Sin cam­bios en el ho­ri­zon­te

El país se­gui­rá su­frien­do los ma­les que lo aque­jan, o peor. No se evi­den­cian in­di­ca­do­res de me­jo­ra pa­ra el pró­xi­mo año, se­gún or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW

El 10 de enero de 2019 Ni­co­lás Ma­du­ro ini­cia­rá su se­gun­do man­da­to pre­si­den­cial de seis años (2019-2025) y to­do in­di­ca que su go­bierno se­rá “más de lo mis­mo”.

Hay que re­cor­dar que Ma­du­ro, en uso de sus po­de­res ple­ni­po­ten­cia­rios, con­vo­có a unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les an­ti­ci­pa­das que se rea­li­za­ron el pa­sa­do ma­yo, ale­gan­do la ne­ce­si­dad de “pre­ser­var la paz del país”. La ini­cia­ti­va fue leí­da por mu­chos ana­lis­tas co­mo in­te­rés por el con­ti­nuis­mo en una Ve­ne­zue­la don­de, con­tra­rian­do su dis­cur­so, lo me­nos que rei­na es la paz.

Los ca­tor­ce paí­ses del Gru­po de Li­ma, en­tre otros, no re­co­no­cen la re­elec­ción de Ma­du­ro co­mo le­gí­ti­ma. Aun así el go­bierno se man­tie­ne fir­me y, de ca­ra al pró­xi­mo año, no anun­cia nin­gún cam­bio de rum­bo o rec­ti­fi­ca­ción de sus po­lí­ti­cas.

Si bien el man­da­ta­rio ha em­pren­di­do un “Plan de Re­cu­pe­ra­ción Eco­nó­mi­ca”, han si­do re­cu­rren­tes los anun­cios de pla­nes ofi­cia­les que no ha­cen más que pro­fun­di­zar las me­di­das ma­cro­eco­nó­mi­cas que han lle­va­do al país a la rui­na, se­gún cri­ti­can sus opo­si­to­res.

En ma­te­ria pe­tro­le­ra, el go­bierno afir­ma que au­men­ta­rá la pro­duc­ción a tra­vés de con­ve­nios que han fir­ma­do re­cien­te­men­te con Ru­sia, pe­ro la fir­ma Ecoa­na­lí­ti­ca cal­cu­la que, aún en su me­jor es­fuer­zo, el país per­de­rá US$ 37.000 mi­llo­nes en 2019 en ese ren­glón.

Otro anun­cio de Ma­du­ro es que ven­de­rán el pe­tró­leo en la crip­to­mo­ne­da pe­tro co­mo es­tra­te­gia pa­ra “li­be­rar­se de las transac­cio­nes ex­clu­si­va­men­te en dó­la­res”. La me­di­da es­tá des­per­tan­do ex­tra­ñe­za ya que el pe­tro ca­re­ce de cre­di­bi­li­dad en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les.

Es pro­ba­ble que la ban­de­ra an­ti-im­pe­ria­lis­ta se­rá una de las prin­ci­pa­les pré­di­cas del go­bierno pa­ra el pró­xi­mo año. De he­cho, Ma­du­ro ya es­cri­bió en su cuen­ta de Twit­ter que da­rá “ini­cio al 2019 en las me­jo­res con­di­cio­nes, pa­ra ha­cer de Ve­ne­zue­la una Pa­tria prós­pe­ra e inex­pug­na­ble; no po­drá im­pe­rio al­guno arre­ba­tar­nos nues­tro de­re­cho a ser fe­li­ces”. Agre­gó que “las san­cio­nes im­pues­tas por Es­ta­dos Uni­dos no de­ten­drán el desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país su­r­ame­ri­cano”.

En sín­te­sis: el go­bierno ve­ne­zo­lano no ha di­cho có­mo com- ba­ti­rá una in­fla­ción del or­den de 1.350.000% (cálcu­lo del FMI), ni la caí­da del PBI del 18%; tam­bién ha­bla de “fe­li­ci­dad y pros­pe­ri­dad” cual bur­la an­te una po­bla­ción en si­tua­ción de su­per­vi­ven­cia; y ape­la al pa­trio­tis­mo, eva­dien­do res­pon­sa­bi­li­da­des so­bre la cri­sis que se vi­ve. En otras pa­la­bras, el pró­xi­mo año arran­ca­rá con un bal­de agua fría pa­ra los ve­ne­zo­la­nos.

Lo cier­to es que el con­ti­nuis­mo del cha­vis­mo se ba­sa en es­tra­te­gias de con­trol político de una po­bla­ción ne­ce­si­ta­da, por lo que no es de es­pe­rar me­jo­ras sig­ni­fi­ca­ti- vas en ese plano. Y se­gu­ra­men­te, el es­tar afe­rra­dos al po­der tie­ne mu­cho que ver con evi­tar re­vi­sio­nes o au­di­to­rías de cuen­tas que no se ha­cen pú­bli­cas des­de ha­ce años, o so­bre las que se sos­pe­cha ma­qui­lla­je de ci­fras. A es­to se su­man acu­sa­cio­nes por de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad.

Los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les coin­ci­den en las pro­yec­cio­nes de des­plo­me eco­nó­mi­co. El FMI, por ejem­plo, aler­ta so­bre el ries­go de una pér­di­da del 60% de la ri­que­za per cá­pi­ta en Ve­ne­zue­la en­tre 2013 y 2023 (ín­di­ce si­mi­lar al que su­fren paí­ses en gue­rra) y pro­yec­ta una in­fla­ción del or­den del 10.000.000% pa­ra 2019.

Mi­sio­nes y re­des de co­rrup­ción

En los co­mien­zos de la lla­ma­da “Re­vo­lu­ción del Si­glo XXI”, el en­ton­ces pre­si­den­te Hu­go Chá­vez de­cía que en 2019 Ve­ne­zue­la se­ría una gran po­ten­cia eco­nó­mi­ca. La­men­ta­ble­men­te, el país es­tá más le­jos que nun­ca de esa as­pi­ra­ción.

Uno de los gran­des le­ga­dos del cha­vis­mo han si­do las “mi­sio­nes” ( pro­gra­mas so­cia­les de lu­cha con­tra la po­bre­za), que aún se con­ti­núan. Sin em­bar­go, se­gún una in­ves­ti­ga­ción del por­tal Ar­man­doIn­fo.com, des­de ha­ce unos años esas mi­sio­nes se han con­ver-

ti­do en ver­da­de­ros fo­cos de re­des de co­rrup­ción.

Jo­seph Po­li­zuk, uno de los pe­rio­dis­tas de di­cha in­ves­ti­ga­ción, se­ña­ló a El Ob­ser­va­dor que “de­trás del ham­bre de los ve­ne­zo­la­nos, exis­te una ver­da­de­ra tra­ma de co­rrup­ción, da­do que al­gu­nos em­pre­sa­rios, en com­pli­ci­dad con fun­cio­na­rios del Es­ta­do, es­con­den en los lla­ma­dos “CLAP” (Co­mi­té Lo­cal de Abas­te­ci­mien­to y Pro­duc­ción) de las mi­sio­nes, to­do un sis­te­ma de transac­cio­nes y co­lo­ca­ción de di­ne­ro frau­du­len­to en di­ver­sos pa­raí­sos fis­ca­les”. El frau­de es­ta­ría da­do por so­bre­pre-

cios en las im­por­ta­cio­nes ma­si­vas de ali­men­tos que acre­cien­tan cre­cien­tes for­tu­nas per­so­na­les.

Va­rios paí­ses de la re­gión, co­mo Es­ta­dos Uni­dos y Co­lom­bia, tam­bién han ini­cia­do in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el flu­jo tras­na­cio­nal en torno al ne­go­cio de los CLAP. Se es­pe­ra que los re­sul­ta­dos de al­gu­nas de las in­ves­ti­ga­cio­nes se al­can­cen el pró­xi­mo año.

El ca­so de los CLAP es so­lo la pun­ta del ice­berg de otras re­des de co­rrup­ción que son de­nun­cia­das o in­ves­ti­ga­das des­de el ex­te­rior, co­mo la su­pues­ta vin­cu­la­ción de al­tos fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos con el nar­co­trá­fi­co. To­do es par­te de la mis­ma ma­de­ja de de­pre­sión y caos en el que es­tá su­mi­do el país.

Éxo­do

La ONU pro­yec­ta que los mi­gran­tes y re­fu­gia­dos ve­ne­zo­la­nos lle­ga­rán a 5,3 mi­llo­nes pa­ra fi­nes de 2019. Hoy en día es­tán en or­den de los 3 mi­llo­nes.

A es­ta al­tu­ra, el éxo­do es­tá con­for­ma­do no so­lo por aque­llas per­so­nas que re­cha­zan la ideo­lo­gía cha­vis­ta, sino por quie­nes en al­gún mo­men­to con­fia­ron en la re­vo­lu­ción y hoy su­fren tam­bién las con­se­cuen­cias del ré­gi­men.

Mien­tras tan­to, un go­bierno que lle­gó a de­cir en ca­de­na na­cio­nal “al que no le gus­ta que se va­ya” (co­mo si fue­ra el due­ño del país), aho­ra nie­ga o ba­na­li­za el ham­bre y la mi­gra­ción; una ver­da­de­ra bo­fe­ta­da pa­ra la ciu­da­da­nía e in­clu­so, pa­ra una iz­quier­da ins­pi­ra­da que sí cre­yó en ideo­lo­gías so­li­da­rias ge­nui­nas, y no en la co­rrup­ción.

Lo cier­to es que la cri­sis de Ve­ne­zue­la se­gui­rá afec­tan­do a otros paí­ses de la re­gión, so­bre to­do a los que es­tán re­ci­bien­do a ma­sas de ve­ne­zo­la­nos ne­ce­si­ta­dos a pe­sar de no con­tar con los re­cur­sos o po­lí­ti­cas pú­bli­cas acor­des a es­tos gran­des vo­lú­me­nes de mi­gra­ción.

La ONU ad­vir­tió es­ta se­ma­na que el fe­nó­meno es­tá al bor­de de sa­lir­se de con­trol. Co­mo di­ce el pro­ver­bio, “Que Dios nos aga­rre con­fe­sa­dos”.

El con­ti­nuis­mo se ba­sa en es­tra­te­gias de con­trol político de una po­bla­ción ne­ce­si­ta­da

AFP - J. ZERPA

L. ROBAYO - AFP

La cri­sis en Ve­ne­zue­la se arras­tra des­de ha­ce años, lo que lle­vó al éxo­do de mi­llo­nes de per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.