril, cuan­do los ren­di­mien­tos de los bo­nos del Te­so­ro a 10 años de re­fe­ren­cia de Es­ta­dos Uni­dos al­can­za­ron su ni­vel más al­to en cua­tro años, gol­pean­do a los mer­ca­dos emer­gen­tes y Ar­gen­ti­na fue uno de los más afec­ta­dos.

Du­ran­te un pe­río­do de tres días, el ban­co cen­tral de Ar­gen­ti­na ven­dió fre­né­ti­ca­men­te más de dos mil mi­llo­nes de dó­la­res en va­lio­sas re­ser­vas ex­tran­je­ras, en un vano es­fuer­zo por de­te­ner una fuer­te de­va­lua­ción del pe­so.

A me­di­da que el pe­so se­guía ca­yen­do, el ban­co cen­tral au­men­tó las ta­sas de in­te­rés en ma­yo al 40 % y Ma­cri ini­ció con­ver­sa­cio­nes de emer­gen­cia con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal. En ju­nio pa­sa­do, el FMI anun­ció un sal­va­vi­das cru­cial de 50 mil mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra Ar­gen­ti­na.

A lo lar­go de la cri­sis, Ma­cri ha si­do muy vi­si­ble en la te­le­vi­sión na­cio­nal, en un in­ten­to por ex­pli­car a los ar­gen­ti­nos los pa­sos que es­tá to­man­do su Go­bierno. Sin em­bar­go, sus ín­di­ces de apro­ba­ción ca­ye­ron abrup­ta­men­te a me­di­da que los ar­gen­ti­nos ex­pe­ri­men­ta­ban más pro­ble­mas fi­nan­cie­ros.

Así co­mo el ajus­te de la eco­no­mía se hi­zo sen­tir en­tre los em­plea­dos del Es­ta­do, las em­pre­sas pri­va­das que des­ti­nan su pro­duc­ción o sus ser­vi­cios al ali­caí­do mer­ca­do do­més­ti­co atra­vie­san un mo­men­to crí­ti­co por el de­rrum­be del con­su­mo.

Emi­li­ano Di Ilio, de 38 años, pro­pie­ta­rio de una far­ma­cia en el dis­tri­to de Quil­mes, al sur de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na, vo­tó por Ma­cri en 2015 con la es­pe­ran­za de que pu­die­ra lo­grar es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca.

“No es­pe­ra­ba que ba­ja­ra tan­to el con­su­mo, se pro­me­tió una co­sa que no se cum­plió. Fue­ron to­das men­ti­ras y me sien­to de­cep­cio­na­do”, afir­mó Di Ilio, cu­ya far­ma­cia ha ex­pe­ri­men­ta­do una caí­da del 25 por cien­to en las ven­tas de me­di­ca­men­tos du­ran­te el año, que lo lle­vó a eva­luar la ven­ta de su ne­go­cio.

Ma­cri ha re­co­no­ci­do que su pro­gra­ma de aus­te­ri­dad es do­lo­ro­so, pe­ro lo con­si­de­ra ne­ce­sa­rio pa­ra re­du­cir la al­ta in­fla­ción y lo­grar las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra desa­rro­llar la eco­no­mía.

El im­pac­to de la cri­sis tur­ca

A me­di­da que la eco­no­mía se tam­ba­lea­ba du­ran­te el in­vierno y los ar­gen­ti­nos lu­cha­ban por adap­tar­se a su nue­va reali­dad, la eco­no­mía fue gol­pea­da por otra tor­men­ta en agos­to.

Una de­va­lua­ción de la li­ra tur­ca el 10 de agos­to reavi­vó las preo­cu­pa­cio­nes so­bre la vul­ne­ra­bi­li­dad de los mer­ca­dos emer­gen­tes. El pe­so es­ta­ba en la lí­nea de fue­go. ta­ri­fas del gas, del 24 por cien­to en las de elec­tri­ci­dad y del 116 % en las del trans­por­te pú­bli­co du­ran­te el año. Si bien la cri­sis eco­nó­mi­ca no es­tá en la mis­ma es­ca­la que la de 2001-2002, su im­pac­to es cla­ra­men­te vi­si­ble al pa­sear por la ca­lle Flo­ri­da, una de las prin­ci­pa­les ar­te­rias co­mer­cia­les de la ca­pi­tal. Un 20 % de sus ca­si 1.300 tien­das es­tán de­socu­pa­das, se­gún un in­for­me de di­ciem­bre de la fir­ma de bie­nes raí­ces Adrián Mer­ca­do.

A lo lar­go de un tra­mo de 200 me­tros de la avenida Fo­rest, en el ba­rrio Cha­ca­ri­ta - en Bue­nos Ai­res-, co­no­ci­do por sus tien­das de ro­pa, hay co­mer­cios ce­rra­dos y car­te­les de “li­qui­da­ción to­tal has­ta ago­tar stock”. Al me­nos cua­tro tien­das y una fá­bri­ca de ro­pa han ce­rra­do en los úl­ti­mos me­ses, di­je­ron ven­de­do­res de las tien­das ve­ci­nas.

“La gen­te vie­ne al ne­go­cio y di­ce que una chom­ba (ca­mi­se­ta) de 160 pe­sos (cua­tro dó­la­res) es ca­ra. Pe­ro eso no es ca­ro, lo que pa­sa es que la gen­te no tie­ne pla­ta”, di­jo Nés­tor Rec­chi­ni, un ven­de­dor de un co­mer­cio de la zo­na, que tam­bién atra­vie­sa di­fi­cul­ta­des.

La caí­da en las ven­tas se pro­du­ce en un con­tex­to de au­men­to del des­em­pleo, que subió a 9 %en el ter­cer tri­mes­tre del año des­de el 8,3 % pre­vio, se­gún los úl­ti­mos da­tos ofi­cia­les.

La po­bre­za

La po­bre­za me­di­da por el Go­bierno lle­ga­rá al 33 % pa­ra fi­nes de año des­de el 27 % del pri­mer se­mes­tre de 2018, ex­pli­có Agus­tín Sal­via, in­ves­ti­ga­dor es­pe­cia­li­za­do en po­bre­za de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Ar­gen­ti­na (UCA). Se con­si­de­ra que una per­so­na vi­ve en la po­bre­za en Ar­gen­ti­na si ga­na me­nos de US$ 213 por mes.

Ar­gen­ti­na cam­bió re­cien­te­men­te la for­ma en que mi­de la po­bre­za, por lo que el en­te ofi­cial de es­ta­dís­ti­ca (In­dec) con­si­de­ra que no pue­de rea­li­zar­se una com­pa­ra­ción con ci­fras an­te­rio­res a 2016. Pe­ro el 33 % se­ría la ci­fra más al­ta des­de ese año y al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res creen que la ma­yor en al me­nos una dé­ca­da.

El pa­sa­do 3 de se­tiem­bre, unas dos se­ma­nas des­pués de que Pen­ne­lla, el ex­se­cre­ta­rio, per­die­ra su tra­ba­jo, Ma­cri apa­re­ció en la te­le­vi­sión na­cio­nal pa­ra anun­ciar me­di­das de emer­gen­cia pa­ra de­te­ner un co­lap­so del pe­so y res­tau­rar la con­fian­za de los in­ver­so­res.

El ban­co cen­tral ya ha­bía ele­va­do las ta­sas de in­te­rés al 60 %. Aho­ra el Go­bierno de Ma­cri anun­ció un im­pues­to a las ex­por­ta­cio­nes, una re­duc­ción a la mi­tad de los mi­nis­te­rios y otras me­di­das pa­ra re­cor­tar el gas­to pú­bli­co. El mes si­guien­te, Ar­gen­ti­na ob­tu­vo sie­te mil mi­llo­nes de dó­la­res en fon­dos adi­cio­na­les del FMI.

Esas me­di­das, com­bi­na­das con una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria más es­tric­ta pa­ra de­te­ner la co­rri­da del pe­so y el aus­te­ro pre­su­pues­to apro­ba­do por el ofi­cia­lis­mo y sus alia­dos en oc­tu­bre en el Con­gre­so, han ayu­da­do a es­ta­bi­li­zar la mo­ne­da.

Los eco­no­mis­tas es­pe­ran que la eco­no­mía em­pie­ce a re­pun­tar en el se­gun­do tri­mes­tre de 2019, im­pul­sa­da por la me­jo­ra de las ex­por­ta­cio­nes.

Mien­tras tan­to, Pen­ne­lla tra­ta de so­bre­vi­vir con el di­ne­ro de su in­dem­ni­za­ción por des­pi­do y tra­ba­jos in­for­ma­les.

“Es­ta­mos ha­cien­do lo que se pue­da pa­ra traer pla­ta a ca­sa. To­do au­men­ta in­creí­ble­men­te y la pla­ta no al­can­za. Es­toy re­par­tien­do cu­rrí­cu­lums. Me han lla­ma­do, he ido a en­tre­vis­tas, pe­ro no te vuel­ven a lla­mar”, re­la­tó. (

En el apo­geo de la cri­sis, los ar­gen­ti­nos más po­bres re­cu­rrie­ron a los clu­bes de true­que pa­ra in­ter­cam­biar co­mi­da y ro­pa. Más per­so­nas par­ti­ci­pan en la eco­no­mía in­for­mal, al­qui­lan ha­bi­ta­cio­nes en sus ca­sas en Airbnb o tra­ba­jan pa­ra la fir­ma Uber pa­ra ob­te­ner in­gre­sos adi­cio­na­les.

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.