Ló­pez Obra­dor ame­na­za con re­cos­tar­se en Chi­na

Re­cos­tar­se en Pe­kín, un men­sa­je de ad­ver­ten­cia a Wa­shing­ton

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - AZAM AH­MED Y ELI­SA­BETH MALKIN

El nue­vo go­bierno de Mé­xi­co tie­ne una es­tra­te­gia pa­ra li­diar con el pre­si­den­te Do­nald Trump.

No ha­cer­lo eno­jar ni ce­der an­te él e in­ten­tar con­ven­cer­lo de par­ti­ci­par en un am­bi­cio­so plan de desa­rro­llo e in­ver­sión que bus­ca con­te­ner la mi­gra­ción me­dian­te la crea­ción de em­pleos en Cen­troa­mé­ri­ca.

Y si Trump no que­da con­ven­ci­do, re­cor­dar­le que hay otro po­de­ro­so ac­tor en la re­gión que ha de­mos­tra­do es­tar dis­pues­to a lle­nar el va­cío que de­je Es­ta­dos Uni­dos (EEUU) y a con­ver­tir­se en una pre­sen­cia po­de­ro­sa en su pa­tio tra­se­ro: Chi­na.

En po­cas pa­la­bras, ese es el plan del go­bierno me­xi­cano pa­ra dis­ten­der el con­flic­to en torno a los mi­les de mi­gran­tes api­ña­dos en su fron­te­ra con EEUU en es­pe­ra de po­der cru­zar.

El en­fo­que del go­bierno me­xi­cano fue da­do a co­no­cer ofi­cial­men­te la se­ma­na del 9 de di­ciem­bre, cuan­do el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor pre­sen­tó lo que él ca­li­fi­có co­mo un “Plan Mars­hall” con el fin de abor­dar las cau­sas de ori­gen de la mi­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na. Se tra­ta de una ini­cia­ti­va de US$ 30 mil mi­llo­nes pa­ra reha­bi­li­tar la re­gión y pa­ra re­ci­bir a los mi­gran­tes en Mé­xi­co con vi­sas, aten­ción mé­di­ca y em­pleos.

Los fun­cio­na­rios me­xi­ca­nos afir­man que no tra­ta­rán de en­fren­tar­se a Trump pi­dién­do­le que abra las puer­tas de su país a los mi­gran­tes; eso so­lo ha­ría eno­jar al pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se y ellos opi­nan que, de to­dos mo­dos, no lo ha­ría.

Sin em­bar­go, tam­po­co pre­vén es­ta­ble­cer un acuer­do con EEUU pa­ra man­te­ner a los so­li­ci­tan­tes de asi­lo en sue­lo me­xi­cano. Eso per­mi­ti­ría que Trump se atri­bu­ye­ra una vic­to­ria que los fun­cio­na­rios me­xi­ca­nos no es­tán dis­pues­tos a otor­gar­le.

En cam­bio, lo que quie­ren es di­ri­gir la con­ver­sa­ción ha­cia el desa­rro­llo de la eco­no­mía de Amé­ri­ca Cen­tral y la crea­ción de em­pleos en la zo­na pa­ra que la gen­te no ten­ga que des­pla­zar­se al nor­te.

Y ¿có­mo es­pe­ra el nue­vo go­bierno de Ló­pez Obra­dor con­ven­cer a Trump de in­tere­sar­se en in­ver­tir en Cen­troa­mé­ri­ca?

Chi­na es la res­pues­ta, o al me­nos la ame­na­za que se per­ci­be en EEUU so­bre la cre­cien­te par­ti­ci­pa­ción de Pe­kín en la re­gión.

A pe­sar de que no hay cer­te­za de que apo­yar un plan pa­ra fre­nar el éxo­do de ha­bi­tan­tes cen­troa­me­ri­ca­nos sea par­te de los in­tere­ses de Chi­na, en años re­cien­tes ese país ya ha au­men­ta­do su pre­sen­cia en Amé­ri­ca La­ti­na: ha fi­nan­cia­do pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra, ha afian­za­do sus co­ne­xio­nes con los go­bier­nos e in­clu­so ha con­ven­ci­do a unas cuan­tas na­cio­nes cen­troa­me­ri­ca­nas de cam­biar su re­co­no­ci­mien­to di­plo­má­ti­co de Tai­wán a Chi­na, un pun­to de fric­ción con los es­ta­dou­ni­den­ses.

Al plan­tear en pri­va­do la po­si­bi­li­dad de que Chi­na con­tri­bu­ya al nue­vo plan de desa­rro­llo en la re­gión, Mé­xi­co in­ten­ta usar la reali­dad cam­bian­te de es­ta zo­na a su fa­vor, ya que no pue­de dar por he­cho que EEUU quie­ra coope­rar.

“Du­ran­te mu­cho tiem­po ha ha­bi­do una com­pe­ten­cia por in­fluir en La­ti­noa­mé­ri­ca, don­de Chi­na es­tá dis­pues­ta a in­ver­tir mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en in­fra­es­truc­tu­ra y ener­gía que Es­ta­dos Uni­dos sim­ple­men­te no va a in­ver­tir”, di­jo Dun­can Wood, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Mé­xi­co en el Cen­tro Woo­drow Wil­son.

No obs­tan­te, es­ta es­tra­te­gia tam­bién es un re­fle­jo de las dis­tin­tas per­so­na­li­da­des de Ló­pez Obra­dor y Trump: am­bos tie­nen es­ti­los po­co or­to­do­xos —aun­que de la­dos opues­tos del es­pec­tro po­lí­ti­co— y am­bos es­tán dis­pues­tos a rom­per con con­ven­cio­nes arrai­ga­das.

A di­fe­ren­cia de su an­te­ce­sor, Ló­pez Obra­dor es­tá dis­pues­to a tra­zar una ru­ta in­de­pen­dien­te en su res­pues­ta al go­bierno de Trump: en cier­ta me­di­da por ne­ce­si­dad y en cier­to gra­do por la con­vic­ción de que la úni­ca ma­ne­ra de com­ba­tir el pro­ble­ma de la mi­gra­ción es al aten­der sus cau­sas fun­da­men­ta­les.

Pa­ra ello, Mé­xi­co bus­ca­rá la ayu­da de quien sea que se la ofrez­ca, in­clu­so de Chi­na, la cual ya ha ex­pre­sa­do in­te­rés en el plan de Ló­pez Obra­dor pa­ra ex­ten­der una vía de cien­tos de ki­ló­me­tros pa­ra el lla­ma­do Tren Ma­ya, un tren de mer­can­cías y tu­ris­tas en la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán al que de­fen­so­res del me­dioam­bien­te se opo­nen ro­tun­da­men­te.

Cla­ro que es­to no sig­ni­fi­ca que Mé­xi­co va­ya a dar un gi­ro ha­cia la co­la­bo­ra­ción ge­ne­ra­li­za­da con Chi­na, da­da su an­ti­gua re­la­ción con EEUU. Y la su­ge­ren­cia de que Pe­kín tal vez par­ti­ci­pe en la cos­to­sa pro­pues­ta me­xi­ca­na no la vuel­ve más via­ble.

“Sim­ple­men­te no hay di­ne­ro”, co­men­tó Mark Feiers­tein, quien di­ri­gió la ofi­ci­na de asun­tos del he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se du­ran­te el go­bierno de Ba­rack Oba­ma. Feiers­tein hi­zo no­tar que ac­tual­men­te EEUU ya de­di­ca más de US$ 650 mi­llo­nes al año en la re­gión del Trián­gu­lo Nor­te, que in­clu­ye a Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y El Sal­va­dor.

Pe­ro eso qui­zá no es tan re­le­van­te. “En to­do ca­so, es un buen ele­men­to pa­ra ne­go­ciar”, se­ña­ló Do­ris Meiss­ner, in­ves­ti­ga­do­ra sé­nior del Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­ca Mi­gra­to­ria en Wa­shing­ton. “Am­bas par­tes es­tán pre­sen­tan­do sus es­tra­te­gias po­lí­ti­cas y sus pun­tos de vis­ta so­bre có­mo con­si­de­ran que de­ben pro­ce­der”.

Des­de que asu­mió la pre­si­den­cia, Ló­pez Obra­dor ha da­do va­rias sa­cu­di­das a la cla­se di­ri­gen­te.

Anun­ció la can­ce­la­ción de la cons­truc­ción de un nue­vo ae­ro­puer­to, un pro­yec­to mul­ti­mi­llo­na­rio que ya es­ta­ba avan­za­do, y sus­pen­dió de ma­ne­ra tem­po­ral las nue­vas li­ci­ta­cio­nes pa­ra la ex­plo­ra­ción pe­tro­le­ra en Mé­xi­co. Tam­bién re­du­jo los sa­la­rios de los fun­cio­na­rios de go­bierno y pro­pu­so una ley pa­ra des­man­te­lar una re­for­ma edu­ca­ti­va.

En sus pri­me­ras se­ma­nas en el car­go, al igual que hi­zo du­ran­te la cam­pa­ña, Ló­pez Obra­dor se ha en­fo­ca­do en asun­tos na­cio­na­les.

No obs­tan­te, la cri­sis mi­gra­to­ria se vol­vió una prio­ri­dad a la fuer­za, y re­sul­tó ser una frus­tran­te prue­ba ini­cial pa­ra Ló­pez Obra­dor.

La lle­ga­da de mi­les de mi­gran­tes que via­ja­ron en ca­ra­va­nas des­de Hon­du­ras y otros paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos han he­cho re­lu­cir un pro­ble­ma ya exis­ten­te, lo que ha au­men­ta­do el ni­vel de ries­go y ha obli­ga­do a Ló­pez Obra­dor a de­ci­dir có­mo ma­ne­jar la si­tua­ción a tan so­lo unos días de ha­ber to­ma­do po­se­sión del car­go.

Du­ran­te dé­ca­das, Mé­xi­co se man­tu­vo en si­len­cio mien­tras cien­tos de mi­les de mi­gran­tes —mu­chos de ellos me­xi­ca­nos— cru­za­ban la fron­te­ra ha­cia EEUU. Sin em­bar­go, en años re­cien­tes, la con­di­ción de la na­ción co­mo un país de pa­so ha cam­bia­do.

Mé­xi­co se es­tá con­vir­tien­do en un des­tino y no so­lo un ca­mino ha­cia EEUU. Ca­da año son más las per­so­nas que so­li­ci­tan asi­lo en Mé­xi­co, y mu­chas más op­tan por que­dar­se y bus­car tra­ba­jo ahí. Un cue­llo de bo­te­lla en los pro­ce­sos en EEUU ha sig­ni­fi­ca­do que mi­les de mi­gran­tes se que­den va­ra­dos du­ran­te me­ses en la fron­te­ra en es­pe­ra de su en­tre­vis­ta ini­cial de so­li­ci­tud de asi­lo.

En 2014, a pe­ti­ción del go­bierno de Oba­ma, el en­ton­ces go­bierno me­xi­cano adop­tó una es­tric­ta es­tra­te­gia de vi­gi­lan­cia a lo lar­go de su fron­te­ra sur con Gua­te­ma­la, que con­sis­tía en gran me­di­da en la de­ten­ción y de­por­ta­ción de per­so­nas. No obs­tan­te, no lo­gró fre­nar el flu­jo de mi­gran­tes.

En la ac­tua­li­dad, con la lle­ga­da a Mé­xi­co de ca­ra­va­nas que han traí­do a unos 10 mil mi­gran­tes y han pues­to los re­flec­to­res glo­ba­les en su si­tua­ción crí­ti­ca, las re­da­das y de­por­ta­cio­nes ma­si­vas no son una op­ción, a de­cir de al­gu­nos fun­cio­na­rios me­xi­ca­nos. Pe­ro tam­po­co lo es ce­rrar un acuer­do con el go­bierno de Trump pa­ra aco­ger a los mi­gran­tes por tiem­po in­de­fi­ni­do.

“No bas­ta so­lo con se­ña­lar que hay que aten­der las cau­sas de la mi­gra­ción”, afir­mó Mar­ce­lo Ebrard, se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Mé­xi­co, y agre­gó que en es­te país quie­re com­pe­tir “con la na­rra­ti­va de que la me­jor for­ma de ha­cer fren­te a la mi­gra­ción es ex­clu­yen­do y con­tro­lan­do”.

De cier­ta for­ma, es­to es una acep­ta­ción de que Mé­xi­co for­ma par­te de un con­cu­rri­do pa­si­llo mi­gra­to­rio y de que, con o sin la ayu­da de EEUU, de­be ocu­par­se del asun­to.

“Al fin el pro­ble­ma del Trián­gu­lo Nor­te y la mi­gra­ción se per­ci­be co­mo un te­ma re­gio­nal”, di­jo Ra­fael Fer­nán­dez de Cas­tro, di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios Mé­xi­co-Es­ta­dos Uni­dos de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, cam­pus San Die­go, y exa­se­sor pre­si­den­cial pa­ra te­mas de po­lí­ti­ca ex­te­rior del pre­si­den­te me­xi­cano Fe­li­pe Cal­de­rón. “Hay una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad: nun­ca ha­bían es­ta­do tan cla­ros el co­no­ci­mien­to y la con­cien­cia so­bre es­to co­mo lo es­tán aho­ra”.

Ló­pez Obra­dor tam­bién ha mos­tra­do in­te­rés en desem­pe­ñar un pa­pel de li­de­raz­go más am­plio en la re­gión, tal co­mo lo hi­zo Mé­xi­co en los años ‘ 70 y ‘ 80.

“Mé­xi­co quie­re re­cu­pe­rar el li­de­raz­go en la re­gión”, di­jo Ro­dol­fo Cruz Pi­ñe­ro, di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Es­tu­dios de Po­bla­ción en el Co­le­gio de la Fron­te­ra Nor­te en Tijuana. “Mé­xi­co le es­tá di­cien­do a EEUU: ‘Pue­do con­tro­lar es­ta re­gión, pe­ro ne­ce­si­to que me ayu­des eco­nó­mi­ca­men­te’”.

“¿Qué va a pe­dir EEUU. Esa es la gran in­cóg­ni­ta”, agre­gó.

El go­bierno de Mé­xi­co des­car­ta un cho­que di­rec­to con el pre­si­den­te de EEUU.

“Mé­xi­co quie­re re­cu­pe­rar el li­de­raz­go en la re­gión”.

Ro­dol­fo Cruz Pi­ñe­ro

EX­PER­TO EN TE­MAS DE PO­BLA­CIÓN

AFP

La mi­gra­ción me­xi­ca­na a EEUU es uno de los pun­tos de fric­ción de los dos go­bier­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.